Miércoles, 22 de abril de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO EN LA SAGRADA CASA DE MARÍA, MADRE PAULISTA, CIUDAD DE SAN PABLO, BRASIL, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Queridos y amados Míos:

Mi adversario lleva a muchas almas al pecado y la perdición, buscando cada día hipnotizar más las mentes y envenenar los corazones sonámbulos; por otro lado, Mi Corazón Inmaculado concreta la victoria del Reino de Dios en las almas más simples y orantes.

Todo esto revela a Dios Padre una posibilidad de seguir derramando Sus Gracias en un planeta que, de no ser así, a esta altura ya estaría destruido.

Pero vuestra Madre Celeste se ha propuesto no dejar atrás ningún corazón. Por eso, hijos Míos, cada vez que enfrenten la batalla espiritual del final de los tiempos, sepan que miles de almas están siendo ayudadas a reencontrar el camino del espíritu y motivadas a abandonar la vida de ilusión por una vida de conversión.

Por esta razón Mi adversario ya no volverá a hacer sufrir a las almas que antes encadenaba y torturaba, sometiendo no solo el alma, sino toda la vida. Esto ya no sucederá más en los corazones de Mi amada África, porque vuestra Señora de Kibeho está llamando y convocando a los últimos ejércitos que colaborarán y apoyarán en los tres ciclos de oscuridad, antes que la Señora se recoja en el desierto para que el mundo viva el juicio final.

Hijos, no será necesario que esperen las señales que anunciarán el final del tiempo; vean ahora cómo vuestro planeta agoniza y pide por piedad y compasión. La naturaleza y el tiempo ya están hablando. Los reinos menores ya hace mucho tiempo que están padeciendo. El mundo entero y su consciencia espiritual ya no soportan más.

En estos tiempos, Mi Corazón los está entrenando en el camino de la purificación, de la transmutación y de la entrega de la propia vida al Dios Creador. Desearía, hijos, que no existieran almas transmutadoras y que el sufrimiento eterno fuera liberado por otros caminos. Pero en verdad les digo, que desde el principio de este mundo esto nunca ha sido diferente. Por eso encarnó Mi Hijo en Poder y en Espíritu, para que el mundo encontrara una nueva oportunidad.

Hijos amados, los tiempos marcarán un nuevo ciclo y para eso deberán estar preparados; siempre contarán con Mi ayuda maternal. En Uganda, una puerta para la redención de las almas ya está abierta y ella deberá favorecer a muchas almas más, principalmente a las que fueron más ingratas con Dios. A todas ellas les llegará la hora de su rendición.

Por eso Mi adversario está determinado a hacer padecer a Mis soldados, pero quien está Conmigo no perecerá, porque una buena madre nunca abandona a Sus hijos.

Yo Soy vuestra estrella. Yo Soy vuestro escudo. Yo Soy la Dama de la Paz y la Reina de todos los corazones que he conquistado.

Con Mis pies piso la serpiente y el mal algún día será liberado.

¡Les agradezco por acompañar Mi llamado!

Los restaura en la esencia del amor universal,

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz