MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ Y SEÑORA DE LOS 33, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, PAYSANDÚ, URUGUAY, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN​​

Mis muy queridos hijos del Uruguay,

Nuevamente en perseverancia y fe, Vuestra Madre Celeste llega a Montevideo para recordarles el importante compromiso de difundir la devoción a Mi Inmaculado y Materno Corazón en todo este país, mediante la formación de los diecinueve grupos de oración, los que representarán esa llama orante que soportará la purificación de toda esta república.

Queridos hijos, Vuestra Madre ha observado el esmero y la dedicación para que eso se estableciera; también los he acompañado y he orado junto a ustedes, Mis hijos, para que las barreras de la resistencia de los corazones se quebraran.

Los uruguayos en su mayoría siempre vivieron una devoción fría y muy mentalizada, eso ha hecho detener en el tiempo y el espacio a todo el Uruguay. Aquí tienen una de las riquezas espirituales y naturales más importantes del planeta, después de la Amazonia. Es por eso que siempre ha sido una nación estacionada y poco motivada a realizar un gran cambio en la consciencia y en la vida.

Los valores sociales y los valores humanos decayeron muchísimo, tiempo después de que en esta nación, al igual que en otras naciones, abrieron las puertas al aborto y a las drogas, con una tendencia desmedida, que atrajo hasta ahora deudas espirituales impagables.

Es por eso, queridos hijos orantes de todo el Uruguay, que el esfuerzo por instituir un verdadero trabajo de espiritualidad y de consciencia siempre será importante. Será a través de cada uno de Mis hijos, que la Madre de Dios intentará generar en todo este país una oportunidad inigualable ante tantas amenazas que viven la humanidad y el mundo de hoy.

Queridísimos hijos, no se desanimen, el conocimiento sobre la verdadera realidad espiritual del Uruguay los hará más decididos y más abiertos para colaborar y para que el Plan de Dios se cumpla.

Como Vuestra Madre y Señora de los 33, hoy les entrego las treinta y tres aspiraciones de la Madre de Dios para que se cumpla en el Uruguay el Plan del Creador:
 

1. La unificación entre las consciencias.

2. La manifestación de verdaderos grupos operativos de oración.

3. La difusión y la devoción a la Señora de los 33.