MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS GLORIFICADO, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, PAYSANDÚ, URUGUAY, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Tercera Serie de Poemas

Octavo poema de un alma al Sagrado y Bendito Corazón de Jesús

Alíviame, Señor, de mis penas.

Por favor, Maestro,
que Tu Divino Amor renazca en mí.

Hazme humilde y simple a cada día
para que no pierda la fortaleza
de siempre sostenerme en Ti.

Permíteme, Señor,
amar más profundamente.

Que el Divino Amor que Tú nos enseñas
me ayude a abandonar la indiferencia.

Que mi corazón y mi vida, querido Jesús,
sean verídicas representaciones
de la Obra de Tu Redención.

Que en la adoración
pueda sentirte y reencontrarte.

Que en cada paso
que debo dar hacia Ti, Señor,
yo tenga el suficiente coraje para poder hacerlo
y que viva la suficiente humildad
para poder llevarlo adelante.

Señor mío, Rey Celestial,
visita el templo de mi alma,
conságralo a Tu Divino Espíritu,
para que todo mi ser sea instrumento
de Tu Grandiosa Obra.

Descalza mis pies del pasado,
del rencor y de los resentimientos.

Lávame, Señor,
con el Agua inmaterial
de Tu Fuente y así me renovaré
porque Tú me habrás concedido
Tu Gracia y Tu Misericordia.

Amén.

¡Les agradezco por guardar las palabras de esta alma en sus corazones!

Los bendice con la señal de la cruz,

Vuestro Maestro, Cristo Jesús