Aparición reservada de Cristo Jesús en el Centro Mariano de Aurora, Paysandú, Uruguay, al vidente Fray Elías del Sagrado Corazón de Jesús, para el Sagrado Llamado 

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Hoy debajo de Mis Pies traigo el Centro del Universo para que puedan contemplar el Origen de su origen, para que puedan adorar al primer Pensamiento de Dios, antes de que todo existiera en este Universo y en otros.

Con este mensaje vengo a revelarles la Verdad, la Verdad que existe dentro de ustedes. Una Verdad que es inalterable e inextinguible, una Verdad que nadie puede cambiar porque es una Verdad que proviene de Dios, de Su Fuente y de Su Manifestación.

A pesar del tiempo de tribulación y de purificación, esa Verdad nunca cambiará porque la Verdad dentro de ustedes es la esencia, lo que Dios constituyó en cada uno de Sus hijos desde el momento en que pensó en la manifestación de la Creación y de todo lo que hoy existe en el Universo, más allá o no de su conocimiento, de su saber, porque el hombre de superficie aún no llegó a descubrir el Universo.

Para poder conocer la realidad superior deben descubrir, primero, el Universo que existe en ustedes. Un Universo pleno de sabiduría, de riquezas, de tesoros espirituales y de las aspiraciones de Dios; formado por medio de Sus Dones y Virtudes; integrado a través de Sus Voluntades que fueron preciosamente pensadas para cada uno de ustedes, para cada uno de Sus hijos.

Hoy la humanidad creció como población en la superficie de la Tierra y ustedes saben que está viviendo un momento agudo, una transición. Esta es la humanidad que ya cruzó las puertas del Armagedón, del fin de los tiempos, del ciclo de las definiciones. 

Pero deseo que en una parte de la humanidad, esa verdad que está dentro de ustedes los una con cada uno de sus hermanos; para que en estos tiempos de tempestad y de tribulación, de oscuridad y de tinieblas, nada los haga vacilar ni titubear porque cuando la naturaleza se manifieste y se exprese, y los elementos actúen para purificar a la Tierra y a toda su consciencia, su fe deberá ser inquebrantable.

Crean, compañeros, que hasta ahora nunca vivieron este tiempo. Un tiempo que trae revelaciones, no solo dentro de ustedes, sino también en la consciencia del planeta y de toda la humanidad.

Así como existen tiempos difíciles, también existen tiempos milagrosos, en los que todos son invitados y llamados a participar de esos tiempos de milagros, en los que los nuevos Cristos surgirán y sostendrán a este planeta y a su consciencia, aprendiendo a superar el fin de los tiempos y aprendiendo a atravesar las tribulaciones que se manifestarán dentro y fuera de ustedes.

Pero, Mis queridos compañeros, no deberán colocar sus ojos en lo que es externo o en lo que les sucede, porque Dios sabe lo que están viviendo. Dios siempre les dará la fuerza que necesitan para superarse a sí mismos y para ayudar a superarse a los demás. Esto es parte de una gran cadena de amor que se construye, espiritualmente, a través de Mis servidores y colaboradores en esta Obra de Redención. 

Por eso, hoy quiero que eleven sus consciencias hacia el Centro de este Universo, al que aún ninguna ciencia ni tampoco ninguna consciencia de la superficie de la Tierra ha llegado, verdaderamente, para descubrir y saber lo que allí se encuentra.

En ese lugar, conocido como Andrómeda, está su Señor está para gobernar esta parte del Universo junto a ustedes, para enseñarles a ser Mis pilares en este tiempo final, para darles fuerza e ímpetu a los que padecen, a los que nada tienen, a los que son débiles, a los que no pueden superarse por sí mismos.

Desde el Centro del Universo, Yo les doy Mi Paz y en Mi Paz los conduzco, a pesar de las purificaciones o de las imperfecciones. 

No se olviden, amigos Míos, de su verdadera esencia, esa pequeña célula de luz que Dios depositó en ustedes, en sus espíritus, en el centro de sus almas, en lo profundo de sus corazones. Allí, el mal no podrá entrar ni tampoco la oscuridad; porque Dios desde el principio los hizo parte de Sí y fue tan ardiente, amoroso y profundo Su deseo de tener a Sus hijos sobre la superficie de este planeta, como en otros lugares de este Universo, para que lo conocieran, para que lo amaran, para que lo contemplaran, no solo como una Consciencia Divina y paternal, sino también como parte de todo lo que existe, más allá de la adversidad y de la dualidad.

Coloquen sus consciencias y sus mentes en otra sintonía y aprenderán a superar estos tiempos difíciles, en los que la humanidad cambia de idea, día a día, y pierde la dirección hacia la Verdad.

Por eso el tiempo de Mi Retorno se aproxima y ya no solo escucharán Mis Palabras, sino también verán el movimiento de Mis Labios cuando esté físicamente entre ustedes, no solo en Mi aspecto Glorificado, sino también en Mi aspecto de Divinidad, de la Segunda Persona de Dios, la que anunció la Verdad en los tiempos pasados y la volverá a anunciar para renovar los tiempos dentro de cada uno de ustedes y en este planeta.

Por eso, Mi Obra se ha expandido y se seguirá expandiendo, y ustedes son los colaboradores para que eso suceda, manteniendo como primordial la unidad entre sus corazones y sus vidas, el respeto mutuo entre sus personas, la fraternidad entre sus almas, el acogimiento entre sus espíritus.

Todo esto contribuirá, compañeros, a la realización de Mi Plan en este tiempo crucial de la humanidad. Seguirán aprendiendo a superar batallas, dentro y fuera de ustedes. Seguirán aprendiendo a curar, por medio del Amor que Yo les he enseñado y les seguiré enseñando. Seguirán aprendiendo a donarse, a entregarse de una manera incondicional que sea capaz de superar los límites de su consciencia y de su cuerpo, que sea capaz de demostrar que el Amor volverá a vencer, una vez más, como él venció en la Cruz.

Pero Yo no los llevará a grandes agonías ni tampoco a grandes desconsuelos. El planeta ya está sufriendo, la humanidad está enferma física y espiritualmente, pero aún quedan grandes rebaños como este, que están sobre los Centros Sagrados para preparar el advenimiento de Su Redentor, porque primero no vendré para grandes multitudes, sino para minorías, así como vine una vez para Mis Apóstoles, llamándolos uno a uno por su nombre para que descubrieran su verdadero nombre espiritual que es parte de la Fuente, de la Existencia, de la Creación de este Universo, de una vibración superior y permanente que es reconocida por los ángeles del Cielo y por los grandes Padres Creadores.

Colóquense, compañeros Míos, en la sintonía del Centro del Universo, de Andrómeda, y tendrán herramientas, instrumentos e impulsos de Luz para seguir transformándose, para alcanzar la redención en nombre de muchos, de los que no la vivirán, de aquellos que no la aceptarán ni tampoco la reconocerán, pero Mi Misericordia viene para todos, sin excepción.

Mi Corazón Glorificado abre la puerta para la humanidad entera y él aún penetrará más en la consciencia humana cuando más servidores se congreguen en el nombre del amor, en la búsqueda de la verdad interior y en el sostén de la fe.

El planeta debe escuchar que estoy retornando y que ya, hace algunos años, Me anuncio a través de ustedes que bajo la luz desconocida de Aurora abrieron las puertas para Mi llegada, para Mi Segunda Venida a la Humanidad. Sé que aún no comprenden este misterio y que tal vez  les parece que nada sucede o que todo está igual. 

Coloquen sus ojos y especialmente su corazón en el infinito y siempre alcanzarán la Estrella que los guiará, una Estrella especial que hasta ahora los ha guiado y los ha conducido, la gran Estrella Madre, la Consciencia Femenina Universal que, bajo los rayos de Sus Atributos e impulsos maternales, los ha preparado a ustedes y a sus hermanos del mundo entero para que Yo estuviera aquí.

Así como la luz se encendió en Figueira hace algunos días, hoy la luz de la verdad de Aurora se vuelve a reencender aquí, en sus corazones. No deben temer si la luz de Aurora se recoge o se silencia porque ustedes, compañeros, ya están preparados para representar a la luz de Aurora en la superficie, en su convicción, en su fe, en su superación, en su espíritu incondicional, en su misión interior y espiritual, en su servicio, en su entrega, en su fraternidad, en la oportunidad de entregar cura, alivio, consuelo, calma y regocijo a los que nada tienen en su interior, porque hoy el mundo cree haber avanzado tecnológica y espiritualmente, pero ustedes saben, compañeros, que no es verdad.

Por eso, Dios escoge lugares tan simples como este para poder manifestar Su Palabra y Su Mensaje para que, entre muy pocos y en representación de muchos, conozcan la Verdad Suprema que, conducida por Su Amor infinito y superior, los ha gestado, los ha creado y los ha traído hasta aquí, así como a toda la humanidad.

El mundo se olvidó, en este tiempo, del Amor del Padre, pero este amor infinito y misericordioso regresa a través de Su Hijo, por medio de Su Palabra y de Su Presencia a través de estos últimos años, en los que la Obra de los Mensajeros Divinos ha sido conocida y seguirá siendo conocida y difundida por los corazones que sienten en su interior el eco de Dios.

No crean que todo ya terminó, los últimos años fueron el preámbulo para la gran preparación del fin de los tiempos. El servicio, el amor, la caridad, la oración, la instrucción, la cura son las bases de esta Obra espiritual que se une a muchas Obras hermanas en el mundo entero y que se seguirá uniendo para confraternizar con todos los hijos de Dios, en la presencia del sagrado espíritu de la Jerarquía y de la Hermandad, la que siempre está presente en el Cielo y en la Tierra; la que viene contemplándolos, conduciéndolos y guiándolos desde el principio de sus orígenes, desde el surgimiento de sus fuentes, en donde todo era perfecto conforme al Plan del Creador.

Así como el mal fue vencido, crean, compañeros, que por la presencia de Mi Amor misericordioso y paternal, la dualidad será vencida dentro y fuera de ustedes. Pero persistan, persistan, persistan por Mí. Siéntanse bajo Mi protección.

Yo los congrego a todos, una y otra vez, en el nombre de la Verdad y del Amor del Padre, porque así como el pueblo de Israel fue guiado y escogido, Su nuevo pueblo, Su nueva raza, Su nuevo rebaño, Sus servidores del fin de los tiempos también son congregados por la Presencia de Su amor y de Su sabiduría.

No olviden ser espejos de los Centros Sagrados para que los Centros puedan estar presentes en la superficie de la Tierra en este tiempo, en el que la humanidad coloca su mente y su corazón en muchos deseos y tendencias. Dios está cansado de sentir la ira de Sus hijos, de sentir indignación por los corazones que no lo escuchan y que no quieren abrir sus ojos para ver, en el horizonte, la presencia de la Hermandad. Pero ustedes, servidores y compañeros Míos, viejos hermanos de otrora que ya fueron formados por la luz de la Instrucción, despierten sus dones, despierten sus virtudes y sigan como hasta ahora, construyendo por medio de la Oración por todas las Naciones este impulso que viene directamente del Universo.

La luz de Aurora se ofreció, abnegadamente, para servir al planeta y a la humanidad por medio de los encuentros y de los impulsos de luz en las peregrinaciones. Yo sabía desde el principio, compañeros, que ustedes no tendrían consciencia de lo que esto significaría, pero supieron obedecer, adherirse y amar, y esto es valorado por el Padre Eterno y por toda Su existencia, así como muchos servidores lo hicieron a lo largo de los tiempos para entregarse a Dios de forma incondicional y verdadera.

Aún el mundo y la humanidad necesitan de esa luz de Aurora. Ustedes tienen la Gracia de hacer brillar esa luz en sus corazones y en sus vidas, en su compartir, en su fraternidad, en su comunión entre hermanos así como lo hacían los esenios.

Todo lo que Yo he vivido cuando estaba presente en la Tierra lo he compartido con ustedes, por medio de Mis Mensajes y Mis Palabras, a través de cada encuentro en este lugar como en otros. Pero el momento de expansión vivirá su tiempo de recogimiento. Aún falta mucho para eso, compañeros, la necesidad planetaria es muy grande, la carencia es inmensa, pero a ustedes nunca les faltará la paz aunque estén en batallas. Confíen porque Yo siempre estaré allí, a su lado, para llevarlos en Mis Brazos hacia Dios y hacerles reencontrar el sentido de estar aquí.

Que escuchen los corazones que están despertando. Que se unan las almas que están llegando. Que la luz de los Centros Sagrados atraigan a los servidores de Dios desde diferentes lugares del mundo, porque está llegando el momento de la comunión con la gran familia espiritual que está formada por todos los que escuchan en su corazón a Dios y responden a Su llamado.

Que en esta hora se cumpla la próxima Voluntad de Dios que se revelará, aun siendo desconocida por todos.

Fortalezcan sus bases espirituales, día a día, para fortalecer las bases que conforman la vida de comunidad en la superficie, en cada espacio consagrado a la Jerarquía.

Ustedes saben, compañeros, que los Sagrados Corazones estarán en el mundo un tiempo más hasta que Dios lo conceda, y llegará ese tiempo en el que ustedes deberán ser la propia luz de Aurora en la superficie de este planeta y hacia donde vayan, con la convicción de estar cumpliendo por medio de la fe, la Voluntad de Dios. Siguiendo el camino de la transformación, de la entrega y de la redención nada les faltará.

El desequilibrio planetario es muy grande. La disociación es inmensa y la desigualdad también lo es. Pero si los pequeños rebaños se mantienen fuertes, el Pastor siempre guiará a sus ovejas para llevarlas y conducirlas hacia el Propósito Mayor que, a pesar de ser desconocido, se hará consciente en ustedes algún día.

Bajo la luz que concibió el propósito de Aurora, en el Origen de los orígenes, desde el centro y desde el corazón de esta Galaxia en donde Mi Gobierno establece la paz y la igualdad, Yo los bendigo y los absuelvo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Mensajes mensuales
MENSAJE PARA LA APARICIÓN EXTRAORDINARIA DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Cuando el Creador envió a Sus hijos a la Tierra, con los velos en sus ojos para que no recordaran su origen, creó también los Centros de Amor y de Luz, los que en su momento despertarían en auxilio de la humanidad para hacerla recordar y retornar al Corazón del Padre.

Los Centros de Amor revelan los misterios de Dios y de Su Amor por los hombres, revelan la predilección del Padre por Sus hijos de la Tierra, a pesar de la inmensidad de la Creación.

Los Centros de Amor revelan que el Creador no solo colocó lo mejor del Sí oculto en los corazones de los hombres, sino también, hijos, en lo profundo y en lo oculto de la consciencia planetaria. Así como el Creador entregó una parte de Su Esencia para animar a la consciencia humana, también depositó, a lo largo de todo el planeta, una parte de lo más sagrado que existe en Su Creación, en este y en otros Universos. Estos son los Centros de Amor.

Así como miran hacia el cielo y solo ven las estrellas, a pesar de la infinita vida que las habita; en la Tierra, hijos, sus ojos muchas veces no pueden percibir los misterios que se ocultan, la vida que se oferta, la Gracia que se desenvuelve y se renueva, de tiempo en tiempo. Sin embargo, llegó el momento de conocerla, llegó el momento de experimentar esa vida superior más que de saber sobre su existencia. Llegó la hora de vivir los Centros de Amor, así como llegó la hora de experimentar lo que verdaderamente son como hijos de Dios.

El Tiempo de su Padre, de Su realidad superior, ya se aproxima a la Tierra, y para ese momento deben estar preparados. Dejen que las revelaciones se manifiesten y que puedan ir más allá de los acontecimientos planetarios.

Por mucho tiempo vine a su encuentro para revelarles profecías que hablaban de la realidad del planeta y del futuro de las naciones no solo para que ustedes, hijos Míos, despertaran a lo que estaría por venir a la humanidad, sino también para que sus consciencias pudieran creer en Mí y así pudieran, al menos, preguntarse sobre la realidad celestial de la que Yo provengo y sobre tantos otros misterios que, como ese, se ocultan a los hombres.

En este ciclo, vengo a revelarles algo más profundo, más espiritual y desconocido, y así como las profecías que les entregué en otros tiempos, esto que hoy les revelo también se manifestará.

Abran sus corazones, hijos Míos, para percibir la realidad de los Centros Sagrados, de los Centros de Amor. Abran sus corazones a una verdad que no fue develada por los hombres.

Abran sus corazones para saber quiénes son. Dejen que se rasguen los velos. Dejen que las Manos de Dios abran sus ojos y su consciencia porque ya no es tiempo de estar en la ignorancia, pero sí es tiempo de ser fortalecidos por la verdad, porque ella no solo los tornará dignos y nobles, sino que será su único sustento en las pruebas que vendrán.

En Mis Centros Marianos descubran los Centros de Amor. Perciban la realidad que habita más allá de las iglesias erguidas por los hombres. Descubran la Iglesia Celestial de Dios en la Tierra. Perciban las Fuentes de Su Creación manifestándose entre los hombres. Perciban al Dios vivo y silencioso en todo lo que fue creado por Él.

Yo los bendigo y los conduzco a esta realidad celestial porque ha llegado el tiempo de encontrarla.

Yo los amo y los guardo en Mi Corazón.

Vuestra Madre, María, Rosa de la Paz

Mensajes mensuales
MENSAJE PARA LA APARICIÓN EXTRAORDINARIA DEL 16 DE JULIO DE 2019, RECIBIDO EN LA CIUDAD DE SANTA MARIA, RIO GRANDE DO SUL, BRASIL, TRANSMITIDO POR MARÍA, ROSA DE LA PAZ, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

La luz del misterio se revela en este tiempo y ella nace del interior de los Centros Sagrados, para que la consciencia humana reciba el impulso del despertar y de la realidad cósmica.

Es así que estos Centros Sagrados, frutos de la Creación y presentes en varios puntos del planeta, son potentísimas usinas de luz que atraen hacia la Tierra y hacia la humanidad la Gracia de poder tener el Conocimiento Mayor irradiado por las grandes constelaciones y estrellas.

Es de esa forma, hijos Míos, que el ser humano vuelve a recordar, y llega a su memoria el origen de quién fue y la razón de haber surgido de una Fuente pura y suprema, Fuentes presentes en varios espacios del Universo.

Cada ser de este planeta es una estrella que antes estaba viviendo una experiencia en algún lugar del Universo, solo que para que esa experiencia fuera más enriquecida y pudiera dar sus propios frutos, la mayoría de Mis hijos tuvo que llegar a este planeta azul para profundizar en el amor y en el perdón.

Pero su historia no terminará en esta vida, hay algo que existe más allá de la esfera de la Tierra y que se llama “macrocosmos”. Hacia allá deberán retornar con un aprendizaje realizado y una misión cumplida.

Los Centros Sagrados están al alcance del ser humano para hacerle recordar todas estas cosas. Por esta razón, la luz del Centro de Figueira es la primera esencia de amor que, con poder y fortaleza, se develará en el corazón que se abra para recibirla.

Sea la luz del Centro de Figueira un puente de elevación y un impulso de trascendencia de toda la condición humana.

Desde los Centros Sagrados emergerá no solo la luz de la esencia de cada uno de ellos, sino también aparecerá la Jerarquía como miembro de una Orden Mayor y evolutiva para todo el Universo Cósmico.

Es tiempo, hijos, de reconocer a través de estos impulsos, a los últimos impulsos reveladores que llegarán a la humanidad para llevarla hacia la ampliación de la consciencia con el fin de asumir algún día la evolución, el cuidado y el amor a este planeta que es el receptáculo de grandes y desconocidos Centros Sagrados que el propio Dios creó para que todos Sus hijos estuvieran acompañados, y así pudieran llegar al encuentro con Él.

¡Les agradezco por responder a Mi llamado!

Los bendice,

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz

Apariciones extraordinarias
APARICIÓN RESERVADA DE LA VIRGEN MARÍA, EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, CON MOTIVO DEL ANIVERSARIO DE LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS, EL 16 DE JULIO DE 2019

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Hijos, dejen que el Espíritu y el Amor de Dios los envuelva, así como hoy los colma este amanecer en este día en el que la luz interior se fortalece en cada consciencia y se vivifica bajo los rayos de la Gracia de Dios y de la presencia de Su Divino Espíritu.

Es en el nombre de Su Gracia que hoy vengo a su encuentro, que hoy vengo para estar con ustedes, con Mis queridos hijos y en este Centro Sagrado de Figueira, como en otros Centros.

Enciendo la luz de Mis Espejos para que ellos reciban los impulsos de luz de los Espejos del Cosmos y de toda la Creación a fin de que los Atributos de la Vida sigan estando presentes en la consciencia del ser humano y del planeta, y las esferas sublimes de la Creación y de toda su existencia estén más próximas de la humanidad y del mundo que sufren día a día.

Es por medio de la Luz de los Espejos del Cosmos que hoy reenciendo el espejo interior en cada corazón humano para que vuelva a recuperar su filiación con Dios y la comunión con lo alto, para que sea partícipe de la vida universal y de todo lo que vive y vibra en el Universo.

Hoy les traigo el regalo del Amor de Dios que es un presente inextinguible para sus consciencias y para este tiempo planetario; en el que el equilibrio, la armonía y la paz deben ser su camino diario, su meta y su propósito.

Hoy enciendo los Espejos del Centro Sagrado de Figueira a fin de que los nuevos árboles, que ya crecieron, den sus primeros frutos en la manifestación de los Atributos de Dios y, especialmente, de Su Voluntad a fin de que estos frutos, algún día, sean cosechados por Mis hijos del mundo entero y puedan alimentarse de la espiritualidad que Dios ha concedido y concebido en este lugar desde los primeros años de la manifestación de esta Comunidad-Luz.

Hoy los frutos de la Instrucción Sagrada son compartidos con el mundo entero y el Centro de Luz de Figueira abre sus puertas para que, con caridad y amor, acoja a las almas sufridas de la humanidad y lleve el Amor del Padre, el Amor que Él depositó desde el principio en este lugar a los que más lo necesitan, para que la esperanza no muera en el corazón humano, para que la fe no se precipite, para que la luz nunca se apague.

Yo traigo para ustedes la Luz de Mis Espejos, la Luz que existió en el principio y antes de esta creación material. Es esta Luz Divina, misteriosa y desconocida que proviene de la Fuente del Padre y de Su Universo de Amor, la que una vez tocó este suelo sagrado del Centro de Luz de Figueira y trajo para todos la Gracia del despertar de la consciencia, del reconocimiento y de la vivencia de la divinidad interior en cada ser, de la unión con el Altísimo y con Su Voluntad para el cumplimiento de Su Plan sobre la superficie de la Tierra.

He aquí la Luz de los Centros Sagrados, de los Centros Marianos, de los Centros de Amor, que emanan sus Atributos Divinos e inmateriales para el equilibrio de la humanidad y del planeta, para la experiencia y la escuela del Amor y del Perdón, para la unión infinita con Dios por encima de todas las cosas.

Hoy están ante uno de los Misterios de Dios que la Madre del Mundo devela por medio de la Fuente Divina, en unión con los Espejos del Cosmos que preparan a las consciencias para el próximo ciclo.

Sudamérica es la cuna de muchos Recintos Sagrados, en donde la experiencia del Amor de Dios está presente y aún es desconocida.

Por eso, hoy el Centro de Luz de Figueira se manifiesta en su superficie para que las puertas hacia la Misericordia Divina se mantengan abiertas y más columnas de luz se manifiesten sobre esta humanidad en la superficie de la Tierra y por medio de los corazones que proclaman su fe en el Señor.

Entren entonces, hijos Míos, al Universo de Mis Espejos y siéntanse en el vacío interior, en la entrega total, en el espíritu incondicional y en la unión perfecta con el Padre Eterno a fin de que sus vidas, hijos Míos, sean instrumentos de lo Alto, de la Voluntad, del Amor vivo que es eterno e inextinguible, que es un Amor infinito e incalculable. Es el Amor que los creó, es el Amor que los hizo partícipes de la vida, del sentimiento de la verdad, del conocimiento de lo sagrado y de la unión con el infinito.

El Centro de Luz de Figueira hoy se expresa a la humanidad y al planeta y les recuerda a sus discípulos que él siempre estará aquí para recibirlos y acogerlos, para colmarlos con sus atributos que son parte de una Verdad Divina, de una Voluntad Suprema, de un destino celestial.

Yo necesito, hijos Míos, que propaguen esa luz por el mundo, esa luz que proviene del Centro de Luz de Figueira, al igual que de otros Centros de Luz en el mundo, que son parte de la Voluntad de Dios y que desde antes de la existencia del hombre en la superficie, están presentes en el planeta para traer a las almas el Conocimiento de Dios y la búsqueda incesante de la Verdad, de una verdad que algún día alcanzarán, de una verdad que los hará libres de sí mismos, de las cadenas del error y de la culpa. Porque la esencia de esa verdad es el Amor, el Amor que proviene de la Fuente, el Amor de Mi Hijo, el Cristo, que los hace participar de la Comunión con Su Luz Celestial y con Su Vida.

Hoy la Jerarquía Celeste reenciende el Centro de Luz de Figueira para que las almas recuerden los principios que aquí fueron fundados y que se vivirán en la Nueva Tierra para el surgimiento de la Nueva Humanidad.

Una vida que estará basada en el Amor, en la Verdad y en la Unidad Divina; en la posibilidad de compartir, de amar y de entregar lo que cada uno es verdaderamente, más allá de los defectos o de las imperfecciones.

Es esa luz interior que el Centro de Luz de Figueira hoy viene a despertar en sus discípulos, en todos los que fueron tocados por la instrucción del Maestro Interior, de su compañero y amigo José Trigueirinho.

Vean como ese instrumento se entregó a Dios para manifestar la luz de los Centros Sagrados, luz que auxiliaría a la humanidad en el fin de los tiempos y que permitiría a toda la Jerarquía Celeste cumplir el Plan de intervención y de rescate de las almas del mundo por medio del despertar de la consciencia, del amor y de la oración.

Hoy están ante el paso para ser instrumentos en las manos de Dios, así como lo fue su instructor y amigo José Trigueirinho, en la simplicidad de la vida, en la acción del amor, en el sostén de las purificaciones y de las pruebas, en la fortaleza de la fe, en la ampliación de la consciencia por medio de la devoción y de la reverencia a la Divina Jerarquía.

Comulguen con este momento, comulguen con la luz del Centro de Luz de Figueira y así, en la renovación del espíritu, reciban la Paz por medio de Mis Espejos que hoy contactan los Centros Sagrados del planeta, los que en una sola Red de Luz y de Amor auxiliarán a las almas y fortalecerán a los servidores que confían plenamente en la Jerarquía.

Que Dios siempre, hijos Míos, los haga partícipes de Sus Dones, de Su Verdad y principalmente de Su Misericordia.

Que el Centro de Luz de Figueira hoy brille en cada corazón humano, más allá de conocerlo o de desconocerlo, más allá de penetrarlo o de comprenderlo.

Que la Luz del Centro de Figueira y de la Jerarquía los acompañe para que se cumpla el Plan.

Que así sea.

Los bendigo en la luz de la espiritualidad divina y de la consciencia mayor de los Espejos de la Gracia y de la Misericordia, bajo la Luz del espíritu de la Paz y de la Reconciliación.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS GLORIFICADO, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, PAYSANDÚ, URUGUAY, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Serie – Manifestación de Aurora – Parte III

En este ciclo el Reino de Aurora debe concretar la ampliación de su espejo en la superficie; por eso nadie se puede conformar con lo que ya existe, porque aún Aurora tiene que mostrarse en su esplendor.

Por esa razón, compañeros, la colaboración y la consciencia de parte de todos para esta nueva etapa de la manifestación de Aurora, ayudará a que su Centro Sagrado encuentre más espacios en donde poder establecerse en la superficie.

En este sentido, la expansión espiritual de Aurora dependerá del empeño que todos los miembros de la Obra coloquen en este año 2019 para que las necesidades anteriormente presentadas sean suplidas y realizadas conforme al Plan de la Jerarquía.

Existe, de manera indudable, una responsabilidad y un compromiso por parte de todos para que esa manifestación pueda suceder.

Una forma de motivar la concreción por etapas de los nuevos espacios de Aurora puede ser llevar adelante campañas para recaudar los recursos materiales y financieros para que todo pueda suceder; así como también ayudará el compromiso interior que cada uno pueda hacer con Aurora para estar presente periódicamente y poder colaborar.

Por esa razón, compañeros, la primera campaña será para concretar los sanitarios del Centro Mariano de Aurora. Para eso se realizará la campaña solidaria de los 333 pesos uruguayos a fin de comenzar a construir en el mes de febrero de este año las bases arquitectónicas de los sanitarios del Centro Mariano.

Este impulso de los 333 pesos uruguayos será llevado adelante por todos los miembros de la Red-Luz, los que también impulsarán los programas para poder reunir las donaciones de elementos materiales; así como de mano de obra fraterna que ayude en la construcción de este primer objetivo. Cuando se concrete esta necesidad del Centro Mariano de Aurora se pasará a la próxima etapa.

Cabe destacar que, de no concretarse toda la ayuda necesaria a través de la campaña de los 333 pesos uruguayos, la Red-Luz recibirá un aviso para volver a colaborar hasta cumplir este objetivo que es una misión de todos.

Sigamos construyendo juntos las bases para una nueva y fraterna humanidad.

¡Les agradezco por guardar Mis Palabras en el corazón!

Los bendice,

Vuestro Maestro, Cristo Jesús

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, PAYSANDÚ, URUGUAY, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Corrientes supremas descienden de los cielos en este nuevo ciclo, Rayos que provienen directamente del Corazón de Dios y que son desconocidos por los hombres, vibraciones creadas para disolver el viejo tiempo y unir la Tierra al Tiempo de Dios, llamado Tiempo Real del Universo.

Los Espejos del Cosmos convergen su energía hacia puntos específicos del planeta que son receptáculos de lo sagrado, llamados Recintos de Amor. Esas vibraciones acentuarán la purificación, tanto de los seres como de la Tierra, y todo se moverá dentro y fuera de los hombres para que, así, todos se tornen dignos de ser llamados Hijos de Dios.

Las corrientes supremas que provienen del Cielo construyen el camino de retorno hacia el Corazón de Dios. Sepan ver este momento como una Gracia y déjense transformar y corregir. 

La paz reinará en los corazones de los que confían en Dios, más allá de las pruebas y de las apariencias. Y si bien, en su lado humano ustedes sufrirán por todo lo que sucederá en el mundo, en su interior pulsará la certeza de la Vida Eterna, de la vida en Dios, más allá de la Tierra.

Oren y fortalezcan la propia fe. 

Únanse unos con otros, más allá de las dificultades y de las miserias que verán emerger de sí mismos y de sus hermanos. El poder de la unidad es el que podrá transmutar y transformar todas estas cosas. 

La unidad verdadera erguida en las bases del amor y de la vida fraterna, la unidad que proviene de Dios y que se espeja en ustedes, es la que los sustentará.

Su Padre y Amigo,

San José Castísimo

MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE SAN PABLO, BRASIL, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Para estos tiempos de definiciones en los que todo estará permitido, será concedida una Gracia extraordinaria para la liberación de todos los errores pasados que un alma o un grupo de almas hayan generado a través de los tiempos.

Esa Gracia de liberación se refiere a todo lo que ata o aprisiona a las consciencias con hábitos y costumbres pasadas, las que mantienen a las almas imposibilitadas de dar un salto en la evolución.

A través de los Centros Sagrados, unidos a los Centros Marianos, esa liberación se podrá realizar, así como también mediante la unión de un grupo de almas servidoras que apoyen la liberación de una consciencia sufrida.

Por esa razón, es importante saber que de suceder esa liberación espiritual e interior, eso permitirá que se abran las puertas de la cura y de la rehabilitación para el alma que haya estado presa de sí misma por mucho tiempo.

La fusión de los Centros Sagrados con los Centros Marianos genera un potentísimo vórtice de liberación, que actúa cada vez que una agrupación de consciencias clama por esa liberación.

Los efectos de ese pedido, o de esa súplica, llegan hasta los niveles más profundos de la esencia que necesita ser liberada.

En este ciclo de rescate, la Jerarquía Espiritual le concederá a las almas prisioneras la Gracia extraordinaria de la liberación con la finalidad de que alcancen la redención y la unión íntima con Dios y, así, vuelvan a ser libres de espíritu.

¡Les agradezco por responder a Mi llamado!

Los bendice,

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz

MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO EN BAHÍA LÓPEZ, BARILOCHE, RÍO NEGRO, ARGENTINA, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

En los Recintos Sagrados, lugares en donde se encuentra la Jerarquía, y en niveles profundos de la consciencia se cumple la Ley de la Transmutación Permanente; un proceso espiritual que permite la redención y la purificación de ciertos estados de consciencia que corroen a la humanidad y que, en muchos casos, condenan el funcionamiento de grandes naciones.

Por esa razón, hijos, en algunos ciclos aleatorios, en momentos indeterminados, sucede ese proceso de transmutación permanente; momento en el cual ciertos estados de consciencia que están en contra del amor y de la luz son exorcizados, a fin de generar el alivio tan necesario en la humanidad.

En el transcurso de la última Peregrinación por la Argentina, la Jerarquía Espiritual ha venido trabajando en esos niveles profundos de la consciencia, con la finalidad de desobstruir la contraparte espiritual del país que está muy contaminada por lo que sucede en su superficie.

No todas las consciencias del planeta conocen esta misión interna que cumple la Jerarquía, pero, desde el momento en que perciban y sientan el movimiento feroz de los elementos, será porque a nivel regional, y podría ser planetario, los Centros Sagrados estarán trabajando de forma permanente y sin demora.

La oración es una ofrenda que las almas del mundo pueden realizar como una forma de compensar los propios males que el ser humano genera para consigo mismo, los cuales son transmutados a través de los Centros Sagrados, a fin de mantener el equilibrio del planeta.

¡Les agradezco por responder a Mi llamado!

Los bendice,

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS GLORIFICADO, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, PAYSANDÚ, URUGUAY, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Todos desconocen la existencia de la historia de su origen, pero la mayoría que vive el camino espiritual siente en su interior la razón de haber venido a la Tierra.

En verdad, la Tierra fue escogida para ser testigo de innumerables y complejos procesos de redención.

El Hijo del Padre vino a la Tierra para señalar e indicar el camino de regreso a la esencia original.

Por esa razón, hasta los días de hoy, y hasta que retorne el Maestro, existirá ese velo en la consciencia, el que guarda detrás de él la verdad y la razón de haber venido al mundo para cursar la Escuela del amor, del perdón y de la redención.

Mientras tanto, solo algunos escogidos, por permiso del Padre Eterno, tienen la gracia de saber y de conocer sobre la existencia y la historia de la venida de las almas a la Tierra, a través de la revelación de la verdad sobre cada espíritu encarnado en este planeta.

El velo en las consciencias también impide que ellas cometan los mismos errores de otros tiempos y vuelvan a adquirir igual cantidad de deudas.

Todos aquellos que todavía no recibieron la revelación sobre su existencia y sobre su historia, sea cual sea, es porque todavía no les llegó la hora de conocer esa verdad, hasta que vivan el proceso del perdón y de la redención absolutos.

Algunos Centros Sagrados, como Aurora, en el fin de los tiempos, tienen esa misión de dejar en amplia evidencia la existencia de los que son tocados por su llama azul.

¡Les agradezco por guardar Mis Palabras en el corazón!

Los bendice,

Vuestro Maestro, Cristo Jesús

Apariciones extraordinarias
APARICIÓN EXTRAORDINARIA DE LA VIRGEN MARÍA, EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

¡Cuántas maravillas hizo Dios en ustedes a través de Mi Corazón! ¿Creen que eso ha sucedido?

Por eso vengo a su encuentro y al encuentro de toda la humanidad, en donde, en este día, Mi Gracia profunda y divina es concedida para las almas del mundo.

Hoy Mi Corazón es glorificado por los dignos hijos de Dios, por todos aquellos que han respondido a Mi llamado en este último año.

¿Ustedes aceptan, queridos hijos, que Yo retorne por un año más?

Los presentes dicen "si".

Fray Elías del Sagrado Corazón:

María está sonriendo.

Hoy estoy aquí como la Reina de la Paz, para que la paz se establezca en lo profundo de sus corazones.  Porque si Mi Paz está en ustedes, la paz estará en el mundo y el mundo se aliviará; sobre todo aquellas almas que sufren el caos de estos tiempos.

Otra maravilla que Dios ha hecho en sus vidas a través de Mi Inmaculado Corazón, es que puedan orar Conmigo todos los días, porque el valor de la oración se encuentra en la simplicidad de la ofrenda y sobre todo del  amor que ustedes pueden expresar hacia Dios. 

Es ese amor que Yo busco en ustedes, es ese amor que me trae hasta aquí desde el Cielo como una gran Consciencia Divina, para poder seguir acompañándolos todos los días, hasta que finalmente llegue Mi Hijo en Su Gloria y restablezca, en esta humanidad, el Reino de Dios.

Hasta que eso pueda suceder, queridos hijos, Yo estaré entre ustedes y con ustedes, siempre y cuando Me llamen abriendo la puerta del corazón y del alma, para que su Madre Celeste pueda entrar y hacer de cada nuevo encuentro un sagrado oratorio para Dios, una profunda alabanza al Padre y a toda la Creación por estar concediendo esta Gracia.

Con su confirmación en esta noche, hoy puedo decirles, queridos hijos, que estaré un año más con ustedes todos los días, hasta que verdaderamente Yo alcance el despertar de  sus Cristos internos, porque serán esos Cristos internos los que servirán en la transición de la humanidad y de la Tierra, hasta que se cumpla la gran promesa de Cristo, de llegar por segunda vez a la humanidad.

En este aniversario, quiero que puedan ofrendar sus corazones, sus vidas, a una consagración mayor, que cada una de sus almas puede vivir por toda esta raza que debe alcanzar la redención y sobre todo, la Misericordia de Dios.

Quiero que se aproximen a los pies de este palco.

Vengan aquí, hijos, porque así ustedes vendrán por todas las almas del mundo que aún no pueden encontrar Mi amor de Madre ni tampoco Mi Gracia, que intenta llegar a ellos a través de sus corazones servidores.

Es así que hoy los invito a ser transmisores de Mi Paz y de Mi Gracia, y permitan que Mi Gracia se pueda conceder a los corazones que están lejos de Dios.

Y ahora que llevan la llama de la vela encendida, confirmen en ustedes, por toda la humanidad, por todo el planeta y por todos los Reinos de la Naturaleza, su preciosa pureza original.

Es así que en esta noche, la Reina de la Paz y la Madre del Santísimo Rosario de Fátima, une a dos Centros Sagrados; este Centro Mariano de Figueira con el Centro Mariano de Fátima, espejando sobre este lugar la Pureza Original de Dios, lo que Dios ha concedido dentro de ustedes, para que sea consciente y para que en este tiempo despierte como un don de alabanza al Creador.

Quiero que Me ofrezcan un cántico muy especial para Mí: "Pureza, alma de Lys".

Los invito, queridos hijos, en este aniversario a aliviar su sufrimiento, su dolor y su tristeza.

Coloquen su mano izquierda sobre el corazón y con esa llama encendida, irradiaremos al planeta la Pureza de Dios, aquella que el Padre concedió a toda esta civilización.

Invito a Mis hijos de Europa a acompañar este ejercicio, para que en la Pureza de Lys-Fátima podamos unirnos, en fraternidad y en hermandad.

Los escucho.

Activen el espejo de sus corazones, invoquen esa pureza esencial con la fuerza de sus corazones.

Invoquen, invoquen la Pureza de Dios para que el mundo sea aliviado en esta noche de Gracia.

Canción: "Pureza, alma de Lys"


Que los portales de Lys se abran.

Que la pureza esencial emerja a la superficie de este planeta.

Que los nuevos códigos despierten en las almas que los invocan y que la cura planetaria se establezca más allá de él, y hasta los confines del Universo.

Ven pureza esencial de Lys, despierta en cada interior la llama crística del Amor, fruto de la nueva hermandad.

Que así sea.


Les agradezco, queridos hijos, porque en esta noche Dios concedió una Gracia inexplicable, inalterable y extraordinaria, para el mundo.

Busquen la pureza del corazón, porque ella está allí eternamente.

Junto a los ángeles de Lys-Fátima los bendigo, los consagro y los bautizo con la Luz del Santo Espíritu y con el bien de la Santísima Trinidad en nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Ahora escucharé de sus voces "María Lys".

Les agradezco.

Maratón de la Divina Misericordia
APARICIÓN DE CRISTO JESÚS PARA LA 37.ª MARATÓN DE LA DIVINA MISERICORDIA, EN EL DESIERTO DE CHILCA, PERÚ, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Coloquen su mano izquierda sobre el corazón y ante Mi Padre reverencien este momento, este tercer encuentro Conmigo. Que en este mes de agosto concluye una etapa y el comienzo de una nueva para todos los misioneros de la Tierra, para todos los congregados en Mi Plan de Redención y de Luz.

Una etapa en este día se cierra y una puerta nueva se abre, para que la puedan cruzar en consciencia y  hermandad.

He venido con los Seres Celestiales, los Elohim, todos los Seres Resplandecientes. Una parte de Ellos ha descendido para encontrarlos en este desierto sagrado y terminar de instituir el Plan que una vez comenzó y aún no pudo terminar, el Plan de establecer la Luz de los Centros Sagrados sobre la superficie del planeta, y para  una humanidad, aún muy dormida.

Es esta Luz interior, que nace desde los Recintos Sagrados, que ayudará en la transición de la Tierra, y de todas las consciencias que duermen en el sueño de la ilusión.

Así, en este tercer encuentro, compañeros, vengo a abrir un poco más los ojos de sus consciencias. Vengo a traerles la síntesis de todo lo que ha sucedido en este encuentro de oración, de las posibilidades que tuvieron de dar nuevos pasos a través de este ejercicio espiritual, de este comando universal que Yo los invito a vivir.

Vengo a traerles la síntesis de la experiencia de amor en cada uno de ustedes, de lo que después de tres años y en este encuentro, Me pudieron dar con todos sus corazones, con todas sus almas y espíritus unidos a Mí.

Vengo a traerles la síntesis y la respuesta de esta tarea realizada, durante los dos días de esta fusión divina que se vivió entre el Desierto Sagrado, en el cual Yo Me encuentro, y Aurora.

Esa unión se irradió para todos, esa puerta fue abierta para todos, y no importa donde hayan estado. Mas, si sus corazones estuvieron aquí, así como Yo traje a sus almas para este encuentro, para esta nueva etapa que en este agosto se inicia, una parte de la Misión está cumplida. 

La respuesta de los servidores es importante; eso hace que el Plan evolucione y se concrete en la humanidad, a pesar de lo que suceda a su alrededor, o en todo el mundo.

Este encuentro está marcado por un Rayo importante, que separa el viejo ciclo del nuevo ciclo. Este es el Rayo de la Transfiguración, el Rayo que Yo viví por ustedes, y así les pude demostrar Mi verdadera Faz.

Es esa faz espiritual que Yo quiero que busquen, su verdadera faz, lo que realmente son y han venido a cumplir en este planeta.

Así Yo formo a Mis discípulos, así Yo creo a Mis soldados: en la fortaleza de la oración y en la vivencia del servicio para con el prójimo.

Hoy vengo a sintetizar esta experiencia que han vivido en el desierto Conmigo, nombrándome como el Hijo del Sol, de la emanación de la Fuente Única, de la Sabiduría y de la Comprensión Absoluta sobre la Verdad del Universo.

Quise que pasaran por este desierto, compañeros, para que cuando les toque volver a cruzarlo, sepan cómo hacerlo, sin temor, y con mucha valentía. 

Esta tarea aquí, con todos ustedes en Perú, en la consciencia y el espíritu, Me permitió retirar a algunos de Mis discípulos de sus desiertos bien profundos, en los cuales estaban perdidos; porque con Mi Gracia todo es posible, y cuando las almas invocan Mi Divina Misericordia, también lo es.

Así, les vuelvo a decir compañeros, que no dejo a nadie para atrás. Pero respeto el tiempo de cada amado Mío, hasta que finalmente cumpla el servicio que Me ha venido a prestar, en nombre de Dios.

Desde este desierto hoy parte una Luz Mayor, una Luz que asciende e ilumina la Consciencia Planetaria; es la Luz Solar, es el Fuego Divino, es la súplica, la aspiración, la devoción ardiente de los corazones que clamaron por esta humanidad y por este planeta en redención.

Así, Yo los preparo para ese gran momento en que Me verán venir entre las nubes con la Faz de Mi Gloria y de Mi Divina Misericordia. Vendré con la Consciencia que muchos no conocen. Por eso envío a algunos de los Míos a los desiertos, para que se preparen como Yo Me preparé para vivir la Pasión, y así, vivir Mi Resurrección, que era retirar de la muerte espiritual a toda la raza, en el pasado.

Este Sol que Yo Soy, alumbra el Universo y trae la Buena Nueva, el mensaje de esperanza y el camino nuevo que los que se han perdido, podrán volver a recorrer.

Es ese Sol que Yo Soy, que alumbra y calienta el espíritu y el cuerpo, trayéndole restauro y cura para todas las heridas.

Hoy les digo, especialmente a todos aquellos que estaban en sus desiertos, que vengan a Mí. Yo Soy ese Sol que alumbra sus caminos, y que les da la vida eterna.

Las tinieblas pasarán, mas Mi Palabra permanecerá. No hay nada que separe a los que están unidos a Mí. Este Sol alumbra a todas las estrellas y a las consciencias que se unen al Propósito de Mi Padre, en donde cada uno cumple su parte. 

Yo Soy ese Sol de las constelaciones; Soy el Gobernante Mayor, el Cristo, que estuvo aquí en el planeta para enseñarles la Verdad, para enseñarles del Amor y de la Misericordia. 

Ahora, compañeros, que han cruzado Conmigo en estos tres días este Desierto Sagrado, en donde las tinieblas no pudieron triunfar, sino la Luz de Mi Amor, les pido: brillen, como este Sol que los alumbra. Sean Soles en la Tierra. Sean el Amor de Dios que ilumina dentro y fuera, y cada espacio de este planeta. Soles de Mi Padre, ¡levántense!

La mañana ya ha comenzado, y una nueva noche se aproxima. Pero no teman, quien está en Mi Corazón todo lo sabe y será guiado hasta cumplir su misión.

Soles: ¡despierten y no duerman! Es hora de brillar desde su interior, es hora de alumbrar los abismos y de disipar el mal en el nombre del Amor de Mi Corazón. Alumbren y sean lo que nunca fueron, sean dignos hijos de Dios, y estarán haciendo feliz a Mi Corazón. Sean como Yo fui, aunque no lo sean. Sean Soles que alumbran desde el corazón y que traen la paz para un tiempo de caos.

La hora más difícil se aproxima, pero no los abandonaré. Dichoso de aquel que Me haya escuchado con atención, porque será recompensado por Mi Padre.

Que ahora, la oración que han vivido durante estos dos días sea vida, sea amor, sea unidad y hermandad. No busquen las semejanzas en sus hermanos, busquen la belleza en los corazones de sus prójimos que así la maldición terminará, la maldición que hace sufrir al mundo todos los días.

Vean lo mejor que hay de cada uno, y ayúdense lo unos a los otros, porque así Me ayudarán. Sustenten y apoyen al que está caído, porque ustedes también caerán y Yo no los negaré, porque Mi Padre no los niega. 

Si las almas vieran la esencia de estas cosas, no tendría sentido que el mundo se purificara.

No sean lo que no tienen que ser. Parezcan más de lo que viven, y vívanlo de verdad.

Los bendigo con Mi Consciencia Divina, en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Compañeros, que quede guardado este momento en ustedes, porque el Hijo del Sol vino a su encuentro para traerles la Paz.

Fray Elías del Sagrado Corazón:

Relato del tercer encuentro con Cristo, aquí en el desierto de Chilca, en Perú. 

Cuando nos reunimos a orar la Coronilla de la Divina Misericordia, al final, la Consciencia de Cristo comenzó a aproximarse aquí la región del desierto de Chilca, como hizo las dos veces anteriores.

El cielo, que estaba nublado, se fue abriendo y el sol comenzó a irradiar su luz y su calor aquí en las montañas. Enseguida, Cristo nos mostró, vimos que Él se aproximaba a nosotros de una forma bien diferente a las que Él  ha mostrado en otras instancias, y veíamos que el Maestro venía posando Sus Pies sobre una plataforma triangular azul que levitaba.

Él venía sobre esta plataforma. Era de un color azul bien intenso y fuerte, y comenzó a descender. A medida que iba descendiendo, los Universos, los Cielos, se abrían hacia otros planos, hasta llegar al plano espiritual, donde entendíamos comprendíamos que estaba la Consciencia del Padre, Adonai, y así abrió ese camino cuando descendió, Él estaba, en esta tercera Aparición, estaba vestido de Blanco, tenía una sutileza, era algo bien leve, delicado,  sobre todo, muy amoroso; con los mismos rasgos que el Cristo Glorificado, pero esta vez, vestido todo de blanco. 

Cuando Él apareció, cuando Él se aproximó en esa plataforma triangular azul, lo primero que sacó de Su Pecho fue Su Corazón, y nos lo ofertó. El Corazón estaba sobre Su palma de la Mano derecha ofertándolo, y cuando lo ofertaba para nosotros, percibíamos que lo hacía para todas las consciencias del planeta, sobretodo para aquellas que Él dice que son indiferentes. Y Él Ofrendaba esta Corazón para la Creación, ofertaba este Corazón  para los Reinos de la Naturaleza, para la Consciencia de los Reinos; era algo que se expandía para todos, sin distinción.

Y así  Él comenzó a dirigir Sus Palabras, en el Mensaje que dio en ese encuentro. Y  cuando habló, en cierto momento  de los Elohim, cuando aún estábamos viendo los Cielos abiertos, las dimensiones, hasta el plano espiritual, ejércitos, era eso lo que veíamos, ejércitos de los Elohim,  comenzaron a colocarse a posesionarse a la derecha y a la izquierda de Cristo, por encima de las montañas, aquí, en el desierto.

Eran muchos, todos vestían túnicas hasta los pies. Eran seres resplandecientes, como ángeles, pero no tenían alas. Estaban ahí presentes, y veíamos que ellos estaban haciendo una tarea. En un momento, Los Elohim acompañaron todo el trabajo que Cristo hizo a través del mensaje; porque a medida que Él iba hablando iba mostrando muchas cosas, sobre todo, por ejemplo, lo que tenía que ver con la Consciencia Solar, o lo que nosotros conocemos como el Sol. 

En un momento, cuando Él comenzó a hablar de ese Sol que nosotros deberíamos ser o que deberíamos en la superficie de la Tierra representar, como misioneros, Él trajo, no sé cómo lo hizo, una copia de otro Sol, que nos alumbraba.

Entonces, entre Cristo y el Sol que nos alumbraba, el sol físico, había otro Sol, potentísimo, y en el núcleo, en el centro de ese Sol, estaba la Consciencia de Dios. Por decirlo de alguna forma, cósmicamente, nos vimos representados, delante de una representación, mejor dicho, del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, de una forma universal y espiritual, que nunca habíamos visto, algo bien fuerte de ver. 

En el momento en que Él hace esa representación a través del Sol como la Consciencia fundamental de Dios, de Él como el Hijo, y del Espíritu Santo, Él se eleva, aún cuando estaba dando el mensaje, se elevó e ingresó dentro de este sol físico, del cual nos alumbra todos los días.

Comenzó a transfigurarse y quedó como un Ser Solar, que era todo un Ser de  mucha luz. Era una luz que encandilaba ver, que era una Luz que se concentraba y que se generaba dentro de este sol físico que nos alumbra. 

No sé lo que Él nos quiso mostrar con eso, qué  fue lo que nos quiso decir, como ejemplo, como símbolo, pero en ese momento Él nos estaba representando,  Él se mostró así, como transfigurado a los apóstoles en el Monte Tabor. 

Por último, cuando descendió nuevamente de ese Sol, más resplandeciente, más iluminado, nombrándose como el Hijo del Sol, porque el Hijo del Sol, Él decía que es el Hijo de Dios, del Dios vivo. En ese momento,  volvió a esa plataforma azul, y entre ese sol físico que nos alumbraba y el Sol que Él había traído, esa copia de ese Sol, digamos así, de ese Sol más inmaterial, Él hizo aparecer a Su derecha y a Su izquierda, todas las constelaciones dentro de la bóveda celeste, que estaban en perfecta armonía y en equilibrio.

Esa fue la experiencia y relato de la Aparición.

Apariciones extraordinarias
APARICIÓN DE LA VIRGEN MARÍA, EN VILLA DE SINTRA, LISBOA, PORTUGAL, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Canción: Hijos del mar (en portugués). 

Mis amados hijos:

Hoy he venido aquí, en este día, para elevar a través de sus oraciones a todos los que necesitan de la Luz y del Amor de Dios. Amor que está siendo olvidado por el mundo, porque el reino de la oscuridad está presente y solo el Amor lo puede vencer cuando esté en sus corazones todo el tiempo.

Después de estos días vividos Conmigo, en los que compartieron la Verdad, el Sagrado Conocimiento de Dios, Yo vengo a activar definitivamente el espejo sagrado de sus corazones, para que desde allí nazcan y broten los principios del amor y de la hermandad, lo que Dios espera de este mundo y en este tiempo final.

Vengo a construir en ustedes nuevas bases, bases de una vida elevada, de almas que corresponden al Corazón del Padre Celestial y que en este tiempo despiertan por obra de Su Gracia y de Su Misericordia.

Pero aún, queridos hijos, a través de sus corazones, de todas sus oraciones, muchos más corazones deberán despertar.

Después de tantos años, en los que cada uno de ustedes fue instruido, llegó la hora, Mis amados hijos, de que finalmente las bases se puedan fundar en esta Obra que Yo quiero realizar en Europa y más allá de este continente.

Pero sepan, queridos hijos, que todos sus hermanos de América podrán darles el apoyo para motivarlos siempre a dar un paso adelante y animarse a construir, en estos tiempos finales, esta gran red de espejos de amor, que Yo aspiro a instituir en cada uno de ustedes.

Recién han comenzado, queridos hijos, a dar los primeros pasos en este camino del despertar. Sepan que sus estrellas de origen, que vuestras verdaderas esencias, reconocen este momento importante y esta Obra en la cual fueron llamados a participar.

Sepan, queridos hijos, que por encima de toda prueba, sufrimiento o error que comete todo el mundo, está el Plan de Dios esperando cumplirse y siempre podrá prevalecer el amor de sus corazones. Será ese amor que los mantendrá a todos bien unidos, los fortalecerá y lo mantendrá firmes para sustentar esta barca que pasa por última vez por este mundo para rescatar a los que aún están perdidos.

Es así, queridos hijos, que Yo también vengo a abrir los ojos de sus corazones para que, conociendo la Verdad del universo que está escrita hace mucho tiempo, sus espíritus se puedan autoconvocar para esta verdadera misión que nace del Corazón de Dios para todo el universo y para este planeta.

Así, Yo los invito, hijos amados, a vivir en fraternidad y en confraternidad, para que más corazones y almas que aún no encuentran el camino de la Luz y de la Verdad, puedan encontrar ese camino que Yo abro para todos, sin excepción. Porque Yo quiero, queridos hijos, que todos Mis hijos del mundo reciban la misma sagrada oportunidad como a cada uno le corresponde.

En esta hora tan crucial del mundo, en la que la batalla final se acelera, Yo los invito, queridos hijos, a seguir orando con todo el corazón para que puedan descubrir finalmente el amor que existe en ustedes, amor que tiene que estar al servicio de Dios para que pueda triunfar la Luz en este momento final del planeta.

Yo abro las puertas del universo a todos, para que todos puedan conocer la Verdad, el verdadero origen, la verdadera esencia de sus vidas, los verdaderos espíritus que fueron escogidos por las Manos del Altísimo, en esta hora final, para llevar adelante esta Obra que es sustentada por todos los que despertaron al Llamado de Mi Hijo.

El Cielo los contempla con amor, queridos hijos, y ese amor se regocija en Dios y en todos los ángeles del universo.

Su paso en este momento es muy importante para que la Obra se pueda realizar y los pilares se puedan fundar en esta parte del mundo.

Les dejo, en sus corazones, todos los Principios del Amor, porque es ese Amor que los nutrirá y los salvará, que les traerá la vida y la oportunidad de conocer la redención y la paz.

Quiero que vivan unidos a Mí a través de ese Amor. Y así, queridos hijos, podrán conocer los diferentes caudales del Amor que tienen que estar al servicio del Plan y donados a esta humanidad enferma espiritualmente.

Existen muchas almas del mundo que no conocen el Amor de Dios. Y si sus corazones se convocaron para vivir en ese Amor, Yo les pido, queridos hijos, que se animen y que lo hagan, porque es ese Amor de Dios, que habita en cada uno de ustedes, que los llevará a completar la Obra, la Obra que fue pensada por el Creador en esta parte final del tiempo.

Así, Yo los constituyo, queridos hijos, no solo como apóstoles de Mi Hijo, sino como apóstoles de Su Amor y de Su Misericordia. Este apostolado, queridos hijos, lo vivirán a través del ejemplo diario, del servicio y de la fraternidad que deben expandirse por el mundo para poder cambiar todo el mal que existe en la humanidad, transfigurándolo en Luz y en Amor a través de todas las almas que responden a este llamado.

Una y otra vez, visito Portugal para que recuerden su verdadera misión en este tiempo.

Siempre contarán, queridos hijos, con el Centro Sagrado de Fátima que Yo especialmente he fundado para ustedes y para todos vuestros hermanos.

Desearía, queridos hijos, que este Centro Sagrado viviera también en sus corazones; así como muchos de sus hermanos, que están en otros Centros Sagrados, llevan a esos Centros en sus corazones para poder irradiarlos al mundo que tanto lo necesita.

También hoy los invito, hijos amados, a que sean chispas de Lys por medio de la oración y del amor que deben brotar de sus corazones todos los días sus vidas, hasta que se cumpla finalmente el esperado Retorno de Mi Hijo al mundo.

Todo lo que viven en este tiempo, queridos hijos, es una preparación, es una escuela de aprendizaje y de redención. Les pido, por amor, que no se resistan a vivirla. Abran siempre las puertas de sus corazones para que la Luz de Dios pueda entrar. 

Recuerden todas las Sagradas Instrucciones que han recibido en estos días, para que esas semillas sean imborrables de sus esencias. Son estas semillas de Luz, queridos hijos, estas chispas de Lys que deben multiplicarse en toda Europa y en la humanidad.

Cuentan con la divina intercesión de Nuestra Señora de Guadalupe y del Casto Corazón de San José para llevar esta obra adelante en toda Europa.

Las almas de Europa deben ser atraídas hacia el Centro de Lys. Muchas de ellas necesitan recuperar su pureza esencial al igual que ustedes. Es esa pureza original que Mi adversario está borrando, en este momento, a través de las guerras. Es esa pureza que no debería borrarse, queridos hijos. 

Su compromiso con Conmigo es muy importante. Es así como Yo les demuestro, hijos amados, que todas las cosas que Yo pido son muy simples, aunque la humanidad no le pone atención y termina perdiéndose en los abismos del infierno, y hasta allá Yo debo ir a rescatar a cada uno. Necesito, queridos hijos, que también me acompañen en esa tarea.

Que todas las enseñanzas que recibieron en estos últimos días puedan rebrotar en sus corazones, que puedan nutrir sus almas, que puedan fecundar sus espíritus así como la Sagrada Familia fecundó la fraternidad en la humanidad.

Les ofrezco en esta noche especial, hijos amados, Mi Inmaculado Corazón que pulsa ardientemente sobre la palma de Mi mano lleno de Amor y de Misericordia para cada uno de ustedes, para cada uno de Mis hijos, para los que están más perdidos y olvidados por la humanidad.

Necesito, queridos hijos, que en ustedes florezca el amor de Lys para que, finalmente, se formen como verdaderos espejos del amor.

Solo les pido que, en esta hora crucial de la humanidad, en la que la guerra condena a muchas almas del mundo, el amor pueda estar en sus corazones por medio de los actos simples y verdaderos. 

Les pido, queridos hijos, que solo vivan acciones de bondad y de amor. Pidan ese amor a Mi Corazón Inmaculado, Corazón que está lleno y repleto de Amor para cada uno de Mis hijos. Amor que quiere derramarse, pero aún no puede, no puede porque las almas no lo piden. Mi Amor es una Gracia, queridos hijos, es un Amor que cura y que redime, es el Amor de Jesús en Mí que debe estar en cada uno de ustedes. 

Así permitirán, queridos hijos, que Yo tenga la Gracia, en este tiempo final, de volver a Europa una vez más, antes de lo que ustedes imaginan.

Quiénes somos

Asociación María
Fundada en diciembre de 2012, a pedido de la Virgen María, Asociación María, Madre de la Divina Concepción es una asociación religiosa, sin vínculos con ninguna religión institucionalizada, de carácter filosófico-espiritual, ecuménico, humanitario, benéfico, cultural, que ampara a todas las actividades indicadas a través de la instrucción transmitida por Cristo Jesús, la Virgen María y San José. Leer más

Contacto