Sábado, 16 de mayo de 2020

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN PÍO, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

En la tensión ardiente, vigilar

Los ciclos existen en este universo con el fin de permitirle a las consciencias renovarse, para que eviten cristalizarse en sus propias formas.

Si la consciencia intenta detener ese nuevo ciclo no lo conseguirá, porque el ciclo no es algo material, es un movimiento dinámico del universo, impulsado por las grandes corrientes de energía.

Cuando la consciencia no ingresa en el nuevo ciclo, por resistencia o por incomprensión, esa corriente de energía choca abruptamente con el plano mental y material y allí se genera el sufrimiento.

Si la consciencia que tiene dificultades de adaptarse al nuevo ciclo guarda antecedentes internos, espirituales y hasta concretos, el impulso de la corriente de energía impactará mucho más de lo esperado. Ella seguirá empujando hasta poder encontrar un camino por donde seguir su rumbo.

Lo mismo sucede cuando las almas se resisten a vivir la Divina Voluntad y viven su propia voluntad de todas formas. Allí se genera el sufrimiento.

La corriente de energía del nuevo ciclo crea una forma de tensión positiva sobre el lugar del universo sobre el cual comienza a descender hasta poder alcanzar el nivel espiritual y vibratorio que ese punto del universo necesita, como es el caso de la humanidad.

El propio dinamismo natural de los ciclos del universo generará una condición para resolver o definir, en este caso, la situación de una consciencia, porque si esa consciencia no ingresa en ese nuevo ciclo, su propia resistencia o incomprensión la colocará lejos del nuevo ciclo.

Eso no significa exclusión, sino renovación del movimiento continuo del propio universo.

La resistencia de una consciencia solo podría empeorar el impacto de esa tensión positiva, porque la corriente positiva llega para disolver todas las corrientes contrarias.

En este ciclo es necesario vigilar, en uno mismo, sus pensamientos, sentimientos y acciones, porque dependerá de cada consciencia el efecto mayor o menor que tendrá la llegada de esa poderosa energía universal.

Este es el ciclo de desobstruir al planeta de los colapsos que soporta por todo lo que hizo hasta hoy el ser humano.

La corriente de energía del nuevo ciclo los colocará más cerca o más lejos del Propósito, dependiendo de la adhesión y de la sintonía.

Bajo la Luz de Cristo, los bendice,

San Pío