Miércoles, 24 de septiembre de 2014

Vigilias de Oración
APARICIÓN DE LA VIRGEN MARÍA, EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, A LOS VIDENTES FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS Y HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Oración: Inmaculada Señora de la Paz.
 

Fray Elías del Sagrado Corazón de Jesús transmite las Palabras de la Virgen María:

Quiero que se arrepientan por todo lo que no han hecho bien hasta los días de hoy. Están dentro del Reino de Mi Paz y esta es la última oportunidad de derramar Mi Gracia sobre ustedes.

He venido a purificar y limpiar sus corazones de toda mancha; y así, como lo hago con ustedes, lo hago también con toda esta humanidad dormida.

Hoy, he venido para que puedan buscar la reflexión del corazón, la meditación profunda del alma y del espíritu ante las Gracias y las oportunidades recibidas.

Yo tengo el deber de que ustedes puedan madurar y que cada día amen más el Plan de Dios, como él se manifiesta.

Ustedes no tienen conocimiento de lo que sucede en el universo, solo les bastará unirse al Pensamiento de Dios para estar en la Ley. Por eso, día y noche, Yo los traigo a Mis brazos para que puedan sentir Mi Corazón pleno y profundo, Corazón que los acompaña todos los días de su vida, que acepta errores, incomprensiones y dificultades para poderlos liberar y curar.

Yo vengo a traerles la Luz que ustedes desconocen. Yo vengo a traerles el Presente de Dios, que es Su Amor profundo y verdadero por ustedes. Yo estoy pasando por aquí, en estos tiempos, como he pasado por otros lugares del mundo.

Están a tiempo de poder crecer y asumir las tareas que Yo les encomiendo; amándolas sin juzgarlas, viviéndolas en sacrificio y en entrega por todos aquellos que no lo hacen bien.

Yo vengo a su encuentro para pedirles algo especial: liberen de sus corazones todas las incomprensiones. El mal está sembrando veneno en muchos corazones, y muchos se adhieren a ese veneno creyendo que todo está muy bien. Por eso, Yo les traigo la Ley para que la conozcan, para que la puedan vivir y practicar.

Sé que sus corazones están inmaduros e impuros y tienen muchas faltas ante Dios. Pero a lo largo de los tiempos que Yo he estado con ustedes, Yo he venido a retirar sus faltas y a entregarles Mis Gracias, lo que muchos no han considerado muy bien, porque es algo inmaterial y espiritual que se proyectará en el cercano futuro para todos.

Por eso, ustedes deben entender a Mi Corazón, más allá de Mis pedidos y peticiones. Yo vengo a pedirles cosas simples pero verdaderas. Yo vengo como Corazón Inmaculado a liberar a esta humanidad porque, a través de sus ofertas, el mundo se calmará. Todos los que Me han escuchado, a lo largo de los siglos en diferentes lugares del mundo, nunca dejaron de recibir Mi Amor y Mi Voluntad. Recuerden que Yo soy la Portavoz del Mensaje Divino y solo debo pasarles lo que Dios planifica para estos tiempos, así comprenderán el Mensaje con el corazón y no con la mente.

Yo vengo a traerles la fuerza de la renovación y de la paz.

Miren un tiempo atrás, ¿cómo estaban sus vidas y sus corazones?, ¿qué era lo que ellos no podían alcanzar por sí mismos? 

Yo les traigo un reconocimiento mayor, que es Mi Amor predilecto por todos ustedes. Deben querer también Mi Amor predilecto para que las vidas puedan cambiar y transformarse.

Yo vengo a traerles, en este momento, algunas verdades que sus corazones y almas deben reconocer. Por eso, Yo los reúno en Mi Cenáculo Sagrado para que puedan percibir Mi perspectiva divina, Mi pensamiento divino y puro para la humanidad.

Hoy, necesito que ustedes se unan a todas esas cosas y se definan por vivir el Plan de Dios como él se presenta. Así, no le crearán problemas al universo, sino que le darán alivio a esta humanidad tan enferma.

Yo vengo como su Mediadora a transmitirles Mi Paz. ¿Ustedes han percibido que sus corazones han resucitado en espíritu y que encontraron aquello que habían perdido hace mucho tiempo?

Queridos hijos, hoy los invito a tener consciencia en el corazón. Mi Hijo estará agradecido profundamente por su oportunidad de poder reflexionar. Todos son imperfectos a los ojos del universo. Y Yo, a través de Mi Gracia y de Mi Amor puro, vengo a rescatar en ustedes las preciosas virtudes, aquellas que servirán para cumplir el Plan de Dios en estos tiempos.

Dejen de mirar las miserias ajenas. Fíjense en ustedes mismos y encuentren la pureza que habita dentro de ustedes. Necesito que sean transmisores verdaderos de Mi Paz, verbos del Verbo Divino, emanaciones de este Sagrado Espíritu Santo que muchas veces los ha colmado y los llenó de la Gracia de Dios.

Queridos hijos, el mundo está muy difícil. No se pierdan en las cosas simples, en las cosas insignificantes. Muchas situaciones graves suceden, día a día, en este mundo. Imaginen que, si ustedes no estuvieran dentro de Mi Gracia, formarían parte del gran ciclo de la purificación total de la Tierra.

Yo vengo a evitar muchas cosas en esta parte del mundo, como lo hubiera deseado en los Estados Unidos. Los tiempos son críticos para el mundo espiritual de todos. Aquel que no se redima a través de la oración no podrá dar los pasos hacia el Regreso de Cristo, y ustedes fueron avisados como en Ruanda. Por eso, Yo les traigo un Mensaje consciente, un llamado a la reflexión y a la reconciliación de todos.

La nueva Obra de Dios se construirá a través de los buenos espíritus. América debe ser el lucero para el ciclo final, debe ser la gran antena que capte la Misericordia de Dios. Por eso, Yo vengo a buscar canales simples pero verdaderos.

Entre todas estas impurezas del mundo, Mis brazos y Mis manos se han extendido hacia ustedes para rescatarlos, para que formen parte de Mi ejército mariano de la Paz. Por eso, queridos hijos, abran sus corazones todos los días, busquen abrir cada día más sus corazones. Así, Yo estaré agradecida y podré dedicar Mi tiempo universal a grandes situaciones en el mundo.

Dios Me ha permitido, en este último siglo, decir cosas a toda la humanidad; una por vez, para que las almas puedan crecer y escuchar seriamente. Yo necesito de ustedes una honesta sinceridad, una adhesión profunda a Mi Espíritu mariano que vaya más allá de las emociones y sensaciones.

Yo vengo a descubrir en ustedes espíritus guerreros que puedan ayudar a los que caen día a día. Lo que solo importa en este tiempo, queridos hijos, es la salvación de esta humanidad y de los Reinos antes de que llegue la gran causa de la Ley.

Yo los vengo a preparar de corazón y de alma, en devoción y oración, para que puedan estar firmes y seguros, y sean serviciales con los que necesitarán ayuda.

En esta noche de Gracias y de reconciliación, les pido nuevamente, queridos hijos, que mediten en aquello que no han hecho bien con su pensamiento, con lo que sienten sus corazones y con todo lo que ustedes permiten que ingrese a sus almas.

Yo les pido, en esta última oportunidad que el Cielo Me ha dado ante ustedes, que sean espejos de oración y de paz. Reflejen al mundo alegría y alivio. Así, muchos, que no pueden por sí solos, alcanzarán la cura que tanto esperan.

Desde el Cielo, Yo los guío; desde los Tronos Celestiales, Yo los reúno. Con Amor y Pureza, Yo les llamo la atención porque es hora de crecer verdaderamente y de unirse de corazón y alma al Propósito Mayor, que debe descender a este mundo material, donde las Leyes inmateriales deben ser energía y vida para todos. Leyes que los transformarán de la noche a la mañana en seres redimidos y rescatados, y no podrán reconocerse.

Antes del regreso de Mi Hijo Jesús, Yo vengo a anunciar el tiempo de su purificación. No podrán decir, queridos hijos, que Yo no se los dije, han escuchado de la Madre de Dios las Sagradas Palabras del Cielo que los irradia y los bendice con cada Palabra que es pronunciada por Mí.

Y este pedido final que hoy les hago de Corazón, ante todas las Gracias recibidas y las oportunidades de redención que les fueron dadas, vengo especialmente en esta noche a bendecir a todos los Hijos de María con la lluvia de Mis Gracias y de Mi Amor; fortaleciéndolos en la fe y en el amor para que sean buscadores de la Sabiduría Suprema del gran Pensamiento de Dios, que les permitirá que estén unidos a Su Voluntad. Por eso, descenderé un poco más sobre ustedes, en espíritu de Pureza y Redención, para bendecirlos y agradecerles.

Vengan Conmigo.

 

Fray Elías del Sagrado Corazón de Jesús:

Con todo nuestro corazón y alma vamos cantar “Ave, Ave, Ave María”, esperando la bendición de Nuestra Señora.

 

Fray Elías del Sagrado Corazón de Jesús transmite las Palabras de la Virgen María:

Queridos hijos Míos, sepan que Yo los amo profundamente y necesito que sus consciencias crezcan a través del amor predilecto a la Ley de Dios, que conocerán cuando sigan Mis simples pasos en la oración y en cada oferta que hagan día a día.

 

Hermana Lucía de Jesús transmite las Palabras de la Virgen María:

Quiero que hoy sepan que, a lo largo de los siglos, reuní bajo Mi Manto a aquellos que se comprometieron Conmigo en el principio. Y hoy, quiero dejar en sus corazones que resuene una pregunta, porque si no permiten transformarse, hijos Míos, si no puedo contar con los que se comprometieron en el principio, ¿con quién contaré en este mundo?

Hoy, quiero que sus corazones se alegren, pero también que se confirmen para que Mi Manto, que hoy está sobre cada uno de ustedes, pueda eliminar definitivamente la astucia del enemigo en sus vidas.

Hijos Míos, muchas veces ya les dije que aquellos que Me dijeran sí alcanzarán la paz y la unidad. Pero aquellos que le abre la puerta al enemigo y que no permiten que Mi Corazón se aproxime, no podrán darme el permiso para que Mi Amor actúe en sus vidas.

Hoy, los Hijos de María se multiplicaron en el mundo. Estos corazones se encienden para demostrarle a la humanidad que, a pesar de todo lo que acontece en el planeta, una Luz Mayor brillará. 

Quiero que se formen a través de la oración, a través de la adoración y de la perseverancia en la transformación de sus vidas. Estarán vistiendo una parte de Mi Manto para que sean testimonios de Mi Presencia en el mundo. Y aquellos que hoy no visten esta camiseta, que no aflijan a sus corazones, pronto llegará el tiempo en el que todos podrán hacerlo. Mi Corazón actúa, de a poco, por la respuesta de los espíritus y también por las causas materiales de este mundo.

Mis amados, dejo hoy sobre ustedes Mi Luz Maternal, Mi fuente de perseverancia. Renuévense ante Mi Presencia y no se cansen de estar ante Mí. Que Mi Corazón no sea algo normal para sus vidas, porque necesito sus corazones y sus conciencias, necesito que cada uno de ustedes descubra, en este momento, que esta Voz que les habla es más que la Voz de la Virgen María. Tienen ante ustedes a la Presencia de Dios y, aunque no comprendan lo que viven en este momento, esfuércense por corresponder ante el Universo por tantas Gracias y tantas bendiciones que recibieron. Luchen, día a día, para no perder el espíritu de la unidad. Que el enemigo no pueda entrar en esta casa, que hoy consagro definitivamente a través de cada uno de ustedes. 

Aquellos que Me digan sí jamás serán tocados por la oscuridad, porque pertenecen definitivamente al Corazón de la Sierva de Dios, a Su Espíritu Inmaculado que desciende al mundo para demostrarle a la humanidad que ya no son tiempos comunes y que deben despertar al Universo Mayor.

 

Fray Elías del Sagrado Corazón de Jesús transmite las Palabras de la Virgen María:

Por eso, queridos hijos, lleven en esta noche Mis Gracias y Mis reflexiones para que sus corazones puedan crecer en el Espíritu de Dios.

Les agradezco por responder a Mi llamado y que la santa bendición de Miguel Arcángel esté en ustedes, ahora y siempre.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Canten ahora “Espíritu de Dios”, para que Él llene sus vidas y los colme con Su Amor y Su Paz.

Mañana, en la Colina, un rayo universal de Mi Corazón trazará un nuevo tiempo.

Les agradezco.

Cuento con la respuesta de cada uno de ustedes. Cuento con la respuesta de todos los que están presentes, todos los que escuchan Mi Voz y quienes en sus hogares Me dicen: ¡Sí, María, estoy Contigo!.

 

Viernes, 12 de septiembre de 2014

Vigilias de Oración
MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA PARA LA VIGILIA DE ORACIÓN, EN BELO HORIZONTE, MINAS GERAIS, BRASIL, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Fray Elías del Sagrado Corazón de Jesús:

Nuestra Señora está pidiendo que mantengamos nuestras velas bien posicionadas, a la altura del corazón, para que Ella pueda hacer una tarea con todas las almas.

 

Fray Elías del Sagrado Corazón de Jesús transmite las Palabras de la Virgen María:

Queridos hijos, después de tantas bendiciones, Yo los reúno a todos en Mi Corazón, los invito a caminar firmes junto a Cristo, Nuestro Señor.

Y en esta noche especial, en la que Mi Corazón se encuentra con sus corazones, he venido a este lugar, tan sagrado para Mí, a bendecir la santa imagen de la Madre de la Divina Concepción de la Trinidad. De esa forma, también bendeciré a todos los nuevos Hijos de María, que abrirán las puertas para que muchos hijos más se consagren a Mi Corazón Inmaculado.

Recojo sus ofertas, dentro de Mi Corazón. Eleven sus súplicas e intenciones, Mis brazos están abiertos, Mis manos se extienden hacia ustedes para recoger sus peticiones.

Por último, les pido, queridos hijos, que vayan afuera para que Yo los consagre, en profunda adoración y peregrinación.

Canten: “Ave, Ave, Ave María”.

 

Madre María Shimani de Montserrat:

Los Hijos de María que se van a consagrar, por favor, que se acerquen hasta aquí.

 

Oración: Ave María (en portugués).

Canción: Ave María (en latín).

 

A continuación ambos videntes reciben Mensajes extraordinarios de la Virgen María.

 

Fray Elías del Sagrado Corazón de Jesús transmite las Palabras de la Virgen María:

En esta noche de Gracias, Yo los bendigo.

Los universos se congregan para esta consagración y los soles despiertan a su nueva misión. Ellos se preparan para ser apóstoles de Mi Hijo y llevar adelante las antorchas de la paz.

Todos ellos son los Hijos de María, dignos hijos de Dios que son congregados en estos tiempos para responder al Plan Mayor; por eso, las bendiciones son tan infinitas cuando los corazones se abren para recibirlas.

En este sagrado lugar, Yo instituyo la devoción a Mi Inmaculado Corazón. De la misma forma que Yo lo hice en la Sagrada Casa de la Madre Paulista, lo haré en San Carlos, en una próxima oportunidad.

Y una sagrada triangulación, a través de la Divina Trinidad, se establecerá en el Brasil y se extenderá al mundo entero; al igual que todos los Centros Marianos del mundo que, a lo largo de los tiempos y de los siglos, con fe, amor y devoción, siguen respondiendo a Mi llamado predilecto.

Queridos Hijos de María, siervos de Mi Inmaculado Corazón, a partir de este momento Yo los invito a dar un ejemplo vivo de servicio, de caridad, de entrega y de sacrificio por el bien y la paz de esta humanidad.

Recuerden que llevan sobre sus cuerpos Mi Manto de Luz; porque, desde el principio, Dios Me ha enseñado a vivir las cosas simples y puras. Por eso, lleven estampada, en sus corazones, la Sagrada Estrella que proviene del Universo Sideral.

Abran sus brazos y manos para que el Espíritu Santo ingrese en sus corazones y el Todopoderoso habite en ustedes para siempre.

Sean un ejemplo de humildad y de reverencia, de obediencia y de servicio, de simplicidad, de unidad y de fraternidad. De esta forma, a través de sus sanos ejemplos, Me ayudarán a cumplir Mi Proyecto corredentor.

Como Yo lo pedí en Ruanda, lo anuncié en Medjugorje y lo declaré en Fátima, en este siglo que está tan difícil, Yo les pido, queridos hijos, que solo sirvan por amor, no sirvan por obligación, ustedes son libres desde sus nacimientos.

Yo seguiré rezando por ustedes, día y noche, por sus familias y seres queridos, para que también despierten a Mi llamado por la paz.

Hoy, Mi Corazón Inmaculado se glorifica en este lugar y los destellos de Mi Divina Misericordia se expanden por esta ciudad, redimiéndola y bendiciéndola por el bien de toda la humanidad y de este planeta.

Los bendigo, los amo y los curo con Mi Luz inmaculada.

Gloria a Dios en las alturas y paz en la Tierra a todos los seres de buena voluntad.

¡Les agradezco por responder a Mi llamado!

Y mientras Yo Me elevo en este momento, junto a los Ángeles y Arcángeles, elevando sus súplicas e intenciones; hoy, Mi Corazón Inmaculado, en espíritu de omnipresencia y de verdad, ha visitado todos los hogares del mundo que oraron Conmigo en esta Vigilia de Oración.

Canten, con alegría y con regocijo, la esperanza existe.

 

Madre María Shimani de Montserrat:

Vamos a cantar todos “Inmaculado Corazón de María”.

 

Bien, después de todas estas bendiciones, que se comenzaron a sentir desde el momento de la oración, percibimos que hoy sería un día especial porque aquí había una unidad muy importante entre las almas.

Vamos a compartir, ahora, los Mensajes que transmitió Nuestra Señora; que hacía tiempo que no nos entregaba un Mensaje escrito en una Vigilia.

Vamos a comenzar con el Mensaje transmitido a Fray Elías del Sagrado Corazón de Jesús.

 

 

Hermana Lucía de Jesús:

Antes de leer el Mensaje, vamos a hacer un pequeño relato de un momento de la Aparición.

Cuando María apareció, cuando llegó hasta aquí, todos percibieron que fue de una forma un poco sorprendente.

Ella estaba vestida de una forma diferente, como antes no habíamos visto. Ella tenía un velo de color blanco, casi transparente, que llegaba hasta Sus pies, y este velo tenía un bordado que era como una flor que venía subiendo desde los pies hasta la cabeza. Era una planta que tenía algunas flores de color rosa.

María también tenía una túnica de color blanco hasta los pies y mostraba Sus cabellos, que eran ondulados, cayendo por encima de los hombros.

Y, en un momento, Ella abrió el Manto y, dentro del Manto, nos mostraba todos los Reinos de la Naturaleza. Entonces, Ella comenzó a transmitir Su Mensaje.

Quiénes somos

Asociación María
Fundada en diciembre de 2012, a pedido de la Virgen María, Asociación María, Madre de la Divina Concepción es una asociación religiosa, sin vínculos con ninguna religión institucionalizada, de carácter filosófico-espiritual, ecuménico, humanitario, benéfico, cultural, que ampara a todas las actividades indicadas a través de la instrucción transmitida por Cristo Jesús, la Virgen María y San José. Leer más

Contacto

Mensajeros Divinos