MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Tres días antes de la entrada de Jesús a Jerusalén, Nuestro Amado Señor visitó a una piadosa mujer de la región de Galilea. Fueron tantas las oraciones de esa humilde anciana que Jesús, al pasar cerca de su casa, escuchó internamente su pedido por aquellos que crucificarían al Hijo de Dios.

Jesús se acercó a esa mujer humilde, y ella sintió la presencia del Amor del Maestro; amor que Él irradiaba, con intensidad, por donde pasaba.

Aun sin poder verlo físicamente, ella lo sintió en su corazón; y Jesús, entrando a su casa, se aproximó y le dio la bendición. La anciana parecía inmóvil al saber que estaba por primera vez frente a Aquel que daría la vida por ella.

Entonces, el Maestro, imponiendo Sus Manos sobre los ojos de la piadosa mujer, la curó de su ceguera y permitió que lo viera, como ella siempre había querido. La anciana se arrodilló ante Él por este milagro y comenzó a besar Sus Pies, bañándolos con un abundante caudal de lágrimas.

Jesús la levantó y, al mirarla a los ojos, le dijo que le daba la paz para que la tuviera para siempre y que siguiera orando por Su Señor, porque Su hora se aproximaba, la hora más difícil de Su agonía.

La anciana, atendiendo a Su pedido, respondió que desde hacía tiempo oraba por los enemigos de Jesús para que, algún día, ellos se convirtieran.

El Señor enseñó a Sus apóstoles, los que quedaron conmovidos por lo que había sucedido con la anciana, que el Reino de Dios es el tesoro de los más humildes de corazón. Y les preguntó si sabían por qué esa pobre mujer había sido curada.

Los apóstoles se quedaron sin palabras y en silencio, y Jesús les respondió que la fe de esa simple mujer la había curado, la fe que ella sintió por Dios a través de Su Hijo; y todo lo que en esencia permitió ese milagro, fue el despojamiento que ella tenía de sí misma, al punto de no percibir que estaba totalmente ciega.

Les agradezco por responder a Mi llamado.

Los bendice,

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz

MENSAJE PARA LA APARICIÓN EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, PAYSANDÚ, URUGUAY, TRANSMITIDO POR LA SANTA MARÍA DE AURORA AL VIDENTE FRAY ELÍAS

Yo Soy el Nuevo Sol que amanece en la vida de cada ser. Mis palabras de Luz se siembran en los corazones dispuestos a escucharme. Mi Amor Materno se irradia a las almas que buscan día y noche las flores de Mi jardín. Mis pasos marcan la senda que los llevará por siempre a Cristo, pues en Mi Reino reina el amor, la devoción y la verdad.

Yo Soy Aquella Mujer de Galilea que trajo al mundo la Luz Suprema de Dios a través del Salvador de la raza.

Por eso recuerden en este día la presencia Inmaculada de Mi Sacratísimo Corazón. En este tiempo Yo los reúno para cumplir con los importantes pedidos del Cielo. Yo los llamo para concretar los planes del Creador en vuestra vida material.

Es hora querido hijo, querida hija, de que entregues tu mente a Dios y que la liberes de preocupaciones y de obstáculos; eleva tu pensamiento a lo divino, para que el Supremo actúe a través de tu vida y de tu corazón.

Forma parte del Gran Pensamiento Universal del Padre, tú debes ser el puente que una el Universo Espiritual con el Universo Material.

Yo hoy estoy aquí para enseñarte cómo hacerlo, Yo Soy Tu Mediadora Fiel, Soy quien te quiere ver perpetuamente unido a Abba por medio de la oración y del servicio del corazón.

Deseo que encuentres tu lugar en las Divinas Moradas; Yo vigilo para que el proyecto de Cristo se cumpla en la dimensión de tu existencia.

Yo vengo para confirmar las profecías que fueron escritas, desde Guadalupe pasando por La Salette, Lourdes, Fátima, Medjugorje hasta Aurora. Yo llego desde el Cielo para abrir los ojos de los que, por ignorancia están ciegos y no pueden ver el camino del Espíritu.

Dios me ha enviado por última vez para advertir a la humanidad por las graves decisiones que está tomando; pero la oración, la caridad y el amor podrán vencer y serán destello de luz que cerrarán las puertas inciertas para muchas vidas.

Yo Soy Aquella Radiante Estrella Universal, Soy la Madre del Gran Universo que previene acontecimientos y que, por amor, sostiene en los brazos a todas las almas, a las que se arriesgan a caminar al lado de Cristo.

MENSAJE EXTRAORDINARIO PARA LA VIGILIA DE ORACIÓN EN LA CIUDAD DE BRASILIA, BRASIL, TRANSMITIDO POR BIENAVENTURADA VIRGEN MARÍA, MADRE DE LA MISERICORDIA, AL VIDENTE FRAY ELÍAS

Queridos hijos:

Hoy el Cielo se abre y desciende en Gloria la Señora de la Divina Misericordia sobre la ciudad de Brasilia y el mundo entero. Mi Manto de Luz se expande sobre la humanidad, para ayudar a caminar a Mis hijos en la fe y en el amor de Jesucristo.

Hijos amados, en honra a Dios Altísimo, Mi presencia hoy ingresará en vuestros corazones, para que sientan que Yo Soy la misma de Nazareth, aquella Santa Mujer de Galilea que cuidó al pequeño Niño Jesús y que trajo para el mundo la Sagrada Pureza de Dios.

Por eso hoy, necesito más que nunca que vuestros corazones se abran, al igual que lo hace una flor a los rayos del sol; así ustedes concederán el permiso para que el mundo entero, el cual sufre y desespera día a día, encuentre a través de Mi Corazón un tiempo más de Paz.

Una vez Yo dije en Fátima a la hermana Lúcia Dos Santos, que el mundo debía consagrarse a Mi Inmaculado Corazón; pero las almas que son más buscadas por las astucias del enemigo están decayendo y ellas necesitan la oración de todos los devotos, porque así permitirán que se manifieste la fraternidad entre los pueblos.

Queridos hijos: hoy Mi mensaje es un llamado al despertar de vuestra consciencia, especialmente el despertar a la necesidad de oración y de Misericordia por Asia y por todo lo que allí vive, como las almas, la vida marina y la naturaleza.

¡Recen!, ¡recen de corazón por toda la Creación de Dios!, porque las propias manos de Sus hijos han destruido la belleza que Él les entregó desde el principio. Como Vuestra Madre de la Misericordia, vengo para recordarles que existe esta Sagrada Fuente de Piedad y de Reparación, en donde vuestros seres podrán clamar por ayuda e intercesión mayor.

Pequeños hijos de Brasilia, Mi Corazón se alegra por vuestra sincera donación a Mi Obra Mariana en América; agradezco desde lo profundo de Mi Alma que ustedes hayan abierto la puerta de vuestros corazones para recibirme, pues vivir el mensaje que Yo anuncio para este tiempo, es la premisa que permitirá generar la salvación del mundo.

Queridos hijos de Brasilia, rogando a Dios por Misericordia, permanezcan en Mis brazos maternales; Yo siempre los ayudaré cuando tan solo me llamen.

¡Les agradezco por escuchar Mi llamado por la Paz!

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS GLORIFICADO, TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE MALDONADO, DEPARTAMENTO DE MALDONADO, URUGUAY, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Como hace más de dos mil años, hoy vuelvo a visitar a Mis queridas hijas espirituales, aquellas que, abriendo su corazón con confianza para esta Obra de Dios, pudieron volver a reconocerme como Me reconocieron en el camino del Calvario.

A través de las pruebas y de las experiencias de sus vidas Yo Me hago presente porque necesito que, en este tiempo crucial de la humanidad, ellas puedan fortalecerse y ampliar sus consciencias más allá de lo tridimensional y de lo superficial.

Por eso, estoy de visita en una de las casas de Mis hijas espirituales, porque también hace más de dos mil años, cuando Yo estaba predicando en Galilea, ella Me recibió, Me dio su cuarto y todo lo que tenía, y lo que no tenía. Así se comprometió Conmigo.

Yo le di una de las mejores experiencias de amor que ha sido y que es la adoración a Mi Cuerpo Eucarístico flagelado, y el Padre Me entregó una parte de Su Amor a través de Sus pequeños hijos.

Todo esto es parte de la obra de la Misericordia y del tiempo en el que cada compañero y compañera Mía deberá reconocerme sin dudar que Yo ya estoy retornando.

¡Les agradezco por guardar Mis Palabras en el corazón!

Los bendice, 

Su Maestro y Señor Cristo Jesús

MENSAJE ESPECIAL DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO PARA LA 53.ª MARATÓN DE LA DIVINA MISERICORDIA, EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Segundo Mensaje

¡Qué dulzura siente Mi Corazón cuando las Auxiliadoras preparan con tanto amor Mis Altares para que su Humilde Pastor pueda posar Sus Pies aquí y bendecirlos a todos!

La dulzura que siente Mi Corazón cuando todo es preparado con amor es muy grande, indescriptible.

Por eso hoy puedo decirles, apóstoles Míos, que he visto en muchos de ustedes, los pasos hacia la redención, sabiendo atravesar las pruebas, los desafíos y todas las dificultades tan solo por abrirse a la experiencia del amor, que es lo que hace vivas a las almas. Es lo que trae el espíritu de la Fuente hacia sus corazones.

Que el amor que hoy encuentro en este altar, preparado por las manos bondadosas de Mis Auxiliadoras, que ese amor se multiplique en el mundo.

Porque ustedes saben, compañeros, que hace falta ese amor para aprender a soportarlo todo.

El mundo carece de ese amor infinito y grande que proviene del Padre y que siempre debe descender a la Tierra, a través de sus corazones y experiencias de caridad y de bondad.

Ayer vine como el Señor de la Noche, hoy vengo como el Sol del Amor de Dios para que sepan que siempre estoy en todo, más aún en los pequeños detalles, cuando hacen todo en el nombre del Amor de Dios y por su Señor, el Redentor.

Hemos llegado a un momento especial en estos tiempos, en los que Me es imprescindible la ayuda de las almas que se entregan a vivir Mi Divina Misericordia.

Hoy no quiero que sientan tristeza ni sufrimiento, sino el gozo profundo que proviene de Mi Corazón al poder ver cumplirse, sobre este planeta, lo que una vez el Padre Me mostró en el Huerto Getsemaní durante la Agonía.

¿Por qué les hago mención a la experiencia del pasado que vivió su Maestro y Señor?

Porque ustedes necesitan, compañeros, día a día, recuperar los códigos de Luz que por el sufrimiento, la agonía, el dolor y la angustia se van perdiendo.

En la experiencia del pasado de su Señor está la Vida. Se encuentra el motivo para que ustedes puedan estar aquí, acompañándome en este ciclo como futuros Nuevos Cristos.

Respiren la energía espiritual de Mi Amor para que todo se pueda confortar y, en esta hora, todo se renueve.

Hoy emito silencio entre Mis Palabras para que puedan profundizar en Mi Mensaje y las vibraciones sutiles puedan hacer su trabajo en sus consciencias.

Quiénes somos

Asociación María
Fundada en diciembre de 2012, a pedido de la Virgen María, Asociación María, Madre de la Divina Concepción es una asociación religiosa, sin vínculos con ninguna religión institucionalizada, de carácter filosófico-espiritual, ecuménico, humanitario, benéfico, cultural, que ampara a todas las actividades indicadas a través de la instrucción transmitida por Cristo Jesús, la Virgen María y San José. Leer más

Contacto

Mensajeros Divinos