Sábado, 12 de mayo de 2012

Vigilia de Oración
Aparición de la Virgen María durante la Vigilia de Oración por la Paz en las Naciones, en la ciudad de Porto, Portugal, al vidente Fray Elías del Sagrado Corazón

 

El grupo se reunió el día Sábado a las 17.00, en el segundo día en el Encuentro de Oración en la ciudad de Porto, para esperar en oración a la Madre Divina, la Santísima Virgen María.

Después de una hora de preparación a través de la oración y de los cánticos devocionales, se aproximó la energía de Nuestra Señora.

En cierto momento Fray Elías se coloca de pié y luego de un tiempo comienza a transmitir las palabras de la Madre Divina.

 

Fray Elías: Nuestra Madre nos está pidiendo que invoquemos la Misericordia para Europa, en especial para muchas almas en las que Ella tiene colocadas Sus intenciones.

Para ayudarla, vamos a cantar “Misericordia, ¡oh María!”. Dijo que no cantáramos para honrarla, sino para pedir al Padre Misericordia, pero pidió que lo hagamos con inmensa alegría.

 

Todos entonan de forma muy armoniosa y profunda el cántico solicitado por un largo tiempo.

 

Fray Elías: La Madre Divina dice:

 

Hoy Mis Gracias están con todos ustedes, por la inmensidad de la piedad de Mi Corazón.

Queridos hijos: hoy los invito a perseverar en Mi Hijo. En este tiempo de tribulación, queridos hijos, Él es el único refugio en el cual sus corazones encontrarán paz y estarán protegidos de todo.

También los invito a que estén en Mi Corazón sin comprender y sin saber, porque el Reino que Yo prometo, queridos hijos, es el mismo que traerá Mi Hijo a la Tierra cuando retorne.

Estoy aquí en Portugal por segunda vez por una intensión y un llamado del Padre, al cual la Sierva del Señor, en total obediencia, está respondiendo; de la misma forma, queridos hijos, que ustedes me responden a Mí diariamente.

Con esto les quiero decir que Mi Corazón está con ustedes aunque no me puedan sentir; eso lo alcanzarán en poco tiempo.

Deberán orar para encontrar la fortaleza que muchos de Mis hijos, sobre todo los que viven aquí, necesitan para poder caminar hacia el encuentro al que Yo los quiero llevar eternamente.

Hoy recojo las plegarias de todos, para guardarlas en Mi Inmaculado Corazón, para poder responderlas cada cual a su tiempo según los Planes de Dios y la apertura definitiva de sus corazones.

¿Qué más quieren de ésta vida sino solo estar en Dios?

Esa es la verdadera promesa que Yo los invito a vivir y a recorrer a través del corazón y de la oración.

Mi pedido de estar aquí todos estos días, es algo que no se repetirá y que deberá quedar como una huella en sus corazones para que se animen a caminar, a volar solos como las aves, para ese encuentro prometido que Mi Hijo les traerá a través de Su Misericordia.

Por eso únanse a la fuente de Sus prodigios, porque así, Él los podrá fortalecer, aliviará sus sufrimientos y encontrarán el camino que ustedes buscan al fin de este tiempo.

Hoy quiero dejarles una tarea: que oren Conmigo sin miedos y sin limites, para que Mi alma divina los pueda conducir hacia donde Yo los quiero llevar en esta última hora; lugar que se llama Reino de Dios, encuentro de almas, amor fraterno para sus corazones. Quiero que aprendan Conmigo a caminar en la oración y a perseverar junto a Mí; así, unidos a Mis manos los podre tomar fuerte y conducirlos hacia Dios.

También hoy les traigo otra tarea: el silencio del corazón, para que puedan sentirme y Yo los pueda llevar hasta Mi Hijo que los espera en el silencio y en la oración.

Deben construir sobre estas naciones un nuevo espíritu de paz, para que en los momentos difíciles puedan saber dónde estar y hacia dónde caminar. Así, la Luz de Mi Inmaculado Corazón los podrá guiar en esa perfecta comunicación orante Conmigo.

Dejen que las oraciones y que cada una de sus palabras puedan expresar el amor de sus corazones y de cada una de sus vidas, porque así Yo podré decir que en verdad estarán orando Conmigo y peregrinando hacia el Señor diariamente.

Como Señora de la Paz, quiero que encuentren esta aspiración: vivir en la Paz y obrar por la Paz, por sus vidas y por sus familias, quienes necesitarán más que nunca estar en el Señor para estar protegidos y dentro del amor de Mi Corazón, que Yo les quiero donar a cada momento. Si ustedes permiten que Mi Corazón entre en cada uno de ustedes, reconocerán Mi Presencia y el amor de Mi Hijo, que brota infinitamente desde los Cielos hacia la Tierra.

Deben saber, que es necesario que haya puros instrumentos que a través de la oración vivan en al misericordia; la Justicia así será más leve, porque habrá corazones puros que a través de la oración hablarán con Dios y se unirán a Él, a Su Corazón eterno. Así, la misericordia, la promesa de Mi Hijo desde hace tanto tiempo, podrá descender sobre sus corazones y esto se expandirá hasta las fronteras y podrá llegar a todos, más a aquellos que aún niegan la presencia de Mi maternidad y la presencia victoriosa de Jesús.

Sepan que estuvimos aquí, en este mundo hace mucho tiempo, compartiendo con todos Mis hijos. Sepan también que Mi Hijo me entregó a ustedes. Y ustedes... ¿se entregan a Mí?

Yo los espero en la paciencia, en el amor y en la compasión que quiero que ustedes descubran en esta última hora de purificación.

El corazón que ora, prevalecerá en este mundo y nada lo podrá tocar, porque estará Conmigo y así también estará con Mi Hijo. Corresponderá al llamado de Dios y a los mensajes que Él envía para la transformación de las almas, de lo que aún no fue perdonado y de lo que aún no se ha reconciliado delante de Su Trono.

Todavía están a tiempo, queridos hijos, Yo soy solo un manantial que quiere llevarlos hasta el Padre para un perfecto encuentro de corazón a corazón, de espíritu a espíritu.

Hoy también quiero decirles que Mis Gracias corresponden a todos, porque Yo quiero verter el manantial de la vida, en muchos corazones que están secos, que están áridos.

Debe reavivarse la llama del corazón a través de la oración y de una absoluta confianza en el Propósito del Padre, Propósito que esta humanidad, hasta los días de hoy, desconoce. Por eso confíen y así Yo les podré decir que aprenderán a amar con el corazón.

Para traer el Espíritu de la Paz en estos tiempos, oremos:


Señora de las Gracias,
Espíritu de la Paz,
brota como llama,
en nuestros corazón.

 

Se ora varias veces esta oración.

 

Fray Elías: La Madre Divina dice:

 

Si cantan, aliviarán el corazón de Dios del peso que el mundo genera día a día. Yo soy una mensajera que les trae la fe y la paz para que se puedan unir al Padre y correspondan a los Planes de Paz que Él prevé para estos tiempos.

Es necesario que para este día de encuentro Conmigo, permitan que se abra el corazón, para que puedan sentir Mi Luz, Mi Amor y Mi Paz, que no son de este mundo, pero que deberán comenzar a vivir y a experimentar en sus corazones y en lo profundo de sus esencias.

Sepan que el Amor de Dios es verdadero, y que les permitirá transformar, en una fuente inagotable de compasión, cada una de sus vidas. Hoy solo les pido, que oren de verdad y con el corazón, porque así Yo podré interceder y Nuestro Padre escuchará sus oraciones desde el corazón de esta humanidad que debe redimirse y alcanzar la Paz en el interior.

 

Fray Elías: La Señora está solicitando el acercamiento de la madre de una de las colaboradoras de la Comunidad Corazón Sagrado. (Señora que está enferma.)

 

En el silencio que se producen, se escuchan las risas de algunos niños que están en el salón.

 

Fray Elías: La Madre Divina dice:

 

Sepan que los niños no molestan, mas solo ríen perpetuamente en Mi Corazón.

 

Fray Elías: La Madre Divina pide que se entone el cántico “Donde reina el Amor, fraterno Amor, donde reina el Amor, Dios ahí está”, varias veces, mientras Ella realiza una tarea con la persona a la cual ha llamado.

 

Se acerca la señora. Se sienta en una silla, por algunos minutos, delante de donde está proyectada la Madre Divina mientras todos los presentes cantan.

 

Fray Elías: La Madre Divina dice:

 

El amor cura, libera y redime; no teman por cuánto han sufrido sino por cuánto aún no han vivido el amor. Ese es Mi mensaje verdadero, vivir en Mi amor y conocer Mi amor; esa es Mi invitación para todos ustedes para el fin de este tiempo.

Gracias por responder a Mi llamado, la Paz de Mi Hijo en todos ustedes.

Les agradezco.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

 

Madre Shimani: Para despedirnos, la Madre Divina nos pide cantar una canción que fue la primera que aprendimos en Aurora y que habla de la Mujer que nos guía, la que entregó a Su Hijo por salvar muchos hijos más.

 

Se entona el cántico “La Mujer que nos guía”.

 

Madre Shimani: Gracias Madre por cuánto nos das.

 

Todos repiten.

 

- Fin de la Aparición -

 

Madre Shimani: Ahora, para cerrar nuestro trabajo, Fray Elías nos hará algunos comentarios de todo lo que ha sucedido en otros planos desde el momento en que comenzamos a hacer la preparación, porque desde el momento en que comenzamos a orar, muchas cosas comienzan a suceder.

 

Fray Elías: Al comienzo, durante la oración de preparación, se aproximó el Arcángel Gabriel y bendijo este lugar preparándolo para la llegada de la Madre.

La Madre se presentó de una forma especial, llevaba un vestido blanco y Su velo, también blanco, llegaba hasta Su cintura. Llevaba un número de cuentas en Sus manos y le preguntamos: ¿Porqué la Señora viene vestida de esa forma?. Le preguntamos pues en las últimas apariciones ha sido diferente. Ella dijo: “Estoy conmemorando Mi aniversario en Fátima.” En ese momento comenzó a manifestarse un viento alrededor de Ella y Su velo volaba; entonces Ella unió Sus manos en posición de oración y manifestó Su Inmaculado Corazón.

Hubo dos ángeles custodios que protegían este espacio y la tarea que la Madre Divina estaba realizando. Ellos permanecieron durante toda la aparición.

Durante algunos momentos la Madre Divina se quedó en silencio y a través de ese silencio irradiaba esperanza, profundidad y recogimiento, energías que pidió que cada uno de nosotros cultive y viva, pues serán necesarias para saber qué hacer.

Al comienzo dijo sonriendo: “A la Madre Divina le gustan de los lugares abiertos, lugares más simples, donde Ella verdaderamente pueda estar”.

En ese momento no entendimos qué es lo que quiso decir y le preguntamos: ¿será Señora que no le gustó este lugar? Ella respondió: “Sí, deben hacer lo que Dios les muestre.”

En determinado momento de la aparición, al lado izquierdo de la Madre se observó una imagen: parecía una campo abierto donde había soldados con armas y ellos se preparaban para enfrentar algo. En el momento en que la Madre Divina ve a los soldados, baja Su rostro y comienza a orar. Luego dijo que si oramos podrán evitarse persecuciones que están previstas para el fin de este tiempo, Ella hablaba de persecución de almas. Luego quedó en silencio y cerró esa imagen.

Seguidamente comenzó a dirigir Sus palabras, pero de forma especial, pues Ella no solo colocaba Su atención en nosotros, sino sobre toda Europa, lo que podríamos comprender por toda la Unión Europea. Era como si Ella extendiera Su manto sobre todas esas naciones. En ese momento nos invitó a orar por todas ellas.

También, mientras hablaba, estaba con cada uno de nosotros. No solo dirigía Su Voz y Su Mensaje, más hoy, en especial, Su amor maternal. Era un amor que daba mucha confianza, que generaba también certeza de Su presencia. En algunos momentos de la aparición, Ella se fue iluminando mostrando también Su cinturón, el que vemos en la imagen. Ella colocaba sus pies de una forma muy simbólica sobre todo Portugal.

Hoy la Madre, si bien estaba alegre, también irradiaba, para nuestro entender, una preocupación por el mundo en general, porque de la misma forma que Ella estaba aquí presente, colocaba Sus ojos sobre todo el planeta. En ese momento parecía que el planeta vivía un solo tiempo, no habían seis horas más o cuatro horas menos, era como si el tiempo en el planeta se hubiera detenido en el momento en que Ella estaba con más atención sobre el mundo. Mostró que en varias partes del planeta acontecían cosas que no eran del bien, las cuales necesitaban de mucha oración.

Además Ella dijo que: “Hoy ustedes están sobre de Mi Gracia y Mis demás hijos no lo están. Por eso, si ustedes están en Mi Gracia, necesito que oren por aquellos que no lo están.” Con esas palabras, Ella nos hizo percibir que en verdad no comprendíamos lo que nos quería decir y lo que estaba sucediendo.

Hoy fue como si la Madre Divina estuviera sembrando una semilla en nosotros, una semilla del verdadero amor que quiere hacer germinar, hacer brotar en cada uno de nosotros en este tiempo. Para que eso suceda, nos pedía una total entrega y la apertura de nuestro corazón, pues de esa forma, Ella podría interceder ante cualquier dolor o cualquier situación que suceda en nuestra vida, pero recalcó que para eso, necesita de nuestro permiso.

Luego nos hizo una invitación: ya la mayoría sabe que habrá aparición el día 25 y 26 de Mayo en Fátima. Ella nos espera según la posibilidad de cada uno. Lo importante es que nuestro corazón sea el peregrino que la siga a Ella en los pasos que está marcando para este grupo, para la tarea que Ella está haciendo aquí.

También hizo una invitación para una aparición extraordinaria el día 25 de mayo a las 9.00.

 

Madre Shimani: Eso significa que nos vamos a organizar para que ese día 25 por la mañana, todos aquellos que sientan participar y que puedan participar, nos podamos encontrar para recibirla.

Los días 25 y 26, que es a la tarde, vamos a organizar la tarea en un lugar en Fátima que todavía no sabemos cuál será. Les vamos a informar a todos vía e-mail y así como los detalles de la organización.

Una de las cosas que quería comentar es que cuando la Madre anuncia que va a hacer una aparición extraordinaria es porque recibió permiso. Y recibió permiso, porque probablemente nosotros hicimos algo para que Ella pudiera venir un día más, además de que lo necesitamos muchos.

Nunca la vida de nosotros ha sido igual después de algunas apariciones de la Madre, de todos los que participamos, los que nos toca estar aquí y a los que les toca estar ahí (público). Así que prepárense, porque aunque hoy no lo puedan creer, ya van a ver lo que les va a pasar.

Ella comenzó hoy diciendo que tenía Sus ojos sobre algunas consciencias que iba a ayudarla en esta tarea de fin de ciclo. Así que cuando nuestra Madre nos coloca los ojos encima, hay que prepararse para lo que va a pasar; esto le puede tocar a cualquiera. Después no digan que no les dijimos y nos vengan a decir ¿cómo es posible que mi vida haya cambiado tanto? (todos ríen)

Todo es posible con nuestra Madre Divina, pero en vez de temer, nuestro corazón debería saltar de alegría, porque Ella ha colocado Sus ojos sobre todos nosotros, pero va a poder trabajar con nosotros si le damos permiso.

Gracias a todos.

 

***