Veneración a los Sacratísimos Corazones de Jesús, de María y de San José


La Veneración a los Sacratísimos Corazones de Jesús, de María y de San José es un ejercicio espiritual entregado a la humanidad.

Revelado el 5 de diciembre de 2012 - bajo la orientación espiritual de San Pío de Pietrelccina - consistía, en ese primer momento, en venerar los Sacratísimos y Benditos Corazones de Jesús y de María dentro de la estrella dorada, tal cual a la imagen revelada por los Ángeles al monje vidente Fray Elías del Sagrado Corazón.

(Conozca el relato del vidente sobre este PEDIDO INICIAL)

Posteriormente, ya en 2016, Nuestra Señora, en Su mensaje diario del 28 de febrero, renovó ese ejercicio espiritual con la inclusión del Castísimo Corazón de San José, dando a conocer las Gracias prometidas a quien Lo venerase. En Sus palabras, reveló la potente ayuda que la humanidad recibiría a través de los tres Sagrados Corazones y, al final, trasmitió una nueva oración para ser rezada cada vez que realicemos este ejercicio:

(Lea el MENSAJE COMPLETO)

 

ORACIÓN MUNDIAL POR LA INTERCESIÓN DE LOS SACRATÍSIMOS CORAZONES
 

Amado Padre San José,

realiza a través de mi alma Tu Obra prodigiosa;

concreta a través de mis manos Tus Obras de caridad;

convierte mi corazón en una llama de eterno servicio.

 

Amada Madre María,

realiza a través de mi espíritu Tu apostolado mariano;

concreta a través de mis manos y de mis palabras, Tu eterno canal de oración;

convierte todo mi ser en un gran soldado de la paz.

 

Amado Maestro Jesús,

realiza a través de mi consciencia, Tu Obra Redentora;

concreta a través de mi entrega, Tu Obra de Misericordia;

convierte todo mi ser en Tus rayos de Amor y de Paz.

 

Que en la veneración a los Sacratísimos Corazones

el mundo entero se consagre

y surja la Nueva Humanidad.

 

Amén.
 


Imágenes en alta resolución para descarga

 

          
 


Pedido Inicial:

Veneración a los Sacratísimos y Benditos Corazones de Jesús y María


Relato del vidente Fray Elías del Sagrado Corazón:

Luego de comenzada la oración, vimos cerca del grupo la presencia de cuatro ángeles que nos rodearon formando una cruz y orientándose en el sentido de los puntos cardinales. Sus ropas eran de color violeta y sus cabellos eran dorados, luminosos y llegaban hasta sus hombros; ellos nos acompañaron durante toda la oración.

En un cierto momento se dibuja, por encima del grupo, una estrella de seis puntas, como de oro resplandeciente. Dentro de ella y más hacia la izquierda, aparece un Corazón de luz. Este Corazón tenía una intensa luz blanca en su parte superior, la que se irradiaba en todas las direcciones; en su parte anterior tenía ocho pequeñas rosas blancas y abiertas, las que formaban parte de una corona de rosas que lo rodeaba.

Más tarde, mientras esa imagen se mantenía viva sobre el grupo, también dentro de esa estrella dorada pero esta vez más hacia la derecha, apareció otro Corazón. Este, en su parte superior tenía una intensa llama, como de fuego, y en la zona central derecha se observaba un corte, de donde brotaba una gota de sangre, como de cristal.

Un tiempo más tarde, la estrella comenzó a girar en sentido horario y, en ese instante pudimos percibir cómo la estrella y los dos corazones estaban vivos, tenían cuerpo y forma, no era una imagen estática, sino que se movía en el espacio.

Cuando la estrella y los corazones comenzaron a girar, se abrió un gran canal de luz hacia el Universo y se instaló en ese lugar una dimensión diferente. A través de ese canal el Universo fluía hacia aquí y se unía con la Tierra.

En un momento, mientras contemplábamos esa imagen, nuestra consciencia fue llevada hacia dentro de la gota de sangre y allí vimos, de forma muy rápida pero intensa, la escena final de la Crucifixión de Jesús:


“Sacratísimos y Benditos Corazones de Jesús y de María,
motivo de nuestra Redención, Misericordia y Alegría,
rueguen por nosotros amorosamente ante Dios.
Amén”

 

Esta oración fue entregada al final del comunicado por Padre Pío, para que sirva de instrumento de unión al momento de venerar y adorar a los Sacratísimos Corazones.

 

Quiénes somos

Asociación María
Asociación religiosa cristiana y ecuménica que tiene por finalidad difundir el mensaje universal de amor y de paz que Cristo Jesús, la Virgen María y San José transmiten a los monjes de la Orden Gracia Misericordia, estimulando el crecimiento espiritual a través de la oración y del servicio altruista.

Contacto

Mensajeros Divinos