Viernes, 24 de abril de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO EN LA SAGRADA CASA DE MARÍA, MADRE PAULISTA, CIUDAD DE SAN PABLO, BRASIL, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Hijos:

Hoy Mi manto de protección y de amparo se extiende como luz en este sagrado lugar de adoración a Mi Hijo.

Hoy los reúno en este cenáculo para que sigan orando Conmigo por esta misión de paz en África, la que ha tenido, en los últimos días, repercusiones internas en la vida y en la existencia de las almas pecadoras.

Pero en este día los estoy llamando al recogimiento, al silencio y a la oración interior, como un camino para alcanzar la paz en estos tiempos difíciles.

Vuestro Señor Jesús, el Rey de la Misericordia, reencontró Su lugar de fe y de devoción en el corazón de África. Por esta causa, la tarea de apoyo y de sustentación en estos días ha llevado a que algunos de Mis hijos dispusieran sus instrumentos internos para hacer fluir la importante misión en otros planos de consciencia, en donde ni la mente ni el intelecto pueden llegar y solamente la oración todo lo construye y lo transforma.

Nuevas ovejas, nuevas almas redimidas y rehabilitadas ingresaron a las escrituras de los libros de Adonai para comenzar a caminar, a partir de ahora, en el servicio a Dios y a Su Plan Divino. Para que esta salvación mayor de almas africanas pudiera darse, fue necesario, hijos Míos, que el Universo de la Luz Divina entregara a los instrumentos de la Madre Universal todos estos hechos internos, los que necesitaban de mucha oración, de transmutación y de compasión.

Y todo esto se consiguió, hijos queridos, pues la Voluntad de Adonai así lo determinó, y vuestra Señora de Kibeho logró aplacar la Justicia de los Ángeles del Creador.

Las deudas más difíciles fueron liberadas y perdonadas poco a poco. Las acciones injustas y graves fueron reconvertidas por el espíritu de la oración y de la misericordia de todos. La paz llegó a los espacios en donde nunca existió, y las almas presas y en su mayoría condenadas, encontraron el respiro de una nueva brisa divina. La misión continúa, y Mis misioneros se preparan para ingresar en una de las naciones más necesitadas de ayuda espiritual y de oración.

En el Congo descubrirán los hechos y las causas que han llevado, por ejemplo, a la destrucción de los reinos de la naturaleza y a la falta de consciencia de lo que se está haciendo.

Hijos amados, el Congo es una realidad poco conocida, en donde la necesidad, la pobreza y la ceguera espiritual generan falta de consciencia y de sentido en la vida manifestada. En el Congo habrá mucho que perdonar y hacer para recuperar, al menos, una gota de misericordia.

Mis hijos ya caminan hacia el último tramo de la intensa y profunda misión, por eso sigan rezando por ellos, para que las obras puedan concretarse.

Pero hoy les pido, hijos, que también recen por los videntes, para que se concrete Mi Plan de Paz en el mundo; estos ya son los últimos momentos en que vuestra Señora del Cielo dirige Sus palabras a todo el mundo antes del Armagedón que está llegando.

Mis saludos de paz para todos Mis hijos de Goiania por haber respondido con prontitud y esmero a Mi llamado; les agradezco vuestra comprensión y amor sincero.

Les agradezco por ayudar a concretar Mis planes.

Los congrega en el sagrado cenáculo del Corazón de Dios,

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz