Lunes, 18 de noviembre de 2013

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Cuando un lugar se consagra a Mi Sagrado Corazón, y en ese espacio las almas participan de la consagración, una puerta de paz se abre para el mundo entero y, así, muchos de los que han caído en la desesperación reciben una Gracia Mayor de absolución.

En este camino de consagración, el Padre se inclina ante los Suyos para irradiarles el Amor, la gratitud y el porvenir. De esta manera, la humanidad, día a día, es liberada y transmutada gracias a las puertas que ella abre ante el Universo Celestial.

La ayuda mayor de los ángeles se concreta en estos tiempos por medio del poder misericordioso de la oración. De esta manera, las almas reciben del Reino el impulso que necesitan para seguir caminando, y nada perturbará el caminar de los corazones en el esfuerzo por dar los pasos hacia Dios.

En esta era de Divina Misericordia, los seres orantes y los no orantes deberán consagrarse todos los días al manantial infinito de Mi Corazón Misericordioso. Así podrán construir dentro de cada esencia un templo indestructible y sólido ante las grandes batallas de la tribulación.

Yo necesito que los corazones puedan representarme como soles que irradian el Poder Infinito de Mi Misericordia. Por eso, hoy quiero dejar para los Míos una puerta abierta que cada uno cruzará a su debido tiempo.

Solo les digo que ya no hay mucho tiempo para decidirse, el reloj marca un nuevo ciclo de cambios y de renuncias para los que siempre Me dijeron sí; por ellos Yo podré cumplir con Mis Preciosos Designios de redención y de paz.

Los aguardo en la puerta de Mi Divina Misericordia.

Bajo el Amor de Dios, sean bienaventurados.

Gracias por buscar la unión perfecta con Mi Invencible Corazón.

En unión con Mis rebaños,

Cristo Jesús de la Misericordia