Martes, 12 de noviembre de 2013

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

En el desierto de la vida solo existen cumbres para cruzar y sierras por donde caminar; allá, en el horizonte de sus corazones, se encuentra Mi venerable Templo, pleno de amor, de unidad y de fe, un espacio inquebrantable que soporta los vientos contrarios y los temblores ajenos.

Nada es mayor que Mi Amor Sacerdotal, y si él está en ustedes, nada podrá derrumbarles el templo del corazón; por eso permanezcan atentos, porque están a tiempo de regresar a la morada de los apóstoles y de los siervos de Dios.

Si ustedes no rezaran la Coronilla a Mi Divina Misericordia, el templo ya se hubiera derrumbado hace mucho tiempo. Que la convicción de ustedes, de querer estar Conmigo, sea el impulso permanente para construir la nueva morada para Mi Regreso.

Sean portadores de la llama de Mi Esperanza Perpetua y crean en el poder de la Confianza Suprema que Yo deposito desde lo Alto en sus vidas. Sigan adelante, aguardando el tiempo venidero de la paz del corazón y de la consciencia. Juntos construiremos, a través de la oración misericordiosa, el nuevo sendero para los corazones que caen día a día, que Me niegan totalmente y pierden el sagrado templo del corazón por grandes derrumbes.

Recuerden que las buenas obras se cumplen cuando los obreros construyen hacia lo Alto y lo Divino, así nada que no sea los Designios del Padre podrá interferir en la finalidad de Mi Proyecto.

Ingresen en la corriente máxima de Mi Corazón Misericordioso. Que nada los sofoque por completo, sino que sus consciencias siempre se alegren por estar sirviendo al Rey de reyes.

En el Cielo se habla de la dedicación de los que responden a Mi Llamado, mientras que en la Tierra los corazones orantes se elevan al Templo de Mi Corazón.

Bajo la Misericordia de Dios, sean bienaventurados.

Gracias por abrirme la puerta del templo interior.

Cristo Jesús, el Sumo Sacerdote y Guardián del Templo del Corazón