MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS GLORIFICADO, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Las doce canciones compuestas y elaboradas intuitivamente por José Trigueirinho durante el transcurso de sus treinta años de instrucción, de aprendizaje y de servicio al Plan de Dios, reflejan la aspiración, la esperanza y el llamado para la manifestación de los atributos espirituales que, durante su primera fase como instrumento de la Jerarquía, él ansiaba concretar en esta humanidad, así como otros instructores espirituales y filosóficos llegados a la Tierra para cumplir una Voluntad Mayor.

José Trigueirinho, por medio de las doce canciones, consiguió transmitir una de las setenta y siete Voluntades de Dios manifestada en doce Principios que fueron expresados literalmente a modo de mensajes internos provenientes de su alma. Estos mensajes reflejaban la aspiración de la Jerarquía Divina para la concreción de los primeros atributos que impulsarían el despertar de la consciencia de la Nueva Humanidad.

Otra de las principales concreciones llevadas adelante a lo largo de los años por el instrumento de Dios, José Trigueirinho, fue la manifestación de los Corales-Luz, una de las vertientes de las Voluntades Divinas, en este caso la vertiente principal, que ayudaría en el descenso de más y más atributos a la consciencia de la humanidad.

En este sentido, los primeros corales, formados oficialmente en base a la experiencia y a la vivencia del trabajo grupal por intermedio de la Comunidad-Luz Figueira, permitieron desarrollar, de a poco, la expresión de los atributos que una vez José Trigueirinho había escuchado de su alma y había escrito en el papel como enunciados internos que transmitían un mensaje y un llamado superior de la Jerarquía.

Ese legado que impulsó la expresión, después de treinta años, de las Comunidades-Luz, del despertar de los grupos de servicio, de oración, de instrucción y de cura, es hoy renovado para todas las consciencias, demostrándoles, a cada una de ellas, que las doce principales canciones escritas una vez por el instrumento de Dios eran simbólicos mensajes proféticos que estaban revelando, en muchos niveles de consciencia, lo que sucedería durante los primeros treinta años de una Obra basada en el amor y en la fe en la Jerarquía.