MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO EN CIUDAD DE OPORTO, PORTUGAL, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

A los coralistas e instrumentistas de los grupos de oración de Europa

Mis queridos hijos:

En la víspera del gran encuentro de la juventud en Cracovia, Polonia, hoy espero ardientemente que sus corazones se unan a este importante Jubileo de la Misericordia de Dios para que desde aquí, de la ciudad de Oporto, pueda surgir el primer impulso espiritual de la humanidad despierta, la que implorará de todo corazón por la Misericordia de Dios.

Desearía que en este encuentro que hoy sucederá aquí, en la víspera de la esperada Jornada Mundial de la Juventud en Polonia y del primer festival de la Juventud por la Paz en Brasil, partiera la invocación interior de cada coralista pidiendo la paz y la Misericordia de Dios.

Queridos hijos, desde cerca acompañé toda la preparación y entusiasmo de ustedes por dar lo mejor en honor al Padre Celestial.

En esta noche de gala espiritual, en donde Mis ángeles del Cielo presenciarán este encuentro, quisiera que cada uno de Mis hijos de Europa pidiera perdón y misericordia en nombre de todos los europeos por todos los hechos cometidos desde la colonización y depredación moral, humana, espiritual y de la Naturaleza de toda América.

Espero, queridos hijos coralistas de Europa, que de sus voces brote ese profundo pedido de piedad, para que así Mis ángeles tengan la dicha de presentar al Padre Celestial la ofrenda musical e instrumental que hoy brindarán a la humanidad.

Hijos, cada uno de sus espíritus tiene a Dios en su interior, por eso con  plena confianza en la Misericordia de Dios y por los dos encuentros de la juventud que sucederán, en Polonia y en Brasil, unan sus manos e invoquen el poder de esa Gracia infinita que todo concede, redime y cura.

Que en la noche de hoy, el encuentro de música sea para expandir desde Europa el potentísimo caudal de la Misericordia de Mi Hijo.

Que desde toda la península ibérica se abran las puertas de la redención para todas las consciencias que en esta hora deberán cruzarlas.

Queridos hijos, desde el Reino de los Cielos estaré con cada uno de ustedes, acompañando este impulso espiritual y divino que hoy se dará para Portugal y toda Europa.