Sábado, 8 de julio de 2017

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO DURANTE EL VIAJE DESDE SANTIAGO DE COMPOSTELA, ESPAÑA, HACIA LOURDES, FRANCIA, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Quien haya perdido su fe o ella haya sido lastimada por alguna causa humana, siempre dudará de la Acción o del Misterio de Dios. También esa forma de fe debe ser curada por una Gracia mayor, capaz de restaurar y de disolver esa fe herida.

En estos tiempos, la acción del adversario intenta alterar la fe de las almas, a través de situaciones o de experiencias desagradables que modifiquen en el alma todo lo que ella creía. Por eso, la oración, así como la confesión regular con Cristo, permite que ciertos acontecimientos o experiencias que hacen debilitar la fe de una consciencia, puedan ser curados.

De esa forma, viviendo la cura profunda de la fe de la humanidad, el carisma de la oración, por ejemplo, solventará las carencias que el alma pueda tener después de haber pasado por ciertos acontecimientos.

En este sentido, existiendo esa posibilidad de curar la fe herida o lastimada por los hombres, el alma que ha pasado por esa experiencia, se librará de colocar obstáculos u objeciones en donde no existen, o en otros lugares que se asemejan a la realidad.

En estos tiempos es necesario que las almas coloquen su fe viva en los espacios sublimes del Cielo.

¡Les agradezco por responder a Mi llamado!

Los bendice,

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz