Oct

31

Sábado, 31 de octubre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​​

Busca en tu interior la verdadera unión que hay con Cristo, y por intermedio de Él, con Dios. El Señor ya estuvo delante de ti muchas veces; algunas de ellas pudiste sentirlo, otras no, pero Él dejó dentro de ti la semilla del árbol de la cristificación, para que seas semejante al Cristo que nació en Su Hijo.

Tu alma sufre y siente soledad, porque aún no reconoció la Omnipresencia Divina e ignora la Presencia de Dios y de Su Hijo en todo y en todos. Para ti, la Omnipresencia aún es una teoría que aunque conoces, no vives plenamente.

Cristo no estuvo delante de ti y partió; Cristo te iluminó con un rayo más intenso de Su Luz Solar, y pudiste sentirlo, pero Su claridad ilumina todas las cosas, por dentro y por fuera, todo el tiempo.

Ya es tiempo que te reconozcas unido a Cristo, unido a Dios, porque también de ti deberá nacer parte del Proyecto de Dios, que no buscará de los hombres nada menos que los Cristos del nuevo tiempo.

Contempla al Señor en la Eucaristía, como también dentro de ti. Contémplalo frente a los ojos de tu corazón en una Aparición o escondido en todas las cosas, encuéntralo.

Que la paz y la unidad con Cristo sea una realidad para el corazón humano.

San José Castísimo, este que se unió a Cristo y a Dios por toda la eternidad

Oct

30

Viernes, 30 de octubre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​

Mediten este día en el retorno al Origen, y no busquen los conceptos mentales que, dentro de su consciencia se confunden, por la distancia que existe entre lo que el hombre sabe sobre la verdad, y la Verdad misma.

Están en un tiempo en el que recibirán muchas claves, para que de manera armoniosa, el ser encuentre la unidad con la Creación, y se reconozca incluido en ella, dentro de sus leyes y en obediencia al curso de su evolución.

Sé que muchos se sienten sin recursos internos ni externos para meditar en algo tan sublime y aparentemente tan distante. Pero el Origen, así como toda la historia de sus espíritus, se encuentra dentro del propio corazón. Lo que sucede es que se ocupan mucho más en pensar en la no existencia de todas estas cosas o aun en pensar en cómo ellas son inaccesibles para ustedes, que en buscarlas y seguir las instrucciones que les entrego.

Solo les pido que sean humildes, para no confundir e interpretar con la mente, lo que únicamente el corazón puede comprender. Porque de la misma forma como la mente toma muchas decisiones que el corazón no entiende y no acepta, también el corazón tiene dentro de sí, verdades que solo él puede comprender.

El tiempo de este mundo, marcado por las agujas del reloj, está dejando de existir, para dar lugar a un tiempo eterno, en donde solo el presente es la realidad y todo lo demás está guardado como experiencia en la consciencia.

Por eso, deben comenzar desde ya, a desestructurar los conceptos de la existencia humana, de la vida sobre la Tierra y también los conceptos que tienen formulados en la mente sobre Dios, Su Plan y toda la Creación, porque la Verdad saldrá a la luz y en nada se asemeja a lo que conocen.

La consciencia humana trató de mezclar principios de verdad con fantasías, en todas las formas de comunicación del mundo y así, dieron una señal para sí mismos, que la única verdad que existía era la gran ilusión que vivían en la materia.

Una vez más les pido que Me escuchen con el corazón. Contemplen su propio interior y busquen ahí la verdad sobre sí mismos y la unión que hay entre lo que está vivo en su propia esencia y todo lo que les digo.

Los amo y por eso les entrego pequeñas claves e impulsos para el despertar de la consciencia.

San José Castísimo

Oct

29

Jueves, 29 de octubre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​

Queridos siervos de Dios Altísimo:

En este día les digo que para que puedan vivir aún en este mundo, las Leyes Superiores que se viven en el Universo, tendrán que reencontrar lo Sagrado.

Lo sagrado es el don de conocer la Presencia de Dios en todas las cosas. Lo sagrado completa el alma y aproxima el espíritu a la materia corrupta, para volverla pura y limpia.

Encontrar lo sagrado es una forma sencilla de decir que la consciencia está recorriendo el camino de las Leyes Universales. Y la clave para descubrir lo sagrado en todas las cosas es la reverencia.

A diario las fuerzas de oposición al Plan de Dios intentan destruir lo sagrado como concepto en la vida humana y esto comienza desde la infancia, degenerando las relaciones familiares.

Es por esto que Mi Casto Corazón desciende al mundo, para hacer un llamado especial a las familias. Así como pude vivir lo sagrado, junto con la Santa Familia de Nazaret, hoy les pido que celen por lo sagrado dentro de sus familias.

Que desde la infancia los niños puedan conocer el amor, la reverencia a Dios, así como por el prójimo; la reverencia por las ceremonias, por la oración, por los Reinos de la Naturaleza, por la vida.

No permitan que se pierda en el corazón de los pequeños la pureza que ellos traen. Cuiden las influencias que ellos reciben; prefieran el contacto con los Reinos de la Naturaleza, al contacto con las tecnologías. No busquen solo distraer a sus hijos, hermanos, nietos, sobrinos; pero sí asuman estas pequeñas almas y sean para ellas el ejemplo que seguir. Que encuentren en la vida del espíritu la alegría de estar en vida, y esto se dará por medio de su ejemplo.

Una vida vacía de amor, vacía de Dios y de Su Santo Espíritu, está construyendo la actual juventud del mundo, que ya no encuentra sentido para la vida, porque sus almas, que vinieron al mundo en este tiempo para cumplir una misión específica, no están encontrando en lo que el planeta ofrece aquello que Dios les encomendó realizar.

Por eso, celen por los jóvenes y por los niños del mundo y háganse responsables por aquellos que tienen a su lado. Muéstrenles la vida del espíritu, de la oración, de la búsqueda espiritual, de las cosas que trascienden la vida en la materia.

Porque aquellos que están naciendo en este tiempo tienen la misión de recordar su origen, para atraer así para el mundo el nuevo tiempo, la nueva humanidad. Por eso, es importante conducirlos por el camino correcto, antes que el alma se confunda con todo lo que el mundo ofrece, como superficialidades y falsos caminos espirituales.

Hagan esto por el Plan de Dios y por el futuro de la humanidad, como también el de todo el Universo.

Los amo y les dejo Mi amoroso impulso de salvación, principalmente para los jóvenes y los niños de este mundo.

San José Castísimo, Siervo de Dios eternamente

Oct

28

Miércoles, 28 de octubre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​

Que la paz en los corazones de los que siguen a Dios sea la señal visible de Su Sagrada Presencia en el mundo.

Que la fraternidad y el amor, entre hermanos unidos por un mismo propósito evolutivo, sean el motivo de inspiración y de entrega para aquellos que no saben en qué dirección caminar.

Que la unidad con Dios, alcanzada por medio de la oración y plasmada en todos los instantes de la vida, sea la luz que ilumine los ojos de los que caminan en la oscuridad.

Que la comunión con los Reinos de Naturaleza, el cuidado y el amor para con esos hermanos menores, sean el ejemplo para los corazones humanos que perdieron la esperanza de encontrar un mundo nuevo.

Que el amor al Plan de Dios sea mayor y más fuerte en el corazón de Sus compañeros que los propios planes y las tendencias humanas.

Que la aspiración a la constante transformación en Cristo impulse a los seres para que cada día no sean más los mismos y para que se aproximen a Dios, por medio de su propio mundo interior y también por su conducta en la vida material.

Que la nueva humanidad no sea solo una profecía para los corazones que siguen a Dios: que sea una meta a ser alcanzada en vida con el esfuerzo, la oración, el amor y la persistencia en la verdad.

Queridos compañeros de Mi Casto Corazón, si creen en Mis palabras y tienen fe en la presencia de los Sagrados Corazones, jamás pierdan la oportunidad de ser otros y de caminar hacia el cumplimiento del Propósito Divino.

Les pido que más que anunciar Nuestra presencia con palabras, la anuncien con su propia transformación. Los seres de este mundo necesitan de un ejemplo que seguir, aunque ustedes permanezcan en silencio.

Si quieren que el Plan de Dios se establezca en el mundo, nunca prediquen sobre algo que no viven. Antes de llevar la Buena Nueva de los Sagrados Corazones, al menos intenten todos los días, vivir Nuestras palabras. Les aseguro que, si así lo hicieren, su ejemplo de fraternidad, de caridad, de perdón y de reconciliación, llegará más lejos de lo que llegaría si estuviesen difundiendo por años una palabra que no encontró vida en ustedes.

Los amo y los impulso para la vivencia de la Voluntad de Dios.

San José Castísimo

Oct

27

Martes, 27 de octubre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​

Queridos compañeros y siervos de Cristo:

Hoy los invito a que comprendan la importancia de unirse inmediatamente al Propósito de Dios, y como soldados de Su ejército de luz, que estén dispuestos a entregar sus propios planes y aspiraciones para que se cumpla el Único Plan, el Plan de Dios, que es por el bien y por la salvación de toda la humanidad y de todo el planeta.

En este tiempo, queridos, el Universo entero se congrega a cada instante, por medio de Sus Representantes, para guiar de la mejor forma a la amada humanidad.

Es de esta forma que descienden al mundo los impulsos de luz, de redención y de reconciliación, que muchas veces los corazones no serían merecedores de recibir; pero la intercesión de los Mensajeros Divinos, junto con los verdaderos soldados orantes de la Tierra, está trayendo nuevas posibilidades para los seres de este mundo.

Hace un tiempo atrás, la probabilidad que Dios tenía para la humanidad era que despierten unos pocos, que serían las semillas para un nuevo futuro. Y ahora, gracias al poder de la oración, esa probabilidad aumenta. Por esto, otros hermanos suyos, que no despertarían a tiempo, están recibiendo la posibilidad de reconocer su origen, y así cumplir al menos en parte, su propia misión.

A cada vuelta de la espiral de la evolución, los seres humanos sorprenden al Universo y ahora, la tarea de los Mensajeros Divinos encuentra espacio para ampliarse y revelar a los corazones lo que vinieron a hacer en este mundo, despertando así su potencial de amar y perdonar el pasado que los ataba a una cadena de involución.

Sé que muchos no comprenderán Mis palabras inmediatamente; sin embargo, guárdenlas en el corazón, porque aquellos que hoy no las comprenden verán llegar la hora de su propio despertar y ahí sí, finalmente las comprenderán.

Les digo todo esto en este momento para que puedan adherirse a los cambios en los Planes de Dios, los que son permanentes, porque la humanidad es imprevisible a los ojos del Creador. En este tiempo, cuando ningún alma podrá perderse del verdadero camino, el Señor está entregando todo para la manifestación de Su amado proyecto de cura y de redención universal, por medio de los seres humanos.

Los amo y nuevamente les pido que guarden Mis palabras solamente en el corazón; él, por más que no las comprenda, recibirá los impulsos que de ellas provienen, para poder comprenderlas algún día.

Paz y redención para todos.

Su Padre e Instructor, San José Castísimo

Oct

26

Lunes, 26 de octubre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​

Queridos compañeros y siervos de Cristo:

Hoy les pido que reflexionen sobre todo lo que les dije en los últimos tiempos y que busquen, dentro de sí, percibir si están intentando vivir las instrucciones transmitidas por los Sagrados Corazones.

Con la simplicidad propia de la Consciencia de Dios, los Sagrados Corazones de Jesús, José y María están conduciendo a la humanidad para un grandioso despertar; sin embargo, dependerá de cada uno de ustedes que ese despertar pueda salir de las hojas de papel y del verbo que los videntes pronuncian para el mundo al repetir Nuestras Palabras, y que se vuelvan vida y fuente de despertar para otros seres de este mundo.

En este momento del planeta, intentamos despertar no solamente seres orantes, sino soldados de la oración: consciencias que sean capaces de obedecer las indicaciones de Dios inmediatamente y que comprendan que el amor, el perdón, la unidad y la fraternidad, que se alcanzan cuando el corazón ora, son las armas más poderosas de los tiempos actuales.

Que provistos con el Poder de Dios, Sus Ejércitos puedan hacer triunfar la Luz, por medio del descenso de la Luz Divina en el corazón que ora.

Los ejércitos del adversario no se cansan, no se detienen y no se distraen ni por un solo minuto; pero la Victoria de Dios debe ser la única certeza de los corazones que responden al llamado celestial. Con esta convicción interior, animarán a otras almas para que transformen sus vidas y se conviertan en pacificadores de este tiempo de caos y de perdición planetaria.

Mis queridos, despierten a la transformación inmediata y nunca piensen que ya están en un buen punto, que alcanzaron la meta y que ahora pueden descansar, pues el descanso del soldado de Dios no será en esta vida.

Ustedes están aquí ahora, para que puedan transformarse permanentemente, todos los días, un poco más, hasta que puedan fundirse con Cristo en corazón, alma y espíritu. Hagan esto por los que ignoran la existencia de Dios y de Su Plan y que están entregando sus almas al abismo de este mundo, creyendo que viven lo mejor que la Tierra les puede ofrecer.

Los amo y los aguardo en oración.

San José Castísimo

Oct

25

Domingo, 25 de octubre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​

Queridos compañeros de Mi Casto Corazón:

Hoy los llamo al despertar de la verdadera fe, aquella que nace de la unión del espíritu con Dios y que no se alimenta de milagros o recompensas de ningún tipo.

La fe para la cual los invito es la fe en lo invisible, para que puedan confiar y así, vivir las instrucciones de los Mensajeros Divinos.

Sé que para muchos es difícil despertar la fe en el corazón, cuando ella es puramente espiritual. Muchos creen en la Presencia de Dios entre los hombres, por medio de las Apariciones actuales de los Sagrados Corazones, pero la creencia proviene de la aceptación de la mente y la fe es la adhesión del espíritu a la Voluntad de Dios.

Una fe que nace como consecuencia de fenómenos y milagros es una fe que puede ser tan pasajera, como tales fenómenos; pero la fe que nace en el corazón de aquel que cree sin ver, es una fe que jamás se extinguirá y que lo conducirá a encontrar la verdadera vida del espíritu.

Aquel que mantiene su fe, incluso en lo invisible del corazón, podrá encontrar a Dios, que no es visible a los ojos humanos y superará los límites de la materia y de los sentidos, para ingresar en una realidad que trasciende la existencia material. Es para eso que los Mensajeros Divinos vienen al mundo en este tiempo, por medio de este grupo de almas.

A lo largo de la existencia humana, Dios intentó despertar a los hombres de muchas formas, pero siempre que fueron despertados por medio de los sentidos, jamás pudieron salir de los límites del propio sentido material, concreto.

Los devotos y fieles de Dios en el mundo entero casi siempre están aspirando simplemente a las cosas que se refieren a la vida material y en ningún instante vislumbran la verdadera existencia, que comienza después que trasciendan las ilusiones de esta vida.

Muchos creen en Dios, oran y buscan vivir en paz, pero casi siempre esto enfoca solamente el bien personal y el éxito de la propia vida material.

¿Comprenden que el Plan de Dios no comienza y no termina en esta pequeña Tierra?

Mis queridos, cuando son llamados a despertar la fe en lo invisible, como consecuencia despiertan muchas otras cosas, como la comprensión que la vida no termina en la materia. Comprenden la existencia de una vida superior, pueden trascender las apariencias y los Mensajeros y llegar a la esencia del mensaje; pueden profundizar en la consagración de la vida material, para que tengan como prioridad la vida del espíritu.

Los Mensajeros Divinos conducen hoy a la humanidad hacia una mayor comprensión de la vida y no intentan construir, en este mundo, nada relacionado con el confort, la comodidad y el bienestar material, pues no es esta la meta de Dios.

La meta para este mundo es ser otro, para que en la materia habite el espíritu; para que la Tierra sea una nueva Tierra. Para que la humanidad sea una nueva humanidad, pues esto se refiere al descenso del Reino de Dios al mundo. O sea, aquello que hoy es invisible para los ojos humanos debe pasar a ser la realidad de este planeta. Pero, para eso, ustedes deben partir del principio, que es desarrollar la fe en lo invisible, para que deje de ser un misterio para el corazón humano y pase a ser la realidad.

Los amo y los llamo al despertar de la verdadera fe del corazón.

San José Castísimo

Oct

24

Sábado, 24 de octubre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​

Cuando una nación vive las consecuencias de acciones humanas milenarias que fueron tan intensas que se plasmaron en su cultura política y social, por decirlo de alguna forma, como es el caso de Venezuela y de muchas otras naciones, la única salida para tamaña ilusión e ignorancia es la vida de oración verdadera.

Si al menos un pequeño grupo, dentro de cada nación, orara verdaderamente todos los días y si, aún más, pudiera transformar sus propias vidas en un acto permanente de oración, podría cambiar completamente la consciencia de la nación y, en consecuencia, su destino físico y espiritual.

Digo esto porque un ser que ora permanentemente va ingresando con su corazón en la Consciencia de Dios y allí reconoce el verdadero propósito de su vida sobre la Tierra o, por lo menos, puede reconocer lo que está fuera de ese propósito y, de esta forma, las ilusiones de la materia le resultan disonantes y no las puede soportar. Es en ese momento que el alma es impulsada hacia la búsqueda constante de la verdad y vive su elevación. Esa experiencia queda marcada en la consciencia de la nación, que poco a poco es conducida hacia una búsqueda superior, por medio de sus habitantes, de sus guardianes, ya que aquellos que viven dentro de cada nación son, para Dios, los guardianes del propósito para ella.

Es por eso que los Mensajeros Divinos llegaron a Venezuela en el inicio de su crisis y ahora regresan para renovar el impulso de los corazones venezolanos como también del mundo entero.

Los Sagrados Corazones llegan a Venezuela no para terminar con la crisis social, política, económica y espiritual que vive este país hoy, sino para que como nación, ella aprenda a traspasar los acontecimientos materiales por medio de la vida de oración y mantenga vivo el propósito de la nación, aquel atributo que Dios depositó dentro de todos los seres que viven bajo la misma aura, para que lo desarrollen y, así, ayuden a que se cumpla el Plan Divino para toda la humanidad.

Si Venezuela, como consciencia, pudiera vivir esta experiencia de encontrar la verdad y salir de la ilusión material, por medio de la vida orante, este aprendizaje servirá para muchas otras naciones y para toda la humanidad en los tiempos que vendrán. Tiempos en los cuales la crisis espiritual, con consecuencias físicas, será la vida diaria de la humanidad.

Es por eso que Mi Casto Corazón hoy bendice esta nación y a todos los venezolanos, impulsándolos hacia la vida orante verdadera y pacífica y para que así lo vivan como un servicio que realizan para toda la humanidad.

Recuerden estas palabras en los días que vendrán, porque hoy las pronuncio para Venezuela, pero en un futuro cercano servirán para muchas otras naciones.

Los amo y les doy Mi Paz, para que mantengan sus corazones pacíficos ante todos los acontecimientos de la vida.

San José Castísimo

Oct

23

Viernes, 23 de octubre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​

Para superar las pruebas en un tiempo de caos deben aprender, aun en estos tiempos, a superarse a sí mismos, a amar la oración y a buscar la unión permanente con la Jerarquía Divina.

Cada vez que se abren para sustentar un propósito, una sintonía1, reciben de lo Alto una oportunidad de conocer lo que está oculto en su propio interior.

Cuando el Universo los coloca en la situación de ser sustentadores orantes y de permanecer en vigilia, es que ustedes comienzan a sentir hasta dónde pueden entregarse a Dios y a partir de dónde pueden superar los límites conocidos para dar de sí aquello que desconocen.

Estas instancias en las cuales los Mensajeros de Dios les piden oración constante son para probarlos, para prepararlos y para dar a cada uno una oportunidad de autoconocimiento. Por esto, es importante que observen su propio mundo interior en este momento y traten de ser verdaderos en sus oraciones en el transcurso de las horas. Así, podrán ir entrenando sus consciencias para los días que llegarán y que se necesitará de los soldados de Cristo, de la vigilia permanente y constante.

Que los aprendizajes de unos pocos puedan depositarse en toda la consciencia humana, como experiencia y vivencia de unión con Dios y con Su Propósito.

Los amo y los bendigo, para que sigan respondiendo a las necesidades del Plan de Dios.

San José Castísimo
 

1San José se refería a un pedido de los Mensajeros Divinos realizado a las Comunidades-Luz y a los Monasterios de la Orden Gracia Misericordia, de realizar una oración de apoyo al grupo de viaje por Colombia.
En el momento en que recibimos el mensaje de San José, hacía cerca de ocho horas que estábamos orando y seguiríamos hasta completar al menos doce horas de oración continua.

Oct

22

Jueves, 22 de octubre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​

Queridos compañeros:

Quiero decirles, en este día, en relación con las palabras que vengo pronunciando en estos últimos tiempos, que si les instruyo sobre tales cosas es porque confío en el potencial de todos los corazones que Me escuchan, independientemente de la vida que llevan y del grado de consagración en el que se encuentran.

Mi Casto Corazón fue enviado al mundo para acompañar a María Santísima en el despertar de los 144 mil, que deben preparar el retorno de Cristo y reconocerlo entre los hombres. Es por eso que Nuestra presencia es puramente espiritual y toca los espíritus de aquellos que se comprometieron con Dios en el principio de todo este proyecto humano.

Mis amados, los 144 mil son aquellos espíritus que fueron enviados a la Tierra para vivir la redención y para ayudar al proyecto humano y que se comprometieron a vivir en sí los códigos dejados por Cristo.

No piensen que Jesús vino a la Tierra para ser el único Cristo existente en la Creación de Dios. Él vino para ser el Camino que toda la humanidad debería recorrer; la Verdad que cada ser de este mundo debería amar y seguir; y la Vida Crística que se manifestó en Jesús, pero que debe manifestarse también en todos aquellos que se disponen a hacer de sí mismos la manifestación del proyecto de Dios y volver vida, en la propia carne, los principios universales y crísticos dejados por el Hijo del Hombre.

Mis amados, llegó el momento de asumir el verdadero papel en el Plan de Dios. Y esto se alcanza cuando pueden salir de las mezquindades de la vida material, y así salir de sí mismos, para tener como prioridad en sus vidas lo que realmente importa que es el amor y el perdón, la redención y la unidad con Dios, y en consecuencia, con toda Su Creación.

Los 144 mil deben ser la punta de la lanza que abre el camino para la nueva humanidad, el ejemplo a seguir para los que están ciegos, palpando el aire delante de sí. Los 144 mil deben ser la mano extendida para los hombres y para los Reinos de la Naturaleza; deben ser la representación de la propia humanidad, elevando el planeta para la manifestación de la verdad.

Piensen sobre esto y sientan Mis palabras en el corazón, pues ellas deben impulsarlos a diario, para que al menos, aspiren a no ser más los mismos, y así, vivan lo que les enseño.

Su Amado Padre y Consejero,

San José Castísimo

Oct

21

Miércoles, 21 de octubre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​

Para estos tiempos de transición entre el viejo y el nuevo hombre, el hombre original, deberán conocer un atributo universal divino: el Rayo de la Omnipresencia.

El Rayo de la Omnipresencia es aquel que permite que la Consciencia de Dios esté viva y presente en todas las cosas. El Rayo de la Omnipresencia es el vehículo de Dios mismo en Su Creación.

Y ¿por qué deben conocerlo?

Porque en tiempos en que la humanidad esté muy apartada de Dios y cuando los Mensajeros Divinos ya no se encuentren entre los hombres como ahora, necesitarán saber que el Creador está en todo. Y no solo saber; sino que también deberán experimentarlo y vivirlo. De esta forma, jamás se sentirán solos o desamparados, porque el Rayo de la Omnipresencia les será visible y palpable al corazón.

Para conocer la Omnipresencia de Dios, deberán buscarla desde ahora y Yo les diré cómo.

En la concentración de la mente, del corazón, del alma y del espíritu, silénciense y permanezcan solo en el presente, sin pensar en el pasado o en el futuro. Sientan el momento presente, sientan los elementos de la naturaleza como el aire por ejemplo, porque independientemente de dónde se encuentren el aire estará presente. Sientan el aire como portador del Rayo de la Omnipresencia y perciban que un mismo Dios promueve la vida por medio del aire y anima los universos, en el centro de toda la Creación.

Descubran la Presencia de Dios en la vida que los sustenta dentro de su propio cuerpo, dando movimiento a los elementos que componen su ser. El mismo Dios que habita la perfección de la materia y conduce el funcionamiento de un organismo, es aquel que habita el Cosmos, conduciendo el Plan para las diferentes galaxias.

La Omnipresencia de Dios se descubre al percibirse al mismo Dios en las pequeñas y en las grandes proporciones de la vida.

El Creador está vivo en todo lo que por Él fue creado. Encuéntrenlo dentro de cada uno de ustedes, como en el centro de la Creación. Encuéntrelo dentro del prójimo como en todas las cosas. Así, podrán sentirse guiados aun estando solos, y si en un momento de necesidad Lo escuchan, el Dios que está en todo podrá conducirlos al cumplimiento de Su Voluntad.

Los Mensajeros Divinos les hablan directamente y con palabras tan humanas para que aprendan, algún día, a hablar con el lenguaje del corazón y a escuchar la voz que se pronuncia en el silencio de su propio interior.

Los amo y los conduzco para los tiempos de transición.

San José Castísimo

Oct

20

Martes, 20 de octubre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​

Mis amados compañeros:

Este es un mensaje de paz y de redención para el mundo, así como todas las palabras que pronuncié en los últimos tiempos.

Renueven todos los días sus compromisos con Dios y con la superación de sí mismos, porque en estos tiempos, cada día traerá un desafío mayor, interno o externo, que sus corazones necesitarán vencer.

Cuando un alma decide ingresar en un camino de consagración de la vida al Propósito Evolutivo de Dios, será probada a cada instante y pulida como un diamante en bruto, hasta que llegue a la máxima expresión de su esencia.

Es por esto, queridos, que muchos sienten que después de haber comenzado a recorrer un camino más profundo de entrega, ya no pueden superar ciertas pruebas que antes les parecían tan sencillas. Les explicaré porqué sucede esto.

Cuando ustedes están superficialmente en el camino espiritual, sus dificultades también son superficiales y Dios no les cobra más de lo que pueden dar. Entonces, muchas veces ustedes piensan que han superado algún aspecto propio negativo, cuando en realidad, lo cerraron con tapa de hierro en lo profundo de la consciencia, como forma de no encontrarlo, y viven como si él no existiese.

Pero cuando asumen una consagración más amplia y emiten para Dios un “sí”, para que Él opere en ustedes, entonces el Señor levanta, con Sus propias manos, todas las tapas de hierro de la consciencia y deja que, por sí solos, esos aspectos ocultos prueben y transformen el ser.

De esta forma, vean que la preparación para los tiempos que vendrán y el fortalecimiento de la consciencia no se darán al hacer un curso de socorristas o leyendo muchos libros. La preparación para estos tiempos proviene de la propia consciencia. Aquel ser humano que es capaz de superarse a sí mismo y transformar su propio lodo por amor al Plan de Dios, será capaz de perseverar ante cualquier acontecimiento del mundo, porque en su interior ya reina su esencia, que es una con Dios Padre.

Les dije que este era un mensaje de paz, porque deben estar en paz delante de su propia purificación y vigilarse mucho.

Si cometen errores, pidan perdón; si no se entienden entre ustedes, reconcíliense; si tienen resistencias con alguien o con alguna cosa, enfréntenlo, vayan a su encuentro y amen. Si estuviesen cansados, supérense; si tienen dudas, obedezcan; si están angustiados, oren; si piensan mucho en sí mismos, sirvan al que está más cerca.

Si quieren vivir según los Planes de Dios, escúchenme y sigan Mis palabras.

Su Padre e Instructor,

San José Castísimo

Oct

19

Lunes, 19 de octubre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO EXTRAORDINARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​

La Paz puede ser una realidad en el mundo, así como ella es en el Reino de Dios, en donde Su Consciencia Suprema se expresa plenamente. Sin embargo, para que eso sea posible, es necesario que los seres humanos quieran estar con Dios, así como quieren aquellos que viven en Su Reino.

Cuando un ser aspira a estar permanentemente con Dios, lo busca en todas las cosas y espera encontrarlo en todo, en la certeza que el Creador depositó una parte de Su Consciencia en todo lo que creó.

Por eso, para que la paz se establezca, deben buscar y encontrar a Dios en todo y en todos, trascendiendo las influencias del mundo y todo lo que aparentan ser las personas que transitan por él.

Acuérdense permanentemente de la existencia del espíritu de cada ser y que para cada uno, el Creador tiene un plan perfecto, una idea y un pensamiento divino. Acuérdense que, dentro de cada consciencia, en lo más profundo, están los códigos que ella necesita para cumplir con su misión.

Hoy quiero revelarles un misterio del Reino de Dios, de Su Plan para la humanidad. Al crear a los seres humanos, Dios depositó en cada esencia un atributo divino, llamado Rayo Universal, que es una forma de expresión de Su Divino Espíritu, aquel que crea todas las cosas.

Los Rayos del Creador son responsables de conducir Su Creación a la perfección, pero en el caso de los seres humanos existe un secreto, una particularidad: la vivencia de la perfección en la humanidad depende de la expresión del amor, y esa perfección se activa no solo cuando un ser ama, sino también cuando él es amado.

El amor del que les hablo no es el amor que ustedes conocen, porque los seres humanos acostumbran amar lo que les conviene, lo que les agrada o lo que les causa alguna gratificación, pero ese no es el Amor de Dios.

El Amor de Dios es aquel que mira un ser y trasciende sus imperfecciones, encontrando así la verdad de la esencia de cada uno, y es eso lo que ama: ama la Voluntad de Dios para con Sus criaturas; ama la Perfección de Dios escondida en los seres; ama al Mismo Dios por intermedio de Sus criaturas.

No es imposible vivir este amor, pero para encontrar algo que está perdido en el otro, deben encontrar lo que está perdido en ustedes mismos, que es la posibilidad de amar verdaderamente.

Para eso estoy aquí. Para eso desciendo todos los días al mundo, para volver simple la vida espiritual, para volver simple lo que, para los hombres, siempre fue complicado. Porque ¿qué dificultad debería haber en amar de verdad, si fueron creados exclusivamente para eso?

Busquen dentro de sí mismos la verdad sobre lo que son. Cuando den los primeros pasos, Yo los ayudaré.

San José Castísimo, por el despertar del amor en la consciencia humana

Oct

18

Domingo, 18 de octubre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​

Queridos compañeros en Cristo:

Quiero traerles a diario, algo más que las palabras, porque tengo la posibilidad de llevarlos a vivir lo que ustedes verdaderamente son, no solo como individuos, sino también como humanidad.

Por eso insisto, una y otra vez, para que en cada momento de sus vidas, ofrezcan todo lo que hacen por la consciencia humana, sobre todo por todos aquellos que no conocen a Dios y que, independientemente de su clase social y de su situación física, viven en la ignorancia y en total ilusión.

Mis amados, cuando estuve en este mundo como José de Nazaret, en todo lo que hacía en Mi trabajo, en el descanso o en las liturgias diarias, la oración era siempre lo que movía Mi Casto Corazón y así, orando, ofrecía todo por los demás hermanos del mundo.

Trabajaba por los que no lo hacían; descansaba por los que no podían descansar; era verdadero y sencillo por los que no podían serlo. Y así era con todo. Entonces, fui descubriendo cómo amar las imperfecciones de los hombres. De esa forma, mientras trabajaba por alguien que no lo hacía, comencé a comprender porqué aquellos que no trabajaban estaban en esa situación, y en Mis intenciones, ofrecía siempre a Dios las dificultades de Mis hermanos.

Viendo la pureza de Su siervo que no oraba para sí mismo, pero sí para que el Reinado de Dios se expandiese por el mundo, el Señor comenzó a mostrar a los ojos de Mi Corazón, diferentes situaciones del planeta en lugares que en vida no había conocido, pero sabía de la realidad de todo lo que veía.

Dios Me concedió la Gracia de servir más profundamente y de tener la certeza que, en cada instante de Mi vida, Él podría interceder por algún alma. Fue de esa forma que fui aprendiendo el arte de interceder ante Dios, por las almas y por los seres de la naturaleza, los que nunca eran olvidados por Mi Corazón Castísimo.

Hoy les digo que el secreto para ser un intercesor ante Dios es que nunca pierdan la pureza de intención y no se crean nada, sino que sean solo un único siervo de Dios. En donde haya orgullo por alguna obra ofrecida a Dios, esa obra ya no alcanzará el Cielo.

Muchos creen que interceden por las almas cuando, en realidad, están perdiendo un tiempo precioso para orar con el corazón, para en lugar de esto, alimentar el propio orgullo y la vanidad.

Vengo para enseñarles a ser puros como los niños y a orar así como un pequeño niño ora a Dios: no hay vanidad en sus palabras ni tampoco orgullo, solo hay una unión pura con Dios. Los niños no buscan nada mientras oran, solo entregan sus oraciones. Esos son los verdaderos intercesores.

Mis queridos, quiero sí que sean intercesores entre Dios y las almas perdidas, pero antes que eso, deben encontrarse a sí mismos en la propia esencia de la pureza y de la humildad.

Vengo al mundo para darles esa posibilidad, pero no piensen que eso es imposible, solo únanse a Mi Espíritu de Amor, y cada vez que vean que no están orando con pureza y humildad, acuérdense de Mí y sean como niños caminando hacia el Corazón de Dios.

Los amo y les dejo la pureza de Mi Casto Corazón.

San José Castísimo

Oct

17

Sábado, 17 de octubre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​

Si ustedes no comprenden algo de lo que les digo, entren en el recinto del propio corazón y busquen ahí trascender las imperfecciones, las ideas sobre sí mismos, los conceptos ya construidos sobre su propia personalidad o incluso lo que creen ser, en alma y en espíritu, porque el corazón desconoce completamente el Plan de Dios. Aun aquellos que son considerados sabios viven en el mismo tiempo y espacio de la ilusión, separados de la Verdad Suprema. Así, por más que ellos puedan vislumbrar algo sobre la Vida Superior, jamás podrán conocerla completamente, sino, solo cuando el tiempo de Dios comience a ser uno con el tiempo de este mundo y la ilusión de ustedes de estar solos, en un Cosmos infinito, desaparezca de la consciencia humana.

Por no conocer nada sobre el Plan de Dios, ustedes tampoco saben sobre sí mismos, porque son parte de una Creación Suprema que como un todo, es un gran misterio para la humanidad. Pero llegará el momento en que los misterios tendrán que ser revelados, porque el Plan de Dios deberá vivirse por Sus criaturas.

Al contrario de lo que muchos piensan, los Mensajeros Divinos son enviados al mundo para que ustedes puedan vivir el Plan de Dios, y no tanto para que puedan conocerlo. Es por esto que, a lo largo de los siglos, solo entregamos para la humanidad palabras que la condujesen al encuentro de un nuevo principio de vida por medio del amor, de la fe y de la caridad. Y estos principios, por sí solos, llevarían a la humanidad a vivir según lo que Dios pensó para los hombres. Y después de haber vivido y experimentado el Plan de Dios, entonces ustedes comenzarían a poder conocerlo y comprender mejor el motivo de vivir todas esas cosas y porqué no podrían continuar viviendo la vida humana común de superficie.

Como los tiempos se aceleran y el Reino de Dios se aproxima al mundo para volverlo sagrado y retirarlo de la ilusión, los Mensajeros Divinos dan Su último gran impulso a la consciencia humana, intentando hacerla vivir los Principios Divinos, y al mismo tiempo, comprender lo que le sea posible dentro de su limitación sobre la Vida Universal, el Plan del Creador y para dónde los conduce a partir de este nuevo ciclo.

Es por esto que les pido que, antes de escuchar las Palabras de Dios en el verbo de Sus Mensajeros, entren en lo profundo de su propio corazón y se olviden de todo lo que piensan sobre sí mismos, sobre la humanidad y sobre la vida planetaria, para que así puedan encontrar una puerta para entrar en contacto con la verdad de todas estas cosas.

Les dejo esta reflexión y la Paz de Mi Corazón, porque el conocimiento debe ser contactado siempre con el espíritu de la paz, pues la transformación se da solo cuando es resguardada por la paz, así como la correcta fortaleza se construye con un corazón pacífico.

Su Amado Padre y Compañero de la Eternidad,

San José Castísimo

Oct

16

Viernes, 16 de octubre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​

Cuando estuve sobre la Tierra como José de Nazaret, muchos Me buscaban queriendo un consejo sobre cómo unirse a Dios. Mi Casto Corazón estaba descubriendo, con el Niño Jesús, que Dios estaba dentro de todos los seres. Pero en una época en la cual no se pensaba en un Dios Vivo, sino en las Escrituras, era muy difícil concebir la existencia de Dios dentro de cada ser.

Hoy, ya existen conocimientos y experiencias suficientes, como humanidad, para que comprendan las cosas del Cielo y cómo ellas se expresan en el mundo. De esta forma, descubrirán en el mundo el potencial que él tiene de vivir de acuerdo a la Vida Celestial.

Así como Dios está vivo en cada ser y pocos pueden verlo, Su Reino vive en la idea original de la creación de la Tierra. De esta forma, tanto el Dios Vivo, como Su Reino, deben surgir en los seres y deben manifestarse en el mundo.

Para encontrar el Señor dentro de sus propios corazones y reconocerse semejantes a Dios, tendrán que reconocerse como individuos imperfectos y meramente humanos desde el punto de vista de la Tierra.

Para que el Reino de Dios sea una realidad en el mundo, todo lo que no forma parte de ese Reino debe dejar de existir. Y no será Dios quien hará desaparecer todas las cosas, y así, se resolverán todos los problemas planetarios. Ustedes, Mis amados, serán los que deben hacer desaparecer, primero de sus propias consciencias, todos los conceptos, los principios, las ideas y las intenciones que construyen todas aquellas cosas que, como humanidad, los separan de Dios.

Por ejemplo: por más que no sean gobernantes y no tengan la potestad de comenzar o de acabar con una guerra, para abolir las guerras en el mundo, deben aplacar en sus propias consciencias la ira, la competitividad, la avaricia, la codicia. Y de esa forma deben actuar con todo, porque poco a poco el Reino de Dios descenderá al mundo. Pero para eso, la armonía con la cual ese Reino se instalará dependerá de la preparación de la consciencia humana para recibirla.

Muchos temen la tan citada transición planetaria, pero pocos están reconociendo que el curso de esa transición será el resultado de lo que cada uno pueda hacer para transformar en sí, la consciencia humana y en consecuencia, la consciencia planetaria.

Mediten en lo que les digo y en lo que les dije en días anteriores. Encontrarán en Mis palabras las llaves para alcanzar la redención de una forma pacífica y armoniosa.

Les dejo Mi Amor y Mi consejo paternal, así como en otros tiempos.

San José Castísimo

Oct

15

Jueves, 15 de octubre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​

En presencia de Mi Santa Hija, Teresa de Jesús, Me alegro de verlos liberando el mundo con el poder de la devoción y de la alegría de servir a Dios.

Ese es el espíritu de una verdadera vida de consagración y es lo que Teresa de Jesús siempre enseñó al mundo, por medio de Su ejemplo: que la alegría nunca debe faltar en el corazón de aquellos que se entregan a Dios.

La alegría debe estar como esencia en todo lo que hacen: la alegría del silencio, la alegría de la transformación, la alegría del sacrificio, la alegría de la corrección, la alegría de orar, la alegría de servir, la alegría de ser parte viva del Plan de Dios.

Si esa alegría estuviese viva en el corazón de todos los servidores, sería como el fuego que mantiene encendido el amor en el corazón de todos los seres y transforma toda rigidez y toda dificultad en simplicidad y ligereza.

Hoy, al lado de Mi hija Teresa, a quien nunca le fallé y quien nunca Me falló, vengo a traerles un impulso para la consagración de la vida y que hagan del día a día de sus seres la eterna alegría de caminar hacia Dios.

Cuando el Propósito Divino está claro tanto en la consciencia como en el corazón, el alma jamás pierde la alegría, porque aún delante de los actuales escenarios del mundo, ella conoce la verdad hacia la cual camina y siempre está buscando elevar el dolor y la tristeza por medio de la alegría.

Queridos compañeros, tanto Teresa como Mi humilde Corazón estuvieron sobre la Tierra y conocen las dificultades de llegar a una verdadera entrega. Sin embargo, los dos alcanzamos en vida dos virtudes, con las cuales pudimos cumplir el Plan de Dios para Nosotros, las que seguimos viviendo para ser eternos siervos del Señor: esas virtudes son la perseverancia y la alegría.

Sean incansables delante de los obstáculos que el mundo les coloca y que el propio interior hace emerger y tornen la vida ligera y simple por medio de la alegría.

Cuando eso suceda, serán una fuente de la Presencia de Dios en el mundo, y en un tiempo en el cual la desesperanza es lo común en los corazones, ustedes se convertirán en un aliento y un bálsamo de amor para los que sufren.

Los amo y junto a Teresa de Jesús, quiero mostrarles la simplicidad de la vida consagrada al Plan de Dios, cuando el corazón es incansable y alegre de verdad.

Dejamos Nuestras bendiciones para el mundo entero y que Nuestra alegría traiga levedad para los corazones afligidos.

Su Padre y Compañero, San José, en presencia de Santa Teresa de Jesús

Oct

14

Miércoles, 14 de octubre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​

A lo largo de la historia de la humanidad, como también del Universo, cada acto, sentimiento, pensamiento e intención de los seres queda plasmado en la consciencia planetaria.

Cuando un ser actúa de forma correcta y vive un aprendizaje importante que debe ser vivido por todos, lo que llevaría la raza a dar un gran salto evolutivo, esa experiencia se distribuye como código de luz para todos los seres humanos, y de esta forma, todos reciben una oportunidad de evolucionar y de aprender.

Cuando los hombres actúan incorrectamente y se unen a las acciones del caos y del mal, esas experiencias también quedan plasmadas en la consciencia humana y en las consciencias de las naciones, impidiendo que las almas vivan de acuerdo con el Plan de Dios. Mientras que ellas no se liberen de esas situaciones, por medio del perdón y de la comprensión de lo que vivieron, podrán pasar siglos recordando el mismo sufrimiento.

También los verdugos, aquellos que cometieron el error, no reciben una oportunidad de redimirse delante de Dios y equilibrar el pasado, porque para eso, la propia humanidad debe generar códigos de amor que sean más potentes que cualquier oscuridad.

Cuando los Mensajeros Divinos llegan a las diferentes naciones, no solo vienen para traer la paz y el despertar para los que allí habitan, sino también para liberar y perdonar, con el poder de Su Amor, todo el pasado que impide que el Reino de Dios descienda en esos lugares.

Por eso, ustedes deben ser más conscientes de la tarea invisible de Dios por intermedio de Sus Mensajeros y ser partícipes también de la liberación que llevan adelante con cada peregrinación.

Para eso, estén enteros durante sus oraciones: devotos, verdaderos, unidos a Dios con el verbo, con el espíritu y con el corazón. Siéntanse parte de la consciencia humana mientras oran, y así como el cuerpo humano une sus energías para curar alguna herida, únanse como consciencia humana para depositar la Luz de Dios en todos los espacios del mundo.

Ustedes saben que la humanidad se equivocó mucho a lo largo de los siglos y continúa distanciándose de Dios; por eso, llegó ahora el momento de generar el equilibrio correcto, hasta que la balanza les permita vivir una vida superior en este mundo sagrado, que debe vivir la Redención.

Los amo y les agradezco por ser más conscientes de la Voluntad de Dios.

San José Castísimo

Oct

13

Martes, 13 de octubre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​

Mis amados compañeros y buscadores de la verdad celestial, hoy Mi Casto Corazón solo viene para pedirles que sigan profundizando en el camino de la oración y de la entrega.

Les pido que no se olviden de la campaña1 para la cual los invité hace un tiempo atrás y acuérdense de la sagrada misión que los misioneros de María deberán llevar adelante, tan pronto como sea posible.

Sepan que el adversario de Dios hará de todo para que los misioneros no puedan llegar al destino marcado por el Señor. Por eso, desde ya, como soldados orantes de Dios, que viven para cumplir con Sus Planes, coloquen en sus oraciones y en sus corazones esta sagrada misión, para que, así, se abran los caminos y se disuelvan los obstáculos impuestos por el mal.

Para los Sagrados Corazones, esta misión es de vital importancia, así como la campaña para sembrar el Amor en la humanidad, porque si ustedes cumpliesen con esos dos propósitos, la humanidad estará enviando una señal para el Cielo, que aspira ardientemente que la Luz descienda al mundo y que el mal sea disipado.

Hoy les digo que, para que sea disipado todo el mal que la humanidad causa al planeta, a Dios y a sus propios semejantes, no basta querer; deben orar, actuar y hacer muchos esfuerzos y sacrificios. Ustedes saben que el mayor sacrificio del ser humano no es el martirio del cuerpo, pero sí la vivencia de la humildad. Es por este motivo que los encamino para que pidan perdón y vivan la reconciliación, porque así vencerán lo que el hombre siempre alimentó, que es el orgullo y la vanidad, en pro del cumplimiento de un Plan Superior.

Todos los conflictos del mundo tienen como base el orgullo arraigado en el corazón humano; por eso, para establecer la Paz, sean humildes de corazón.

Los amo, porque sé de la grandeza de sus corazones, cuando expresen la verdad que está latente en su propio interior.

San José Castísimo

1Campaña: “Sembrando el Amor en la Humanidad”,
                     pedida en el mensaje del 23 de septiembre de 2015.

Oct

12

Lunes, 12 de octubre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​​​​

Bienaventurados los que guarden en sí, el Reino de Dios y hagan de su propia consciencia el tabernáculo para las nuevas semillas de la sagrada humanidad.

Mis queridos, una vez más les pido que, en la unidad de la consciencia humana, ofrezcan sus esfuerzos y sacrificios, sus conquistas y transformaciones, para todo el planeta.

Hoy, Su Madre María toca el suelo de una nación muy lastimada y herida por el ansia del poder humano. En los planos espirituales, Colombia aún padece por los errores cometidos en el pasado y muchas almas viven sin paz, por las consecuencias de todo el mal que causaron los primeros colonizadores a los pueblos originarios.

Esta, Mis amados, es la realidad de la gran mayoría de las naciones del mundo que, por la falta de Luz y de Perdón, siguen padeciendo las acciones maléficas que someten a las almas durante siglos, sin que puedan comprender lo que viven. Por eso, es tan importante que los Mensajeros Divinos puedan llegar al mayor número posible de naciones, principalmente de América, que necesita liberarse del pasado, para que viva el nuevo futuro.

Hoy les digo esto porque, como compañeros y siervos de Dios en este mundo, deben conocer esas realidades y saber que no sólo el Medio Oriente padece por la astucia del adversario, sino que muchas otras naciones viven situaciones de una oscuridad deplorable, sin que los ojos humanos perciban la gravedad de la situación en que se encuentran las almas.

Sepan que el mundo sufre mucho más que crisis sociales. Ustedes están transitando por una crisis espiritual definitiva, en la cual tienen toda la ayuda de Dios para que la Luz se establezca en el mundo y venza al terror del caos. Solo deben ser más conscientes y saber que lo más importante hoy, es orar y trabajar para que el Plan de Dios se manifieste. Trabajar para eso, Mis queridos, es transformarse constantemente, dejando el viejo hombre para descubrir el verdadero arquetipo humano, y así, ser lo que Dios espera de Su creación en este mundo.

Los amo y los hago conscientes de la realidad planetaria, para que sirvan más y mejor todos los días de sus vidas.

Su Padre y Compañero,

San José Castísimo

Oct

11

Domingo, 11 de octubre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ CASTÍSIMO, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​​​​

Mis queridos compañeros en Cristo:

Mientras que la humanidad se preocupa con el crecimiento material y con la acumulación de bienes y riquezas que perecerán rápidamente ante de la imperiosa Luz del Redentor, Yo los invito a preparar el retorno de Cristo al mundo.

El Señor vendrá cuando los corazones del mundo hayan aprendido a valorar la verdadera riqueza y los verdaderos bienes, que son aquellos que ganan cuando pierden los bienes del mundo y se pierden a sí mismos, entregándose a Cristo.

El Señor vendrá cuando la humanidad comprenda que el único camino seguro es el que los lleva a Cristo. Este momento no está distante de sus vidas, porque los mismos acontecimientos del mundo harán desmoronarse todas las estructuras que traen el confort y la seguridad de los seres en la vida material.

El Señor vendrá, en fin, cuando las consciencias comprendan más ampliamente Su primera venida al mundo. Ellas lo descubrirán al ver el ejemplo de aquellos que siguieron Sus pasos y que, confiados en Su Presencia Espiritual, no titubearon con los temblores del mundo y no dejaron desmoronar sus fortalezas interiores, aun con todos los ataques del enemigo. Al contrario, los compañeros de Cristo ayudarán a construir la fortaleza en el interior del prójimo, aun en medio de grandes tempestades, porque mayor que el viento y que la lluvia, será el poder del amor infundido en ellos por Cristo.

El Señor vendrá, en fin, cuando la humanidad comience a conocer su verdadera historia, el origen de este mundo y de todo lo que ya sucedió aquí, desde que los primeros seres humanos comenzaron a desarrollarse. En ese momento, la humanidad buscará en Cristo la respuesta para todos los cuestionamientos que el alma hará para que la mente despierte y encontrará en Él, la confirmación de todo. Porque el Señor vendrá en Gloria y solo por verlo entre las nubes, los incrédulos se arrepentirán, los ignorantes comprenderán y los falsos temerán verse delante de sus propias mentiras. Pero todos sentirán el Poder del Rey y Su Majestuoso Perdón.

Él regresará para que en Su Presencia, la humanidad por fin comprenda el Plan de Dios, y aunque muchos no alcancen a cumplirlo, seguirán sus destinos en la evolución del Universo, con reverencia hacia la grandeza del Pensamiento Divino y confiados en la Voluntad de Dios. Caminarán del punto en que se encuentren, hasta que, un día, puedan ser de acuerdo con lo que Dios pensó.

El retorno de Cristo no es una fantasía, es una Verdad Suprema. Aquellos que crean en Su venida y perseveren, aun en contra del mundo y de las propias dudas de la mente, suspirarán aliviados cuando vean abrirse el Cielo, y de rodillas, agradecerán a Dios cuando vean que Su profecía se cumple.

Bienaventurados los que creen en el retorno de Cristo, porque caminarán atrás del Señor, siguiendo cada uno de Sus pasos.

Los amo y les dejo Mi Paz.

San José Castísimo

Oct

10

Sábado, 10 de octubre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​​​

  Cuando estamos terminando el devocionario de San José, vi que los portales comenzaron a abrirse, pero esta vez, no veía el Cielo sino un lugar de la Tierra. San José se aproximó y vi que detrás suyo, desde donde Él venía, sucedía una guerra, a la cual intentaba ayudar.

Durante un tiempo, San José permaneció en silencio, con una mirada pura aunque un poco triste. Luego, comenzó a decir la siguiente oración, que pidió que anotásemos, y nos entregó el mensaje diario hablando muy pausadamente. A pesar de Sus palabras simples, sentimos que San José hacía un llamado al mundo por la Paz.


       Oración y petición a Dios Altísimo
       por la Paz mundial y por la Redención

Señor y Dios Altísimo,
       pleno de Misericordia y Piedad,
       bajo la intercesión de San José, Tu humilde siervo,
       te rogamos:
       Acaba con los conflictos, los desacuerdos, las guerras y las maldiciones.

       Perdona los pecados de los hombres y llévalos a Tu Santa Luz.

Calma el sufrimiento de los afligidos,
       la soledad de los abandonados y el dolor de los enfermos.

Aplaca la ira de los ignorantes y la astucia de los que no creen en Ti.

Establece Tu Paz en el mundo.

Establece Tu Divina Misericordia.

Redime y consagra Tu amada humanidad y Tus sagrados Reinos de la Naturaleza.

Haz este planeta semejante a Tu Reino de Paz.

Amén


       Lo que más quiero hoy, es que sean pacificadores en sus vidas. Todo lo que el Señor necesita de los corazones humanos, en este día, es que vivan la paz y siembren la paz en el mundo.

Mis amados, el planeta ya no soporta los conflictos del mundo; por eso, equilibren este mal con sus propias acciones de paz.

No se permitan entrar en conflicto con el prójimo, consigo mismos o con Dios y Sus Planes. Busquen la esencia de la paz.

Hagan esto por el mundo en el cual viven, pues él está agonizando.

Paz, paz, paz para este planeta.

Les dejo Mi Espíritu de Paz y Mi más sincero pedido de que despierten a la eterna paz del corazón.

Su amado Padre y Pacificador de Cristo,

San José Castísimo

Oct

09

Viernes, 9 de octubre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​​​

Como corazón humano de hombres simples y sin grandes aprendizajes intelectuales, aprendí a confiar en aquello que no se ve con los ojos del cuerpo, solo con los del corazón.

Como José de Nazaret, viví el mayor milagro de vida, que fue la concepción y el nacimiento de Mi Hijo Jesús, que asumí como Mío, sabiendo que en verdad era el Hijo de Dios.

No hubo mayor prueba de confianza y de fe en Dios, sino esta que José y María vivieron al saber que el hijo que tenían en los brazos, en aquel pesebre en Belén, era el Hijo de Dios Vivo, el Mesías tan esperado por todas las generaciones que antecedieron a la Nuestra. Era como vivir constantemente dentro de un sueño y no saber cuál era la realidad: si era lo que vivíamos con el Niño Dios, en la confianza de que Dios en Su Humildad, se hizo niño entre Nosotros y Nos permitió cuidar de Él y protegerlo. O si era lo que vivían todos los que estaban a Nuestro alrededor, la mayoría que jamás podría concebir la verdad de que aquel pequeño Niño era, en realidad, un gran Rey.

Todos los días, al mirar al Pequeño Jesús, Me preguntaba: ¿Cómo puede Dios, ese que nos protege y nos guarda, entregarse, así, en los brazos de los hombres y confiar en su cuidado y en la paternidad humana?

Fue entonces, que Mi Corazón se abrió para descubrir que había algo en el corazón humano que solo Dios conocía, para que Él que era el gran Padre de la Creación, se entregase como hijo a la paternidad de los hombres.

Solo la humildad de Mi Corazón fue lo que abrió las puertas para que comprendiese que Dios estaba mostrando nuestra semejanza con Él. Él venía al mundo como Hijo, para que pudiéramos descubrir dentro de nosotros al Padre, Él mismo, Dios Altísimo.

Les digo estas cosas porque sus corazones humanos también están ante muchos misterios y estarán ante verdades aún mayores, que despertarán en ustedes la fe o la incredulidad, de acuerdo a la manera como ustedes se coloquen frente al aprendizaje que Dios les trae en Su Perfección.

Si fueran humildes, ustedes podrán comprender la humildad de Dios, que de muchas formas entrega a Sus hijos, para que ellos descubran lo que son en verdad y, así, despierten para la semejanza con Su Corazón Sacratísimo y Grandioso.

Les dejo hoy esta reflexión y estos códigos de luz de Mi Vida junto a Cristo Jesús, que ahora reina en todo el Universo.

Los amo hoy y siempre,

San José Castísimo

Oct

08

Jueves, 8 de octubre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​​

Queridos compañeros:

Quisiera recordarles que el mundo aún agoniza y padece por las acciones de la humanidad. Sin embargo, no les digo esto para martirizar sus consciencias y hacerles sufrir un mal que no conocen. Les digo estas cosas porque deben ser un poco más consecuentes con sus acciones, sus pensamientos, sus sentimientos y sus aspiraciones dado todo lo que reciben todos los días.

Muchos se olvidan frecuentemente de lo que sucede en el mundo y dejan que sus consciencias se pierdan en las distracciones del día a día y en sus pequeños problemas internos, que se vuelven grandes, pues tamaña es la atención que colocan en ellos.

Los seres, en su mayoría, no reconocen verdaderamente que estamos en tiempos apocalípticos. Hasta los que se consideran más conscientes necesitarán de un gran impacto en sus consciencias para saber que, en realidad, llegó el final de los tiempos para la humanidad actual.

Dios espera que aquellos que creen en Sus Mensajeros y que siguen Sus instrucciones estén más vigilantes que nunca y busquen, por sobre todas las cosas, manifestar en sí mismos el Propósito de Dios, en el cual confían.

Yo siempre les dije que necesitan ser valientes, pero muchos toman esas palabras con un entusiasmo meramente emocional y creen que serán valientes cuando estuvieren delante del caos, que se arrastra por el mundo con violencia. Pero lo que vengo a mostrarles es que ese mismo caos habita dentro de las criaturas del mundo en sus debidas proporciones y debe ser purificado y elevado por la transformación de la consciencia.

Poco valdrá que Mi Casto Corazón descienda todos los días al mundo y deposite, en los seres, una parte de los códigos que alcancé como José de Nazaret, si sus corazones no hicieren nada o casi nada para desarrollar esos códigos dentro de sí.

No quiero desalentarlos o desmerecer sus esfuerzos, pero deben reconocer que su distracción es muy grande y que aún se permiten, muchas veces, vivir los viejos patrones humanos, aún con todo el conocimiento que tienen de la actual situación planetaria.

Hoy, Mi Corazón paterno habla para los que aspiran a vivir la transformación y para los que no se sentirán heridos con lo que digo, también para impulsarlos a que maduren. Vengo en este tiempo definitivo para entregar lo mejor que hay en Dios, para aquellos que seguirán adelante.

Ya no tendrán treinta años más para seguir con un cambio lento y precario, pues lo que construyen dentro de sí mismos es lo que resultará en los años que llegarán y es lo que dictará los pasos que darán como consciencias en el futuro del planeta.

Yo les aseguro que nada quedará como está y que, con los que acepten seguir adelante, el Plan de Dios se cumplirá.

Los amo y les advierto. Los guío y los protejo siempre, principalmente de sí mismos.

Su Amado Padre e Instructor,

San José Castísimo

Oct

07

Miércoles, 7 de octubre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​

A lo largo de la historia de la humanidad, fueron pocos los corazones que se abrieron para descubrir la verdad de la vida superior, porque la humildad siempre fue un atributo escasamente encontrado en el corazón humano.

Por lo tanto, muchos prefirieron creer que no existía nada más allá de la propia existencia e incluso que Dios era un mito para los corazones, tan grande era su ignorancia, su orgullo y su arrogancia. Muchas veces, aquellos pocos que pudieron encontrar un rayo de luz de este gran Sol, que es Dios, cayeron en el orgullo y en la ignorancia de creerse conocedores de todas las verdades. Enorme fue el orgullo de esos seres, que se separaron de Dios, creyendo que vivían plenamente dentro de Su Corazón.

Es por este motivo que hoy los Mensajeros Divinos vienen a hablar a los humildes, los mansos y los simples. Es por ese motivo que nos acercamos a ustedes, hablándoles como si fueran niños pequeños, porque así deberían ser para estar ante las enseñanzas que traeremos en el final de los tiempos.

Los arrogantes creyeron que ya sabían todo lo que les decíamos y no percibieron que podrían conocer el camino, pero al llegar a las puertas del Cielo no tendrían las llaves para abrirlas, porque la humildad es la llave maestra que une los corazones a Dios.

Comprendan que sin humildad jamás podrán seguir los Planes de Dios, porque solo un corazón humilde puede seguir indicaciones que él no comprende, que él no acepta y que, a veces, van contra de todo lo que él siempre creyó.

Ahora que muchos ya fueron fieles a las indicaciones celestiales, podrán comenzar a comprender algunas verdades y el rompecabezas se irá armando delante de sus ojos, para que así fortalezcan la confianza en Dios.

Pruebas mayores de fe llegarán a sus vidas y los pequeños test que experimentaron hasta hoy los prepararán para los días que vendrán.

Nunca se olviden de que deben ser como niños, que jamás pueden perder el espíritu de humildad, pues así podremos revelarles grandes misterios de esta Creación Divina.

Los amo y los bendigo siempre,

San José Castísimo

Oct

06

Martes, 6 de octubre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​

En medio de un mundo que se sumerge cada día más en la oscuridad de la propia ignorancia, vengo a llamarlos para que despierten la llama crística en su interior.

Mientras el común de la humanidad pretende avanzar en el descubrimiento de nuevas tecnologías que hipnotizan y someten aún más a los seres, Yo los llamo a descubrir la verdad sobre lo que ustedes son y para qué vinieron al mundo.

Hoy les digo, compañeros, que esa búsqueda incesante por el poder y por la manipulación es fruto de una semilla que trajeron del Universo, en donde también existen espíritus que no buscan nada más allá de su propio desarrollo mental y formas de conquistar las consciencias a través del poder material y de la fuerza. Pero Yo les digo que mayor que esas dos energías, es el Amor invencible de Cristo.

Aquellos que solo buscan su propio crecimiento material desconocen el amor; porque si conociesen la verdadera esencia del amor, sabrían que no hay mayor riqueza que las virtudes que se consolidan en los corazones de los que renuncian a sí mismos. Sabrían también que no hay mayor reino a ser conquistado que el Reino de Dios, este que se encuentra dentro de cada ser que se abre a vivir el amor sobre todas las cosas.

Hoy les responderé una pregunta que muchos hacen al observar los males del mundo:
“¿En dónde está Dios? ¿Cómo puede Él permitir estas cosas?”

Sepan que los males del mundo son causados por el descontrol de las fuerzas que los propios seres humanos del planeta trajeron del Universo, para que fuesen curados por la potencia del amor que aquí se puede vivir.

Principalmente en los días actuales, esas energías descontroladas emergerán de las consciencias y las fuerzas caóticas estimularán su crecimiento en los seres. Si ustedes tienen un corazón puro y fortalecido con el poder de la oración, podrán equilibrar esas fuerzas con la luz generada por el propio espíritu en redención.

Si se abren para vivir el amor, más allá de su propio juicio mental y más allá de toda la enseñanza desvirtuada que recibieron por herencia, podrán vencer toda la oscuridad que habita en sus seres y que muchas veces desconocen.

Esa es una lucha muy solitaria, que solo es asumida por los valientes, porque deberán ir en contra de todos los principios humanos decadentes que ya están impresos en las células de los seres de este mundo.

Pero todo es posible, porque inmensa es la luz que les está siendo entregada para que iluminen los abismos del mundo interior. Solo les pido, amados compañeros, que confíen en la conducción de los Mensajeros Divinos y no teman perderse a sí mismos para encontrar un nuevo y verdadero ser.

Los amo y los conduzco bajo la Bendición Celestial de Cristo.

Por el poder que Mi Hijo Me concedió, los impulso al surgimiento de una nueva raza.

San José Castísimo

Oct

05

Lunes, 5 de octubre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​

Cuando los cielos se abren para la humanidad cada nuevo día, una esperanza se enciende en el interior de las criaturas.

Siempre que oran con el corazón y activan el potencial de amor que se esconde en su interior –en medio de todo el sufrimiento que la mayor parte de la humanidad causa al Corazón de Dios–, el Señor recibe una alegría, un dulce alivio para Su eterno dolor, porque la propia humanidad comienza a equilibrar el peso generado por el caos del mundo.

Si supiesen cuán importante es, para la manifestación de los Planes de Dios, que oren todos los meses en la Maratón de la Divina Misericordia, contarían los días y los segundos de cada día, para llegar hasta este sagrado momento.

La Maratón de la Divina Misericordia es el verdadero acto de redención y de conversión para todos los que oran de corazón. Cuando ustedes claman por Misericordia, están despertando sus células y sus átomos a la vivencia del amor; le están enseñando a su consciencia que lo más importante en este momento es trascender los propios límites, por amor a aquellos de sus hermanos que sufren y que no tienen posibilidad de clamar a Dios, a no ser en el silencio de su dolorido corazón.

Cuando ustedes oren y canten, recuerden elevar el verbo con devoción, por aquellos que tienen su fe sofocada por el terror del mundo. Canten en unidad unos con los otros y todos con Dios y con Cristo, porque al hacer eso, crean una fortaleza inquebrantable en sus propias consciencias y depositan este código en la consciencia humana. Es de esta forma que aquellos de sus hermanos que hoy están muy distantes y que solo conocen la soledad y el desespero, podrán vislumbrar, aunque sea en espíritu, la esperanza de vivir un día la fraternidad, la unidad y el amor.

Hagan de sus vidas verdaderas Maratones de la Divina Misericordia, en las cuales cada oración pronunciada abre un manantial infinito de Misericordia para la salvación de las almas. Vivan todos los días esta manifestación de la unidad y de la fraternidad que florece en los corazones, al unirse en un único propósito: el de aliviar el planeta y traer un poco de paz para el mundo.

Así como ustedes se sienten en las Maratones de la Divina Misericordia, así quisiera verlos todos los días. De esa forma, comprenderían y vivirían ampliamente el Plan Sagrado de Dios.

Los amo y les agradezco por orar junto con Mi Hijo Jesús por el planeta.

Los Sagrados Corazones están atentos a cada palabra que ustedes pronuncian en estos días.

San José Castísimo

Oct

04

Domingo, 4 de octubre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​

Antes que la vida se manifestase en este mundo, ella ya se desarrollaba en muchos otros, en este y en otros Universos. Era la vida que expresaba la Consciencia de Dios en creaturas que evolucionaban para alcanzar un día el propósito de retornar a la semejanza perfecta con el Creador. Pero como ustedes pueden comprender, las creaturas en el Universo también están aprendiendo y cometieron muchos errores en las escuelas por las cuales pasaron para alcanzar su objetivo, sobre todo, en la gran escuela de la vida.

Este mundo, en el cual viven hoy, es un reflejo de lo que ya existe en el Universo desde hace eones de tiempo, una existencia que no se mide con el tiempo de este mundo.

Podrán preguntarse por qué desconocen esa vida o por qué la sienten tan distante de la realidad en que viven. Yo vengo para explicarles que, al principio, la idea de Dios era que ustedes no la recordasen, a no ser con la esencia del corazón.

Aquellos seres humanos que comenzasen a ingresar en el recinto de su propio corazón y se abriesen a la unidad con Dios, poco a poco recordarían la existencia del Universo y del gran Plan del Creador.

¿Por qué no lo recordarían antes? Porque, hasta entonces, no habrían desarrollado en el corazón el suficiente grado de amor ni la capacidad de perdonar, necesarios para curar todo lo que vivieron en el Universo.

Ahora, más de dos mil años después que el mundo viviera el ápice de la manifestación del amor, por medio de Cristo, de Su Familia y de Sus apóstoles y discípulos, la humanidad fue desarrollando silenciosamente ese potencial para amar, y por lo tanto, llegó el momento correcto de comenzar a despertar.

Sé que muchos sienten que no pueden perdonar ni siquiera las cosas de este mundo y que tampoco viven el amor verdadero en su interior. Pero Yo les digo que ese amor ya está en la consciencia humana, disponible para todos aquellos que lo busquen. Dentro de ustedes, ese amor es una semilla ya germinada, que encontrará suelo fértil por todo lo que recibieron en los últimos tiempos y que podrán colocar en práctica en los tiempos que vendrán.

Cristo sabía de la existencia de la vida más allá de este mundo, reconocía Su Misión y el Plan de Su Padre, porque era pleno el Amor de Su Corazón y la unidad con Dios era Su estado natural de consciencia.

Si quieren experimentar por sí mismos que lo que les digo no es una gran fantasía, abran el corazón para aprender a amar y verán desaparecer los límites de la mente y las fronteras que separan este mundo de la infinita Creación de Dios, que hace tanto tiempo los aguarda.

Como semillas de luz en sus consciencias, les revelaré, poco a poco, las verdades de Dios, y si se abren para amar, podrán comprender y vivir lo que les digo.

Los amo y los conduzco al Nuevo Hombre, que en realidad es el Hombre Original, ese que siempre debería haber existido en el mundo.

San José Castísimo

Oct

03

Sábado, 3 de octubre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​

En estos tiempos del planeta, deben estar muy vigilantes con ustedes mismos, con todo lo que piensan y sienten y hacia donde ustedes permiten que los lleve la imaginación. Los pequeños permisos que se dan a ustedes mismos y las pequeñas brechas que permiten que se abran en sus fortalezas espirituales se tornarán el motivo de ruptura de una construcción elevada con mucho esfuerzo y arduo trabajo interior.

Les costará mucho construir una fortaleza interior, alcanzar la consolidación de una virtud o conseguir transformar un aspecto arraigado del ser, porque las fuerzas planetarias ya alcanzaron cierto reinado dentro de las células humanas, dentro del código genético de la mayoría de los seres. Entonces, todas sus tendencias los llevarán a sucumbir en la vida común y en las energías capitales. Por eso, un pensamiento ligero o una aparente inocente imaginación podrá llevarlos a perderse en los laberintos sin fin de las energías mundanas de estos tiempos.

Por esa razón, Mis amados, es que deben estar muy vigilantes con ustedes mismos. Den prioridad a la vida de oración, que poco a poco los fortalecerá e ingresará nuevos códigos en sus células. Códigos que los volverán más fuertes frente a determinadas influencias del caos y del mal.

Mientras no se conocen a ustedes mismos y no desarrollen sus potencialidades espirituales, la oración será el mayor instrumento de maduración y crecimiento del espíritu. Por eso, oren y no permitan que la mente divague y viva, en los planos mentales y astrales de la consciencia, aquellas cosas que ustedes se propusieron no vivir más.

Oren, oren mucho, porque necesitarán estar cada vez más firmes en los tiempos que llegarán.

Los amo y los conduzco con pequeñas llaves, aunque muy valiosas, cuando se usan con el corazón.

San José Castísimo

Oct

02

Viernes, 2 de octubre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​

Para que consigan transitar en un período de caos planetario y ser una fuente de paz para los seres y no colaboradores de la gran red de disociación del planeta, deben comenzar a fortalecer el espíritu con el conocimiento de una vida superior. Como también con la propia vivencia y experiencia de que esa vida existe y que las dimensiones materiales de consciencia son solo un reflejo de todo lo que se manifiesta en el Universo.

Las diferencias entre un grupo consciente de la realidad planetaria y otros grupos orantes que existen en el mundo y que se sustentan solo en lo invisible de su fe, son las herramientas que cada uno tendrá al final de los tiempos y lo que podrán aportar como soporte para la humanidad, cuando las verdades que siempre estuvieron ocultas comiencen a emerger.

Por mucho tiempo, Nuestro Espíritu Divino fue sumamente silencioso y entregó a la humanidad pequeños impulsos y señales que demostraban Nuestra Divinidad, pero no se revelaban a los ojos humanos lo que existe entre la materia y el Espíritu de Dios, que es la vida manifestada en las diferentes dimensiones existentes entre la 3.ª y la 12.ª dimensión.

Hoy, Nuestra Voz comienza a entregar nuevas señales y a develar nuevos secretos para toda la humanidad. En este tiempo, el adversario de Dios intentará confundir muchos espíritus que están buscando la verdadera Luz, y así, muchos seres tendrán visiones que no son verdaderas o recibirán instrucciones que, más que aclarar, confunden más el corazón. Es por esta razón que comenzamos a revelar lo que la humanidad deberá reconocer para dar su salto evolutivo.

Quiero que sepan que una instrucción que proviene de Dios es aquella que los conduce hacia el espíritu de la humildad y de la fe; es aquella que trae, en su interior, la pureza que el corazón puede sentir, al tomar contacto con ella.

Por eso les pido que no escuchen todo lo que dicen en el mundo, tanto fuera, como dentro de sí mismos; no se dejen perder por las confusiones o por la propia necesidad de cumplir determinadas funciones dentro del Plan de Dios, porque para cada uno el Creador tiene una idea perfecta y un plan único. Además de eso, muchos de los que están en el mundo queriendo ser alguna cosa, vinieron para aprender a ser nada.

Tengan confianza en que los Mensajeros de Dios les dirán todo lo que necesitan escuchar, y sigan con atención Nuestras palabras.

Si pudiesen vivir, al menos, un mensaje de los miles que transmitimos en los últimos años, ya estarían mucho más próximos de la existencia de la nueva humanidad y ya podrían, inclusive, saber quiénes son o, por lo menos, lo que no son, y así ser guiados por el Espíritu de la Divina Humildad de Dios.

Para que Mi Corazón siga revelándoles los secretos celestiales y que muchas consciencias despierten del sueño, necesito que sean consecuentes con todo lo que les estamos entregando.

Los amo y espero poder conducirlos cada vez más profundamente hacia el cumplimiento de los Planes de Dios.

San José Castísimo

Oct

01

Jueves, 1 de octubre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE MONTEVIDEO, URUGUAY, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​

El principio de todo aprendizaje en este mundo debe ser el amor; la vivencia del amor, de la unidad y de la fraternidad. Dentro de esos tres atributos, encontrarán todas las demás virtudes que componen el Sacratísimo Espíritu de Dios.

Del universo, sus espíritus los observan permanentemente. Algunos aprenden con el amor que se desarrolla en aquellos de ustedes que cumplen con la Voluntad de Dios; otros, aprenden con el amor que reciben del prójimo; y otros aprenden observando los registros generados por los errores del pasado, que se reflejan en la materia. Pero todos aquellos que llegaron a este mundo, algo tendrán que aprender.

Cuando un niño va a la escuela, puede aprender muchas cosas. Algunos aprenden todo lo que la escuela tiene para ofrecer; otros, solo aprenden con la consciencia grupal y muy poco de lo que la escuela les ofrece; y otros, no se abren para aprender nada, e inclusive, dificultan mucho el aprendizaje de los demás. Sin embargo, estos últimos crecerán y podrán observar la oportunidad que tuvieron con una mirada más madura; y desde ese momento, su aprendizaje se dará y al haber participado de esa escuela, algo llevarán en sus consciencias.

Ustedes están en la escuela más amplia y profunda de toda la Creación de Dios. Aquí se sintetizan todas las enseñanzas del Universo. De la postura de cada uno frente a los Maestros y Guías de esta escuela, resultará el desarrollo de la humanidad.

Mientras ustedes tengan la Gracia de permanecer aún en este mundo, intenten, sin demora, aprender en él todo lo que aún no pudieron saber. Den de sí a los demás, dónense lo que más puedan, no solo a los pobres, sino a todos y a todo. Busquen descubrir el poder del amor y pidan a Dios que conduzca sus pasos, pues Él los escuchará.

Los bendigo y les agradezco por Abrirme las puertas de esta gran escuela del corazón, para enseñarles la esencia del Proyecto de Dios para la humanidad.

San José Castísimo

Quiénes somos

Asociación María
Asociación religiosa cristiana y ecuménica que tiene por finalidad difundir el mensaje universal de amor y de paz que Cristo Jesús, la Virgen María y San José transmiten a los monjes de la Orden Gracia Misericordia, estimulando el crecimiento espiritual a través de la oración y del servicio altruista.

Contacto

Mensajeros Divinos