Jueves, 10 de enero de 2013

Aparición Extraordinaria
Aparición Extraordinaria de la Virgen María el 10 de enero de 2013, en el Monasterio de la Asunción y del Divino Espíritu, Paysandú, Uruguay, al vidente Fray Elías del Sagrado Corazón

Se encontraban en oración Madre Shimani y Fray Elías en la sala de oración del monasterio, cuando repentinamente se presentó la Virgen María para transmitir el siguiente mensaje.

 

Fray Elías: la Madre Divina dice:

 

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

 

Realizan juntos la oración “Sangre y Agua”.

 

Fray Elías: La Madre Divina aparece como la Reina de la Paz. Está rodeada de ángeles custodios y por fuera de Su Corazón Inmaculado tiene una estrella de seis puntas. Ella nos dice:

 

Hoy vengo del cielo porque Mi Hijo me lo ha pedido.

Hoy vengo aquí, extraordinariamente, para decirles que estoy caminando con ustedes como Madre, a vuestro lado.

Contemplen cada momento con el corazón; en Gracia y Misericordia vengo a decirles algo, queridos hijos.

Vengo a decirles que una hija más será tocada profundamente por Mi Consciencia, por Mi Mensaje, para que también difunda Mi Voz y Me sienta aún más, Me acompañe y comprenda Mis peticiones con mayor espiritualidad interior. 

Por eso hoy, la Bienaventurada Virgen María, Madre de todos, Madre del Consuelo y del Alivio, viene a decirles que, por Gracia de Dios, estaré tocando con Mi Luz a un alma más, a una consciencia que me acompañará en esta tarea y que será el tercer pilar para la difusión de Mi Mensaje. Será el pilar principal para la protección, el amparo, el discernimiento y el acompañamiento de todas Mis peticiones a través de la sabiduría del Espíritu Santo.

Quiero decirles hoy, queridos hijos, que Mi hija Elisabeth, la que conocen como Madre Shimani,  está siendo llamada para trabajar directamente Conmigo.

Como transmito los mensajes para Mis hijos Elías y Lucía,  también los transmitiré para ella. Con eso quiero decir, que Mi Consciencia estará con ella todos los días lunes, miércoles y viernes, a las 15 horas para que reciba Mi mensaje.

Mi tarea, por un tiempo, será darle un mensaje cada semana, durante esos días, para que también ese mensaje sea difundido para todos.

La otra Gracia que traigo en el nombre de la Paz, de la Luz y del Bien, es un pedido que ha hecho Mi Hijo Jesús:  que también esté con Mi hija los días sábados, donde daré Mi mensaje semanal para ella, como lo hago para Mis otros dos hijos.

¿Que permitirá todo este nuevo ciclo?

Unirse a la Jerarquía y comenzar a descubrir la tarea de cada ser, la misión que Dios les ha confiado.

¿Y porque no he hablado antes con Mi hija como lo he hecho con Elías?

Porque ella debía preparar a  la pequeña consciencia de Elías como ha hecho con otras, un servicio que ha prestado a Dios.

Ahora ha llegado el momento. La Reina de la Paz la está llamando a entrar aún más en Su Inmaculado Corazón, estar más de cerca, compartir el mismo sentimiento maternal, para que Mis Luces y Bendiciones Inmaculadas estén presentes en su consciencia y aprenda a sentir como Yo sentí.

Eso también significa, queridos hijos, que su consciencia superior estará Conmigo.

¿Porque hoy les digo esto?  Porque toda esta experiencia que hasta hoy fue realizada, debía madurar.

Por eso hoy vengo aquí, para que Mi tarea se amplíe en esta parte del mundo, donde muchos  corazones deberán ser tocados.

Gracias por responder a Mi llamado maternal.

María, Madre de la Divina Concepción de la Trinidad

 

*  Fin de la Aparición  *