Miércoles, 4 de noviembre de 2015

Mensajes mensuales
MENSAJE EXTRAORDINARIO DE CRISTO JESÚS GLORIFICADO, TRANSMITIDO PARA LA 28.ª MARATÓN DE LA DIVINA MISERICORDIA, EN LA CIUDAD DE BOA VISTA, BRASIL AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Compañeros Míos e hijos predilectos de Mi amado Padre,

Hoy estoy aquí con ustedes por una razón mayor y espiritual que les explicaré. Hoy estoy en esta ciudad y sobre esta región para ayudarla, pero especialmente he venido porque escuché en los Cielos la voz y la petición fiel de Mis hijos.

Queridos hermanos, hijos de Mi Padre, siervos de Mi Misericordia, esta nación perdió la consciencia sobre la verdadera existencia y el propósito de todo el Reino Vegetal.

A pedido de todo el Universo celestial, y por las súplicas de todos los ángeles que cuidan en este planeta de la consciencia del Reino Vegetal, es que decidí, juntamente con la autoridad divina, descender en Gloria y Piedad sobre toda esta región que conforma una de las más importantes creaciones de Mi Padre para el universo material: la Amazonia.

Allí existe, al igual que en otros lugares del mundo, el sustento espiritual para la vida de todos los seres del planeta. La Amazonia es la cuna para la Nueva Humanidad. Es el epicentro sagrado de todo el Reino Vegetal.

Es por el sufrimiento y la aniquilación que allí viven los Reinos Vegetal y Animal, que Mi Padre Me concedió la Gracia de venir a impedir, en toda esta área sagrada, un desastre con consecuencias mundiales, área que es sometida por los hombres de una forma perversa y materialista.

Esta realidad que sufre la Amazonia es un peso para la humanidad; realidad que genera, como consecuencia, las enfermedades, las guerras, la falta de paz y de armonía en los hombres de la Tierra.

Mi Corazón Misericordioso no quiso descender en una ciudad de la Amazonia para no comprometer ni generar opresión en aquellos que realizan tantas obras en contra del equilibrio de la Creación.

Si en verdad el planeta fuera amado y respetado, la humanidad nunca tendría que pasar por una gran purificación. Es por eso que el Hijo de Dios encarnó en la antigua humanidad para evitar la autodestrucción.

Aquí en Boa Vista encontré corazones dispuestos a ayudarme amorosamente y a orar Conmigo por la acción sublime de Mi Divina e Insondable Misericordia.

Es así compañeros que he pedido a la consciencia de todos los miembros de esta nación que vengan aquí, a Boa Vista, a trabajar con Cristo por la redención de la Amazonia. Espero que Me hayan comprendido.

Por eso agradezco la presencia de los que hoy están aquí para orar en unión con el Corazón de Jesús.

El sufrimiento de los Reinos de la Naturaleza es causado por la falta de amor y de cuidados hacia la Creación.

Dios creó los Reinos Menores para ayudar a la evolución del hombre de superficie y, después de tantas eras y siglos, la humanidad ha hecho todo lo incorrecto, lo que siempre ha estado fuera de la Santa Ley.

Pero como Mi Misericordia es insondable, he venido a Boa Vista para implorar junto con ustedes que la Misericordia de Dios descienda sobre toda la humanidad.

Por eso esta próxima Maratón estará dedicada a todos los Reinos Menores; todos los orantes y devotos son llamados por Jesucristo para rezar por ellos.

Así permitirán que la humanidad cure y redima su principal enfermedad espiritual: la destrucción de la Creación manifestada en este planeta. Esa es la raíz de todo el caos de la humanidad y de los acontecimientos que cada día se precipitan más sobre el mundo.

Que esta Maratón represente el despertar de la consciencia de cada criatura que ha perdido el amor y la noción de lo que significan los Reinos Menores.

Si la mayoría de la humanidad cuidara y orara para revertir las causas que dañan los mares, los continentes y los Reinos de la Naturaleza, no existiría transición planetaria ni Apocalipsis.

Agradezco el interés de todos los orantes brasileños por la realidad de Mi amada Amazonia.

En el nombre de la Verdad y de la Divina Consciencia, sean bienaventurados.

Gracias por escuchar Mi Corazón,

Cristo Jesús Glorificado