MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Alma querida:

Cuando en verdad te arrepientas de tus pecados y Me eleves el pedido de liberación de los mismos a Mi Corazón Compasivo, Yo podré ayudarte y apaciguar tu corazón.

Más difícil es cuando las almas cometen faltas, se lamentan y después las vuelven a cometer; así, querida alma, el Universo gira en torno a ellas esperando una oportunidad para derramar Mis Códigos de Salvación.

Existe un punto en la consciencia humana en donde la acción que derivaría en pecado se puede detener; ese es el momento de mayor prueba y tentación para los corazones, ese es el momento en el cual las almas deberán vigilar para evitar cometer errores innecesarios.

Querida alma, siempre mantén un espíritu de sobriedad y de simplicidad para que las pruebas en estos tiempos no sean mayores que tu capacidad de amar y de perdonar. Aquella alma que acude a Mi Misericordia, pronto se liberará de la tensión que el error le ha causado. Pero deberá emerger de la consciencia un sumo arrepentimiento, capaz de cambiar el destino de los acontecimientos; de lo contrario, alma Mía, podrías regresar al estado anterior.

La observación de sí es una escuela dura para los que en verdad quieren conocerse a sí mismos, pero la oración del corazón es el camino más liviano, el que les prometerá cambios a corto plazo.

Si nuevamente no pasaras la prueba y cayeras en el error, no te desanimes; a veces esto se repite tanto para que recuerdes que ya es hora de vivir la humildad. Deja, alma querida, que Mi Fuego Divino te purifique; por eso, cuando Me llames Yo te enviaré Mis Virtudes para que puedas transformar tu pequeña vida.

Sé valiente. Sé santa, el Padre te bendecirá.

Bajo la Luz de Dios, sean bienaventurados.

Gracias por vivir en Mi Corazón.

Cristo Jesús, vuestro Fiel Confesor

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, PAYSANDÚ, URUGUAY, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Clama por la paz en el mundo, pero también vive la paz en tu corazón. Únete a la Fuente de Paz del Universo, a la Consciencia de tu Dios y Señor, al Corazón de tu Madre y Señora.

Únete a Aquellos cuya paz es inalterable, que ni la mayor de las indiferencias o el más grave de los ultrajes puede hacer extinguir la paz en Su interior.

La paz es la certeza del triunfo de Dios más allá de la apariencias y más allá de las posibles derrotas en el camino.

La paz es la Sabiduría y el Conocimiento de Dios. Aquel que sabe a Dios y en Él vive no pierde la paz, porque reconoce que Su Voluntad está más allá de toda la vida; que todo lo que fue creado pertenece a Su Corazón. Para renovarse y para dejar que Sus hijos crezcan, el Creador observa y respeta la actuación de las Leyes, sin embargo, con un soplo Suyo la Vida se hace y se deshace.

Únete, entonces, a esta Fuente inalterable de Paz, no para que seas indiferente a lo que sucede a tu alrededor, en el mundo o dentro de ti, sino para que crezcas y puedas retirar de tus ojos las nubes y las oscuridades que traen la falta de paz y, así, puedas ver los acontecimientos con ojos de Verdad y contemplarlos con comprensión y sabiduría.

Une tu corazón a la Fuente inalterable de Paz para que puedas mirar hacia tu propio interior y saber por dónde comenzar. Si tu corazón está en paz, podrás dar un paso por vez, sin prisa y sin temor, en esta gran escalera que te lleva al Cielo, que es la escuela de la Tierra.

Busca, hijo, estar sinceramente en la Paz de Dios.

Cuando veas tu corazón perturbado y tu consciencia adentrando en los abismos de la incomprensión humana, que comienzan siendo pequeños y rápidamente se tornan grandes, rézale a Dios y pídele:
 

Señor, coloca mi corazón en Tu Fuente de Paz.
Hazme sentir un poco de Tu Paz dentro de mí.
Yo, que soy Tu fruto, parte viva de Tu Creación,
célula Tuya, busco la renovación y la superación en Tu Amor.
Ayúdame a estar en Ti, para que en Ti supere estos tiempos.
Trae Tu Paz a mi corazón y, a través de mí, irradia Tu Paz al mundo.

Amén.
 

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Vive con fe los tiempos de superación de ti mismo mientras aún estás en un ambiente de armonía y de paz. Descubre cómo reacciona tu ser cuando se ve frente a los diferentes obstáculos que se presentan para ti en este tiempo y aprende a controlar tu consciencia y a encontrar la paz.

Obsérvate y percibe lo que te hace superar los límites y llegar más allá de lo que imaginaste ser posible para ti. Percibe el poder del Amor de Dios en tu interior, que te llama a la permanente superación.

Aunque estés superándote cada día, cuando pienses que estás en tu límite, hazlo en paz y sin perder la meta clara de tu espíritu. No dejes que las dificultades turben tus ojos y cieguen tu corazón. Obsérvate con atención y aprende a dar cada paso a su tiempo.

Así como tu, muchos serán llamados a trascender sus propias limitaciones, pero pocos serán los preparados con anticipación para esto. Vive cada día con mucha atención, observándote detenidamente y aprendiendo de ti mismo, porque si reconoces tus propios mecanismos, podrás ayudar a otros que tengan las mismas dificultades, pero que no tuvieron la misma posibilidad de estar en un ambiente pacífico en la hora de su propia purificación.

Todo lo que hoy vives, todas las oportunidades que te son dadas son para que te formes como un servidor de Dios y te conviertas en compañero de Cristo, para que tu ejemplo y experiencia sirvan para otros. Por eso, haz todo en favor de los demás y estarás en el camino correcto.

Construye una fortaleza en tu interior con la intención de amparar a otros. Así, sin que te des cuenta, habrá un Rey habitando en esa morada, porque la encontrará segura para hacer de ella Su refugio. Ese Rey no será solamente tuyo, sino también de todo el Universo, porque es tu Señor, Cristo Jesús.

Te bendice y te aguarda,

San José Castísimo

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​​​​​​​​

El mundo a tu alrededor debe mantenerte en estado de vigilancia y de oración, pero nunca de temor.

Conviértete en un observador de tu propia vida y de la vida sobre la Tierra, y así, reconoce los movimientos de la naturaleza, los movimientos de tu mundo interior y de cómo reaccionan tus hermanos en las diferentes situaciones que se presentan en sus vidas.

No te convoco para que actúes en este momento. Sólo observa y en tus oraciones, medita sobre lo que observaste.

Todos los días conócete un poco más: la forma como pretendes conseguir aquello que quieres o como intentas ser comprendido por los demás. Observa qué imagen intentas transmitir a los otros sobre ti mismo, y en tus oraciones, medita sobre la verdadera intención de esos movimientos que surgen en tu ser profundo y se expresan en tu forma de ser.

Para desarrollar cualquier virtud, necesitas conocerte y saber de ti principalmente lo que te separa de un camino puro y verdadero.

Para ser humilde, deberás encontrar en ti lo que no te lleva a la humildad, y con la misma paz de quien separa la paja del trigo, para preparar aquella harina que un día se convertirá en pan, así trabajarás tú. Y no sufrirás, porque solo colocas la paja y el trigo, cada uno de ellos en su lugar, y los orientas para su transformación.

Lo que el trigo es, o sea, los principios de la virtud dentro de ti, aún deberán ser muy trabajados en varias etapas de transformación, para que un día llegue a ser un pan. El trigo será triturado y se convertirá en harina. La harina, por sí sola, no hace el pan, pues necesitará de otros elementos provenientes de Dios. El pan será amasado e irá para el fuego, hasta que quede listo. Y para que sea el Pan de Vida, necesitará ser consagrado en Altares Divinos, en donde el Hijo de Dios se hace Uno con este pan, y después de consagrarlo, lo reparte en donación y entrega, para que multiplique las Gracias que recibió entre muchos más.

Debes ser como ese trigo, que un día se volverá un pan. Ya creciste en tierra fecunda y diste los granos que Dios necesita. Ahora, tú mismo, con tu esfuerzo y tu dedicación, te observarás a ti mismo y separarás de ti, la paja del trigo, para que después Divinas Manos te transformen paso a paso, hasta que llegues a tu destino.

Quiénes somos

Asociación María
Fundada en diciembre de 2012, a pedido de la Virgen María, Asociación María, Madre de la Divina Concepción es una asociación religiosa, sin vínculos con ninguna religión institucionalizada, de carácter filosófico-espiritual, ecuménico, humanitario, benéfico, cultural, que ampara a todas las actividades indicadas a través de la instrucción transmitida por Cristo Jesús, la Virgen María y San José. Leer más

Contacto

Mensajeros Divinos