MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS GLORIFICADO, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

No teman. Sé que muchos de Mis seguidores y compañeros, en este tiempo y después del último 8 de agosto, atraviesan sus primeros y duros desiertos. Pero, a pesar de la sequedad aparente, Yo estoy allí como nunca antes lo estuve.

En Mi silencio interior acompaño el gran momento del autodesprendimiento y del destierro de aquellas potestades inertes y resistentes de la consciencia que han estado en ustedes durante mucho tiempo.

Desde el momento en el que Me abrieron la puerta de su corazón, compañeros, para que Yo pudiera gobernar y guiar sus vidas, fue que llegó el tiempo de trascender y de morir espiritualmente a esas formas de vida no evolutivas.

Sé, más que nadie, lo que cuesta morir y trascender esas formas. Sé, más que nadie, lo que esa situación o desierto genera dentro de la consciencia.

Yo también viví Mi propio desierto como hombre, cuando en lo alto de la Cruz el Padre testimonió la fe absoluta y el amor de Su Hijo por la humanidad.

Pero ahora, todo lo que está muriendo dentro de ustedes es más profundo y en algunos casos desconocido.

Tómense de Mi Mano y con tranquilidad confíen en Mí. Yo los llevaré hacia un lugar seguro, en donde la Luz reinará y el Amor los colmará aun en las dificultades.

¡Les agradezco por guardar Mis Palabras en el corazón!

Los bendice,

Su Maestro y Señor, Cristo Jesús