Viernes, 9 de junio de 2017

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO EN EL MONTE GARGANO, FOGGIA, ITALIA, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Si la Naturaleza fuese más amada y respetada tal vez el mundo no se purificaría, ni tampoco la humanidad. Eso evitaría que la Creación fuese alterada todo el tiempo por la mano del hombre.

Si la Naturaleza fuese más amada y cuidada por la humanidad, reinaría la paz y habría mayores tiempos de gozo, de alegría y de júbilo.

Si la Naturaleza fuese más amada y no destruida, no habría causa ni motivo para haber ideas de guerras, ni de llevarlas adelante, porque no sería necesario sufrir ni padecer.

Si la Naturaleza y los Reinos Menores fuesen amados y contemplados, tal vez no sería necesario vivir la transición de la Tierra; no tendría sentido comenzar una nueva humanidad.

Si en verdad esta humanidad actual no sacrificara tanto a los Reinos, si la Naturaleza fuese más amada y los Reinos más protegidos, no sería necesario vivir una definición, porque todo estaría en armonía y en unidad con la vida creada.

Si la Naturaleza y los Reinos fuesen verdaderamente amados no habría necesidad de sufrir, de aprender, ni de morir, porque todo estaría en equilibrio con el Universo.

Si la Naturaleza y los Reinos fuesen considerados como parte de la Consciencia Divina, el mal no estaría en el mundo y tampoco actuaría en la mente humana, porque cualquier criatura podría estar unida a la Fuente del Creador.

Pero la humanidad ya escogió lo contrario y ha decidido continuar por el camino del dolor y no por el camino del amor. Por eso, el cambio en la humanidad será tan semejante y grande a la deuda impagable que la raza ha generado con los Reinos de la Naturaleza. Es así que ese movimiento universal destrabará la cadena de evolución espiritual de los últimos tiempos.

¡Les agradezco por contemplar con amor a los Reinos de la Creación!

Los bendice siempre,

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz