Jueves, 13 de septiembre de 2018

Aparición
Aparición reservada de la Virgen María, en el Centro Mariano de Aurora, Paysandú, Uruguay, al vidente Fray Elías del Sagrado Corazón de Jesús

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

De un lugar del Universo he venido para traerles la ciencia de Mi Paz y para que a través de ella se unan a Mí, por intermedio de la comunicación con los Espejos.

Hoy traigo un mensaje del Cisne, un lugar tan lejano a la Tierra, pero también muy próximo a ella, en omnipresencia y en incondicionalidad.

Reciban del Cisne su legado, su ciencia y su energía.

Acojan en sus corazones sus principios y vigilen por el conocimiento mayor, porque la Tierra necesita de él para poder persistir y continuar adelante.

Por eso, a través de Mi Corazón les traigo lo que es verdadero, eterno y permanente.

Revelo para ustedes un lugar de contemplación y de cura, un recinto sagrado para el Universo Mayor, en donde se vivieron muchas escuelas y se realizaron muchas experiencias para la evolución y el despertar de la consciencia.

Hoy, con Mis brazos extendidos en forma de cruz, les traigo el Amor del Cisne, para que recuerden el origen de un principio importante dentro de esta Creación y dentro de la vivencia del Universo Material.

Reciban, desde ese lugar, sus atributos y acojan en sus espíritus su llamado.

Que por medio de sus Espejos se reflejen sus principios y que las almas puedan captar sus impulsos, para poder vivificar, una y otra vez, el Plan.

De ese lugar vengo con alegría y hacia ese lugar retornaré llevando desde sus internos la respuesta a ese llamado del Universo Mayor.

En las estrellas del Cisne se establece la cura y la oportunidad de la redención para todos los que olvidaron la oportunidad de la Reconciliación.

Ingresen en ese Universo con gratitud y eleven sus consciencias hacia las estrellas, para que del Cisne brote esa llama de amor que necesitan en estos tiempos críticos; llama que nutrirá y que sostendrá espiritualmente, a cada uno de Mis hijos.

Encuentren en ese lugar su mensaje de paz y recuerden que siempre está latente y nunca muda.

Hoy, sus Espejos emanan lo que la humanidad necesita. Y a través de sus esferas celestes se envían los impulsos a la Tierra para que, dentro de un tiempo de purificación, las almas encuentren el camino para su sostén interior.

Del Cisne vendrá el aliento de la humanidad, la esperanza que todo lo renovará, el impulso que todo lo reconstruirá para que se establezca la experiencia del perdón y del amor.

De su Constelación proviene una poderosa energía y sus Maestros se unen en un mismo propósito para socorrer a la Tierra y a la humanidad.

Del Corazón del Cisne emana la llama del Amor, la que la humanidad entera necesita para sobrevivir, y así, aprender a reconciliarse los unos con los otros, para que se destierre la indiferencia y la ignorancia, para que se disipe el mal y la confusión.

Del Cisne vendrá la fuerza interior que la humanidad necesitará para vivir su tiempo de purificación y de trascendencia.

Hoy reúno en Mi Corazón todos sus Espejos.

Y hoy Mi Consciencia Universal espeja Su energía y el registro de amor de Su Constelación, para que los Soles en la Tierra aprendan a nutrirse de la Fuente y de sus grandes lagos de Luz, en donde la síntesis de muchas experiencias se guarda en el Universo; legado que repoblará a la humanidad futura de nuevos principios y atributos.

Aspiren a encontrar ese camino de retorno al Cisne y así estarán volviendo a sus orígenes, en donde una vez todo comenzó y surgió, así como Dios lo había pensado y meditado, así como los arcángeles lo habían establecido para este Universo Material.

A través de Mí, reenciendan su Sol interior y superen los límites de la materia, los obstáculos de la consciencia, las dificultades del espíritu, porque en esencia todos tienen un origen, que es el origen que guarda el Cisne, y allí reencontrarán el sentido de su existencia, el motivo y el porqué de haber venido a la Tierra a vivir una escuela tan necesaria para sus seres, algo que nunca se olvidará y que se guardará en su memoria cósmica.

Esa unión con el Amor del Cisne los ayudará a la elevación de la consciencia, y así ayudarán a elevar a la humanidad, que está muy distraída y perdida; humanidad que cada día más se aleja de la verdad y del sentido de su propósito.

Pero, si al menos en tan pocos se establece su unión con el Infinito, y hoy especialmente con la Constelación del Cisne, algo inexplicable sucederá para los próximos tiempos y el Pueblo de Israel seguirá caminando en el desierto en búsqueda de la Tierra prometida, que en poco tiempo será una realidad a los ojos de la Nueva Humanidad.

El Universo está a la espera de la respuesta de la humanidad y sus puertas están abiertas entre los Universos para llevar el espíritu de las consciencias hacia las esferas de la Hermandad, en donde se vive el Amor y la Unidad, siguiendo un mismo propósito y una única meta.

Hoy, el Cisne se aproxima por los que han sido consecuentes con el Plan, por los que persisten y permanecen en el camino de la fe y de la confianza en la Jerarquía, sabiendo que todo lo que hoy viven tendrá sus frutos en el cercano futuro, en la Nueva Tierra.

Así, contemplen dentro de ustedes ese Universo interior que se une al Universo Superior y reciban del Cisne esa sagrada Llama del Amor que siempre iluminará sus vidas cuando la invoquen y la sientan dentro de ustedes mismos, así como sienten a Cristo en cada momento de entrega y de oración.

Hoy, el Cisne emite su mensaje de reconciliación al mundo.

Hoy, sus Espejos iluminan los espacios universales para que este Universo local reciba la asistencia que necesita en estos tiempos y, especialmente, para que la humanidad sea consciente de que no está sola y que ya es hora de conocer la realidad y la verdad.

En Mi Corazón traigo lo más sagrado que existe del Cisne para que recuerden su origen y su compromiso con el Creador, y así, el Plan se reconfirme en la Tierra; así el Plan se reconfirma en todos los que dicen “sí” a una Voluntad desconocida.

Que a través de la Gran Constelación del Cisne los Soles internos se reenciendan y vigilen la Llama del Divino Propósito para que más y más ayuda llegue a la humanidad y al planeta.

Les agradezco por responder a este llamado en la conscientización del Plan y de su manifestación en la Tierra.

Que vibre en sus corazones la llama del universo interior y que esta se unifique con la corriente de Amor del Cisne, para que sus Espejos sigan emitiendo sus principios y atributos, tan necesarios para estos tiempos de la humanidad.

Que el Amor se cumpla en los corazones que lo acepten vivir de verdad, en la unión perfecta con la Fuente de la Creación.

Yo les agradezco ahora y siempre y los bendigo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.