MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​​​

Sé simple de corazón, para que descubras en la simplicidad la grandeza de todas las cosas.

Sé simple de corazón, para que los misterios celestiales no te sean inaccesibles, pues en tu simplicidad, la Sabiduría Divina estará a tu alcance.

Sé simple de corazón, para aprender a ser humilde. Por medio de la simplicidad, acepta las Gracias y las adversidades como un Don único de Dios, dirigiendo a tu vida para ayudarte y para moldear tu consciencia según una Voluntad Superior.

Sé simple de corazón, para que tu mente conozca también la simplicidad y pueda fluir en los rayos de la Voluntad de Dios y vivir siguiendo lo que las leyes universales indican.

Sé simple de corazón, para que la transición pase en tu interior no como un castigo, pero sí como una gran oportunidad de ser finalmente lo que Dios espera de la humanidad.

Sé simple de corazón, para que la vida sea una dádiva para ti y la muerte sea el comienzo de una dádiva aún mayor. Así, no existirá el miedo dentro de tu consciencia.

Sé simple de corazón, para que la comodidad y el sufrimiento sean para ti, vehículos de la providencia de Dios, para que cumplas con tu parte en Su Plan.

Sé simple de corazón, para que la oración sea servicio, para que el servicio sea oración y para que el servicio y la oración sean vida, así como la vida, en todos sus instantes y circunstancias, sea servicio y oración.

Sé simple de corazón, para encontrar en lo rebuscado la simplicidad, y en la simplicidad todas las riquezas y los enredos que tu mente busca por su naturaleza.

Sé simple de corazón, para que Dios disponga de ti como necesite, y que así cuente contigo como un servidor completo del cual podrá disponer a cualquier hora, en cualquier lugar y para cualquier misión. Así te convertirás en un instrumento de Dios.

Sé simple de corazón, porque en la simplicidad encontrarás la respuesta para todas tus interrogaciones. Descubrirás así, que dentro de ti habita Aquel que es en todas las cosas y verás que en ti está todo de una forma tan sencilla, como lo son estas palabras.

Busca en ti lo que lejos procuras.

Busca en estas palabras la sabiduría, pues aquí deposité Mi Divina Simplicidad.

Felices y bienaventurados los simples de corazón, porque heredarán la Sabiduría de Dios para el surgimiento de la Nueva Raza.

Su simple y humilde amado Compañero, San José Castísimo

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​​

Queridos compañeros:

Este es un momento en el cual necesitarán estar más silenciosos. Con el esfuerzo por controlar la palabra, el verbo, que es el vehículo de creación de mayor poder usado hoy por la humanidad, controlarán simultáneamente las energías, que entrarán en proceso de purificación dentro de sus consciencias.

Cuando observan en sí mismos el control de la palabra, pueden observar el descontrol que existe en todas las cosas y así encontrarán un camino más seguro y armonioso para su propia transformación.

Al entrar intensamente en purificación, la consciencia pierde el control sobre los diferentes cuerpos y muchas veces actúa, piensa y siente de formas como normalmente no lo haría. Si están atentos al uso de la palabra, estarán atentos a los actos de crear y de emitir informaciones de todas las formas. Poco a poco, irán observando el silencio en la mente, en los sentimientos, en los movimientos y en las emanaciones del magnetismo de la consciencia. Así, al entrar en el proceso de purificación, no perderán el control sobre sí mismos y podrán vencer los deseos y las voluntades, que hablarán en voz alta dentro de su mundo interior y en su subconsciente, intentando llevarlos hacia caminos involutivos.

Llamo caminos involutivos a las formas de vida que, para el común de la humanidad son normales, pero que  para un ser consciente de la realidad planetaria y del Plan de Dios, no construyen la evolución y la madurez del espíritu.

Hoy, quiero que comprendan el silencio como una herramienta valiosa para el final de los tiempos, algo vital y necesario para aquellos que aspiran a mantenerse firmes.

Espero que busquen el verdadero silencio, fruto de la comprensión de esta necesidad interior de perseverar en el camino de Dios. No busquen los mutismos y los rigores que vuelven el alma rígida y la apartan de vivir una experiencia espiritual positiva, pues al contrario, alimentan las fuerzas en purificación dentro de la consciencia y no permiten que sean transmutadas y liberadas de su propio interior.

Les dejo Mi bendición y la luz de una mayor comprensión para todos.

Su Amado Compañero, Siervo del Silencio, San José Castísimo

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​

Queridos siervos de Dios Altísimo:

En este día les digo que para que puedan vivir aún en este mundo, las Leyes Superiores que se viven en el Universo, tendrán que reencontrar lo Sagrado.

Lo sagrado es el don de conocer la Presencia de Dios en todas las cosas. Lo sagrado completa el alma y aproxima el espíritu a la materia corrupta, para volverla pura y limpia.

Encontrar lo sagrado es una forma sencilla de decir que la consciencia está recorriendo el camino de las Leyes Universales. Y la clave para descubrir lo sagrado en todas las cosas es la reverencia.

A diario las fuerzas de oposición al Plan de Dios intentan destruir lo sagrado como concepto en la vida humana y esto comienza desde la infancia, degenerando las relaciones familiares.

Es por esto que Mi Casto Corazón desciende al mundo, para hacer un llamado especial a las familias. Así como pude vivir lo sagrado, junto con la Santa Familia de Nazaret, hoy les pido que celen por lo sagrado dentro de sus familias.

Que desde la infancia los niños puedan conocer el amor, la reverencia a Dios, así como por el prójimo; la reverencia por las ceremonias, por la oración, por los Reinos de la Naturaleza, por la vida.

No permitan que se pierda en el corazón de los pequeños la pureza que ellos traen. Cuiden las influencias que ellos reciben; prefieran el contacto con los Reinos de la Naturaleza, al contacto con las tecnologías. No busquen solo distraer a sus hijos, hermanos, nietos, sobrinos; pero sí asuman estas pequeñas almas y sean para ellas el ejemplo que seguir. Que encuentren en la vida del espíritu la alegría de estar en vida, y esto se dará por medio de su ejemplo.

Una vida vacía de amor, vacía de Dios y de Su Santo Espíritu, está construyendo la actual juventud del mundo, que ya no encuentra sentido para la vida, porque sus almas, que vinieron al mundo en este tiempo para cumplir una misión específica, no están encontrando en lo que el planeta ofrece aquello que Dios les encomendó realizar.

Por eso, celen por los jóvenes y por los niños del mundo y háganse responsables por aquellos que tienen a su lado. Muéstrenles la vida del espíritu, de la oración, de la búsqueda espiritual, de las cosas que trascienden la vida en la materia.

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​

Para estos tiempos de transición entre el viejo y el nuevo hombre, el hombre original, deberán conocer un atributo universal divino: el Rayo de la Omnipresencia.

El Rayo de la Omnipresencia es aquel que permite que la Consciencia de Dios esté viva y presente en todas las cosas. El Rayo de la Omnipresencia es el vehículo de Dios mismo en Su Creación.

Y ¿por qué deben conocerlo?

Porque en tiempos en que la humanidad esté muy apartada de Dios y cuando los Mensajeros Divinos ya no se encuentren entre los hombres como ahora, necesitarán saber que el Creador está en todo. Y no solo saber; sino que también deberán experimentarlo y vivirlo. De esta forma, jamás se sentirán solos o desamparados, porque el Rayo de la Omnipresencia les será visible y palpable al corazón.

Para conocer la Omnipresencia de Dios, deberán buscarla desde ahora y Yo les diré cómo.

En la concentración de la mente, del corazón, del alma y del espíritu, silénciense y permanezcan solo en el presente, sin pensar en el pasado o en el futuro. Sientan el momento presente, sientan los elementos de la naturaleza como el aire por ejemplo, porque independientemente de dónde se encuentren el aire estará presente. Sientan el aire como portador del Rayo de la Omnipresencia y perciban que un mismo Dios promueve la vida por medio del aire y anima los universos, en el centro de toda la Creación.

Descubran la Presencia de Dios en la vida que los sustenta dentro de su propio cuerpo, dando movimiento a los elementos que componen su ser. El mismo Dios que habita la perfección de la materia y conduce el funcionamiento de un organismo, es aquel que habita el Cosmos, conduciendo el Plan para las diferentes galaxias.

La Omnipresencia de Dios se descubre al percibirse al mismo Dios en las pequeñas y en las grandes proporciones de la vida.

El Creador está vivo en todo lo que por Él fue creado. Encuéntrenlo dentro de cada uno de ustedes, como en el centro de la Creación. Encuéntrelo dentro del prójimo como en todas las cosas. Así, podrán sentirse guiados aun estando solos, y si en un momento de necesidad Lo escuchan, el Dios que está en todo podrá conducirlos al cumplimiento de Su Voluntad.

Los Mensajeros Divinos les hablan directamente y con palabras tan humanas para que aprendan, algún día, a hablar con el lenguaje del corazón y a escuchar la voz que se pronuncia en el silencio de su propio interior.

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​

En presencia de Mi Santa Hija, Teresa de Jesús, Me alegro de verlos liberando el mundo con el poder de la devoción y de la alegría de servir a Dios.

Ese es el espíritu de una verdadera vida de consagración y es lo que Teresa de Jesús siempre enseñó al mundo, por medio de Su ejemplo: que la alegría nunca debe faltar en el corazón de aquellos que se entregan a Dios.

La alegría debe estar como esencia en todo lo que hacen: la alegría del silencio, la alegría de la transformación, la alegría del sacrificio, la alegría de la corrección, la alegría de orar, la alegría de servir, la alegría de ser parte viva del Plan de Dios.

Si esa alegría estuviese viva en el corazón de todos los servidores, sería como el fuego que mantiene encendido el amor en el corazón de todos los seres y transforma toda rigidez y toda dificultad en simplicidad y ligereza.

Hoy, al lado de Mi hija Teresa, a quien nunca le fallé y quien nunca Me falló, vengo a traerles un impulso para la consagración de la vida y que hagan del día a día de sus seres la eterna alegría de caminar hacia Dios.

Cuando el Propósito Divino está claro tanto en la consciencia como en el corazón, el alma jamás pierde la alegría, porque aún delante de los actuales escenarios del mundo, ella conoce la verdad hacia la cual camina y siempre está buscando elevar el dolor y la tristeza por medio de la alegría.

Queridos compañeros, tanto Teresa como Mi humilde Corazón estuvieron sobre la Tierra y conocen las dificultades de llegar a una verdadera entrega. Sin embargo, los dos alcanzamos en vida dos virtudes, con las cuales pudimos cumplir el Plan de Dios para Nosotros, las que seguimos viviendo para ser eternos siervos del Señor: esas virtudes son la perseverancia y la alegría.

Sean incansables delante de los obstáculos que el mundo les coloca y que el propio interior hace emerger y tornen la vida ligera y simple por medio de la alegría.

Cuando eso suceda, serán una fuente de la Presencia de Dios en el mundo, y en un tiempo en el cual la desesperanza es lo común en los corazones, ustedes se convertirán en un aliento y un bálsamo de amor para los que sufren.

Los amo y junto a Teresa de Jesús, quiero mostrarles la simplicidad de la vida consagrada al Plan de Dios, cuando el corazón es incansable y alegre de verdad.

Dejamos Nuestras bendiciones para el mundo entero y que Nuestra alegría traiga levedad para los corazones afligidos.

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​

A lo largo de la historia de la humanidad, fueron pocos los corazones que se abrieron para descubrir la verdad de la vida superior, porque la humildad siempre fue un atributo escasamente encontrado en el corazón humano.

Por lo tanto, muchos prefirieron creer que no existía nada más allá de la propia existencia e incluso que Dios era un mito para los corazones, tan grande era su ignorancia, su orgullo y su arrogancia. Muchas veces, aquellos pocos que pudieron encontrar un rayo de luz de este gran Sol, que es Dios, cayeron en el orgullo y en la ignorancia de creerse conocedores de todas las verdades. Enorme fue el orgullo de esos seres, que se separaron de Dios, creyendo que vivían plenamente dentro de Su Corazón.

Es por este motivo que hoy los Mensajeros Divinos vienen a hablar a los humildes, los mansos y los simples. Es por ese motivo que nos acercamos a ustedes, hablándoles como si fueran niños pequeños, porque así deberían ser para estar ante las enseñanzas que traeremos en el final de los tiempos.

Los arrogantes creyeron que ya sabían todo lo que les decíamos y no percibieron que podrían conocer el camino, pero al llegar a las puertas del Cielo no tendrían las llaves para abrirlas, porque la humildad es la llave maestra que une los corazones a Dios.

Comprendan que sin humildad jamás podrán seguir los Planes de Dios, porque solo un corazón humilde puede seguir indicaciones que él no comprende, que él no acepta y que, a veces, van contra de todo lo que él siempre creyó.

Ahora que muchos ya fueron fieles a las indicaciones celestiales, podrán comenzar a comprender algunas verdades y el rompecabezas se irá armando delante de sus ojos, para que así fortalezcan la confianza en Dios.

Pruebas mayores de fe llegarán a sus vidas y los pequeños test que experimentaron hasta hoy los prepararán para los días que vendrán.

Nunca se olviden de que deben ser como niños, que jamás pueden perder el espíritu de humildad, pues así podremos revelarles grandes misterios de esta Creación Divina.

Los amo y los bendigo siempre,

San José Castísimo

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Queridos compañeros y siervos de Cristo:

Hoy quiero hablarles de la esencia del perdón y de la importancia de aprender a perdonar en este tiempo y en los que vendrán.

El perdón es la puerta para la redención de las almas. Una consciencia que verdaderamente es perdonada, se libera de las corrientes que le impiden seguir su trayectoria evolutiva.

Cuando ustedes no son capaces de perdonar algo en sí mismos o en los demás, están obstaculizando no solo su propia evolución, sino también la de toda la humanidad.

En el actual ciclo planetario las almas tomarán iniciativas movidas por fuerzas descontroladas que surgirán de su propio interior, y muchas veces, no comprenderán la razón de sus propias acciones. Principalmente los seres que no se conocen a sí mismos, e ignoran toda la influencia interna que han adquirido en esta y en otras vidas, sufrirán mucho su propio descontrol mental, emocional y físico durante la etapa de purificación más aguda del planeta.

Muchos de los que acompañan Nuestros pasos podrán sufrir las consecuencias de esas acciones descontroladas, y para impulsar el crecimiento del amor en su propio interior, deben aprender a perdonar.

El perdón del que les hablo no es un perdón mental, que la boca proclama, pero que el corazón no admite. Les hablo del verdadero perdón, el perdón que, cuando toca los seres, los transforma y los hace percibir la ilusión en la que estaba sumergida la consciencia al equivocarse. Les hablo del perdón que eleva los seres y los motiva a descubrir el verdadero amor.

Deben aprender a perdonar de verdad, ejercitando, desde ahora, el perdón en cada instante de sus vidas. Perdonen aquello que nunca fueron capaces de perdonar, principalmente de sí mismos, reconociendo la ignorancia y abriéndose para descubrir la verdad de la Creación Divina que es la consciencia humana.

Todos los seres humanos que asumen el camino de transformación, a diario, dejan de ser lo que fueron el día anterior. Al comprender un error o una equivocación, deben perdonarse; pero perdonarse sin negar el aprendizaje; comprendiendo, no obstante, la razón de su error y consolidando en la consciencia el necesario aprendizaje.

Aquellos que aprendan a perdonar, Mis queridos, estarán más próximos de la liberación de sí mismos y de los atavismos de esta vida material.

Ingresen en la esencia del perdón, con el reconocimiento de un propósito superior.

Páginas

Quiénes somos

Asociación María
Asociación religiosa cristiana y ecuménica que tiene por finalidad difundir el mensaje universal de amor y de paz que Cristo Jesús, la Virgen María y San José transmiten a los monjes de la Orden Gracia Misericordia, estimulando el crecimiento espiritual a través de la oración y del servicio altruista.

Contacto

Mensajeros Divinos