MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE ROMA, ITALIA, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

La Nueva Profecía

Sus bases son de piedra revestida, pero en esencia, no existe nada que la sostenga.

Sus columnas elevadas, elevan el poder aparentemente conquistado, olvidando claramente que el Poder lo tiene Dios.

Su corazón está revestido de oro y luce toda la belleza que no es del Cielo.

Muestra su supuesta justicia, pero dentro de su templo se ocultan las verdades a la gran inmensidad de su pueblo.

El Nombre Sagrado de Dios es usado para poder realizar sus obras.

Pero, ¿quién despertará antes de tiempo para poder ver la realidad y no la apariencia?

Los Ojos de Fuego observan sus acciones y la mayoría cae como en una trampa de sorpresas.

La fe se pone en juego y es necesario encontrar la verdad.

Ella emana un agua tan semejante a la de una fuente y la sed de luz y amor es tan grande en las almas, que todas corren, medio ciegas, a la búsqueda de una solución.

Por eso, pocos saben que no todo está en lo cierto, en lo justo y en lo sano.

El templo estará siendo removido y sus fieles lo sentirán, pero la mayoría quedará hipnotizada por lo que es externo.

Será difícil derrotar ese poder; él creció mucho después de la confianza concedida por Cristo.

Pero a partir de las acciones, los caminos se desviaron completamente.

¿Quién corregirá los errores de siglos enteros?

Por eso, el Padre observa con Misericordia y confía solamente en los que viven Su Verdad y no la desvirtúan.

Muchos son los pastores que son responsables por rebaños enteros, pero muy pocos hacen lo que el Señor les enseñó.

Toman con su mano el báculo del pastoreo, pero no saben conducir a los rebaños por el camino de la fe.

El templo es tan semejante a una moneda; él tiene dos caras, una de fuego y otra de oro.

En él se escribe una historia de otrora, que finalmente, deberá ser purificada.

Sus pasos son tan confusos como el alma que no sabe caminar ni encontrar la dirección.

MENSAJE DIARIO DE MARÍA, MADRE DE LA DIVINA CONCEPCIÓN DE LA TRINIDAD, TRANSMITIDO A FRAY ELÍAS

Un día como este once de agosto pero del mes de febrero de 1858 en Lourdes, Mi Inmaculado Corazón trajo a este mundo el Manto Universal de la Cura para todos Mis hijos. A Mi hija Bernarda le pedí que cavara la fuente para que todas las generaciones se sirvieran de ella en la unión amorosa que todas las almas deben buscar con Dios.

Hoy, en estos tiempos de grandes definiciones, Yo los acompaño desde hace ya cinco años, los contemplo y solo les pido que sean inagotables fuentes de oración.

Queridos hijos, aún el mundo no se ha postrado a los pies del Creador y, como Madre de la cura del alma, les pido que continúen orando, orando con el poder del amor de cada uno de vuestros corazones. Eso permitirá que el Universo de Dios actúe sobre todas las consciencias, aún más sobre todas aquellas que necesitan de la Luz Redentora de Mi Hijo.

Queridos hijos, Yo los invito de manera especial en este once de agosto, a convertir vuestra vida en un estado de oración, en un nuevo proverbio de Luz que pueda irradiarse hacia la humanidad.

Yo los conduzco por los nuevos caminos de los pastores, pastores a los que ustedes deben amar y respetar, porque Mi Hijo los eligió para que proclamen el Reino de Dios.

Queridos y pequeños hijos, está llegando el tiempo de unir lo que la consciencia de todos Mis hijos ha separado a lo largo del tiempo. La única religación para todas las almas es el Corazón Divino de Mi Hijo, porque es en Mi Hijo que podrán hallar la Paz y el Perdón de Dios que muchos necesitan.

La humanidad prosigue por el camino de las ofensas y eso repercute en la vida del espíritu; por eso, como Intercesora de todas las almas, los llamo a orar con el corazón para que más Luz pueda encenderse en los que caminan por las penumbras.

Mi Hijo es la Luz del mundo y ustedes son posibles chispas del brillo eterno de Su Sagrado Corazón.

Hijos Míos, es momento de que a través de la oración, levanten los brazos y clamen por Misericordia para que el Universo Creador pueda transformar todo lo que aún la humanidad no logra cambiar.

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

2.ª Maratón de la Divina Misericordia – segundo día

Hoy celebro desde el Cielo una nueva cena pascual, la Pascua del corazón; porque aquel que en verdad comulga de Mi Cuerpo, recibe el ministerio de la Nueva Pascua del corazón, una Pascua que renueva sus espíritus para apartarlos del pecado constante, y así resucitarlos a la Vida Mayor de las estrellas.

La Pascua Sagrada del corazón es la que todo el Universo comparte Conmigo, y esas grandes pero humildes consciencias viven, en el Tiempo Real, Mi Camino de Cristificación.

Esta Pascua proviene de la esencia de Mi Espíritu y, en consecuencia, de la Suprema Divinidad.

Como Sacerdote Mayor, Yo reúno, en este tiempo terrenal en el que viven, a las esencias que se originaron de las diversas Fuentes de Dios, y por medio de Mi Gracia y de Mi Misericordia Divina conduzco a las ovejas hacia el establo interno de Mi Corazón.

Reunido con los Míos en esta cena les presento, en amor a ellos, a los nuevos apóstoles de la Luz, aquellos que una vez estuvieron Conmigo en Tierra Santa. Estos hermanos, los nuevos apóstoles servidores de Cristo, serán ahora su guía, serán los pastores que prepararán espiritualmente Mi llegada al mundo por segunda vez en este tiempo terrenal.

Hoy, en esta Pascua espiritual, les pido: únanse como renovados apóstoles al ejemplo de los antiguos, para que el amor por la palabra y el amor por el servicio al Plan de Dios despierte en estos Nuevos Cristos que, aunque imperfectos, intentan imitarme.

Yo Soy el fruto maduro de la vid, y de este fruto nace la Sangre de Vida que lava y redime por toda la Eternidad a quien la busca por sobre todas las cosas. Sigan cultivando en sus corazones el camino del apostolado; es hora de que los Míos den el testimonio de la redención y de la conversión que Yo he realizado en ellos.

Recuerden que la humildad los acompañará para que algún día, vacíos de ustedes mismos, surja el nuevo ser redimido que formará parte de la historia de Mi Legado Universal.

Recuerden que algunos conocerán el poder y la grandeza de Mi Reino.

Es tiempo de confiar en Mí, como lo dice la oración. Caminen sin demora hacia Mis Brazos, pues aguardo lavar sus manos y sus rostros para darles de comer de Mi Nueva Pascua Redentora.

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

En esta Hora de Misericordia, Mi gran sed de almas es saciada por las oraciones de todas las almas devotas.

En esta Hora de Misericordia, Mis Rayos traspasan los corazones heridos, solitarios y enfermos, transmitiendo a todos ellos un estado de paz inexplicable. Además, en esta Hora de Misericordia, todos los orantes que están unidos a Mi Corazón Bendito Me ayudan a abrir el manantial espiritual que permite lavar las manchas de los corazones pecadores y salvar a las almas que están perdidas.

Quien confía en Mi Misericordia podrá comprender Mi Misterio de amor puro e insondable por la humanidad. 

Día a día busco y llamo a los Míos, para que Me ayuden a rescatar la parte del mundo que aún está ciega y sorda espiritualmente. 

Yo cuento mucho con los pastores, a quienes Yo les he confiado, por amor, el Sacerdocio y la sagrada ceremonia de la Eucaristía para que alimenten el espíritu del Pueblo de Dios.

Por Mi Misericordia ustedes hallarán el camino de su conversión y perdón.

Bajo el Amor de Dios, sean bienaventurados.

Gracias por meditar sobre Mis Palabras en el corazón.

Cristo Jesús

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Mensaje recibido durante el 6.° Encuentro de Oración en el Centro Mariano de Aurora

Yo escojo a los corazones que transmitirán en estos tiempos Mis mensajes renovados; esto tiene una finalidad espiritual y divina, porque en ellos Yo intento que Mi Sagrado Corazón repose.

Aspiro a que aquellos que están despertando a Mí, y regresan después de tanto tiempo, retomen Mi Camino de Santidad.

Como Hijo y Servidor Eterno de Dios, llego al mundo para retirar de Mis discípulos el peso que el pasado ocasiona e impide la concreción de Mi Proyecto en cada pequeña alma. Por eso, en este último ciclo, renuevo a Mis soldados a través del camino de la oración misericordiosa, la cual está consagrada a la Coronilla a la Divina Misericordia.

Esta Coronilla no solo les recordará día a día Mi Pasión para que la puedan imitar, sino que además reúne los poderes universales que se imprimen como Códigos de Luz en el alma que ora este poderoso Sacramento de oración.

La Oración para Mí es un gran Sacramento redentor junto con la Comunión. Estos dos principios sacerdotales les permitirán estar más cerca de Mí y, desde el ecumenismo, rescatar la importancia de vivir de Mi Cuerpo y de Mi Sangre por el amor y la salvación de los que hace mucho tiempo comulgan con las modernidades del mundo y no con Mi Espíritu Salvador.

Me encontrarán, como ya lo he dicho, en todos los Sagrarios de la Tierra. Por eso, vayan con confianza hacia los pastores y hacia los consagrados, para que ellos les administren Mi Cuerpo y Mi Sangre, símbolos de unión eterna con el Glorioso Padre de las Alturas.

Hoy les recuerdo todas estas cosas, porque llegó el momento de que exista un orden universal en todo, y para que eso sea realidad en sus espíritus ustedes deberán practicar los sagrados sacramentos.

Yo los escucho en el silencio.

Yo los bendigo en la oración.

Yo los bautizo con el Agua de Vida en cada Confesión.

Yo Me entrego a ustedes en la Sagrada Comunión.

Por eso, estén atentos a las señales de los nuevos tiempos, porque solo Me podrá reconocer, en Mi Regreso al mundo, aquella alma que viva a través del amor del corazón.

Yo Soy el Corazón Vivo y Eterno. Soy el Corazón que quiere latir fuerte dentro de sus seres, cuando tan solo se abandonen en Mi Espíritu Paternal.

Bajo la Misericordia del Padre, les agradezco a todos por haber acompañado el gran propósito del Plan de Dios.

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Que tu corazón no se avergüence y que tus ojos no dejen de mirarme, porque sé de dónde provienes, hacia dónde irás y por dónde vendrás hacia Mí.

En estos tiempos de grandes alteraciones para las consciencias del mundo entero, el enemigo articula sus astutos planes para retirar del camino a cuantos están retomando la reconciliación con Dios a través de Mi Sagrado Corazón.

Por eso, Mi Misericordia en este tiempo demuestra su poder a los humildes, su Gracia a los pequeños de corazón y su Infinita Piedad a los corazones simples y vacíos.

Nunca dejes de mirarme a los Ojos, porque es a través de ellos que Yo conozco la historia que está guardada en ti desde los orígenes.

El poder de Mi Misericordia no solo viene para llamar a los que se han comprometido Conmigo, sino que también viene para liberar a los que han caído y ofendido al Dios del Amor.

Sean, en humildad, consecuentes con la Gracia Espiritual que ustedes, en Mi Pleno Nombre, están recibiendo; así, ella podrá llegar como un manantial de cura y de restauración a todos los pastores que Yo he escogido para que proclamen Mi Palabra de Vida y de Eternidad.

Oren por sus pastores, oren por los Míos. Ellos también necesitan de un cálido apoyo de oración y amor para la tarea corredentora que les cabe realizar con todas las almas en estos tiempos de crisis espiritual de la humanidad.

Yo los encamino a todos hacia la grandeza de Mi Corazón y ahora, en estos tiempos, les pido que en todo sean uno para que la ola de la purificación, que revolverá totalmente al mundo, pueda ser sobrellevada por los apóstoles que Mi Corazón está llamando.

Aspiren a vivir Mi Buena Nueva, porque el tiempo de la paz llegará para los que han dejado de mirar hacia Dios Creador.

Bajo el Amor Glorioso del Padre, sean bienaventurados de corazón.

Gracias por meditar sobre Mis Palabras con el corazón.

Cristo Jesús, el de ayer y el de hoy

Quiénes somos

Asociación María
Fundada en diciembre de 2012, a pedido de la Virgen María, Asociación María, Madre de la Divina Concepción es una asociación religiosa, sin vínculos con ninguna religión institucionalizada, de carácter filosófico-espiritual, ecuménico, humanitario, benéfico, cultural, que ampara a todas las actividades indicadas a través de la instrucción transmitida por Cristo Jesús, la Virgen María y San José. Leer más

Contacto

Mensajeros Divinos