Domingo, 30 de marzo de 2014

Mensajes mensuales
MENSAJE PARA LA APARICIÓN EXTRAORDINARIA EN LA CIUDAD DE SÃO JOSÉ DO RIO PRETO, SAN PABLO, BRASIL, TRANSMITIDO POR LA VIRGEN MARÍA, NUESTRA SEÑORA DE LA LIBERACIÓN AL VIDENTE FRAY ELÍAS

Vengo del Cielo a San José do Rio Preto, para que todos me hagan conocer como la Señora de la Liberación y de la Paz.

Yo tengo el poder, después de Mi Hijo, de purificar todos tus pecados a través de Mi Pureza Virginal. Mi Amor Materno tiene el poder de transformar vidas y de liberar las amarras que aprisionan los corazones. Mi Luz Celestial tiene el poder de curar cualquier mal y de aliviar el sufrimiento.

Yo Soy la Madre y Señora de la Liberación, porque tengo la Divina Autoridad de hacerte resurgir de las tinieblas de la vida y de hacerte volar tan alto como un ave. Tengo el poder de absolver tus errores y de transfigurarlos en amor y verdad.

Yo Soy la Madre Universal, la que tiene el poder de irradiar Su Divino Amor entre los espacios y universos.

Yo Soy el Sol radiante que nació de Dios y Soy la que gestó en la Tierra al Hijo Primogénito. Yo tengo la potestad de hacer nacer la vida en un vientre estéril, porque la vida surge por la acción del amor.

Yo tengo el permiso de Dios para socorrerte y para liberarte.

Por eso, que en este día de Júbilo tú tengas fuerzas suficientes para poder entregarme todo lo que te hace sufrir y te impide caminar hacia Dios.

Dios me dio el poder de transformarte y de redimir tu vida a través de la Luz Suprema de Mi Corazón. Ahora, en consciencia y despertar, ustedes conozcan la presencia de la Señora de la Liberación, pues deseo que todos Mis hijos busquen la ayuda que necesitan.

Queridos hijos, hoy me presento por tercera vez en San José do Rio Preto, porque vuestro pedido de que Yo regresara fue escuchado en lo Alto del Cielo. Yo tengo el poder de responder misericordiosamente a las necesidades de todos Mis hijos.

Quiero que sepan que Cristo, Vuestro Señor, actúa también a través del Amor Inmaculado de Mi Corazón.

Yo espero que cada hijo de Rio Preto, se una al poder Redentor de Jesús a través de la Eucaristía, porque ella tiene el poder de perdonarlos y de redimirlos; por medio de la Confesión, que tiene el poder de absolverlos y mediante la Oración, que tiene el poder de fortalecerlos y de prepararlos para el camino de la consagración a Dios.

Dios espera que despierten al poder liberador que vive el Cielo, al poder del amor que se derrama cada vez que la Señora de la Luz desciende y aparece para ayudarlos.

Queridos hijos Míos, vuestro cautiverio está terminando, aférrense a Mi Sagrado Manto porque así Yo los elevaré hacia el Reino de la Paz.

San José do Rio Preto deberá difundir la devoción a Mi Inmaculado Corazón a través de los grupos de oración, ustedes así podrán ser Legionarios de María para el final de este ciclo.

Les dejo amorosamente una oración de liberación y de redención para vuestras vidas:

“Suprema Madre,

Estrella Universal,

que Tu Poderoso Amor

libere las amarras.

Que las luminosas espadas

de Tus Santos Ángeles,

corten la involución

y cualquier dificultad.

Que el poder de Tu Cura,

reconcilie nuestro corazón con Dios

y que unidos a Tu Inmaculado Corazón

podamos vivir la promesa

del regreso victorioso de Cristo,

Nuestro Señor.

Amén”

 

¡Agradezco a todos Mis hijos de San José de Rio Preto, por haber preparado con tanto amor Mi llegada!

Vuestra Madre María, Señora de la Liberación