Domingo, 10 de julio de 2016

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​

Oración para pedir perdón a Dios

Señor, perdónanos, porque desde el momento en el que pisamos sobre la Tierra,
       somos ignorantes de nuestras acciones.

Señor, perdónanos, porque el tiempo pasó y nuestros ojos permanecen cerrados,
       como también nuestro corazón y nuestro pequeño espíritu.

Señor, perdónanos, porque nuestras manos trabajan poco para Ti
       y mucho para nosotros mismos;
       se extienden poco hacia el prójimo y permanecen muy cerradas.

Señor, perdónanos, porque vinimos a la Tierra como espíritus en redención,
       nada conocíamos del Amor y tampoco sabíamos que aquí aprenderíamos a amar.

Señor, perdónanos, porque el mundo está agonizando
       y aún no Te pudimos encontrar en los Reinos de la Naturaleza y en nuestros hermanos.

Señor, perdónanos porque ignoramos la unidad
       y por separarnos de Ti como consciencias y como Tus criaturas.

Señor, perdónanos. Aspiramos a no volver a pecar.

Perdónanos como perdonaba Tu Hijo.

Perdónanos como perdonaste a nuestros espíritus, al entregarnos lo mejor que tienes
       en Tu Creación: una experiencia de amor y de unidad Contigo.

Señor, perdónanos y limpia nuestras manchas, cura nuestras heridas
y reintégranos a Tu Reino.

Señor, perdónanos y ábrenos las puertas del Cielo.

Reconcílianos con Tu Corazón y con todo lo que Te pertenece.

Enséñanos a amar y a perdonar como Tú lo haces.

Enséñanos a unir lo que está separado.

Enséñanos a servir a todos en Ti, sin salir de Ti y encontrándote en todo.

Señor, haz de nuestros corazones Tu Corazón; de nuestros brazos, Tus Brazos;
de nuestras piernas, Tus Piernas; de nuestros cuerpos, Tu Cuerpo; de nuestras mentes,
       Tu Mente; de nuestras vidas, Tu Vida; de nuestra evolución, Tu Evolución.

Señor, perdónanos y haznos semejantes a Ti.

Amén
 

Hoy, solo oraré con cada uno y como corazón humano, pediré a Dios Su Perdón y Su Intercesión por la Tierra.

Su Padre y Amigo,

San José Castísimo