Sábado, 8 de agosto de 2015

Apariciones extraordinarias
APARICIÓN ANUAL DE LA VIRGEN MARÍA EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA, PAYSANDÚ, URUGUAY, A LOS VIDENTES FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS Y HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Fray Elías del Sagrado Corazón de Jesús transmite las Palabras de la Virgen María:

En estos tiempos, el mundo no busca la Luz. Yo vengo del Cielo para darla a conocer, esa Luz poderosa y sublime que brota del Corazón de Dios para el mundo y para todos los universos.

Hoy, estoy aquí con ustedes, queridos hijos, conmemorando con Mi Corazón Sacratísimo este encuentro especial con Mi Consciencia que une a todas sus consciencias con el Hijo de Dios, Jesucristo.

Vengo a restaurar, en este día, sus vidas; a restaurar sus caminos materiales y espirituales para que sigan a Mi llamado, directamente al Corazón del Creador.

Este es Mi mayor prodigio para sus vidas, que sigan un solo camino a través de Mi Corazón Inmaculado. Por eso, Yo vengo a llamarlos, no solo a la oración, sino también al cumplimiento de su tarea espiritual en esta misión de los 144 000, de los nuevos apóstoles de Mi Hijo.

¿Acaso, ustedes creen que son uno de ellos?

Yo les vengo a revelar esta profecía a ustedes, pues la señal de que el mundo necesita cambiar profundamente, antes de que todo suceda, es visible en estos tiempos.

Mi Voz no solo se anuncia en Medjugorje; Yo vengo a esta parte de América, no solo a consagrar el Plan de Dios, sino que también, a través de los pueblos, surjan los nuevos apóstoles de Cristo, aquellos que impartirán los dones y las gracias a todos los que las necesitan. Por eso, Mi Corazón es perseverante, hijos amados.

 Hoy, se cierra un ciclo en sus vidas. Un nuevo ciclo espiritual y superior está llegando al mundo. Está comenzando en este mismo momento, en este tiempo real de Dios, en el que todos son invitados a colocarse, una y otra vez, a través de la elevación de la oración del corazón, de su comunión con Cristo y de su arrepentimiento ante las Leyes Divinas.

Por eso, Yo vengo vestida de Sol, para iluminar sus caminos, para abrir sus ojos, para abrir sus corazones y para que sientan el Propósito de Dios a través de Mí. 

Hoy, toda Mi Consciencia está manifestada en este lugar; así como Dios lo permitió en este fin de los tiempos, en el que todos son llamados a vivir una profunda reflexión en la consciencia, a cambiar los hábitos de sus vidas, a corregir sus caminos, a seguir el camino del Pastor que es el camino verdadero, es la verdadera Jerarquía en esta galaxia, en este sistema solar y en este pequeño mundo en todo el universo.

¿Saben lo que eso significa, queridos hijos?

Yo vengo a revelarles los misterios de Dios. Aquellos profundos secretos que, en la Vida Divina de los Sagrados Corazones, de la Sagrada Familia, fueron vividos plenamente, en la absoluta confianza de que todo era verdadero para la evolución de los corazones del mundo.

Yo vengo con la aspiración de una buena Madre, para instituir aquí el principio de una Nueva Humanidad fortalecida a través de la fe, del amor, de la unidad y principalmente de la confianza de que sus vidas, purificadas en Cristo, encontrarán la meta que tanto han buscado durante mucho tiempo.

La meta de ustedes, hijos Míos, se encuentra más allá de otras filosofías. Yo los invito a vivir la filosofía de Mi Corazón materno, que es la vibración perfecta del Amor de Dios manifestado en el Corazón de su Madre Celeste.

Hoy, les presento nuevamente Mi Corazón Inmaculado, como oferta perfecta para poder vivir la redención y la paz, dentro y fuera de ustedes, para que los caminos confusos se desvanezcan y vuelva a surgir la Luz de Dios en todos los pasos que deben dar hacia el Señor.

Mi Corazón es una Estrella manifestada ante ustedes, que viene desde el universo, cruzando estos umbrales de Luz, para derramar las Gracias que Dios ha concedido en este día. Desearía profundamente que, todos los días de Mi Vida omnipresente, ustedes Me pudieran ver; pero confíen, confíen en la Voluntad de Dios.

Ya es una Gracia, para sus corazones, que hayan sido convocados en este día santo para renovar sus votos espirituales con el Creador; liberar sus amarras; dejar los caminos de la perdición, del descontrol material, de esa vida que promete esta humanidad enferma.

Hoy, vengo a curar a muchos de sus corazones, corazones que están enfermos y que necesitan del alivio de los atributos de la Madre Universal. Si ustedes viven estos atributos, les aseguro, queridos hijos, que no perderán ese camino hacia el infinito que son invitados a vivir en este principio de paz que Yo difundo para sus vidas y el mundo.

Como Madre de esta humanidad, Madre y Princesa de este mundo, Comandante de todos estos corazones, Yo vengo a unir, en este 8 de agosto, a sus corazones con el Espíritu Sublime de Dios, que ustedes conocen como la Fuente Única.

Mi Corazón es ese Portal que hoy está hoy abierto a sus almas, delante de sus ojos, con profundo Amor materno, con mirada de Madre bondadosa, para que todos se animen a ingresar en Mí y a consagrar sus vidas, según sus posibilidades.

Yo vengo a entregarles esta última oferta en esta fecha. Esta es la mayor Gracia que Dios Me ha concedido después de ocho años de caminar a su lado pacientemente, en el amor y en la verdad, para que sus corazones pudieran crecer en la fe y ser nutridos por el Espíritu Santo de Mi Hijo.

Dios concedió, hijos amados, que Mi Hijo llegara hasta aquí para abrir las puertas de esta Aurora, para que los corazones fueran liberados, redimidos y curados a través del Arcángel Miguel. Pero esa es una tarea, es una misión espiritual de Nuestros Corazones Sublimes delante de este mundo infiel, que busca resultados en otras cosas, en otros caminos en los que las almas se pierden y se alejan de Dios cada día más.

Por eso, el universo está alrededor de Mi aura, Mi aura celeste de Luz, para irradiar hacia ustedes la fortaleza que necesitan para que se animen a seguir Mis pasos, tan simples y humildes que, en verdad, queridos hijos, si ustedes se animan a vivirlos, concretarán sus obras, que son las Obras de Dios para el mundo.

Pero hoy, Yo no estoy sola aquí, sino rodeada de los ángeles del Cielo, de todas las Jerarquías Celestes que responden a la Voluntad máxima del Creador. Hoy, estoy uniendo este Universo Espiritual, en donde Me encuentro, con su vida material, una vida de pena y de dolor que debe ser rescatada por Mi Espíritu de Paz, antes de que todo suceda.

Mientras Yo les hablo, queridos hijos, voy trabajando en sus corazones para que alcancen la Luz, la Luz de la redención de Cristo, tan necesaria y urgente para rehabilitar a todos los corazones posibles que caminan en las tinieblas de Mi adversario.

Pero, Yo piso con Mis pies, sobre este suelo de Aurora, la cabeza de la serpiente; para que ella deje de hacer perder a las almas y Yo, a partir de ahora, sea su Gobernanta, su Madre Universal, su Estrella Guía que guíe sus pasos, sus caminos y sus familias hacia la nueva Comunión Reparadora con Cristo, en el momento definitivo de Su Retorno a la Tierra.

Dichosos aquellos que creen sin ver, porque en verdad conocen el Reino de Dios.

Dichosos aquellos que escuchan con los oídos del corazón, porque sentirán el Espíritu Santo del Creador.

Dichosos aquellos que se arrepienten de corazón, que abandonan sus amarras para que la Aurora de Mi Corazón destituya todos los males de este mundo y se abran las puertas de la redención a los corazones que se pierden por no querer seguir a la Madre del Cielo.

Yo les traigo palabras verdaderas, definitivas para sus vidas. Yo les traigo la cura superior, principio femenino, sagrado e inmaculado, en esta vida universal.

Yo vengo a abrirles sus ojos para que alcancen a su alma y para que su alma viva en el Espíritu de Dios, por los siglos que vendrán.

 

Hermana Lucía de Jesús transmite las Palabras de la Virgen María:

Es por eso que abro en este mundo todas las puertas que lo separan del universo, y uno el Tiempo de Dios con el tiempo de esta Tierra, para curar así todos los errores del pasado, un pasado que desconocen, que no proviene de este mundo, pero que Mi Corazón sí puede verlo y curarlo en sus consciencias.

Vengo a liberar los vínculos con el mal de aquellos que dicen sí a Mi Inmaculado Corazón, pero que este sí sea verdadero y que se manifieste en las acciones de sus vidas en los días que vendrán.

Espero, hijos Míos, que no hayan venido a Mi encuentro por la mera curiosidad de saber lo que acontece en este suelo sagrado; que estén aquí porque están dispuestos a transformar sus vidas definitivamente, a liberar las amarras del pasado y a renacer a un nuevo conocimiento, a una nueva vida, a una Nueva Humanidad que debe tener como semilla a cada uno de sus corazones y a cada una de sus consciencias.

No esperen, Mis amados, que esta humanidad surja de repente, porque ella deberá ser construida a través de la purificación y de la transformación consciente de cada uno de ustedes. 

Pero el amor por Dios y por Su Plan Perfecto deberá ser mayor que el amor a las cosas de este mundo; porque Mi adversario buscará, de todas las formas, alimentar los deseos y las aspiraciones que los atan a las ilusiones de este mundo y disfrazará de todas las maneras estas aspiraciones para que parezcan verdaderas y espirituales.

Por eso, abran sus ojos, no los ojos de la mente, sino del corazón; porque es por medio del corazón, Mis amados, que escucharán Mi Voz y sabrán que ella es la portadora de la Voluntad de Dios para sus vidas como para la humanidad, como para todo el universo, que en este día se congrega alrededor de Mi Manto para observar los corazones del mundo y contemplar el Proyecto de Dios.

El universo aguarda la respuesta de todos los seres humanos. Por eso, hoy les pido que sean valientes, en el espíritu como en la materia, para abandonar el pasado y rendirse al nuevo futuro que Yo les traigo ante sus ojos como una oportunidad de redención.

Esta redención está disponible para todos, pero si no Me dicen sí y no se disponen a transformar sus vidas, este manantial de cura se derramará sobre este suelo y retornará a su Fuente sin que haya tocado sus consciencias.

¿Reconocen, Mis amados, la gran pérdida que es para toda esta raza si no aceptan decir sí al Poder de Dios que se manifiesta en Su Sierva?

Dejen que Yo disuelva el miedo de sus corazones, que cure la falta de fe, porque de esta forma podré formarlos y protegerlos para que transiten por los tiempos que vendrán y que, a pesar de todos los acontecimientos del mundo, jamás abandonen el Camino del Señor, porque la gran victoria de Dios es manifestar en sus criaturas la plena certeza de la perfección de Su Proyecto y que estos hijos de Dios acepten seguir la Luz, más allá de la oscuridad que los rodea.

Es por eso, hijos Míos, que hoy les traigo la Luz de la Fuente Divina, que originó a las consciencias del Cosmos como a las de esta Tierra. 

De esta Fuente de Luz provienen sus esencias, a las que hoy busco reencender, para que así se manifieste, en este nuevo ciclo, un gran acto de redención y de reconciliación con Dios; anunciando así al cosmos que la manifestación del Plan de Dios es posible y que, en el inicio de este ciclo planetario, que anuncia el fin de la decadencia humana, una parte de la humanidad escogió seguir los Planes de Dios.

Necesito, Mis amados, que no solo escuchen Mis Palabras, sino que sus caminos sean rectos, que miren con firmeza a Mi Corazón Inmaculado y que no caminen por otro camino, sino por este que conduce a Mi Corazón.

Aspiro a que no solo hoy estén Conmigo, sino todos los días sus vidas; que venzan, en sí mismos, a todas las tendencias de este mundo infiel, para seguir Mis pasos que los conducen al Redentor; que proclamen al Hijo de Dios todos los días, todos los instantes de sus vidas; que anuncien la victoria del Rey del Universo en sus consciencias por medio de su transformación.

Vivan Mis Palabras, no solo las escuchen, porque esta es la gran posibilidad que les traigo en esta noche. Vivan Mis Palabras.

 

Fray Elías del Sagrado Corazón de Jesús transmite las Palabras de la Virgen María:

En este día santo, Yo los invito a vivir el camino del corazón, el camino del Amor que la humanidad está perdiendo por alejarse de Dios y preferir otras cosas que no nutren al espíritu, que no hacen resplandecer a la vida, así como Dios lo prevé.

Por eso, en esta noche, bendeciré este Libro Sagrado, que es la mayor expresión de Mi Amor perfecto por ustedes. Espero que lo lleven como un camino para encontrar la Luz.

Cantemos “Inmaculado Corazón de María”.

Queridos hijos, Yo bendigo este Libro, porque son las Palabras que Dios Me enseñó, las que hoy transmito a ustedes, con todo el Amor materno de Mi Corazón. Que estas hojas benditas sean leídas con la humildad del espíritu, con la simplicidad del corazón que busca la unión perfecta con Dios.

Que sus almas y las almas de sus hermanos, cada vez que lean estos documentos, estas Palabras de Mi Corazón materno, se puedan reencender espiritualmente y establecer definitivamente la unión con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Pero hoy, también bendigo a sus corazones, porque Mi Gracia se derrama sobre sus vidas y las vidas de las almas del mundo. Eso es lo único que deseo, queridos hijos, que vivan en unidad y en amor para que en el mundo no sucedan muchas cosas, por el simple hecho de no querer escuchar.

Bendigo estos frutos que representan al árbol de la vida. Cada uno de ustedes es un fruto de Mi Corazón; y, a través de esta simple cesta, Yo presento esta oferta al Creador, porque Él verá con Sus Ojos misericordiosos que ya están maduros para vivir la vida universal.

Aurora los acoge si tienen un corazón simple, con intenciones puras de buscar la unión con Dios.

 

Fray Elías del Sagrado Corazón de Jesús:

La Madre Divina está pidiendo que entonemos el cántico que le habíamos ofertado, porque representa para Ella la voz de todos Sus hijos, buscando la simplicidad y la humildad de Su Corazón Inmaculado.

Ella dijo: “Estoy aquí, en Mi casa de humildad”.


Yo los bendigo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Nunca cierren las puertas de sus corazones, porque así Yo podré entrar.
 

 

Fray Elías del Sagrado Corazón de Jesús:

Ahora, aquí, los hermanos van a entregar una naranja a los que están aquí.

Y María nos decía que tuviéramos estas naranjas, como fruto de Su Corazón simple.

 

Madre María Shimani de Montserrat:

¡Gracias, Madre, por cuánto nos das!

Viernes, 7 de agosto de 2015

Apariciones extraordinarias
Aparición extraordinaria de la Virgen María y de San Miguel Arcángel, el 7 de agosto de 2015, en el Centro Mariano de Aurora, Paysandú, Uruguay, al vidente Fray Elías del Sagrado Corazón

La Voz de María:

El Arcángel Miguel está llegando, después de la Madre del Sol. Reverencien este momento ante el Creador.

Sagradas Fuentes de Luz se abren delante de sus consciencias y los autoconvocados se reúnen alrededor de la Mesa del Señor, para comulgar, en los últimos momentos de este tiempo, en el Sagrado Cenáculo de Jesucristo; en donde los espíritus son reencendidos en la llama del Amor, porque han tenido Fe en la Palabra del Señor, en estos últimos tiempos.

Los Universos de Luz se abren ante sus ojos y las estrellas más sutiles se congregan en este lugar, rodeando la Corona de su Madre del Mundo para estos tiempos determinantes, en donde la Palabra debe ser Vida, para después ser experiencia, en los corazones redimidos por Cristo.

Abran sus corazones a este llamado y escuchen las palabras de la Madre del Mundo, como una oportunidad de renovación; sagrada tarea encomendada por Mi Hijo para esta víspera del 8 de agosto, en donde prodigios sucederán en los corazones que creen en la Palabra de Mi Hijo.

A través de los tiempos, verán los cambios, verán los prodigios, porque así está escrito en el Corazón de Dios para aquellos corazones que se arrepientan de verdad y sigan el único camino del Redentor, pues Él será la última puerta para estos momentos.

Yo Soy la Guardiana de sus corazones, de sus espíritus y vidas. Yo los guío hacia Mi Hijo, para que encuentren el propósito de su existencia. Mas esto ya dejará de ser un misterio.

A través de su experiencia de redención y de reconciliación con Dios, encontrarán esa misión que tanto han buscado. Así, los últimos rebaños se formarán en el Espíritu de Cristo y las estrellas, al fin, se encenderán en cada uno de sus corazones, para estos tiempos de confirmación.

Guarden las palabras en el corazón, porque ellas son llaves y energía para los corazones simples, que viven en el Señor.

Y ahora, escuchen Mis Instrucciones, en tres diferentes Rayos. Porque la Madre del Mundo viene a su encuentro para manifestar Su faz de Verdad, aquella que no fue conocida en Tierra Santa, por el silencio que Yo guardé, para que Mi Hijo alcanzara Su Victoria. Pero Nuestros Corazones están unidos. El Propósito se manifestó para el principio femenino y masculino. Y así, la nueva era redentora de Cristo llegó. Era que abrió las puertas para el principio de la Madre del Mundo.

Después de que Mis Palabras fueron escritas, bendeciré junto a San Miguel, cuando Él llegue aquí, en Su aspecto Resplandeciente, para bendecir este santo lugar, que será un campo de consagración para los corazones que aún no están redimidos.

Pero ustedes, queridos hijos, que están unidos a Mi Corazón Santísimo, permitan que esto suceda. No solo en este lugar, en este pedacito de tierra del Uruguay, en donde se consagra este espacio para la liberación de las almas del mundo y principalmente, para la liberación de los pecados capitales.

Dios concede esta Gracia a través de San Miguel, porque es Su Voluntad para estos tiempos. Ustedes prepararon los caminos para que esto sucediera. Tocaron las puertas del Reino de Dios y llamaron a su Madre Celeste y a Su Hijo amado para que vinieran a su encuentro, en los últimos días de este tiempo final. Así, recepcionaron Mi Mensaje y lo difundieron, así como Dios lo piensa.

Yo les traje las Gracias y conforté sus corazones débiles, para que fueran fuertes y valientes. Y ahora, en la Presencia de San Miguel, que desde el Corazón del Universo Celestial viene a su encuentro en este día, invoquemos los Nombres Santos de Dios, para que los ángeles participen de esta coyuntura.

Sientan, sobre este cielo, la Presencia de Dios.

 

La Voz de San Miguel Arcángel:

Sagrado Espíritu de Dios.

No repitáis.

Escuchad Mi Voz.

Hoy vengo del Cielo para bendeciros, en nombre de la Madre de todo lo creado. En la potestad concedida por el Creador y ante los Universos Celestiales, Mi Voz se proclama en este mundo, anunciando el retorno de Cristo, para los tiempos que llegarán; tiempos que van más rápido que vuestro tiempo, porque es el reloj de Dios que lo marca, para todos los universos y la humanidad.

Sentid Mi Presencia en todo, pues vengo a traeros el Amor de Dios, en presencia de la Santísima Trinidad, después de 2015 años de vuestro tiempo calendario. Es la segunda vez que vengo a hablar para el mundo, desde la esencia del Corazón de Dios, para liberar a las almas de los caminos confusos de Mi adversario, pues Mi lanza corta las alianzas con el mal, para que los corazones vivan en el Rey, Cristo.

Un tiempo nuevo se marca en este momento, para aquellos que abren su corazón a Dios y no temen a la Presencia angelical, que abren las puertas al Universo de Dios, para que vuestras almas comulguen con el Corazón pacífico de Dios y rebrote el fruto en vuestras vidas, cumpliéndose el compromiso pautado para el fin de estos tiempos.

Yo Soy el Padre de la Milicias Supremas. Mi Nombre invoca la gratitud para este Universo material, en donde vosotros participáis de esta Comunión perfecta con la Fuente Mayor.

Mi Pensamiento se transmite en las almas conscientes. Así, Yo trabajo en los corazones humildes, reforzando las legiones de Mi Padre, en la manifestación de las criaturas de la Tierra, que son el principio del Alfa, el primer Pensamiento de Dios sobre esta Creación.

Hoy es la única vez que os visitaré, pues una Gracia extraordinaria concedió este momento. Mas seguid purificando vuestros corazones y consagraos a Mi Legión Celestial.

Que se abran las puertas de vuestros internos para que la Luz Superior os redima y ascendáis a Mi Reino Celestial, en donde están los coros del Elohim, alabando al Padre Eterno en Su perpetua Gloria, por los siglos de los siglos.

Hoy consagro este bendito espacio como el más humilde entre todos los humildes, para que las almas encuentren aquí, la verdad que perdisteis, la esperanza que no encontrásteis y la fe que nunca visteis, pues Dios desea que recuperéis esos sagrados atributos; Leyes que os prepararán para el glorioso retorno de Cristo.

Yo sustenté la Cruz hasta el final y derroté a Mi adversario por tercera vez, para que en estos tiempos y bajo esta circunstancia, vosotros estuvierais hoy, aquí, escuchándome, por la intercesión de Jesucristo, vuestro Señor.

Demos gracias a Adonai por este profundo momento, en donde vuestras almas recapacitan el camino de evolución hacia el Propósito de Dios, hacia la misión que debe manifestarse en los 144.000.

Sobre este pequeño santuario estará la Cruz Santa de Emmanuel, porque Yo Soy Hijo de Él, así como vosotros sois hijos del Padre; algo que no debéis olvidar, para los tiempos que llegarán, los cuales serán fuertes para todos. Pero el corazón no tiembla ante estos acontecimientos.

Si es humilde, persevera.

Si es manso, se fortalece y se hace digno hijo de Dios.

Y así, todo está cumplido.

Repitamos:

 

Adonai, Adonai, Adonai

Elohim, Elohim, Elohim

Abba, Abba, Abba

Tsebayoth

 

 

Ha quedado consagrada esta ermita, ante la Luz de San Miguel.

Saluden a vuestro Príncipe Celestial.

Paz y redención para las almas caídas. Que así sea.

 

Todos hacen la oración a San Miguel Arcángel, respondiendo al pedido del Príncipe
de la Milicia Celestial.

 

 

Quiénes somos

Asociación María
Fundada en diciembre de 2012, a pedido de la Virgen María, Asociación María, Madre de la Divina Concepción es una asociación religiosa, sin vínculos con ninguna religión institucionalizada, de carácter filosófico-espiritual, ecuménico, humanitario, benéfico, cultural, que ampara a todas las actividades indicadas a través de la instrucción transmitida por Cristo Jesús, la Virgen María y San José. Leer más

Contacto

Mensajeros Divinos