Mar

25

Miércoles, 25 de marzo de 2020

Aparición
APARICIÓN DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

En esta noche, queridos hijos, he demorado en llegar aquí, a este sagrado lugar, por el motivo de que su Madre Celeste, a través de sus oraciones y canciones, ha ayudado a las almas del mundo entero que recientemente desencarnaron y partieron del plano físico hacia otras escuelas del Universo.

Esas almas estaban en sufrimiento por el motivo de que ellas no llevaban algo muy fundamental e importante para estos tiempos, que es el Escapulario de la Paz. Ese sagrado instrumento de Dios que una vez, en Aurora, Yo les revelé y les presenté para que todas las almas del mundo, todos los corazones posibles, pudieran llevar ese sagrado instrumento de Dios, que es para estos tiempos definitivos y difíciles, porque el Escapulario de la Paz no solo protege a las almas que parten del plano físico, sino también protege a las almas que aún están encarnadas, viviendo los aprendizajes de la Tierra, viviendo el fin de estos tiempos.

Es con esa misma Gracia y ese mismo Amor que Yo una vez les revelé en Aurora, en el sagrado naranjal de Casa Redención, que en este día, hijos Míos, les vuelvo a presentar el Sagrado Escapulario de la Paz para que sea valorado y reconocido por todos, como una fuente de salvación y un vehículo de protección incluso para el cuerpo físico.

Hoy les traigo entre Mis Manos este sagrado instrumento, este sagrado objeto de Dios, para que den a conocer al mundo la importancia de llevar este instrumento sobre sus cuerpos y sus almas, para que estén protegidos del caos, de la perdición, de la distracción o de cualquier enfermedad.

Por esa razón, hijos Míos, el Santo Escapulario ha sido presentado al mundo en otras apariciones y tiempos. Así como la Sagrada Medalla de la Paz ha impedido calamidades, ha detenido enfermedades, ha rescatado pueblos enteros de cualquier catástrofe, epidemia o destrucción, por el simple hecho, hijos Míos, de que todos Mis queridos hijos han colocado fe y devoción en las promesas de su Madre Celeste.

Este es el tiempo de tener en cuenta los objetos sagrados, por lo que ellos representan y el valor que ellos tienen. Por esa razón, hoy se los vuelvo a traer para que recuerden que estos sagrados instrumentos de Dios, como el Escapulario de la Paz y la Medalla de la Paz de la Madre de la Divina Concepción de la Trinidad, son medios por los cuales ustedes estarán amparados por Mi Gracia maternal y suprema, a través de la autoridad que el Padre Celestial Me concedió desde el principio, desde el momento en que Mi Hijo estaba en la Cruz, y Él Me encomendó ser la Madre de la humanidad, ser la Madre de cada uno de ustedes.

Llevando en ustedes el Sagrado Escapulario podrán percibir, hijos Míos, las promesas que Yo he traído al mundo por medio de esos sagrados objetos y que aún están vigentes para toda la humanidad, para todos los pueblos, para todas las razas, en cualquier lugar del planeta, bajo cualquier situación y condición, porque el objeto sagrado, para sus cuerpos, mentes y corazones, es el camino para reforzar la fe del corazón y, sobre todo, la confianza en el Padre Supremo.

Por esa razón, Mi Maternal Corazón y Mi Divina Consciencia tienen una tarea especial a través de los objetos sagrados.

Este es el tiempo de volver a renovarlos y de volver a reconocerlos, con el poder de la Gracia que ellos recibieron para todas las almas necesitadas de salvación, de redención y de cura.

Como en los tiempos anteriores de la Tierra, como en los momentos culminantes de la humanidad, tan semejantes a este tiempo, la Madre de Dios, la Señora del Divino y Santo Escapulario, la Señora del Carmen, hoy se presenta al mundo para que Sus hijos recuerden estas Gracias que una vez fueron entregadas al mundo, para su liberación y salvación.

Cada objeto sagrado que es entregado al mundo son millones de Gracias, promesas, victorias y triunfos espirituales que las almas reciben al tomar contacto con ellos. Pero el objeto es un medio y un camino para encontrar la Fuente de la salvación, de la cura y de la liberación. La devoción de ustedes debe estar en la Fuente, en la Fuente de Dios, que es inmaterial y divina, la Fuente que concibió y concedió para el mundo todas las Gracias que los corazones necesitan para este momento final.

Así como la oración, en este momento, es preciosamente escuchada por el Padre de parte de todos los corazones de la Tierra, también, hijos Míos, los sagrados objetos traen para ustedes, internos y espirituales impulsos que necesitan en este momento para que sus consciencias estén dentro del discernimiento y de la sabiduría necesaria, para saber actuar con cautela, protección y seguridad, para que siempre puedan encontrar la verdad y no se confundan con las apariencias, con todo lo que informa el mundo.

Por medio de los objetos sagrados y en este día del Santo Escapulario, ustedes, hijos Míos, podrán elevar sus consciencias, podrán alcanzar otra dimensión y otra realidad, lejos del caos, de la adversidad y de toda confusión que, en este tiempo, es difundida en el mundo entero.

Cientos de ángeles, que hoy están Conmigo y también llevan el Escapulario de la Paz, esperan que más hijos Míos se coloquen el Santo Escapulario, el sagrado objeto de Dios, sobre sus cuerpos y almas, para que las Gracias inmateriales desciendan en este plano físico y traigan a los corazones toda la paz.

Mientras escuchan Mis Palabras, les pido que mediten, que reflexionen y que perciban el sentido oculto de todo lo que les digo, para que sus consciencias se puedan expandir y puedan tener la misma visión y el mismo discernimiento que, en este momento, les transmite su Madre Celeste.

También vengo en esta noche con un pedido: que todos Mis hijos den valor a los sagrados objetos que, hasta hoy, fueron entregados al mundo por medio de estas apariciones y de otras apariciones de su Madre Divina a través de los tiempos, porque así la humanidad recibirá la Gracia que necesita, recibirá la ayuda que necesita y será protegida por el Sagrado Manto de la Madre de Dios, en estos tiempos definitivos y difíciles.

Aún Mi Corazón Inmaculado está lleno de Gracias para el mundo, Gracias que quieren ser vertidas en los corazones que se abren para recibirlas. Pero deben aprender, hijos Míos, en estos tiempos, a realizar el ejercicio correcto para recibir esas Gracias que desbordan de Mi Corazón Maternal.

Sus peticiones deben estar bajo el bien común de la humanidad y de todos los que están perdidos, para que también se puedan salvar, para que también puedan despertar. Es momento, hijos Míos, de que sus peticiones y pedidos sean por el planeta, por la humanidad, por la evolución de esta raza, por el cumplimiento del Proyecto Humano de Dios para esta parte del Universo.

Así estarán más cerca de Mí, pidiendo Conmigo al Padre, que nuestras esencias sean una, así como nuestros corazones sean uno en la súplica y en la intención más pura del corazón, para que se cumpla la Divina Voluntad.

Con la llegada de Mi Hijo, durante la próxima Semana Santa, su Madre Celeste y el Castísimo Corazón de San José acompañarán esta próxima sagrada tarea, en la que todos son invitados a participar y acompañar de corazón y de verdad.

Con esto quiero decirles, hijos Míos, como consejo, que dediquen el espacio y el tiempo para esa tarea, y que inviten a sus familias y seres queridos, amigos y conocidos, que aún no han despertado al Llamado de Dios para que, por medio del encuentro de esta próxima Semana Santa, también reciban la Gracia y el despertar que necesitan, para que finalmente se posicionen como servidores del Plan y sus errores sean perdonados, sus pecados sean disueltos y las almas se reenciendan en el amor.

Agradezco, desde ahora, que tomen con seriedad este pedido, así como lo han hecho muchas veces.

Cuando estamos separados en este momento crucial de la humanidad, es que realmente comprobamos, hijos Míos, que bajo la omnipresencia de Dios y la omnipotencia de Dios estamos más unidos que cuando estamos juntos, por medio de estos encuentros.

Pero sigo rezando, con todo Mi Corazón, para que los encuentros y especialmente la situación planetaria se armonicen y se equilibren, y las almas, después de este retiro planetario, retomen con más fuerza y con más fe el cumplimiento con Dios, con Su Voluntad, recapacitando en sus vidas, reviendo sus compromisos y tomando consciencia de que llegó el tiempo del cambio de la consciencia, del gran cambio esperado.

La rectitud y la justicia, que en este momento pueda vivir la humanidad, evitará los grandes acontecimientos del Apocalipsis. Por eso, este momento tiene un sentido aún mayor y más profundo del que ustedes conocen.

Este es el momento de que, en la quietud, en la oración y en el ayuno, será posible rever cada una de sus vidas, cada uno de sus actos, para dar lugar a la Voluntad Divina.

Que así sea.

Con este mensaje y este llamado Me despido y les pido que, con el tiempo que ahora disponen, puedan rever este mensaje para que recuerden lo que les pedí al principio sobre los sagrados objetos de Dios, tan necesarios para las almas del mundo; Gracias, promesas y victorias que llegarán a las almas con la ayuda y la colaboración de los que puedan manifestar estos objetos sagrados, por un simple hecho y un simple propósito, por el triunfo de Mi Inmaculado Corazón.

Hoy, queridos hijos, los que Me están escuchando a través de este medio no pueden ver lo que estoy haciendo, pero sí pueden sentir lo que estoy diciendo. Es ahí en donde se encuentra la Verdad.

Quiero que, en este momento, mientras Me elevo al Cielo para esperar junto a Mis ángeles, para derramar las promesas y las Gracias a través del Santo Escapulario, Me vean espejada en sus almas con la imagen que cada uno pueda reconocer de la Santísima Madre de Dios. Así, entraremos en comunión espiritual, universal y esencial.

Por medio de la canción, que ahora Me ofrecerán, confirmen sus votos con el Padre Eterno y con Mi amado Hijo.

Escucharemos: “Mirarte a Ti”.

Les agradezco por responder al llamado, por los sagrados objetos de Dios y por la conscientización de sus vidas en este ciclo, para que toda la Cura y la Luz, la Misericordia y el Amor desciendan sobre el mundo.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Mar

13

Viernes, 13 de marzo de 2020

Aparición
APARICIÓN RESERVADA DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ, EN EL MUNICIPIO DE MILLE-ISLES, QUEBEC, CANADÁ, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

El Universo se compadece por toda la situación planetaria de estos tiempos.

Por esa razón, él envía toda la ayuda posible para que las almas puedan encontrar el Portal de la Cura y de la Liberación.

Es así que todo el Universo se moviliza como nunca antes lo pudieron haber imaginado.

Todo el Universo se moviliza para ayudar a la humanidad y para que la humanidad pueda tener consciencia de lo que significan estos tiempos y el momento que está atravesando.

Por eso, la Jerarquía se reúne en los diferentes planos de consciencia, medita, reflexiona y a algunas consciencias de la Tierra las hace partícipes de la Verdad para que después puedan comunicar al mundo lo que verdaderamente sucede y no lo que se dice en cualquier lugar de la Tierra.

Es importante, hijos Míos, servirse de la verdadera información para que sus consciencias y las consciencias de sus hermanos no sean desorientadas.

Por eso, los invito a utilizar en este tiempo un rayo imprescindible que es el rayo de la neutralidad, para que nada los pueda sorprender, para que nada los pueda conmover y para que tengan sabiduría, en cada momento, en cada prueba que llegará, en cada movimiento que se presentará.

Por medio de Mi Presencia, hoy les traigo este movimiento del Universo y de sus Jerarquías, para que sepan que no están solos, para que sepan que los estamos apoyando y para que, en este momento tan agudo del planeta, se puedan servir de nuestra Luz espiritual, la Luz que es proporcionada por la Fuente de la Presencia Única.

Es allí en donde deben colocar sus consciencias, así como nosotros, sus Jerarquías, colocamos nuestras consciencias a los Pies de Dios; y somos colmados, bendecidos e invadidos por la Fuente del Amor y de la Sabiduría, que es lo que necesita la humanidad en este momento para aprender a tomar decisiones correctas y no precipitadas.

Es así que Yo les quiero enseñar a servirse del verdadero Conocimiento que viene de la Fuente y que desciende hacia todos los Universos, planetas, soles, estrellas y humanidades, para que aprendan a elevar su consciencia y su vibración en este momento planetario y para que no se dejen amedrentar ni perturbar por todo lo que se dice.

No estoy hablando de que sean omisos con lo que verdaderamente sucede, sino de que tengan discernimiento y sabiduría para poder decidir, y sobre todo para poder comprender.

Estos son los tiempos, así como lo ha dicho Mi Hijo, en los que todo se precipitará y muchas, pero muchas almas aprenderán de una forma inesperada a través de las pruebas y de lo que presentará el planeta como estado de consciencia y como naturaleza, como parte de la Creación.

El parto planetario se aproxima, y para que la Nueva Humanidad y el Nuevo Hombre puedan nacer, todo deberá purificarse porque ustedes, como humanidad, saben que se han desviado del Propósito y de la Ley.

Por esa razón, Yo vengo aquí, al mundo, para anunciarles la Palabra de Dios y para que recuerden la Misericordia del Padre en Su infinita manifestación universal, porque aún está abierta esa puerta hacia Su Divina Misericordia, esa puerta que muchas más almas pueden cruzar en este momento planetario, en el que el rescate es necesario para todos bajo el espíritu de la salvación.

Pero también es el tiempo de que las almas puedan servir a sus semejantes, puedan aliviar el sufrimiento, puedan ayudar a los que no tienen instrucción, porque la mayoría no está preparada para lo que llegará en poco tiempo.

Por eso, los llamamos a la oración permanente, ininterrumpida y constante en este momento, en el que todas las almas necesitan de sabiduría y de discernimiento para que, así, puedan ser guiadas y conducidas por el camino correcto.

Como Madre de la Sabiduría, hoy rezo por ustedes; como Madre de la Cura, intercedo por ustedes; porque los tiempos difíciles mostrarán muchos acontecimientos difíciles y es importante que puedan estar preparados e instruidos para esos momentos, en los que la vida material será removida completamente, tanto en el Cielo como en la Tierra, preparando el surgimiento de la Nueva Humanidad, la que ya no tendrá poder personal ni decisión, sino que aprenderá finalmente a vivir en adhesión a la Voluntad del Padre.

Al no cumplir las reglas y los Mandamientos surgen los sufrimientos, surge la decadencia humana, surge la desigualdad. Pero eso terminará, un nuevo tiempo llegará, pero no todos podrán estar en ese nuevo tiempo.

Muchos deberán aprender en otras escuelas lo que no aprendieron hasta ahora, porque el planeta sigue sufriendo y agonizando, así como los Reinos de la Naturaleza siguen sufriendo y agonizando, y el Padre colocará punto final a tanta maldad y sufrimiento; porque el Padre los creó para que fueran felices, alegres y vivieran en Su júbilo desde el principio.

Por eso, todo será reconfigurado para que pueda comenzar nuevamente, así como debió haberse cumplido en el principio y no se cumplió.

Extiendo Mis brazos hacia ustedes y les ofrezco Mis manos para que se puedan tomar fuerte, y sobre todo les ofrezco Mi Corazón para que puedan estar guardados en Mí y protegidos en Mí en este ciclo.

Llegó el tiempo de que se manifieste su consciencia madura para que, en adultez, asuman esta  escuela planetaria del fin de los tiempos, una escuela que nunca vivieron y que nunca experimentaron en ningún otro tiempo ni en ninguna otra época.

Por eso, todo será removido, desde lo material hasta lo espiritual, desde lo social hasta lo religioso, desde lo más puro hasta lo más impuro para que, finalmente, ya no exista dualidad, sino equilibrio, paz y armonía.

Con coraje y valentía, que cada uno de Mis hijos viva el calvario que Dios le entregó y que lo haga por la humanidad, así como lo hizo Mi Hijo, para que muchas más almas se puedan salvar y encontrar el camino de salida, el camino de retorno hacia la Casa del Padre.

Hoy vengo con estas palabras para hacerlos conscientes y no para asustarlos. Vengo con este grado de instrucción y de conocimiento, de verdad y de transparencia, así como he venido en otros tiempos y en otras Apariciones, en donde su Madre Celeste ha tenido que corregir a la humanidad y advertirla.

Este es el tiempo y este es el momento definitivo, hijos Míos, y eso deben tenerlo presente. Ya no hay espacio para la vida superflua, ya no hay espacio para lo mezquino, para la mediocridad, para la indiferencia, para el desamor, para la falta de compasión.

Este es el tiempo en el que ustedes deberán rehacer sus vidas bajo la Presencia de Dios y de Su Poder, para que sean contemplados por Su Misericordia y por Su Gracia, y así también ustedes puedan vivir el Plan de Rescate, aquel Plan que la Jerarquía Espiritual llevará adelante en este tiempo, en este ciclo.

A medida que se desarrollan los acontecimientos en la humanidad y las naciones viven sus pruebas, las Puertas del Universo se están cerrando, porque llegó el momento del Apocalipsis, del fin del tiempo para el comienzo del nuevo tiempo, porque está llegando el momento del Retorno de Cristo, y ese momento traerá para la humanidad un gran cambio a nivel universal.

Me tomo el tiempo de hablarles lentamente para que puedan memorizar Mis Palabras y no las olviden, porque Mi tarea con ustedes está finalizando y Mis hijos deben estar fuertes y firmes para atravesar lo que deberán atravesar en el fin de estos tiempos.

Yo, como Madre de cada uno de ustedes, Me recogeré en oración como lo estoy haciendo ahora, para orar por su salvación, conversión y redención y para que, sobre todo abiertos y entregados, a pesar de lo que suceda y acontezca en el mundo, puedan recibir a Cristo cuando Él retorne al mundo.

Deben terminar de beber de la Fuente del Conocimiento y de la Instrucción, porque todo lo que fue dicho a lo largo de los años no fue en vano, sino por una causa justa y mayor que va más allá de sus vidas, consciencias y almas.

Sírvanse de lo que les está siendo entregado, porque lo necesitarán en el momento más culminante del planeta. Es a través del amor a ese Conocimiento y del amor a la oración que estaremos unidos, a pesar de dónde se encuentre cada uno en el momento de los grandes acontecimientos. Allí no les faltará la Paz y la Luz para que sepan decidir con sabiduría y discernimiento, y lleven adelante todo lo que Dios les pida.

Yo les dejo este mensaje y los invito a revivirlo y a compartirlo, porque es para todos Mis hijos, independientemente de la religión, del credo o de la raza. Todos son Mis hijos.

Ese es el compromiso que Mi Hijo, en la Cruz, Me pidió vivir por cada uno de ustedes, hasta el fin de los días.

Que la Sabiduría de Dios bendiga sus consciencias y que esa Sabiduría les traiga la cura para el surgimiento del nuevo ser y de la Nueva Humanidad, libre de los errores, de los traumas, de los sufrimientos y del mal.

Que la Gracia de Mi Maternidad los envuelva y que en ustedes se pueda cumplir la Suprema Voluntad para que, en unidad de hermanos y de comunidad, guarden entre ustedes los tesoros sublimes de la Jerarquía para sostener al planeta y a la humanidad.

Yo los bendigo y les doy Mi Paz, la Paz que fortalece el espíritu, la Paz que eleva el alma hacia el Reino de los Cielos, hacia la Vida Mayor.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

 

En ofrenda a Dios y en unión a la Santísima Madre, respondiendo a Su pedido, vamos a rezar por tres veces la oración “Sagrada Unidad de Dios”, para que Su Unidad, la Unidad del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo colme con Su Luz este momento y nuestras almas a fin de que tengamos la fortaleza necesaria para seguir los pasos de Cristo.

Sagrada Unidad de Dios
unifica nuestras vidas,
unifica nuestro a ser,
unifícanos en profunda fraternidad.
Amén.

¡Gracias, Madre Divina, por cuánto nos das! ¡Gracias, Señor, por cuánto nos das!

En este encuentro, Te honramos Señor.

Y bajo la bendición del Amor del Inmaculado Corazón de María: en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Quiénes somos

Asociación María
Fundada en diciembre de 2012, a pedido de la Virgen María, Asociación María, Madre de la Divina Concepción es una asociación religiosa, sin vínculos con ninguna religión institucionalizada, de carácter filosófico-espiritual, ecuménico, humanitario, benéfico, cultural, que ampara a todas las actividades indicadas a través de la instrucción transmitida por Cristo Jesús, la Virgen María y San José. Leer más

Contacto

Mensajeros Divinos