Sábado, 22 de agosto de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

¿En dónde buscar la esencia de la humildad? En medio de la degeneración humana, ¿cómo encontrar la pureza y la simplicidad que Dios espera de Sus Criaturas?

Cuando decimos: “Sean humildes”, los corazones se preguntan: ¿Cómo?

La humildad nace del amor al prójimo y del amor a Dios; de la reverencia que surge a partir de este amor, porque el corazón que ama, reconoce lo sagrado y la esencia divina presente en cada cosa.

Los seres humanos perdieron la referencia de lo sagrado y vulgarizan la grandeza de la Creación, por la arrogancia y por la ignorancia que impregnó el corazón de los hombres.

Volver a lo sagrado es como incursionar en un universo que desconocen casi completamente y al intentar buscarlo y vivirlo, muchos sienten que están fantaseando o viviendo algo que no corresponde a su realidad en este mundo.

Sin embargo, hoy les digo, queridos compañeros, que sienten todo eso porque sus células están tan impregnadas de la oscuridad del mundo y esta humanidad está tan separada de Dios, que como ya les dije, este camino de transformación es para los valientes de espíritu.

Será necesario vencer al mundo y sobre todo, vencerse a sí mismos. Pidan a sus almas y a sus espíritus que les enseñen a vivir en lo sagrado y que los ayuden a encontrar el camino para vivir el atributo de la reverencia.

La humildad sólo se encuentra cuando la consciencia es capaz de reconocer la Presencia de Dios en cada ser y al sentir así, actuarán ofreciendo al prójimo siempre lo mejor. ¿Qué no merecerá Dios presente en el prójimo?

Como ejercicio de humildad, intenten encontrar al Creador en todas las cosas y en todo, descubran lo mejor: el mejor atributo que expresa un hermano, un reino de la naturaleza o cualquier expresión de la Creación.

No intenten buscar en el prójimo las miserias, para regocijarse de este modo de ser mejores que los demás. Busquen en el prójimo aquel atributo que aún no alcanzaron. Encuentren al Creador en Sus criaturas y ámenlas, como si tuviesen al mismo Dios delante de sus ojos. Sirvan a ese Dios, entréguenle lo mejor y haciendo esto, en la esencia de la simplicidad, encontrarán puertas abiertas para la humildad, para la reverencia y para el amor. Así, poco a poco, desterrarán del interior el viejo hombre, que sólo pretende que se establezca el propio reinado, la conquista de las ventajas y la seguridad de ser mejor que los demás.

Con claves sencillas para la consciencia humana, quienes venzan el orgullo e intenten seguir lo que les digo, florecerán en los jardines de la Creación, como una flor que expresa los Principios de Dios.

Que la paz y la humildad sean esencias vivas en el corazón humano.

San José, Siervo Incansable de Dios