MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE MENDOZA, ARGENTINA, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Mis queridos hijos:

En el Universo Celestial Nuestros Sagrados Corazones, el Inmaculado Corazón de María y el Castísimo Corazón de San José, guardan en el centro de Sus Seres una réplica espiritual del Sagrario de Jesús con la Santísima y Divina Eucaristía.

Este Sagrario de Jesús, tanto en San José como en Su Madre Celeste, irradia al mundo y a la humanidad los Códigos divinos de la Redención, códigos que permitirán formar la consciencia de la nueva humanidad.

Es así que los Sagrados Corazones de San José y de Santa María, traen al mundo este Divino Sagrario como si la Madre del Redentor trajera en Sus Brazos al Niño Jesús.

La importancia de este Divino Sagrario es que las almas pueden encontrar en él, la puerta segura hacia la redención y hacia la liberación de sí.

La devoción permanente a Mi Inmaculado Corazón y al Castísimo Corazón de San José, le permite a cualquier corazón del planeta tomar contacto con ese misterio oculto en el centro espiritual de su Madre Celeste y del Casto Corazón de San José.

Las almas que dediquen su devoción al Divino Sagrario de Jesús a través de María Santísima y de San José Obrero, adquirirán, espiritualmente, todos los méritos necesarios, los mismos Méritos alcanzados por Jesucristo durante Su Vida pública, Su Pasión, Su Muerte y Su Resurrección.

Todas las almas que le dediquen tan solo quince minutos, que oren, mediten y contemplen delante de sí el poder de este Misterio del Divino Sagrario de Jesús a través de María y de San José, recibirán la Gracia de una vida bendecida por Dios, la Gracia de una divina protección a la hora de la muerte, la posibilidad de la celestial expiación de todas las faltas cometidas contra el Sagrado Corazón de Jesús, así como la Gracia de estar en comunión perpetua con el Divino Hijo del Universo.

Por eso, en este día vengo a entregarles el Sagrado Devocionario de la Unión Trina de los Castos y Sagrados Corazones de Jesús, de María y de San José, para que las almas y todo el planeta, sean merecedores de los divinos Méritos alcanzados por Jesús durante Su Pasaje por la Tierra.