Viernes, 30 de noviembre de 2012

Aparición Extraordinaria
Aparición de la Virgen María, el 30 de noviembre de 2012, en Puerto Alegre, Santa Catarina, Brasil. a los videntes Fray Elías del Sagrado Corazón y Hermana Lucía de Jesús

Hermana Lucía: La Madre Divina dice:

Queridos hijos:

Mi Corazón Inmaculado agradece la respuesta de cada uno de ustedes, porque es a través de esta respuesta que muchas almas suben a los Cielos, es a través de esta respuesta que Mi Corazón pueda llegar a cada corazón que sufre. Y como una Gracia especial de Dios, Mis pies pueden posar sobre esta Tierra.

Queridos hijos, hoy deposito en cada una de sus consciencias las Bienaventuranzas de Cristo, para que sus pequeños corazones puedan vivir cada uno de estos atributos y fortalecerse en la alianza con el Maestro.

Mis pequeños hijos: Jesucristo dejó marcado en el evangelio cada uno de sus pasos, para que en este fin de tiempo, vuestros pies encuentren un camino seguro. Con la mirada en vuestros corazones, encuentren en ese camino las huellas de Cristo y posen vuestros pies sobre esas huellas. Este camino, queridos hijos, no está lejos de vuestros corazones; hoy vengo a abrir sus ojos para que lo puedan ver. Hoy les digo que encontrarán en el evangelio la llave para encontrar este camino, cuando sus corazones descubran en ese evangelio, la enseñanza eterna que Cristo les dejó.

Es muy simple encontrar el camino hacia el Cielo; observen la pureza existente en cada uno de vuestros corazones, esa pureza que Nuestro Señor y Dios depositó en cada uno de vosotros. A través de esa pureza curarán todos los males, fortalecerán la aspiración de proseguir en oración y en fe.

Mis queridos, vengo día a día a pedirles que permitan que Yo ingrese en vuestros corazones, que Mi Amor pueda llegar a cada uno de vuestros seres, como desea llegar a cada espacio de esta nación.

 

Fray Elías: La Madre Divina dice:

Queridos hijos:

Como Madre vengo con todo el tiempo para dedicárselo a la humanidad. Como lo he dicho, traigo las Huestes de Luz y a los Arcángeles, para ayudar al Brasil. También traeré las Huestes de los Ángeles y Arcángeles cuando en marzo de 2013 llegue a Argentina y Uruguay a través de Medjugorje. Allí, como Yo les dije, lanzaré las últimas redes de la salvación.

Para que crean en el poder de Mi Corazón, deben amar Mi Corazón Perpetuo. Todavía vengo al mundo para orientar a la humanidad y conducir los corazones. Recuerden, queridos hijos, aquel momento en que Yo estuve en Guadalupe, en ese momento invité a la humanidad a vivir de la humildad.

Hoy los invito en este tiempo a vivir la conversión, el ayuno y la oración, porque ese acto amoroso de sus corazones ayudará a la humanidad. Mi venida extraordinaria a Puerto Alegre tiene un motivo espiritual, un motivo especial que son los pequeños corazones de todos los niños, las esencias de las almas que no pudieron nacer.

Como ciudad les corresponde, queridos hijos, mucha oración para alcanzar Misericordia. Cuentan con Mi hilo de luz y de maternidad para alcanzar a Dios. Jesús les agradecerá vuestra oración por ese motivo.

Hoy les vengo anunciar la importancia de la oración, que sus corazones no se olviden de orar Conmigo todos los días; a pesar de que la oración sea siempre la misma, vuestro esfuerzo debe ser permanente. Ustedes deben construir todos los días los puentes de luz que son derribados por el enemigo; para que Mi plan de Paz se pueda establecer, los invito a crear el puente de la oración.

Es necesario, queridos hijos, que coloquen primero la oración, más allá de vuestra propia voluntad. En este último tiempo, dentro de sus hogares, deben aprender a dialogar con Dios, porque de esta forma Mi Corazón Maternal podrá guiarlos y asistirlos en los tiempos definitivos. Cuentan con la luz del Rosario para alcanzar la Paz.

Observo la oración de cada uno de ustedes, queridos hijos. Cada cuenta que pasa en vuestras manos, es una señal de renovación, una renovación a través de la fe y el amor que deben alcanzar.

Vengo desde lo más alto de los Cielos para darles Mi Misericordia, solo deben decir “sí” para poder vivir en ella. Muchos no escuchan el llamado que Mi Hijo hizo por la misericordia. Hoy vengo nuevamente a recordarles la importancia de estar dentro de esa Fuente de Luz, eso debe ser un recordatorio para ustedes todos los días, como también vuestra oración permanente.

Hoy, queridos hijos, los vengo a alzar a todos en Mis brazos; con ese ejercicio espiritual estoy ayudando a toda esta ciudad. No deben permitir que el enemigo reine en este lugar, cuentan con la Luz de Mi Inmaculado Corazón para poder socorrer a todas las almas. Quiero invitarlos a vivir en Mi Esperanza y en Mi Eternidad.

Queridos hijos, los tiempos están cambiando rápidamente; que ningún hijo Mío tenga miedo por lo que podrá acontecer, es momento de activar la creencia en el Único Dios. Necesito que ustedes puedan elevar vuestros ojos hacia los Cielos, que vengan Conmigo para que Yo les muestre el camino de la Paz. Que Mis Apariciones a lo largo de los siglos, sirvan de referencia para vuestras vidas.

Estudien, queridos hijos, lo que Yo he dicho a lo largo del tiempo, porque así encontrarán el mismo motivo que hoy les vengo a revelar, oración y paz en el corazón.

Yo los invito, queridos hijos, a vivir esta transición en la fraternidad. Los tiempos de Paz y la Paz de los Cielos, deben aproximarse a la Tierra. Ustedes cuentan con la llave de la oración para que eso suceda.

Esta noche, queridos hijos, estoy también muy agradecida con todos ustedes. Y hoy les revelo el verdadero misterio de este encuentro Conmigo: que vuestras oraciones fueron escuchadas por el Creador. Esto es una invitación para continuar con la oración todos los días. Deben unirse a Mi Corazón para poder prevalecer en este tiempo, y en consecuencia, queridos hijos, estarán unidos al Corazón de Mi Hijo.

No juzguen más ni creen conflictos en este tiempo, vivan la oración para poder armonizar el corazón. Armonizando vuestros corazones abrirán las puertas de los Cielos y Mi Corazón Maternal se aproximará a vuestras almas. Deben saber que Yo quiero ser la Estrella-Guía para vuestras vidas, pero para eso, queridos hijos, deben dar el permiso ante Dios. Mi Esperanza es tener toda la humanidad entre Mis brazos y ustedes en esa aspiración me pueden ayudar. Por eso les agradeceré.

Escucho el sufrimiento del corazón de algunos de Mis hijos, a ellos les digo, que los invito a la confesión con Mi Hijo, a la redención, para que puedan alcanzar la paz que tanto buscan; permitan que los irradie con Mi Luz Maternal, Mi Corazón es una puerta para el perdón, para el encuentro con la Misericordia del Padre.

Oren, queridos hijos, junto a vuestros ángeles de la guarda, porque muchos ángeles están siendo olvidados por la humanidad. Si ellos no pudieran cumplir con lo que Dios les envío a hacer, el mundo deberá aprender una lección de humildad.

Por eso queridos hijos, los invito a reparar el Corazón de Dios; la humanidad no se cansa de ofender al Padre, porque ella se olvida de que Él existe en el Reino de los Cielos. Por eso Yo vengo a vuestro encuentro, a recordarles esa premisa. Queridos hijos, la humanidad no está sola, está siempre acompañada. Para que ustedes sepan quien acompaña a la humanidad, quien en los universos se ofreció a acompañarlos, deben orar con el corazón para descubrirlo.

Como dijo Mi Hijo, queridos hijos, la Casa de Nuestro Padre tiene muchas moradas, es tiempo de que la humanidad sepa la verdad.

Pero si viven el ejercicio de la conversión y la redención mediante la oración constante, todos los días, vuestras almas en este tiempo definitivo despertarán y descubrirán la tarea que Dios les envío a realizar hace mucho tiempo.

Muchos corazones aún están perdidos, día a día las acciones de la humanidad flagelan el Corazón de Mi Hijo. Yo los invito sinceramente a aliviar el Corazón de Jesús, no solo a través de la oración sino también, queridos hijos, a través de las buenas obras que puedan construir un nuevo corazón en toda la humanidad, un corazón convertido y redimido por Mi Corazón.

Cuando encuentren a vuestro lado el sufrimiento, caminen para poder aliviarlo, todos necesitan del amor de Dios y Dios necesita de instrumentos para poder servirse; cuenten con Mi ayuda, cuenten con Mi Luz.

Les agradezco por responder a Mi llamado; agradezco a Mis pequeños hijos de Puerto Alegre por darme esta respuesta. Que este encuentro Conmigo en esta parte de la Tierra, sea motivo de orar cada vez más con el corazón y disolver las separaciones entre las almas y unirse, en nombre de Mi Hijo, en la fraternidad y en la redención. Les agradeceré este pequeño sacrificio de vuestras consciencias, porque al final, todo podrán comprender.

 

Madre Shimani: Hoy la Madre Divina pidió especialmente que Fray Elías, hiciera un pequeño relato.

 

Fray Elías: Hoy la tarea fue muy preparada y asistida por los ángeles custodios de María, los que fueron introduciéndose poco a poco en las regiones de Puerto Alegre. La llave que posibilitaba todo esto era la oración.

Hoy cuando apareció Nuestra Señora llegó nuevamente como la Reina de la Paz y en el momento de la Aparición, como ustedes vieron, nos hizo realizar tres movimientos, primero apareció por el centro de los árboles, después Ella nos pidió que nos acercáramos a la imagen de Nuestra Señora del Silencio para que estuviéramos bien cerca de Ella y después Ella descendió y se colocó por encima de la pequeña palmera que está a nuestro lado.

Y les preguntamos: Señora ¿cuál es el motivo por el cual usted se acerca tanto de nosotros?.

Ella abriendo los brazos y sonriendo dijo:
 

Es porque Yo los amo, Yo los amo mucho. Y allí comenzó a transmitir sus palabras.
 

Hoy Ella estaba acompañada por muchos niños. Esos niños formaban grupos de coros en diferentes partes de este lugar y oraban permanente por nosotros. También del lado derecho e izquierdo de Nuestra Señora aparecieron dos arcángeles, quienes la protegían con sus alas abiertas.

Antes de la Aparición sucedió un evento que Nuestra Señora pidió que relatáramos a todos. Cuando estábamos orando se abrió un cielo muy cerca de este lugar, un espacio que era muy celeste y blanco, parecía que una nube comenzaba a descender e irradiar a todos los presentes; cuando esa nube se aproximaba, también alguien se aproximaba.

Allí vimos que era un coro de ángeles que estaba actuando en este lugar. Cuando le preguntamos a Nuestra Señora si debíamos hacer este relato Ella dijo sí, debe ser como sucedió. Y vamos a contar la parte mas importante de esa escena.

Los ángeles se dirigieron a las diferentes regiones de Puerto Alegre, ellos rescataron con sus manos muchas esferas de luz, decían que esas esferas eran almas que no habían encarnado. En ese momento, muestran una imagen de cómo recogían a almas que habían sido fetos y que fueron abortados; en ese momento ellos comienzan a recoger a cada una de las esencias y a través de ese Cielo que se había abierto, ellos las elevaron.

Ellos, silenciosamente, nos invitaron a acompañarlos hacia ese lugar donde llevaban a las esencias. Entonces fueron elevándose, con ese grupo de almas que habían sido rescatadas, hacia otra dimensión. Era una dimensión que estaba dividida en siete planos, eran siete estados, siete cielos. En esos siete cielos existían siete diferentes situaciones.

En el primer cielo estaban las almas recientemente rescatadas, a quienes los ángeles dan el nombre de esencias que no pudieron encarnar. Había allí mucho sufrimiento, había muchos llantos como de niños y un ángel específicamente mostró a muchos ángeles que estaban restaurando esas esencias, en verdad eran muchos ángeles que realizaban esa tarea.

En un cierto momento sucedió algo en ese espacio, se aproximó por el lado derecho Nuestra Señora y se dirigió hacia un lugar donde se encontraba una esencia entre tantas. Ella alzó esa esencia, y entonces apareció un niño entre Sus brazos y Ella mostraba como trataba a aquellos que no pudieron nacer en esta humanidad. Ese niño lloraba como si tuviera un dolor profundo, Nuestra Madre comenzó a mecerlo y el niño dejó de llorar. Después lo colocó en un lugar en el suelo y ese niño tenía una sonrisa de oreja a oreja; percibí que Nuestra Señora depositó en él una esfera de luz.

Le preguntamos a Nuestra Señora, ¿qué es este lugar? Ella contestó:
 

Esto es el Limbo. -Luego dijo- Vamos a seguir visitándolos.
 

Entonces Ella nos invita a caminar entre todos esos niños y allí vimos a esencias que no habían nacido y esencias de niños que habían vivido por corto tiempo de edad. Ella decía que allí era la escuela del aprendizaje; los ángeles eran enviados por Nuestra Señora para que aprendieran sobre Dios.

Ella mostraba cómo en el Limbo se daba la posibilidad para que las esencias pudieran aprender. Así, gradualmente, Nuestra Señora nos fue llevando por el segundo, tercero, cuarto... hasta el séptimo cielo en el Limbo. En ese recorrido nos encontramos con muchos Santos. Cruzando un puente en el Limbo, vimos como un ángel protegía a un niño, y ese era símbolo, decía Nuestra Señora, que esa esencia estaba siendo preparada para volver a reencarnar.

Cuando cruzamos este puente nos encontramos con una gran madrina, Santa Clara de Asís, que estaba con todas sus monjas del monasterio de San Damián, realizando una tarea en el Limbo. Santa Clara de Asís explicaba que Nuestra Señora le dio la tarea a todas las Santas, la de ser Madres de esas esencias.

 

Madre Shimani: Una cosa que quería comentar para que no quede perdida entre tanta información; quiero recordar que la Madre Divina en el mensaje que fue leído hoy, en una parte del mensaje durante la Aparición, le habla a todo este pueblo de Puerto Alegre para realizar caridad y servicio además de la oración. Será bueno colocar en el corazón esos pedidos de Nuestra Madre.

Una cosa que Nuestra Madre nos pidió en estos últimos días fue, que hiciéramos todos los esfuerzos posible para colocar en el portal de Internet de Divina Madre, los vídeos de cada Aparición, o sea el trecho donde Ella aparece y transmite Su mensaje y, en la misma página toda la transcripción y los relatos. De esta manera todos podrán acceder a lo que fue transmitido.

También tenemos que recordar que Ella nos transmitió un impulso grande desde Medjugorje, porque Ella quiere unir su trabajo del hemisferio norte con el hemisferio sur; primero lo unirá desde los planos internos, y dependerá de nosotros que lo haga en los demás planos, hasta unirnos en el plano físico. Debemos orar para que la aspiración de la Madre se haga realidad. Ahora cantaremos el himno de Medjugorje para ir construyendo ese puente.