MENSAJE DIARIO DE CRISTO JESÚS GLORIFICADO, TRANSMITIDO EN LA CIUDAD DE COLONIA, ALEMANIA, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Séptimo poema de un alma al Sagrado y Bendito Corazón de Jesús

Amado Jesús,
que mi confianza, aunque sea pobre, se una a la Tuya,
para que Tu Presencia fortalezca mi corazón
en las pruebas que pronto viviré.

Amado Hijo de Dios,
Siervo del Padre Inmutable,
hazme pequeño y simple en todo,
déjame conocer los misterios
más profundos de Tu Corazón.

Revélame, Señor,
la intimidad de Tu Alma
y la grandeza de Tu Amor Redentor.

¡Oh, Señor del Universo!,
que en el vacío de mi ser
encuentre la entrega absoluta de mi alma,
para que alguna parte de este imperfecto ser
pueda representarte en la Tierra
como un nuevo apóstol de Tu Corazón.

Amado Jesús,
hazme querer y amar a los semejantes,
así como Tú Me amas de forma incondicional y eterna.

No me dejes estancado en los defectos del prójimo.

Más bien, Señor, muéstrame mis defectos
para que según Tu Palabra y Energía
yo los pueda transformar.

Deseo, Señor,
verte reflejado en el corazón que sufre,
en el alma que desespera.

En todo lugar deseo verte
y, así, poder participar de Ti,
para que hasta el más pequeño gesto de mi caridad,
pueda saciar la sed que Tú sientes
por las almas que no te aceptan.

Dame valentía
y me abandonaré en Tus Brazos.

Hazme el instrumento que Tú necesitas.

Hazme el proyecto que tanto esperas
para que en nada yo interfiera, Señor,
sino que seas Tú, Cristo,
quien obre a través de esta pequeña vida.

Amén.

¡Les agradezco por guardar las palabras de esta alma en sus corazones!

Los bendice,

Vuestro Maestro, Cristo Jesús