Miércoles, 23 de diciembre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE SAN JOSÉ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS​​​​​​​​​​​​​​​​

Cuando San José apareció, Él nos mostraba cómo las personas en el mundo, en su mayoría, estaban preparando sus fiestas de Navidad sólo por el placer y por la conmemoración material de este día. Nos dijo que, para Dios, es muy importante que seres humanos conscientes preparen la Navidad partiendo de un punto de vista espiritual y abran camino con el canto para la llegada del Espíritu de Cristo a los corazones del mundo.

San José dedicó este mensaje al encuentro de “Música para la Cura y Elevación de la Humanidad” porque quería difundir para todos, en este día, otra forma de vida, una búsqueda por la vida superior por medio del canto que se realiza en las Comunidades–Luz, para que aquellos hermanos que están en sus casas buscando una luz para seguir su propio camino, puedan inspirarse gracias a este momento de canto.


       En el día previo a la conmemoración de mayor acontecimiento universal, cuando Dios se hizo hombre y decidió vivir entre Sus criaturas, para ser Él mismo el ejemplo de cómo se materializa Su Suprema Voluntad, les pediré que alegren sus corazones y que anuncien al mundo la Gracia de vivir la consagración plena del alma al Corazón de Dios.

En esta noche1, mientras cantan, colmen sus corazones de humildad, la misma humildad que tuvo Dios al nacer en un pobre pesebre en Belén. Es esa humildad vivida por el corazón humano, la que prepara el camino para que una Luz Mayor pueda hacer de sus corazones, Su morada.

No solamente en este día, sino en todos los días de sus vidas, dejen que la paz y la alegría prevalezcan. Que sea una alegría verdadera, aquella que trasciende lo que conocen como felicidad. La humanidad está muy confundida y ya perdió el sentido de la búsqueda de una alegría interior y solo intenta tornar plena la existencia con el placer y la comodidad, y de esta forma, vive en la permanente insatisfacción porque lo que proviene de Dios sólo se vuelve pleno en Él.

Demuestren al mundo que es posible encontrar la verdadera alegría, la que proviene de la unión con el Padre y de la Gracia que es vivir para Él.

Con sus acciones, sus oraciones y sus cantos, colmen el vacío en el cual se encuentra el corazón humano. Traigan, por medio del verbo, el sentido espiritual para la vida en la Tierra y dejen que la luz que emana de sus corazones, cuando ellos son devotos y simples, alegres y plenos, pueda iluminar los ojos de aquellos que están ciegos y caminan en la oscuridad, buscando unas salida para las tinieblas de sus vidas.

Los bendigo y con alegría, les digo que cantaré a su lado para aliviar el mundo y el Corazón herido de Dios Altísimo.

Su Amigo y Compañero, San José Castísimo

 

1San José se refiere al encuentro de Música para la Cura y Elevación de la Humanidad.