Jueves, 12 de noviembre de 2015

Mensajes diarios
MENSAJE DIARIO EXTRAORDINARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN​​

Abre tu mente para que ella sea impregnada por la energía del corazón.

Abre tu consciencia y participa de los cambios del mundo.

Abre tu espíritu y percibe la hora decisiva de la consagración a Dios.

Abre tus ojos internos y observa la batalla entre los Reinos.

Abre tu intuición interior y reconoce a los Ángeles y Arcángeles trabajando por la redención.

Ábrete profundamente porque nada será como era antes, quien no pueda sentir esto podría quedarse atrás.

Para eso la Madre del Sol prepara a Sus pequeños y brillantes soles para que ellos ingresen definitivamente en los ejércitos marianos. Serán consciencias preparadas por la oración y por la comunión para enfrentar el Armagedón.

La humanidad creía que esto demoraría en suceder, pero en verdad llegó el tiempo en el que todo el planeta definirá de qué lado se quedará.

Es por eso que la Gobernanta del Universo activa los espejos del corazón para que los autoconvocados se dispongan a apoyar la transición de los tiempos.

La Madre del Sol trabaja incansablemente para que todos despierten a la realidad de servir plenamente al Plan de Dios. Así, las amarras de muchos serán desatadas para que alcancen la libertad de caminar en Cristo y de servirlo según Sus preceptos.

Es de esa forma que los redimidos están siendo llamados para cumplir tareas que no estaban previstas. Esto es la ciencia de la Creación, la de revelar a los soldados sus verdaderos principios y ayudarlos conscientemente para que ellos cumplan la Gran Misión.

Desde el Universo, todos los soles están siendo reunidos para que juntos enciendan la llave de la redención, llave que vibra en sus corazones, llave de Luz que abrió las puertas para todos los Maestros. Los astros conjugan sus elementos para que los depositarios del Llamado despierten, así como está previsto.

Llegó el momento de socorrer a la humanidad que está inmersa en el caos y en los placeres. Llegó la hora de rescatar los valores de antaño, los códigos que hicieron del planeta una consciencia sagrada.

Por esto, todo lo que se ha vivido hasta ahora ha sido una pequeña preparación; en poco tiempo surgirá la gran tarea planetaria y entonces todos los soldados de María deberán estar preparados para cuando la Mujer Vestida de Sol abandone el desierto, y el Arcángel Gabriel instituya la divina redención.

En ese momento muchas puertas se cerrarán, y los que hayan sido consecuentes con la Ley revivirán los impulsos de Cristo. Por eso pido a toda la humanidad que pronto santifiquen sus vidas antes de que sea demasiado tarde. Pido que lleven una vida de cooperación y de fraternidad para que la arrogancia mundial desaparezca, al igual que el odio que envenena los corazones. Pido a Mis hijos que nunca se olviden de la solidaridad porque eso los hará invencibles y buenos.

Ruego a Dios Todopoderoso que la mayoría que está perdida en el infierno de las modernidades y de los gustos tenga una sagrada oportunidad.

Pido a todos los orantes que vivan por medio del espíritu de la constancia y que no permitan que Mi adversario los engañe con mentiras; pues la Luz solo proviene de Dios y si en esa poderosa Luz ustedes creen, no tendrán espejismos. Si sus corazones son mansos y buenos, no temerán a nada.

Sigan rezando por la paz, porque día a día el mundo provoca la ira de Dios y Su justo castigo.

Aprendan a no jugar con las Leyes, sean humildes y no dejen de conquistar la propia conversión.

Mi Hijo los ama y quiere verlos felices por estar sirviendo al Creador.

Finalmente, el triunfo de Mi Inmaculado Corazón será visto en los corazones que Me hayan aceptado verdaderamente como la Madre del Mundo.

Recuerden: la promesa de los mil años de paz está vigente, trabajen para que se establezca y para que el Reino de Dios descienda en tiempos de gran tribulación.

Mi Corazón los protege y los ama eternamente.

¡Agradezco a Mis hijos de Porto Alegre por haber respondido a Mi llamado!

Los bendice en el nombre del Amor de Dios,

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz