MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ Y SEÑORA DEL CARMEN, TRANSMITIDO DURANTE EL VIAJE DESDE COLONIA HACIA FRANKFURT, ALEMANIA, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Proclamación de Gratitud y de Amor

Queridos hijos:

En este día especial, en el que Mis hijos del mundo celebran el día de la Señora del Carmen con amor y profunda devoción, quisiera, así como fue durante Mi visitación a Isabel, proclamarles a sus corazones toda la gratitud y el amor que hoy puedan sentir de Mi Corazón, por haberme acompañado, como almas servidoras, durante el transcurso de la última Peregrinación por la Paz.

Quisiera agradecer, desde Mi Corazón Materno, el esfuerzo y la dedicación de cada hijo Mío y de cada hija Mía, durante todas las etapas de construcción de esta Peregrinación.

Quisiera agradecer el esfuerzo sincero y el auxilio inmediato de cada hijo Mío, en su espíritu de colaboración, para que la Peregrinación se fuera cumpliendo conforme a la Voluntad de Dios.

Quisiera agradecer, hijos, por las almas que despertaron y por las ofrendas realizadas mediante las canciones en los diferentes idiomas.

Quisiera agradecer el cumplimiento fundamental de cada una de las novenas que fueron solicitadas, ya que, a través de las oraciones de Mis hijos, su Madre Celeste pudo profundizar Su misión por la humanidad, al igual que Cristo y San José.

Quisiera agradecer el esfuerzo de todos por haber aprendido a rezar en otros idiomas durante el transcurso de la Peregrinación.

Quisiera agradecer la honestidad y la fidelidad constante de la Red-Luz ante el llamado de apoyo interno a esta sagrada misión.

Todos, sin excepción, hijos Míos, de alguna forma u otra estuvieron presentes de corazón y de alma, sabiendo que para el Universo Creador fue y es imprescindible aliviar el dolor milenario de las naciones del mundo mediante el Rayo del Amor-Sabiduría.

En este día, los invito a que, a través de todos los esfuerzos realizados, sus vidas se renueven una vez más para que las próximas etapas del Plan de Amor se puedan cumplir, así como se cumplieron hasta ahora.

Con toda la Fe de Mi Corazón, hijos, les doy las gracias y les entrego Mi Corazón como símbolo de la unión de sus vidas con el Padre Celestial.

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, PAYSANDÚ, URUGUAY, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Contempla la vida a tu alrededor y agradece. Agradece porque tienes en todo una oportunidad de amar y, así, de cumplir con el Propósito de Dios para ti.

En la Tierra, hijo, el Propósito para los seres humanos es único: renovar el Amor de Dios y permitir que el Creador recree y renueve Su Creación a través de este Amor. No viniste a la Tierra solo para vivir las cosas del mundo; tu misión no es hacer esta o aquella cosa, tener este o aquel servicio, profundizar por este o aquel camino. Tu misión es amar, y todo llega a tu vida para darte esa posibilidad de vivir el amor.

Es el mismo amor que te mostrará el camino de retorno al Corazón de Dios. Es el mismo amor que te revelará todas las ciencias y sabidurías. Es el mismo amor que te conducirá a ser un digno hijo de Dios.

El amor es tu misión en este mundo, y en todo, tu puedes encontrar una posibilidad de amar. Por eso, cada nuevo día agradece a Dios por estar donde estás y por cumplir con Su Plan como te corresponde. Y solo ama, ama todos los desafíos, ama todas las imperfecciones, ama todas las dificultades, ama lo que no comprendes porque al ser amado eso te será revelado.

El secreto de esta vida es el esfuerzo constante por vivir el amor entre los seres, con los Reinos de la Naturaleza y, por encima de todo, con el Corazón de Dios.

Por eso, ve, hijo, y a través de la gratitud abre las puertas de tu pecho para que aprendas a amar cada día más.

Tu Padre y Amigo,

San José Castísimo

 

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, PAYSANDÚ, URUGUAY, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Hoy, hijo, expresa gratitud a Dios por todos los ciclos vividos, por todas las gracias y misericordias, por todos los dones y dádivas, por cada bendición y por cada prueba que pudiste atravesar.

Hoy agradece a Dios por Su Presencia, por Sus Palabras, por el despertar que día a día se profundiza en tu corazón así como en tu consciencia.

Agradece por el Don de la Vida, aun con todas sus dificultades y obstáculos, porque sabes que, a pesar de todo el caos y de toda la ilusión que rodea al mundo, hay un propósito espiritual para todas las cosas y una Voluntad Superior que guía a las almas que se abren a ella.

Agradece por el profundo Amor de Dios y por Su constante Fe y Esperanza. El Creador confía en el triunfo de cada corazón, más allá de sus miserias, porque conoce la esencia perfecta con la que cada uno fue creado.

Agradece porque el Padre siempre está buscando formas para que encuentres el camino de la Redención a través de Su Hijo, de Sus ángeles, de la Madre Celestial o de los santos y bienaventurados que guían a las almas hacia el Corazón de Dios. Siempre hay un guardián cuidándote, acompañando tu camino y orando para que no lo pierdas.

Colma tu corazón con la esencia de la gratitud porque, hoy y siempre, esta es la puerta hacia el Cielo, la puerta hacia un nuevo ciclo pleno de Dios.

A través de la gratitud encontrarás la paz y la renovación interior.

A través de la gratitud aprenderás a amar.

Tu Padre y Amigo,

San José Castísimo

MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO DURANTE EL VIAJE DESDE LA CIUDAD DE FLORIANÓPOLIS HACIA SAN PABLO, BRASIL, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Los árboles y la vida - Parte I

El Reino Vegetal absorbe, del interior de la Tierra, la sabiduría y la historia de la evolución humana, guardando ese legado en su interior y se lo ofrece constantemente a Dios a través de su elevación, de su crecimiento físico y espiritual.

Los grandes bosques son grandes receptáculos de sabiduría, grandes espejos que le devuelven al Corazón de Dios todo lo que Él envía hacia la Tierra como rayos y vibraciones divinas que auxilian en la evolución de toda la vida. De esa forma, la vida en la Tierra siempre se renueva a través de la emanación de los grandes árboles. El Señor recibe las experiencias humanas en Sus Fuentes Creadoras y las renueva, enviando nuevos rayos e impulsos hacia la Tierra según aquello que la humanidad necesita para evolucionar y retornar a Dios.

Si los corazones tan solo contemplaran a los bosques con gratitud, podrían sentir y percibir estos y otros misterios de la ciencia de la vida.

Los árboles son comunicadores, espejos de Dios que reciben todo lo que Él envía hacia la Tierra y también le comunican al Padre sobre el desarrollo de la vida.

Contempla a los Reinos con reverencia y, en silencio, busca el misterio que en ellos se guarda. Así, hijo, tal vez un día te sea revelado el misterio sobre ti mismo.

Tu Padre y Amigo,

San José Castísimo

Quiénes somos

Asociación María
Asociación religiosa cristiana y ecuménica que tiene por finalidad difundir el mensaje universal de amor y de paz que Cristo Jesús, la Virgen María y San José transmiten a los monjes de la Orden Gracia Misericordia, estimulando el crecimiento espiritual a través de la oración y del servicio altruista.

Contacto

Mensajeros Divinos