Universo

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Cuando Me entregues todo, Yo te daré los bienes que se guardan en el Cielo.
Ahora te encuentras frente a las puertas de la donación y de la entrega, caminata que sin demora tu corazón deberá emprender.Pero sabes que Yo estoy allí para ayudarte a cruzar los puentes que estén rotos y para ayudarte a escalar las elevadas montañas hacia tu espíritu.

Esta es la hora de dar todo por el Todo. El Señor está construyendo en tu morada el camino de la ascensión y ninguna de tus expectativas se compara con tu verdadera posibilidad de servirme. 

No hay nada más importante que tu vida interior; que tu pensamiento ni sentimiento se aflijan. En toda esta trayectoria Dios te acompañará en el silencio interior. Quiero ser en tu vida aquello que nadie ha conseguido ser, nunca te decepcionaré. 

Mi Amor Interior no pertenece a este mundo; Mi Amor Crístico que viene del Universo, es una estrella resplandeciente que envía sus rayos de salvación durante todas las horas del día, para que puedas percibir que Mi Presencia está en todos los lugares.

A medida que el discípulo da pasos en el Plan de Dios, mayores serán los esfuerzos para vivir la transformación interior, pero tu fortaleza indestructible se encuentra en Mi Corazón, la gran muralla que soporta los embates de todos los fuegos.

Que ahora puedas mirarme a los Ojos y decirme: “Sí, Señor, aquí estoy a pesar de mis caídas y de mis dudas”.

Mi Corazón se regocija en las almas que solo Me confiesan la verdad, porque Mi Amor es infinito y cura cualquier herida interior.

Quédate en Mí y reconocerás en verdad quien eres para Dios.

Bajo el Bien del Padre, sean bienaventurados.

Gracias por quedarse en Mi Corazón.

Cristo Jesús

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

En el Universo Celestial todo tiene una Jerarquía, y en la Tierra debe existir una prolongación de ese Comando Divino.

Aquel que sigue las reglas estará amparado de sí mismo y evitaráinútiles y constantes caídas que lo llevarán a la condenación del alma. Solo basta, Mis queridos amigos, que observen a su lado para percibir en qué punto se encuentran las almas del mundo.

Un buen discípulo está atento a las reglas y ellas siempre serán el lucero para su camino; si en verdad el Padre Eterno no hubiera creado la obediencia, habría sido difícil la venida de Cristo.

Desde el principio, cuando estuve en el mundo, reuní a los doce para que ellos fueran el ejemplo vivo de la transformación y de la obediencia a Mi Sacerdocio Interior. Así fue como, a lo largo de los tiempos, surgieron las órdenes monásticas, las que preservarían el espíritu de la regla y de la vida consagrada.

Es necesario aceptar los comandos porque ellos siempre los llevarán a una profunda reflexión sobre los aspectos de la vida. Necesito discípulos dispuestos a encarnar la obediencia interior que los llevará a encontrarse con el verdadero ser y así ascender en consciencia hacia el Espíritu de Mi Padre.

Mediten respecto de los votos que han hecho Conmigo, pues ellos los resguardarán en los momentos críticos.

Bajo el Amor del Padre, sean bienaventurados.

Gracias por vivir Mis Palabras con el corazón.

Cristo Jesús

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Mensaje recibido durante el 6.° Encuentro de Oración en el Centro Mariano de Aurora

Así como Yo estuve tres días en el Infierno, de la misma forma retornaré otros tres días para rescatar a aquellos que están caídos sobre la superficie de la Tierra.

Contemplen Mi Presencia Solar. Yo no Soy el que viene a su encuentro, es el Universo que viene para hablarles, porque Yo Soy el Universo y todos miran a través de Mi Sistema para cumplir Mi Voluntad que es la Voluntad de Dios.

Hoy les traigo un Rayo desconocido para sus consciencias, Rayo que se llama Inmaterial, porque es momento de que lo conozcan antes de Mi Retorno.

El Universo y Aurora están unidos en este momento como un único Sol.

Es momento de reverenciar para poder salvar al mundo, momento de determinaciones.

Yo vengo todos los días al mundo para ayudarlo, pero ¿quién viene todos los días hacia Mí?

Les envío a Mi Madre como rescate y salvación; Ella será quien abrirá la puerta para Mi Regreso, por ese motivo, deben reverenciarla como su verdadera Madre. Recuerden que Yo, en la Cruz, se las entregué despojándome de Su maternidad por amor a ustedes.

Hoy, Mi Presencia es solar porque es infinita, es perfecta ante sus ojos y sentidos internos. No Me materializo como energía porque les daría miedo conocer Mi Nueva Faz, la Faz de Mi Infinita Misericordia, aquella que Yo alcancé en la Cruz ante la oscuridad y la tribulación.

¿Por qué Yo he instituido las tres de la tarde como una hora importante? Porque el mundo está desconectado de sí mismo en espíritu y en verdad. Por eso intento, día a día, que se unan a Mí y que fortalezcan esa unión Conmigo antes de que el mundo se purifique por completo. Estas no son palabras filosóficas son Mis Verdades, la Verdad del Supremo, por eso desciendo desde el Universo para ir al encuentro de ustedes.

Este es hoy Mi mensaje para ustedes, un mensaje que Yo estoy permitiendo que escuchen porque todo tiene su lugar, su tiempo y su ritmo.

Quiero que vivan en Mi Sacerdocio, aquel que Yo instituí en la Cruz.

Mi Corazón Me pesa por el dolor del mundo, pero existen buenos corazones que lo alivian.

El poder de Mi Amor por ustedes en estos tiempos transfigura; él podrá quebrar las capas más profundas de sus consciencias y liberarlos profundamente.

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Dame tu cansancio que Yo te daré la Vida Nueva.

Dame tu pesar que Yo alegraré tu pequeño corazón.

Dame tu tristeza que Yo te irradiaré Mi Alegría.

Dame todo lo que eres y déjate ser en Mí, porque así podré cumplir Mis Planes Predilectos a través de ti.

Quiero de tu vida lo máximo, hasta que tu ser pueda reposar en Mis Brazos y así renovarse.

Estoy aquí para consagrarte a algo que tu ser desconoce; déjame ser todo en ti y así podré revelarte las maravillas de Mi Reino Celestial, porque nadie llegará al Padre sino solo a través de Mí.

Quien vive en Mí no perecerá y será consolado por el Amor Divino de los ángeles del Cielo.

Quien está en Mí, conocerá los verdaderos Misterios del Universo y verá nacer en el horizonte a la Nueva Humanidad bendecida por Mi Padre Eterno.

Sigan, sigan remando, no se detengan por lo que digan; solo brillen como un sol de amor y de caridad, porque estoy retornando y primeramente buscaré durante el frío de la noche una casa amable en donde reposar y cenar en espíritu con ustedes.

La primera vez no Me reconocerán, pero aquel que haya vivido todo por Mí y a través de Mí será recibido en Gloria en el Paraíso, y así estará abriendo la puerta a aquellos que en vida la tienen cerrada.

Pocos podrán reconocerme antes de que Mi Faz Silenciosa se muestre al mundo, y los que Me reconocerán serán los que han sostenido en su mano la antorcha de la victoria de la Luz.

Yo a nadie abandonaré porque Mi Amor es tan grande que podrán sentirlo una vez más.

Bajo la Misericordia del Padre, sean bienaventurados.

Gracias por vivir Mis Palabras con el corazón.

Cristo Jesús

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Intento día a día con Mi Poder Misericordioso permanecer vivo en los corazones imperfectos.

Mi Espíritu Redentor está presente en los verdaderos submundos de las almas con el fin de salvarlas como una vez lo hice cuando estuve entre ustedes en el mundo. Por eso Mi Esperanza por la salvación del mundo, por la salvación de la humanidad más dormida y pecadora, aún no termina.

Mi Océano es insondable y aún tengo mucha sed por aquellos que, habiéndome mostrado para ellos, Me dieron la espalda y esto es porque aún no conocen Mi Misericordioso Amor.

Parece que para muchos no alcanzó que el Hijo del Hombre diera Su Agua en la Cruz y derramara Su Sangre por todos. Mi Tarea Redentora no tendrá fin hasta que los infiernos que muchos viven y los sueños que muchos construyen acaben, mientras esperan el glorioso momento de Mi Retorno al mundo.

Preparo a aquellos que quieran despertar a una vida desconocida, que quieran despertar a lo que existe más allá de lo cotidiano y de lo normal. Mi Universo, el que he alcanzado, que no es de este mundo, se aproxima, y así se aproxima el Espíritu de Mi Padre para revelar al mundo la Faz que no conocen, que ignoran por colocar sus ojos en otros caminos que no son celestiales.

Mi Luz se vuelve a presentar en Espíritu para aquellos que Me quieren ver y para los que están muy distantes de Dios. Miren a su lado y observen con atención, porque el Hijo de Dios está volviendo en Gloria, y esa Gloria estará próxima de aquellos que se abran para reconocerla.

Por eso no estaré distante de ninguna oveja; Yo volveré para dar de comer de Mi Cuerpo y dar de beber de Mi Sangre en la Nueva Alianza constituida entre el Universo y la Tierra, la Alianza del Hijo de Dios que les dará la Vida Eterna.

Sean consecuentes y vigilantes en el fin de estos tiempos; estoy dando Mis Perlas a los que aún no saben administrar Mis Bienes Celestiales, estoy dando del fruto del Árbol de la Sabiduría a aquellos que más necesitan de Mí.

Los reúno nuevamente en Mi Cena Redentora para desenmascarar a los lobos y así redimirlos, porque quiero que todos estén en Mi Reino de Luz.

Bajo el Amor del Padre, sean misericordiosos.

Gracias por meditar sobre Mis Palabras con el corazón.

Cristo Jesús, el Redentor

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Hijos de Mi Padre Eterno:

El Universo está sobre sus manos, solo les bastará mirar cuántas Gracias Divinas han recibido en el transcurso de los últimos tiempos.

Hoy les digo que no acongojen sus corazones con aquello que todavía se resiste a cambiar y, venerando al Padre que está en los Cielos, abran sus ojos y contemplen la infinitud del Universo Mayor. Hacia allá deberán encaminarse sin demora, porque muchos miran hacia abajo, miran hacia el mundo, a sí mismos y se olvidan que la verdad del Todo se encuentra por intermedio de Mi Corazón de Paz.

Sé de sus sentimientos, sé de sus pensamientos, el Pastor conoce bien a Sus ovejas y sabe qué es lo que cada una de ellas necesita. Para que la oveja crezca fuerte y sabia, ella debe confiar primero en su Pastor, porque el Pastor la guiará, la librará de las asechanzas del lobo feroz que solo quiere atormentarla en el camino.

En cada prueba cuenten con Mi Confesión, cuenten con Mi Alivio, con Mi Liberación total de cualquier sentimiento y amargura, solo basta que Me digan sí y allí Yo estaré para mostrarles el camino de salida.

Deberán recordar hoy la regla del amor, porque sin amor a Dios no habrá transformación. El alma que se consagra debe contemplar con amor lo que hace, sin vanagloria; debe buscar el camino de la humildad para poder reconocer que sin Mi Padre nada podrá ser. Todo les da Mi Señor, hasta las cosas más insignificantes, todo viene de la Fuente del Bien y de la Verdad.

Por eso, busquen estar el mayor tiempo posible unidos a esa Fuente, aun cuando sus seres manifiesten sentimientos y reacciones opuestas. Como buenos vigilantes de Mi Llamado, socorran todas las necesidades de las almas porque por detrás de todo estará Mi Espíritu presente. Cada señal les habla un poco más todos los días.

Bajo la Gracia del Espíritu de Dios, sean bienaventurados.

Gracias por contemplar Mis Palabras con el corazón.

Cristo Jesús

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Que su fortaleza siempre esté en Dios y que, con ojos de observadores, ustedes siempre perciban las propias debilidades como parte de una condición humana, esa que el Creador, con Su Soplo, puede transformar y convertir.

Siempre coloquen a los Pies de Dios sus debilidades y dejen que Él les muestre, en el silencio de sus corazones, aquello que ustedes no pudieron confesar porque no lo quisieron ver, para que, vacíos delante de Dios, reciban la gracia de recomenzar.

Dejen que la oración verdadera los eleve y que la comunión con el Cosmos los fortalezca.

En este tiempo, hijos, mirarán hacia sí mismos y no verán más que polvo y miserias. Pero si su mirada y su corazón se sustentaran en el poder de la oración, con la atención en el Universo, ustedes podrán comprender las cosas pasajeras de la vida sin perder la fe en la Verdad, que los aguarda a que despierten.

Dejen que la luz, más brillante que el Sol, encandile sus ojos y los aparte de la ceguera humana. Es tiempo de decirle "sí" a Dios, afirmándose en Su Presencia y en Su Gracia.

Aún están a tiempo de recibir la Misericordia y transformar sus destinos. No dejen que las oportunidades pasen delante de ustedes sin entrar, colmar y transformar sus corazones.

Oren, hijos, e internamente contemplen el Infinito. Que la esperanza de retornar a lo que es real nunca desaparezca de sus corazones.

Su Padre y Amigo,

San José Castísimo

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

En estos tiempos, no buscarás la respuesta a tus cuestionamientos ni en la ciencia, ni en los Libros Sagrados, ni en las religiones. Todo lo que el hombre ha manifestado hasta hoy, por más que haya sido inspirado por Dios en otros tiempos, no te brindarán ni la respuesta ni la comprensión para lo que la humanidad vivirá en este mundo y que, en consecuencia, todo el Universo experimentará.

Así como nadie supo explicar las acciones del Hijo del Hombre desde Su predicación hasta Su cruz, en estos tiempos, hijo, nadie sabrá explicar lo que vivirán como humanidad.

En el Corazón de Dios es donde encontrarás la respuesta y el refugio. En el Corazón de Dios es donde encontrarás el ánimo y el aliento. En el Corazón de Dios es donde vivirás en paz lo que, para la mayoría de los hombres, será incomprensible; y desde allí transformarás en amor lo que para muchos será una "injusticia divina".

Aquellos que jamás se volvieron hacia Dios y que solo adoraron y proclamaron las cosas del mundo, tarde llorarán, reclamándole al Cielo una oportunidad que siempre les fue entregada. Aquellos que limitaron la Sabiduría Divina a la mente humana buscarán en los libros, escritos por las manos de los hombres, y no sabrán explicar ni comprender ni aceptar lo que vivirán, entonces gritarán: "¡Mi Dios!, ¡Mi Dios!", al ver manifestarse aquello que siempre negaron que existiera.

Los que sean humildes de corazón y solo tengan certeza de su propia ignorancia, no temerán cruzar los portales que se abrirán sobre el mundo y se maravillarán con la Existencia Sublime que se manifestará en la Tierra, sintiendo en su interior el alivio y el auxilio que tanto esperaban. Sus corazones, unidos al Corazón del Padre, sabrán reconocer la presencia del Hijo de Dios en Su retorno al mundo y todo lo que hayan tenido que vivir y entregar para estar en ese momento les parecerá poco. Su humildad les concederá la gracia de reconocer la Grandeza de Cristo.

Limpia y purifica tu corazón ahora, hijo Mío. No te detengas ni en vanidades ni en indiferencias, sabe que el mayor tesoro que puedes tener es el corazón vacío, dispuesto para Dios y unido a Él. Construye esta unidad en tu interior.

Tienes Mi bendición para eso.

Tu Padre y Amigo,

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Pacifica tu corazón, porque hoy es un día de gloria y no de dolores, es un día de triunfos y de la multiplicación del Amor de Dios.

Hoy el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo reciben los frutos de una existencia de donación, de entrega, de amor incondicional.

Hoy una parte del Corazón de Dios se renueva y se supera, porque un hijo Suyo le permitió renovarse a través de su constante humildad, renuncia y amor.

Hoy, hijo, contempla en el Universo un cielo más brillante, porque una luz retornó a su origen, desde donde seguirá impulsando el Proyecto humano, porque su entrega es eterna.

Aquel que, habiendo cumplido su misión, ofreció un poco más por amor a sus amigos y compañeros, también por ellos entregó la vida, porque llegó el momento de que ustedes caminen solos, apoyados sobre sus propios pies y sustentando a otros.

Hoy el Universo se regocija, porque aquel que había renunciado a su evolución, para multiplicar el Amor de Dios en la Tierra, retornó portando en los cristales del centro de su pecho el legado de su experiencia en este planeta tan amado. No trajo consigo solo un aprendizaje, sino también un presente celestial para Dios, porque aprendió, en todos los niveles de su consciencia, a amar al Padre por encima de todas las cosas y a obedecerlo más allá de su voluntad propia, renunciando, incluso, a permanecer en el mundo cuando sus discípulos y compañeros estaban prontos para un nuevo paso.

Para ti, hijo, llegó un nuevo ciclo y un nuevo tiempo; un tiempo para hacer madurar las gracias que portas en tu interior, porque un legado único fue entregado para la humanidad a lo largo de mucho tiempo, y tú eres parte viva de ese legado de amor.

Por eso, hoy, eleva tus ojos hacia lo Alto y, en lugar de penas, ofrécele a Dios tu gratitud. Coloca a los Pies del Creador tu oferta y reconfírmate en la adhesión a Su Plan, porque ahora es cuando él comienza.

Después de haberlo recibido todo y de que enseñanzas sublimes hayan sido depositadas en tu interior, ve y torna vida aquello que habita en ti. El mundo así lo necesita.

Tienes Mi bendición para eso.

Tu Padre y Amigo,

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Ser nada es descubrir  la verdad sobre sí mismo. Perder la propia identidad o individualidad es llegar al Origen de todo, donde no existe otra cosa sino la unidad con el Todo.

Llegar a ser nada es un gran desafío, porque la identidad individual de cada consciencia fue construida más allá de este mundo y de esta vida, en otras experiencias del alma y del espíritu que trascienden lo que hoy conocen sobre sí mismos.

Hijos, grande es el misterio de la Voluntad Divina, pues el Creador que era Único, se dividió en Tres y de esta forma, en muchas otras partículas de vida, cuya verdadera misión es descubrirse nuevamente en unidad con Él.

El Creador se multiplicó en los universos, en las galaxias, en las constelaciones, en las estrellas, en los planetas, en los seres, en los Reinos de la Naturaleza y creó en escala evolutiva lo que es nada menos que el camino de retorno al Origen. El Creador abrió las dimensiones desde la materia hasta los suprauniversos y cerró, de arriba abajo, las puertas que llevaban a Él. Y la única llave que abre esas puertas es el amor.

Pierdan el miedo a perderse, pues perdiéndose de sí mismos se encontrarán. Ser nada es descubrir la verdad sobre sí mismos.

Ilusión de ilusiones es creerse alguna cosa, festejar méritos y llorar derrotas. Dios es quien vive en cada criatura, de Él es la victoria de Sus vidas, a Él pertenece su evolución, hacia Él es el camino de retorno y en Él se guardan todas las ciencias, todos los rayos, todos los mundos y toda la vida.

El Creador emana la vida, que a Él debe retornar, es el eterno ciclo de construirse y creerse algo, para luego desarmarse, saberse nada y en la nada descubrir al Todo, a Dios, Único e Inmutable en Su Infinitud, estático en Su movimiento permanente.

La búsqueda de la nada no es triste. Perderse no es morir, es encontrarse. Morir no es terminar, es comenzar de nuevo.

Saber no es ser. Por eso les digo estas cosas.

Hijos, más que saber la ciencia de la nada, deben vivirla. Por eso les digo cosas que muchas veces ya saben, porque ayer fue la era del saber y hoy es la hora de ser.

Su Padre y Amigo,

San José Castísimo

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Queridos compañeros en Cristo:

Quisiera hablarles sobre la grandeza de la Creación y los misterios celestiales. Quisiera revelarles el amor que colma las estrellas y anima los universos, para que se vean fortalecidos y resguardados por un propósito mayor, para que cumplan con sus misiones en este final de ciclo en la Tierra.

Con Mis palabras, a cada día espero que sus consciencias alcancen un nivel de comprensión que trascienda los límites de la mente humana. Intento hacerles comprender la magnitud del Plan de Dios y cómo ese Plan no puede comenzar y terminar en la existencia de este mundo.

Sé que muchos necesitan de palabras simples para poder comprender mejor y comprometerse en la tarea de rescate de los Mensajeros Divinos. Muchos prefieren no creer en Nuestras palabras y en Nuestras presencias, cuando les revelamos algo que no comprenden y que no se ajusta a lo que ya conocen. Sin embargo, les pido que no intenten reducir la grandeza de Dios a la comprensión de la mente humana. No intenten comparar al Amor del Único con su misma capacidad de amar. Y no esperen que la Creación de Dios se restrinja a la existencia de este pequeño planeta cuando tan vasto es el Universo.

¿Para qué existirían tantas estrellas y galaxias si no es para que en ellas habiten las diferentes expresiones del Amor de Dios en Sus criaturas? ¿O acaso piensan que las estrellas en el cielo existen para que los hombres puedan contemplarlas desde la Tierra?

Mientras un gran cambio se precipita en el mundo, los Mensajeros Divinos intentarán elevar la comprensión y el conocimiento de la humanidad. Intentarán abrir los ojos del corazón humano para verdades que no se ven con los ojos materiales.

Esto será así porque solo la certeza de un propósito superior y de una vida superior que los ampara, les darán fuerzas para vivir los tiempos que llegarán. Sin una comprensión mayor acerca de los Planes de Dios, sus vidas perderán el sentido, así como ya lo perdieron para muchos jóvenes y adultos que no encuentran motivo para estar en este mundo.

Si estuvieran fortalecidos por la esperanza de una meta espiritual y divina, podrían perseverar y mantenerse firmes para superar los obstáculos con amor, perdón y valentía. Y, cuando sea el tiempo, podrán reconstruir el mundo con el debido coraje y con los principios del espíritu.

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​

Antes que la vida se manifestase en este mundo, ella ya se desarrollaba en muchos otros, en este y en otros Universos. Era la vida que expresaba la Consciencia de Dios en creaturas que evolucionaban para alcanzar un día el propósito de retornar a la semejanza perfecta con el Creador. Pero como ustedes pueden comprender, las creaturas en el Universo también están aprendiendo y cometieron muchos errores en las escuelas por las cuales pasaron para alcanzar su objetivo, sobre todo, en la gran escuela de la vida.

Este mundo, en el cual viven hoy, es un reflejo de lo que ya existe en el Universo desde hace eones de tiempo, una existencia que no se mide con el tiempo de este mundo.

Podrán preguntarse por qué desconocen esa vida o por qué la sienten tan distante de la realidad en que viven. Yo vengo para explicarles que, al principio, la idea de Dios era que ustedes no la recordasen, a no ser con la esencia del corazón.

Aquellos seres humanos que comenzasen a ingresar en el recinto de su propio corazón y se abriesen a la unidad con Dios, poco a poco recordarían la existencia del Universo y del gran Plan del Creador.

¿Por qué no lo recordarían antes? Porque, hasta entonces, no habrían desarrollado en el corazón el suficiente grado de amor ni la capacidad de perdonar, necesarios para curar todo lo que vivieron en el Universo.

Ahora, más de dos mil años después que el mundo viviera el ápice de la manifestación del amor, por medio de Cristo, de Su Familia y de Sus apóstoles y discípulos, la humanidad fue desarrollando silenciosamente ese potencial para amar, y por lo tanto, llegó el momento correcto de comenzar a despertar.

Sé que muchos sienten que no pueden perdonar ni siquiera las cosas de este mundo y que tampoco viven el amor verdadero en su interior. Pero Yo les digo que ese amor ya está en la consciencia humana, disponible para todos aquellos que lo busquen. Dentro de ustedes, ese amor es una semilla ya germinada, que encontrará suelo fértil por todo lo que recibieron en los últimos tiempos y que podrán colocar en práctica en los tiempos que vendrán.

Cristo sabía de la existencia de la vida más allá de este mundo, reconocía Su Misión y el Plan de Su Padre, porque era pleno el Amor de Su Corazón y la unidad con Dios era Su estado natural de consciencia.

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​

Al principio de la Creación de Dios, Él manifestó los Universos en el Cosmos Infinito, que eran la representación viva de Su Divina Consciencia.

Dentro del Cosmos, Dios reprodujo en todo los mismos principios de la creación, y de diferentes formas, representaba Su Consciencia Divina en todo lo que creaba. Creó los universos con los principios de Su Perfección. Creó las galaxias, los planetas, los seres conscientes, que eran el resultado vivo de la expresión de las esencias que provenían de Su Corazón.

Y en la vastedad del Cosmos creado por Dios en siete dimensiones que cohabitan y, en armonía, se auxilian mutuamente para alcanzar el mismo propósito evolutivo —volver a ser uno con Dios—, el Creador concibió los seres humanos.

Separó de las demás criaturas, en cuerpos materiales, espíritus antiguos, a los que confió el mayor proceso de transformación y de redención de Su Creación.

En un tiempo paralelo, diferente del tiempo y del espacio del resto de la Creación, Dios colocó lo que habría de más precioso, si alcanzase el resultado deseado y si el potencial de Su Proyecto se desarrollase en aquellas consciencias.

En ese mundo, el Creador reunió espíritus provenientes de todo el Cosmos. Consciencias con diferentes tipos de aprendizajes y con registros ocultos, tanto positivos como negativos. De todas ellas retiró su memoria cósmica, para que no supiesen quiénes eran, y así, pudiesen unir sus conocimientos y equilibrarse unas con otras, para alcanzar el propósito esperado.

El Señor envió al mundo, además de todos los espíritus que más necesitaban de redención, Consciencias Divinas, uniendo así dos opuestos y representando en este pequeño planeta la gran dualidad que existe en este Universo. De esa manera, entregó al mundo dos posibilidades: la de vivir un gran mal y la de vivir un bien.

En esta arriesgada experiencia divina, el Creador confió a la esencia de aquellas criaturas un Principio Divino, la unidad, que, activado en la esencia del amor, le permitiría a las consciencias vencer la dualidad del Universo y encontrar una manera de elevar toda Su Creación universal hacia un nuevo nivel de aprendizaje, un aprendizaje basado en la unidad con Dios, por medio del amor.

Cuando les pedimos oración, es para vencer las fuerzas que dentro y fuera de los seres causan el mal. Fuerzas que solo son vencidas con un gran bien, que es el amor.

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Aprendan a sentir en su propio corazón los dolores del mundo y a hacer suyo, el padecimiento del Sacratísimo Corazón de Dios.

Contemplen en sus corazones la Creación y todo lo que ella manifiesta, cómo se expresa en el universo. Contemplen la perfección y la armonía de la naturaleza, del sol, de los ciclos de la Tierra. Sientan en sus corazones el potencial de la Perfección Divina que está latente en su interior. Pregúntense todos los días ¿cuál es el camino para manifestar ese potencial?

Quisiera que en el corazón de los seres humanos el amor a la Creación Divina fuese mayor que el amor a la creación humana. Sin embargo, ustedes están mucho más aferrados a lo que proviene de sus propias ideas, que a lo que proviene del Pensamiento Divino.

Los seres humanos aprendieron a amar y a admirar lo que fue creado por su limitada mente y el orgullo adquirido fue tan grande, que quedaron presos de su propia pequeñez y mezquindad; no consiguieron amar algo superior, ni siquiera creer en su existencia.

Con  tristeza en Mi Corazón, les digo que muchos no se transforman porque no creen verdaderamente en la existencia de Dios, de su Plan, ni de Sus Mensajeros.

Las consciencias observan el caos y el mal avanzando en el mundo y prefieren pensar que siempre fue así, o se pierden en los pequeños problemas y en las preocupaciones de sus vidas para no percibir que la verdadera barca que se está hundiendo no solo es en el Medio Oriente, sino en el mundo entero.

Es la consciencia humana, Mis queridos, que se está sumergiendo cada vez más en lo profundo de la oscuridad. Y cuando los tiempos necesitan verlos despiertos y preparados, entregados y con fe en lo invisible, se están escondiendo de la verdad y profundizando más y más en la ilusión, para no percibir que el tiempo final ya llegó.

El Cielo siempre agradecerá sus oraciones, y con el poco esfuerzo de todos los seres, intentará retirar el peso de la balanza de la Justicia, que se inclina por la desaparición de la humanidad.

Ustedes, compañeros, son células vivas del Corazón de Dios. Por eso es tan grande Su tristeza por este mundo.

El proyecto del Creador es perfecto y ya todo les fue entregado para que puedan vivirlo. Sin embargo, ustedes necesitan decidirse y levantarse de la cama de la ilusión en la cual duermen todos los días, para actuar en favor de la humanidad.

Los amo. Por eso, les prevengo.  

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​

Si observas el Universo, verás una infinidad de estrellas, sentirás la grandeza de Dios y de Su Creación; aspirarás a profundizar en el Todo, que se expresa delante de tus ojos. Contempla el cielo estrellado y reconoce la presencia de Dios en una dimensión en que, al mismo tiempo que parece tan distante, penetra todo lo que fue creado.

Si no puedes encontrar la vida del espíritu en lo invisible de tu propio mundo interior, contempla el cielo estrellado y sentirás la presencia de los que son Bienaventurados en el cielo, que te observan y aguardan tu despertar.

Si tu alma no consigue aspirar a nada superior a la vida material, vuelve tus ojos físicos hacia arriba, contempla el azul del cielo en un día soleado, y siente que por detrás de ese azul está Dios, esperando que tu aspiración sea más pura y verdadera.

Busca en la belleza que hay a tu alrededor, la grandeza de Dios y encontrarás en tu interior la verdad del espíritu.

Si te parece muy distante alcanzar un descubrimiento espiritual solamente con el corazón, descubre en el lado oculto de los Reinos de la Naturaleza, las mismas verdades que buscas en el silencio de tu mundo interior.

Toda la Creación está permeada por los mismos Principios Divinos. Algunos descubrirán la magnitud del Espíritu de Dios en el silencio del corazón; otros, lo encontrarán contemplando el cielo azul. Algunos lo buscarán en la expresión de los Reinos de la Naturaleza; algunos otros, en el ejemplo puro de un hermano que es verdadero en su caminar. El Creador está en todo y aquel que lo busca, con sus posibilidades, de forma cristalina, lo encontrará.

Los misterios son sólo misterios para aquellos que no quieren develarlos, porque el mismo principio que crea y recrea la vida en el Universo, es el que anima todos los seres del mundo. Dios está en todas las cosas. Búsquenlo, únanse a Él. Tornen la vida sagrada, a través de esa búsqueda permanente del Creador de todo.

Este es Mi mensaje para hoy. La búsqueda de Dios dignifica el corazón humano y le da un sentido a su existencia, que es el retorno al Origen.

Su amado Padre y Guía, San José

Páginas

Quiénes somos

Asociación María
Asociación religiosa cristiana y ecuménica que tiene por finalidad difundir el mensaje universal de amor y de paz que Cristo Jesús, la Virgen María y San José transmiten a los monjes de la Orden Gracia Misericordia, estimulando el crecimiento espiritual a través de la oración y del servicio altruista.

Contacto

Mensajeros Divinos