Escuela del Amor y de la Redención

MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, PAYSANDÚ, URUGUAY, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Queridos hijos:

Los Tres Sagrados Corazones, como nunca antes, estamos trabajando dentro de la humanidad y de su consciencia profunda, a fin de que algunos principios espirituales se mantengan intactos y protegidos.

Por esa razón, más que nunca, la Jerarquía Espiritual realiza todos los esfuerzos necesarios para impedir que la propia ignorancia humana y el desmedido uso del poder en la Tierra, creen espiritualmente esas condiciones degenerativas que abrirán las puertas a la decadencia y a los riesgos que la humanidad, sin consciencia, elegirá como destino.

Es así que, silenciosamente, como hace más de dos mil años, cuando esta raza se encontraba a las puertas de su gran autodestrucción, fue allí que los Sagrados Corazones se reunieron para llevar adelante esa misión compleja de volver a colocar a la consciencia de la humanidad en el lugar que le corresponde.

En este tiempo se vuelve a llevar adelante una misión espiritual semejante a la anterior, solo que esta vez no es solo compleja, sino también difícil, ya que la consciencia humana aprendió a destruirse a sí misma, así como también aprendió cómo deshacerse de su propia vida y trasgredir su sociedad, su cultura y su fe.

A las puertas del Apocalipsis los Sagrados Corazones articulan estrategias amplias, a fin de que la mayoría pueda despertar del sueño y de la ilusión en la cual se colocó.

Estamos ante el desafío de los últimos tiempos.

¡Les agradezco por responder a Mi llamado!

Los bendice,

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS GLORIFICADO, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, PAYSANDÚ, URUGUAY, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Serie – Manifestación de Aurora – Parte IX

Para la convivencia grupal y el despertar espiritual de los peregrinos, algún día deberá expresarse el área Redención 4.

Será un área para las familias que se consagraron al camino del espíritu, pero, al mismo tiempo, será un área que recibirá a los peregrinos que llegan al Centro Mariano para compartir las liturgias y los encuentros de oración.

Redención 4 también expresará, en una parte de su área, la convivencia con los Reinos Vegetal y Animal. Esa convivencia de las familias con los Reinos Menores también será una oportunidad para poder servirlos y así aliviar su sufrimiento y entregarles el amor del corazón. Esa área reunirá a las familias que se irán postulando para vivir una vida diferente a la que ofrece el mundo.

Redención 4 también será un lugar acogedor en donde los niños tendrán como base a la escuela alternativa Parque Tibetano, una experiencia de educación que en otras Comunidades-Luz enriqueció y formó al espíritu de los más pequeños. Redención 4 contará además con un área dedicada al deporte con el fin de que los niños y las familias tengan una mejor calidad de vida.

En este sentido, Redención 4 ofrecerá un espacio más afín al grado de evolución de cada ser humano. Las familias tendrán el apoyo de las actividades de servicio a los Reinos de la Naturaleza, la educación primaria y secundaria, a través de la Escuela Parque Tibetano, como también un área dedicada a la educación física para optimizar la calidad de vida a través de la recreación para los niños.

Esta área será de pasaje y, a medida que las familias vayan madurando y vayan confirmando su compromiso con el Plan, como familia, podrán, como miembros de la Comunidad, ir asumiendo otras áreas y otros sectores de la vida grupal comunitaria.

Redención 4 también dedicará un sector para recibir a los peregrinos de pasaje, los que en toda el área de Aurora, no tienen donde poder hospedarse.

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS GLORIFICADO, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, PAYSANDÚ, URUGUAY, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN JESÚS

Cánticos de Figueira – “Hermanos de otrora”

Este cántico implora por la aproximación de la vida universal a la humanidad a través del conocimiento sagrado revelado por los Hermanos de otrora.

En esta invocación, la consciencia humana que apela por ayuda espiritualmente es elevada, en los planos internos, hacia las Moradas Celestiales, en donde sus núcleos más profundos son trabajados para vivir el estado de la transformación.

En ese camino, la humanidad que despierta cuenta con el apoyo incondicional de los Hermanos de otrora para vivir su proceso de perdón y de redención.

Una de las llaves que brinda este cántico es el amado atributo del silencio, el que abre las puertas para dejar a la vista del mundo interno todos los misterios universales, realidades sublimes que pueden permear la consciencia de muchos más atributos internos.

Ese silencio, en el que la consciencia se puede sumergir, permite encontrar el estado profundo del templo del corazón, desde allí surge la gratitud eterna que permite concebir la Misericordia, el amor y el perdón.

En el templo del corazón es donde se manifiesta esa sagrada llama que los venerables Hermanos de otrora contemplan, como Jardineros de los espacios cósmicos, a fin de que despierte el Nuevo Hombre.

Este cántico también nos prepara para el encuentro interno con realidades superiores, en donde encontramos la razón de nuestra existencia. Eso hará surgir y nacer el nuevo ser que es llamado a asumir su compromiso ante el Plan Divino del Amor.

Los Hermanos de otrora están al servicio de la humanidad y del planeta para entregarnos la palabra llave que éramos antes de partir de viaje hacia la vida universal.

Después de esa trayectoria, el Universo nos permite regresar a la esencia de lo que éramos y eso es concedido por la sagrada Fuente de la Instrucción, la que nos retira de la ignorancia y nos abre las puertas a la elevación de la consciencia.

¡Les agradezco por guardar Mis Palabras en el corazón!

Los bendice,

Vuestro Maestro, Cristo Jesús

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS GLORIFICADO, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

La vida eterna es el mayor tesoro que las almas reciben por haber servido a Dios, en este planeta y en esta humanidad.

La vida eterna es el triunfo del servidor de Dios, de aquel que aprendió a trascender los límites de la materia y los propios límites internos, buscando plenamente, en cada etapa de su vida, cumplir la grandiosa Voluntad de Dios.

La vida eterna es para todos, por eso siempre deben aspirar a ella.

Cada momento de servicio, de oración y de entrega incondicional por el prójimo es una oportunidad de profundizar en la aspiración de encontrar, algún día, esa vida eterna, a fin de fundirse con Dios en Su más misteriosa Esencia, en lo profundo del Templo de Su Corazón.

Deben aprender con este ejemplo, compañeros, a superar los límites de la materia y a encontrar el sentido en lo que es infinito y eterno.

La vida material no termina aquí, sus espíritus son los que se forjarán en nuevas escuelas y con nuevos aprendizajes, los que alcanzarán nuevas esferas y abrazarán nuevos conocimientos para poder seguir recreando esta Creación.

Cada vez que un servidor alcanza esa trascendencia de sí, la confirmación del Plan de Dios se fortalece; pero si más almas en el mundo se animan a hacerlo, eso enriquecería la Obra de Dios y las Gracias que provienen de Su Corazón no dejarían de descender a la humanidad, porque sus vidas serían ese espejo que Dios necesita para que Él pueda refractar Sus Atributos en estos tiempos críticos.

El origen de su existencia y todo lo que han vivido a través de los tiempos son un precioso legado interior que ayudará a constituir a la Nueva Humanidad cuando ella comience a formarse espiritualmente.

Cada esfuerzo que hagan en sus vidas, por más pequeño que parezca, ayudará a Dios en la manifestación de Su Divino Plan en toda la esfera de la Tierra.

Deben aplicar en sus vidas, poco a poco, los Atributos de Dios.

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS GLORIFICADO, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, PAYSANDÚ, URUGUAY, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Todos desconocen la existencia de la historia de su origen, pero la mayoría que vive el camino espiritual siente en su interior la razón de haber venido a la Tierra.

En verdad, la Tierra fue escogida para ser testigo de innumerables y complejos procesos de redención.

El Hijo del Padre vino a la Tierra para señalar e indicar el camino de regreso a la esencia original.

Por esa razón, hasta los días de hoy, y hasta que retorne el Maestro, existirá ese velo en la consciencia, el que guarda detrás de él la verdad y la razón de haber venido al mundo para cursar la Escuela del amor, del perdón y de la redención.

Mientras tanto, solo algunos escogidos, por permiso del Padre Eterno, tienen la gracia de saber y de conocer sobre la existencia y la historia de la venida de las almas a la Tierra, a través de la revelación de la verdad sobre cada espíritu encarnado en este planeta.

El velo en las consciencias también impide que ellas cometan los mismos errores de otros tiempos y vuelvan a adquirir igual cantidad de deudas.

Todos aquellos que todavía no recibieron la revelación sobre su existencia y sobre su historia, sea cual sea, es porque todavía no les llegó la hora de conocer esa verdad, hasta que vivan el proceso del perdón y de la redención absolutos.

Algunos Centros Sagrados, como Aurora, en el fin de los tiempos, tienen esa misión de dejar en amplia evidencia la existencia de los que son tocados por su llama azul.

¡Les agradezco por guardar Mis Palabras en el corazón!

Los bendice,

Vuestro Maestro, Cristo Jesús

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE ZAGREB, CROACIA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

No hay sufrimiento que la oración constante no pueda reparar. No hay herida que la oración sincera no pueda curar. No hay corazón endurecido que la oración verdadera no pueda despertar. No hay espíritu distante de Dios que la oración hecha con el corazón no lo haga aproximarse, nuevamente, a su Padre Creador. 

Por eso, les repetimos que oren.

Para curar este mundo, oren.

Para restaurar la espiritualidad humana, oren.

Para reabrir las puertas que los unen a Dios, oren.

Para que reciban la Gracia del perdón y de la redención, oren.

Para rescatar el propósito de su existencia, oren.

Para rescatar el sentido de la vida sobre la Tierra, oren.

Para que sus almas, este planeta y todo el Universo reencuentren la paz, oren, hijos, oren con el corazón.

Su Padre y Amigo, 

San José Castísimo

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Perseverar espiritualmente no es luchar contra el mundo para establecer los propios sueños y aspiraciones. Perseverar espiritualmente es rendirse a Dios y mantenerse rendido, a pesar de todas las dificultades, deseos y tentaciones que emergen del corazón, del cuerpo y de la mente.

Perseverar espiritualmente es arrodillarse cuando se sienten seguros y postrarse cuando se sienten firmes, porque solo hay seguridad o firmeza en Dios. No hay lugar más seguro que el Corazón del Padre.

Perseverar espiritualmente es clamar por Misericordia aun cuando ustedes sientan el corazón limpio, con la certeza de que siempre hay algo desconocido para redimir, en la propia consciencia y en la consciencia humana.

Perseverar espiritualmente es saber de la vastedad del Universo y de la infinitud de la Creación Divina y, así, siempre profundizar en la unión y en el conocimiento de Dios porque el Padre siempre tiene algo nuevo para revelarles y para enseñarles a Sus hijos.

Perseverar espiritualmente es confiar en las promesas de Dios por medio de Cristo y tener certeza de que, sin importar lo que suceda en este mundo, Sus Palabras se cumplirán algún día y Sus promesas serán vida.

Perseverar espiritualmente es caminar, cada día más, para ser nada; descubriendo y amando la humildad, aprendiendo y dejándose transformar por la renuncia, descubriendo la comunicación con Dios en el misterio del silencio y de la soledad.

Perseveren espiritualmente, hijos, porque éste es el tiempo de sustentarse y ser firmes en Dios hasta el cumplimiento de Sus promesas.

Su Padre y Amigo,

San José Castísimo

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE FLORIANÓPOLIS, SANTA CATARINA, BRASIL, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Santidad es estar delante de Dios y, en confesión, reconocer sin miedo las propias faltas, debilidades e imperfecciones, sin esconder, ni de sí mismo ni del prójimo, las pequeñas o grandes miserias que los prenden a este mundo y les impiden llegar al Cielo.

Santidad es ser consciente de la Presencia Divina y vivir bajo Su Mirada, avergonzándose, arrepintiéndose y confesando las debilidades y, al mismo tiempo, acogiendo, reverenciando y agradeciendo los Dones y las Gracias que provienen del Padre.

Santidad es atravesar, cada día un poco más, las capas de la ilusión material para fijar los ojos y el corazón en el Propósito y en la Verdad Divina. Poco a poco, las fuerzas, las tendencias y las condiciones humanas van perdiendo su lugar en el corazón de los seres y ese espacio es colmado por la libertad de amar y de servir a Dios.

Santidad es reconocer que el camino es largo, pues el desvío fue grande, pero, sobre todo, es confiar en el milagro y en la Misericordia de Cristo, sin condicionar o limitar las acciones del Señor en la propia vida; sino, al contrario, dejando siempre que Él tenga la posibilidad de transformar las piedras perdidas en el lodo en perlas cristalinas y puras, plenas de Su Verdad y Transparencia.

Santidad es saber que nunca se ha alcanzado el punto necesario y no detener los propios pasos ni la Gracia de Dios en sus vidas, con la certeza de que en algún momento de la evolución la Unidad llegará y, ese día, la Creación se recreará. Y el Padre, habiendo renovado Su Amor, reinventará la Vida en un nuevo grado de Amor.

Vean la santidad como un horizonte que los llama. Este es un camino y no una utopía.

Busquen el servicio, el amor y la transparencia y, sin percibirlo, vivirán la redención y, más aún, retornarán a Dios.

Su Padre y Amigo,

San José Castísimo

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Alegren sus corazones en la Fuente de Paz que proviene del Corazón de Dios y que permea lo más profundo de la Tierra, como la savia que nutre a los árboles y les da vida.

La Paz de Dios es la fuerza sublime que proviene del Cielo y nutre a la consciencia del planeta, creando fuentes menores en lo profundo de la Tierra, en recintos sagrados llamados Centros de Amor.

Comulguen de los Dones de Dios que ingresan en el planeta y están disponibles para todos los que se abran en gratitud para recibirlos.

Comulgar y vivir los Dones de Dios es más simple de lo que imaginan. Basta que sus corazones estén dispuestos a la transformación, y a veces, distraídos de sí mismos, para que en un acto de servicio al prójimo, al Plan, a la vida, sus seres sean permeados por las Gracias que provienen del Padre.

Yo los congrego en el espíritu de servicio, no solo para que reparen algo o por el servicio en sí; Yo los congrego en el servicio para que, olvidándose de sí mismos, dejen que el Amor y la Alegría que provienen del Padre los transforme, los renueve y los torne dignos de ser llamados hijos de Dios, compañeros de Cristo.

Cuando sirven en un lugar sagrado, por más simple que sea su servicio, el Amor que proviene de Dios y que allí encuentra su morada, puede permear también sus corazones y, más allá de ellos, llegar a toda la consciencia humana.

Hoy, hijos, Yo les entrego la llave para la cura, para la transformación y para la vida fraterna. Sirvan en alegría, sabiendo que, en este momento, Dios los observa.

Ya no miren al Cielo para pedir cura, transformación o gracias, porque todo les fue dado en forma de oportunidades de servir y de descubrir que la vida superior está dentro de ustedes y que se manifiesta cuando ustedes se distraen de lo que piensan que son y se abren para ser lo que son en verdad. 

Dentro de ustedes habita lo sagrado, lo divino; y si no lo ven, deben buscarlo, pero no solo consigo mismos, sino en el servicio, en unión con sus hermanos.

Yo los congregué aquí porque quiero conducirlos a una nueva escuela de amor, aunque piensen y sientan que nada de lo que hacen es nuevo. Renuévense en este, Mi pedido, de estar juntos sirviendo, construyendo y manteniendo esta, que es su casa, y la casa de Dios.

Quiénes somos

Asociación María
Asociación religiosa cristiana y ecuménica que tiene por finalidad difundir el mensaje universal de amor y de paz que Cristo Jesús, la Virgen María y San José transmiten a los monjes de la Orden Gracia Misericordia, estimulando el crecimiento espiritual a través de la oración y del servicio altruista.

Contacto

Mensajeros Divinos