MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS GLORIFICADO, TRANSMITIDO DURANTE EL VIAJE DESDE SAN PABLO HACIA PORTO ALEGRE, BRASIL, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Segunda Serie de Poemas
Décimo poema de un alma al Sagrado y Bendito Corazón de Jesús

Libera mi alma, querido Jesús,
de todas las invenciones del mundo,
que ella pueda despertar
a la pureza y al amor compasivo
por medio de Tu divina
y poderosa intercesión.

Señor, hazme libre
de resentimientos y de culpas.

Construye a través de mi servicio a Ti
todos los planes y dones
que Tú, amado Señor,
has pensado.

Conságrame a Ti, Señor,
aun en los momentos de prueba
y de desafíos de la vida.

Hazme partícipe
del Sacramento de la Reconciliación,
y que todos los días yo pueda
confesarme Contigo abiertamente
para que mi pequeño espíritu sea renovado
todo el tiempo que Tú,
Maestro del Amor,
consideres.

Abrázame, Señor,
en las noches de frío.

Cobíjame, Señor, en Tu regazo
para que cerca de Tu Corazón bondadoso
pueda adorarte como el gran Templo vivo
y divino de Dios.

Te doy las gracias
por concederme Tu eterna Paz.

Amén.

¡Les agradezco por guardar las palabras de esta alma en sus corazones!

Los bendice,

Vuestro Maestro, Cristo Jesús

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS GLORIFICADO, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Que la alegría de servirme nunca se pierda y que esa alegría llegue hasta los confines de la Tierra para que todo sea transformado.

Que la alegría por servirme expanda la consciencia de los hombres y que todos participen del momento de la reconciliación y del perdón. 

Que la alegría por servirme establezca la cura de la humanidad y la unidad de propósito entre la almas y Dios.

Que la alegría por servirme todo lo renueve, dentro y fuera de los seres.

Que esa alegría atraiga hacia el mundo la oportunidad de amar y de sentir grados de amor cada vez más grandes .

Que la alegría por servirme conceda el perdón que los librará de los errores y despertará, en sus vidas, las acciones poderosas de la Gracia para esta humanidad. 

Que la alegría por servirme pueda cambiar la condición de la humanidad para siempre. 

Sea esta alegría por servirme fuente de reparación y de cura.

¡Les agradezco por guardar Mis Palabras en el corazón!

Los bendice,

Vuestro Maestro, Cristo Jesús

 

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS GLORIFICADO, TRANSMITIDO DURANTE EL VIAJE DESDE LIMA, PERÚ, HACIA SAN PABLO, BRASIL, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Concentra tu atención en Mi Corazón, que es el predilecto refugio de las almas simples y amorosas.

Unido a cada una de ellas, su Maestro y Señor hace prodigios, porque, así como las almas buenas entran en Mi Corazón, Yo puedo comulgar de las almas humildes.

El primer paso es sentirte dentro de Mi plenitud celestial.

El segundo paso, para estar en Mi Corazón, es reconocer el Océano de Mi Misericordia porque allí todo se lavará y estarás purificado.

El tercer paso es perdonarte a ti mismo o al semejante y establecer, así, un acto de reparación capaz de disolver los sufrimientos humanos para que reine el Amor de Dios.

Entra en Mi Corazón en confianza, y allí todo se aclarará desde el primer momento.

Siéntete partícipe de la Obra de Mi Misericordia para que, por medio de tu alma, esa Obra de Misericordia y Redención se refleje al mundo.

Decídete, ahora, a permanecer en Mi manso Corazón y Yo te abrigaré y te protegeré de las tempestades del espíritu.

Comulga Conmigo en este día y siéntete renovado por la acción poderosa del Espíritu Santo.

Ten mucha fe.

¡Les agradezco por guardar Mis Palabras en el corazón!

Los bendice y los absuelve,

Vuestro Maestro, Cristo Jesús

MENSAJE ESPECIAL DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO PARA LA 54.ª MARATÓN DE LA DIVINA MISERICORDIA, EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, PAYSANDÚ, URUGUAY, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Segundo Mensaje

Y verán venir al Hijo de Dios con la victoriosa Cruz de Emmanuel, iluminando los cuatro puntos de la Tierra, a todas las razas y a todos los pueblos, para que triunfe nuevamente el Amor Misericordioso de Mi Corazón y se abran las puertas a la reconciliación de las almas con el Universo y la vida.

Esta victoriosa Cruz de Emmanuel anunciará un nuevo tiempo para el planeta y su humanidad.

Dichosos serán aquellos que la veneren con la humildad del corazón, porque en el próximo tiempo serán reconocidos como Hijos de Dios.

Dichosos serán los que creen en Su poder, porque serán congregados a los pies de la Cruz de Emmanuel para ser bendecidos y colmados por el Espíritu Santo.

Y finalmente, compañeros, por la poderosa Cruz de Emmanuel, toda adversidad y mal serán vencidos y, en la unidad con el Padre, sus corazones florecerán en el amor y en la fe.

Cuando vean venir al Hijo de Dios con la victoriosa Cruz de Emmanuel, será la señal de que se aproxima el último tiempo, será el momento en el que sus corazones deberán estar preparados para recibir lo que tanto esperaban.

Esta Cruz viene a cerrar todo lo que es incierto y a abrir la Fuente del Amor para los corazones.

La Cruz de Emmanuel trae el espíritu de la redención para las almas y para todos los espíritus caídos. Ella tiene la potestad de traer la liberación para el mundo y la redención para las naciones, porque en ella se guardan los códigos de los sagrados méritos de la Pasión de su Señor.

En la Sagrada Cruz de Emmanuel se guarda la experiencia vivida por Cristo en la Tierra, el incalculable valor de Sus padecimientos, de todos Sus sufrimientos y de todas Sus agonías por la conversión y la redención de los espíritus caídos en este planeta; y también por Su preciosísima Sangre derramada durante Su Pasión y hasta Su Muerte en la Cruz.

La victoriosa Cruz de Emmanuel guarda, en esencia, hasta el último momento en que su Maestro y Señor expiró en la Cruz entregando Su Espíritu al Padre para que al tercer día lo resucitara.

MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Bienaventurados los que viven y proclaman Mi Fe, porque serán llamados Hijos Convertidos de Dios.

Hijos:

Vengo en esta mañana para anunciar que la Estrella de la Mañana, la Madre del Universo, proclama la venida gloriosa de Su Hijo Predilecto.

Después del resplandor de la gran Estrella de la Señora, vendrá en Gloria el Hijo, resplandeciente como el Sol, para verter la luz sobre las consciencias en redención.

En ese momento, sus corazones deberán estar abiertos al Nuevo Tiempo que la Estrella de la Mañana anunciará. Regocíjense en Mi Corazón Glorificado para que Mi Corazón Santo pueda ser un signo visible ante la humanidad.

Hoy les dejo Mi Compasión Misericordiosa, porque como humanidad necesitarán reconciliarse con el Señor Altísimo. El Padre ama a todas Sus criaturas, pero aún muchos de Sus hijos no aman al Dios Único.

Estoy presente entre ustedes para ser el puente que los lleve a través de Mi Sagrado Corazón hacia Dios Padre, hacia Su Reino de Amor y de Unidad.

Queridos siervos, nunca pierdan la aspiración de imitar Mi Camino y de animarse a consagrar sus consciencias a Mi Divino y Sagrado Corazón; si así lo hicieran, aliviarían las llagas que las acciones del mundo Me abren día a día. Como Redentor, les doy Mi Amorosa Absolución y Mi Paz a todos.

Bajo la Gracia Infinita de Dios, sean bienaventurados.

Gracias hijos por recibirme amorosamente durante esta mañana.

Cristo Jesús, el Salvador
 

MENSAJE DIARIO RECIBIDO EL 19 DE ENERO DE 2013, TRANSMITIDO POR CRISTO JESÚS, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Queridos Míos:

Si viven todos los días en Mi Eterna Reconciliación, en sus corazones reconocerán Mi Sagrado Corazón de Amor. Si aspiran a estar en Mi Espíritu sabrán por dónde andar porque Mi Luz los guiará hasta en los caminos que están distantes de Mí. 

Mis compañeros, hoy les muestro que todos ustedes pueden vivir en Mi Gloriosa Piedad y Redención, porque como Alma y como Corazón reconozco sus limitaciones y aspiraciones. Por eso no bajen los brazos, permitan con los brazos abiertos que Mi Corazón pueda irradiar sus esencias, para que los pueda purificar y formar como los nuevos y esperados Cristos del Nuevo Tiempo.

Los Nuevos Cristos son los que más Me fallan, pero al final Me reconocen. Los Nuevos Cristos son los que Me sirven, incluso sin trascender sus limitaciones. Los Nuevos Cristos son los que menos se transforman, sin embargo al momento del encuentro Conmigo, Mi Corazón los colma.

Los Nuevos Cristos son aquellos que aún no están preparados, son los que están más inmaduros, los que más Me sirven, los que más se entregan, los que más se vacían y son más humildes y olvidados de sí. Esos son Mis servidores, los que prepararán la tierra para que la nueva cosecha llegue; para que llegue la nueva presencia de los Cristos.

Nada más les pido que sean fieles a Mi Causa y a Mi Voluntad porque eso les permitirá consagrar sus corazones a Mi Esencia Eterna. Si aún están en el propio desierto interior, caminen, caminen hacia Mí, aun entre las penumbras, porque Mi Misericordia guiará cada uno de sus pasos.

Espero que se entreguen totalmente a Mi Corazón. Aguardo ese momento para poder amarlos y fortalecerlos en la misión que Mi Padre les encomendó. El desierto de la vida vacía la consciencia y permite, en la reflexión, fortalecer el amor en su esencia. Recuerden que ustedes son Mis esencias crísticas, ustedes son Mis discípulos de la nueva era de la redención.

Bajo el Amor de Dios, sean bienaventurados.

Gracias por guardar Mi Corazón en sus corazones.

Cristo Jesús

Fray Elías del Sagrado Corazón: Cristo nos dijo al final del mensaje diario:

Id en Paz, id en Paz.

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, PAYSANDÚ, URUGUAI, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Para reparar los males del mundo deben servir, orar y transformar el propio mundo interior, aproximándolo cada vez más al Corazón de Dios.

Para transformar el propio corazón, liberándolo de los males y de los  asedios que lo rodean, deben servir, orar y crear la unidad con sus hermanos. Porque en estos tiempos, hijos, no será nada individual lo que los fortalecerá y los mantendrá en pie, será el amor entre hermanos, la fraternidad y la unidad lo que les dará la fuerza para seguir adelante.

Es por ese motivo que hoy vengo a derramar Mis gracias sobre este mundo y así ayudarlos a despertar en sus corazones los dones del amor, de la fraternidad y de la unidad; los que comenzarán a nacer en ustedes y, poco a poco, se expandirán por todo el planeta.

Vengo a ofrecer a todas las Comunidades-Luz, a los Núcleos-Luz y a los grupos de servicio la posibilidad de que quincenalmente, los días jueves, realicen Conmigo el "Trabajo Comunitario de San José", día que será dedicado a la reparación del amor, de la fraternidad y de la unidad en la consciencia humana y en el cual todas sus acciones tendrán esa finalidad consciente.

Por eso, en las Comunidades y Núcleos-Luz que se adhieran a Mi pedido, ustedes se reunirán por la mañana a orar y a ofrecer el día sinceramente a Dios. Después, compartirán el primer alimento del día y luego comenzarán juntos a realizar algún servicio; ya sea en el mantenimiento de los espacios físicos o con los Reinos de la Naturaleza, cubriendo las necesidades que se presenten y ofreciendo a Dios cada momento de servicio al prójimo por la reparación del amor, de la fraternidad y de la unidad en la consciencia humana.

Que este sea un día de reconciliación y de gracias, en el cual, por un instante, saldrán de ustedes mismos para unirse a sus hermanos y servir espiritualmente a este planeta.

Al mediodía orarán Conmigo. Yo los escucharé y llevaré sus oraciones a los Pies de Dios para interceder por las situaciones más necesarias de este mundo, sobre todo, aquellas que surgen por la falta de amor, de fraternidad y de unidad entre los seres.

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL BALNEARIO EL CÓNDOR, RÍO NEGRO, ARGENTINA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Ora no solo en un momento de urgencia y de agonía; ora por una nueva vida, ora por el despertar de tu corazón y de tu consciencia a un nuevo tiempo, a una realidad superior. 

Ora por todas las naciones, ora por los continentes y por los mares, porque llegó el momento de la gran prueba de la Tierra y la humanidad no puede estar indiferente delante de lo que sucede en el planeta. 

Ora para traer la paz, ora para saber discernir y para que la sabiduría impregne tu espíritu, tu mente y tu corazón, retirando de tu consciencia las potestades del miedo y de la inseguridad. 

Encuentra tu refugio en Dios, hijo, contemplando la grandeza de Su Plan para los corazones de los hombres, y ora para que este Plan, que es perfecto, descienda sobre la Tierra y sobre la consciencia humana. 

Ora para que los corazones conozcan el amor y que sea el propio amor que los impulse a la unidad y a la transformación. Ora para que haya paz y se disipe la ignorancia de los hombres. Ora también por los que despertarán tarde y precisarán de una oportunidad para vivir la propia redención. 

Ora para que en los corazones de los hombres siempre haya piedad y humildad, para que sepan perdonar y reconciliarse con el prójimo y con Dios.

Ora sin cesar y sin cansancio; ora porque esta es la herramienta para estos tiempos, que abre las puertas para que descienda sobre ti y sobre el mundo todas las virtudes que sustentarán la Tierra.

Ora y no te canses de orar. 

Tu Padre y Amigo,

San José Castísimo

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN LA SAGRADA CASA DE MARÍA, MADRE PAULISTA, SAN PABLO, BRASIL, A LA HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Cuando Dios los envió al mundo, fue por amor, fue por un Propósito Divino de dar a Sus criaturas una oportunidad única de vivir el perdón, la reconciliación, la cura y, por encima de todo, el Amor Crístico.

Cuando Dios los envió al mundo, fue por amor, para que Sus criaturas más imperfectas tuvieran una oportunidad de demostrar a toda la Creación el divino milagro que el amor realiza en los seres cuando convierte sus errores más crueles y milenarios y transforma su esencia corrupta y distante de Dios en una esencia cristalina que expresa la unidad y la semejanza con el Padre.

Cuando Dios los envió al mundo, fue por amor, fue para que Sus hijos crecieran a través de la Gracia, de la Misericordia y de la plenitud de Su Corazón. Pero para eso, hijos, deberían elegir estar en el Amor de Dios y acoger los presentes espirituales que Él les entrega, comprendiendo que la vida es una dádiva única y que la Tierra es un lugar sagrado que, más allá de sus apariencias, guarda un tesoro celestial, que es la intención de Dios al crearla.

Cuando Dios los envió al mundo, fue por amor, fue para que, teniendo la mejor y más bella expresión de la vida a través de los Reinos de la Naturaleza, los seres pudieran encontrar dentro de sí mismos la belleza. Porque, con la misma intención con la cual Dios manifestó a la naturaleza, también manifestó a los hombres. Con la misma intención con la cual manifestó a las flores, Dios manifestó a las almas.

Les digo eso para que sepan que el Padre los envió al mundo por amor, y que por este propósito de amor deben estar en la Tierra.

Amen la intención de Dios, amen la vida y si no encuentran sentido para amarla, busquen la intención de Dios al crear la luz, busquen la intención de Dios al manifestar la Tierra, busquen el Propósito Divino al cual aferrarse de corazón para, entonces, comprender la verdadera esencia de la vida sobre la Tierra.

No dejen este mundo sin vivir el amor, y si sienten que no lo encuentran, dejen que Dios sí los encuentre. Bastará abrir el camino para que Él llegue a sus vidas. Pidan a Dios que se aproxime, clamen para que Él los transforme; no para que sean perfectos, sino para que amen o al menos se dejen amar por Su eterno Corazón, pues si tan solo se abren para recibir el Amor de Dios, ya será suficiente.

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Ora por el Brasil, así como por toda América del Sur. Ora por el mundo entero. Ora por cada nación y ora con fervor por los países que fueron elegidos por Dios para ser la cuna de una Nueva Vida.

Ora en unidad con Dios y con tus hermanos, porque la semilla de la desunión fue colocada en el suelo del mundo y está siendo fertilizada por las acciones inconscientes de los hombres.

Ora, hijo, y siembra el amor en la humanidad. Pide y concédele el perdón a tus hermanos para arrancar de raíz ese mal que está intentando instalarse en el mundo. Busca la cura para las heridas del corazón humano y comienza por ti mismo, curando tu espíritu.

Ora, hijo, por las naciones, en unidad con todos los pueblos y culturas. Responde al llamado de tu Madre Divina para orar por la paz y reconoce que esta no es una necesidad tuya, sino una urgencia del planeta.

Fortalece todos los días la Oración por la Paz en las Naciones más allá de los obstáculos y de las tecnologías. Redime esos vehículos que para muchos son motivo de perdición y de engaño, y conviértelos en un Instrumento de Dios para unir a Sus hijos en una sola voz, en un solo clamor por la paz en este mundo.

Ve, hijo, como es necesario dar un paso en el amor, en la oración, en el perdón y en la reconciliación, porque las naciones agonizan y si no comienzas ahora a curar dentro de ti y a tu alrededor lo que necesita ser curado, nada podrá consolarte en el tiempo que llegará, en el que los hombres, privados por ellos mismos de la Misericordia de Dios, solo reciban Su Divina Justicia.

Por eso, ora y clama por la paz. Sé un puente hacia la Nueva Vida.

Tu Padre y Amigo,

San José Castísimo

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Para que puedas llegar al Corazón del Padre y no solo ser conocedor de una parte de la Sabiduría Divina, sino que también puedas experimentarla, debes comenzar a tornar realidad y vida, dentro de ti, los principios más básicos de una conducta humana evolutiva.

Fuiste llamado a trascender las tendencias comunes y naturales de los seres humanos de este tiempo, para que una nueva vida se instale en la Tierra, a través de tu corazón y de todos aquellos que buscan la vida espiritual para encontrarle un sentido a su propia existencia.

Comienza, entonces, siéndole fiel a Dios, verdadero y transparente delante de Él, así como delante de tus hermanos, sin miedo ni vergüenza de tornar visible tu esfuerzo y tu transformación. Sé fiel a lo que ya sabes que es una conducta evolutiva para ti, sustituyendo en tu consciencia la decadencia por la evolución.

Profundiza en tus oraciones diarias y hazlas cada vez más sinceras, de manera que te lleven a un diálogo transparente con Dios, para que así, confesándote con Él, puedas rendir lo que te parece imposible transformar.

Esfuérzate sinceramente por amar y comprender al prójimo, y véncete todos los días, sin dejar para después tu pedido de perdón y un acto sincero de reconciliación, cuando ofendes a alguien o cuando eres ofendido.

Si no te esfuerzas en esas pequeñas cosas, muy poco valdrá que Dios pronuncie delante de ti y a tu corazón las revelaciones más sublimes de los misterios celestiales y te dé a conocer las más puras Verdades sobre la vida y el Infinito, porque la sabiduría se perderá en la imperfección de tu mente y, a pesar de creer que sabes muchas cosas, no serás un instrumento para la manifestación de esta Verdad en la Tierra.

No serás digno de ser participante de las cosas sublimes del Cielo, no porque no tuviste las herramientas y las oportunidades para eso, sino porque no abriste un espacio en tu corazón para experimentar la Verdad, para ser transformado por ella y para anunciarla al mundo a través de tu propia vida.

Por eso, ve y profundiza en las cosas simples. Que la vivencia de la Verdad acompañe su revelación. Al menos inténtalo todos los días.

Tienes Mi bendición para eso.

Tu Padre y Amigo,

San José Castísimo

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Entra en el recinto de tu corazón para comprender que, en estos tiempos, la ley primera es el amor; amar por sobre todas las imperfecciones, defectos, desavenencias, orgullos y vanidades. La única herramienta que te protegerá del mal, hijo Mío, es el amor; amor al prójimo, amor a los Reinos de la Naturaleza, amor al Plan de Dios.

Si no abres tu corazón para aprender a amar las cosas como son y así llevarlas a que se transformen en lo que verdaderamente deben ser, te sumergirás en la incomprensión, en la arrogancia y en la permanente competencia.

Tienes delante de ti dos manos que se extienden para que escojas un camino que seguir. No hay otras opciones: una es la mano de Dios y la otra, la mano del caos.

Muchos ya escogieron la mano del caos y hoy se encuentran en medio de una batalla tenebrosa sin reglas; pero tú, hijo, tienes delante de ti la opción consciente de trascender las tinieblas en tu interior por el triunfo del amor en tu corazón. Es por eso que te llamo a pedir perdón, a vencer tu orgullo y a descubrir la Gracia de ser humilde y cumplir con los designios del Creador.

Yo te pido que te reconcilies con el prójimo, en ofrenda al Medio Oriente1, pero también con tu propio corazón, que en su inmadurez e ignorancia no aprendió a amar. Te pido estas cosas, hijo Mío, porque ya no tendrás tanto tiempo para plantar semillas en el cantero de tu existencia y de la vida humana como un todo. Pronto llegará el tiempo en que solo recogerás aquello que plantaste y comerás de los frutos de los árboles que crecieron en tu jardín.

Cuando te digo que pidas perdón y registres lo que hiciste, es para que profundices en tu ejercicio de humildad y reveles a todos tus imperfecciones, para que así, des un ejemplo a la humanidad de cuán simple es dar un paso en dirección al amor.

Hoy te digo, hijo, que no te pediré solo eso. También te pediré que no solo realices un acto de perdón, si es que todos los días vives lejos de la fraternidad, sino que ese acto tuyo de perdonar sea permanente, constante y eterno, porque cuanto más se aproxima el Armagedón del planeta, más tendrás que perdonar lo que sucede dentro y fuera de ti.

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS


Si les pido una campaña para sembrar el amor en la humanidad, no se preocupen con el árbol que crecerá o con los frutos que podrá dar o no.

Mis amados:

No piensen en el resultado de sus acciones, porque deben aprender a sembrar como siembra Dios en el vasto universo de Su Creación. El Señor envía impulsos por medio de los diferentes Mensajeros e Instrumentos Divinos que los llevan a todo lo que fue creado. Él solo dona de sí para el crecimiento de Sus criaturas.

Ustedes deben actuar como Dios, sin perder nunca la esperanza de que el amor crezca y dé frutos en la consciência humana, pero sin buscar resultados según lo que comprenden que debería suceder como respuesta a sus acciones.

En lugar de pedir perdón, irán a donar perdón y lo donarán para toda la humanidad; donarán actos de perdón y de amor.

Aunque sientan que no obtendrán ningún resultado, solo comprendan que, si son verdaderos y simples y no buscan nada para sí, la semilla quedará en la consciencia humana.

Muchas veces ustedes temen actuar porque quieren actuar por sí mismos. No pueden pedirle perdón a alguien buscando un milagro o una gran acción para publicar en internet.

Acuérdense de que deben ser puros de corazón y de que la única razón de la existencia de esta campaña es sembrar el amor en la humanidad y, así, disipar el odio del corazón humano. Deben tener ese propósito claro. Y nunca se olviden de los niños de Medio Oriente, que aguardan sus acciones y oraciones, que generan méritos para la salvación de esas pequeñas almas.

Por eso, vayan sin temor; perdonen, reconcíliense con el prójimo, sirvan y amen, por la salvación de sus hermanos en el mundo entero.

Yo los amo y los conduzco a la esencia de un servicio verdadero.

San José Castísimo, servidor de todas las almas

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Hijos de Dios Altísimo, la agonía del mundo no terminó y el Corazón de Cristo sigue siendo flagelado todos los días, por las acciones injustas de la humanidad.

Abran los ojos y vean a su alrededor que el Apocalipsis se precipita en el mundo. Transformen sus vidas, vivan del bálsamo de la oración y den de beber de esta agua de vida, que es la unión con Dios, a las almas sedientas y desamparadas.

¡Que la humanidad escuche el llamado definitivo de los Mensajeros de Dios! Que todos aquellos que se consideran despiertos y conscientes caminen a grandes pasos en su transformación.

¡Ya no pierdan tiempo con las mezquindades de la vida! Reconcíliense con aquellos que no les permiten vivir en el espíritu de la paz. Amen a sus enemigos y que estos ya no existan entre hermanos de una misma raza, unidos en un único Propósito Divino.

Perciban que ya están transitando por los últimos tiempos del planeta y que ya no es hora de pensar más en sí mismos, de materializar planes y aspiraciones personales.

¿De qué les valdrá construir un proyecto de una vida material, si aquellos que no se sustenten en la fortaleza del espíritu desaparecerán en medio de la tormenta del caos y del mal?

Queridos compañeros, les hablo con palabras claras, porque naciones enteras están perdiéndose por el avance de la oscuridad. ¿En dónde están los soldados de Dios? ¿En qué andan los que se comprometieron con Cristo?

Ya no es más hora de emociones y entregas a medias. Oren con el corazón, con el espíritu y vivan como verdaderos discípulos de Cristo. Demuéstrenle al mundo que hay una única salida para la tribulación que vive el planeta, y esa salida es el Infinito Corazón de Dios.

Ustedes fueron traídos hasta aquí, hasta este mundo, para vivir el amor y el perdón; entonces, vívanlo.

Mi Corazón de Padre les advierte, porque, en el Cielo, el Creador aguarda la respuesta de los seres humanos, para dar nuevas indicaciones sobre la trayectoria de Sus Planes.

No permitan que el tesoro más precioso del universo se pierda. Aún están a tiempo de corregir los errores de sus vidas, mas sean rápidos y dispuestos para responder al llamado de los Mensajeros de Dios.

Páginas

Quiénes somos

Asociación María
Fundada en diciembre de 2012, a pedido de la Virgen María, Asociación María, Madre de la Divina Concepción es una asociación religiosa, sin vínculos con ninguna religión institucionalizada, de carácter filosófico-espiritual, ecuménico, humanitario, benéfico, cultural, que ampara a todas las actividades indicadas a través de la instrucción transmitida por Cristo Jesús, la Virgen María y San José. Leer más

Contacto

Mensajeros Divinos