Jueves, 12 de julio de 2012

Vigilia de Oración
Aparición de la Virgen María durante la Vigilia de Oración por la Paz en las Naciones, en el Centro Mariano de Aurora, Paysandú, Uruguay, al vidente Fray Elías del Sagrado Corazón

El grupo se reunió a las 15.00 para realizar una procesión hasta la Casa de Oración. Al llegar al lugar, y después de que todos ocuparon sus lugares, se leyó el mensaje diario del día 12 de Julio.

Luego comenzó el trabajo de oración que se prolongó por más de una hora.

Cerca de la hora indicada, la presencia de la Madre Divina comenzó a sentirse de forma más intensa. Fray Elías se colocó de pie, junto con Madre Shimani y contemplaron hacia el lugar donde la Madre Divina había aparecido.

Después de varios minutos, se pide silencio y se escuchan catorce campanadas. Comienza la transmisión del mensaje.

 

Fray Elías: En total armonía, todos nos tomaremos de las manos para hacer una oración. La Madre dice que utilizará la oración que realizaremos para hacer, en este momento, una absolución.

Realizaremos la oración del “Padre Celestial” por tres veces; la Señora pide que, mientras hacemos esa oración, pensemos en la fuerza de Su Inmaculado Corazón.

Haremos esta oración todos juntos, cuando Ella lo indique.

Podemos comenzar.

 

Se realiza la oración indicada.

 

Fray Elías: La Madre Divina dice:

 

Como la Señora del Santo Rosario les pido que todavía mantengan sus manos unidas y que no las separen.

Eso es lo que quiero construir en este tiempo: la Paz, la Paz que falta en los hogares, la Paz que falta en el corazón de Mis hijos.

El mundo, queridos hijos, está dividido y ustedes son Mis instrumentos de la Paz. Yo los necesito firmes y perseverantes, para que Mis Planes de Paz se puedan cumplir en esta parte del mundo.

La unidad es importante para este tiempo y ella debe brotar del corazón. Como ya se los he dicho antes, hoy les vuelvo a decir: como Señora del Santo Rosario los invito a orar el Rosario todos los días.

Hoy llevo un cinturón azul, el que los une con el Cielo Divino. Esa es la unidad que Dios quiere construir en sus corazones a través de Mi Hijo.

En este tiempo, es necesaria la sinceridad para poder vivir en la Paz y así sus corazones serán transparentes delante del Reino de Dios. Permitan que Mi rayo de Misericordia los transforme y los reconstruya en nuevas moradas para Mi Hijo.

Cuando Yo anuncio Su retorno, es porque Él retornará aunque pocos crean en ese misterio que ya está escrito. Cuando Yo los invito a orar, es para que se preparen para ese momento. De esa forma, queridos hijos, no solo estarán unidos a Mí, sino también a Dios; de esa forma ayudarán también a que Mi llamado se pueda difundir.

Los invito a vivir el mensaje diario, todos los días. Profundicen Mis palabras, entregadas a lo largo de estos siete meses; hay un camino que Yo he construido a través de ellas y pocos lo están viendo. Por eso deben leer, interiorizar y sentir Mis palabras con el corazón, para que puedan comprender los misterios que hoy les estoy revelando.

Hoy, nuevamente, dejo sobre ustedes Mi corona de estrellas para que recuerden que ellas serán la guía en este tiempo final. Estas doce emanaciones del Espíritu Santo las traigo desde Mi Corazón; son lo que ustedes pueden comprender, Mis pequeños, como atributos para sus corazones. Esa Luz que Dios me entregó, hoy se las entrego a ustedes. Esa es la verdadera confianza que quiero construir en sus corazones, la que hace tanto tiempo lo intento en toda esta humanidad. Confianza que trascienda las diferencias que existen entre Mis hijos, para que ellos puedan, al fin, vivir la unidad.

Yo vengo a ustedes hijos Míos, para recordarles la importancia de la unidad por sobre todas las cosas de este mundo; sobre todas esas cosas ustedes le temen mucho al Reino de Dios, porque no lo conocen. Es la falta del amor en Mis hijos, que despierta los miedos en estos tiempos. El amor de Mi Corazón los lleva a la unidad, y por eso Yo los invito a vivir día a día este misterio.

La unidad no es separación, la unidad es pureza; eso es lo que ustedes deben despertar en sus vidas. Cuando no hay pureza, es porque no hay unidad, y falta, en ese sentido, la oración que debe brotar día a día en sus corazones. De esa forma estarán unidos a Dios, algo muy importante para estos tiempos, queridos Míos.

Por eso Yo estoy aquí. Yo los guío, Yo los amo. Desde antes que ustedes vinieran a esta Tierra, Yo comencé a amarlos y los amo mucho más desde que existen como almas para el Reino de Dios.

La promesa del Paraíso es para todos. Es una verdad, no es una ilusión. Yo los invito a tener esa aspiración para este tiempo presente, aspiración que fortalecerán mediante la oración. Podrán llegar a ese Paraíso prometido cuando más de dos se unan en oración. Lo que dice Mi Hijo es verdadero, pero Sus palabras parecen estar olvidadas en los corazones de los hombres, porque les falta el amor.

Yo los invito a permanecer en ese amor sobre todas las cosas, en el amor de Mi Hijo, el que les permitirá, hijos Míos, alcanzar el propósito que ha dibujado Dios en los Cielos para esta humanidad.

En este tiempo de emergencia deben estar firmes, deben estar Conmigo para poder prevalecer delante de los movimientos que llegarán a la Tierra. A ellos no deberán temer, porque Yo estoy aquí como la Reina de la Paz, para recordarles que la eternidad es la promesa que Dios me concedió para cada uno de ustedes, eternidad que los llevará a la Paz. Si viven en Mi Paz, si trabajan por Mi Paz, si oran por Mi Paz a pesar de todo, Mi Paz estará como un gran Reino de Amor en lo profundo de sus corazones.

Alivio hoy el sufrimiento de muchos para que se puedan curar. Es por eso que hoy les pedí, hijos Míos, que orarán junto Conmigo esas tres oraciones al Padre Celestial desde el corazón. El corazón es un lugar al cual siempre deben regresar y eso nunca lo pueden olvidar, a pesar de los sentimientos de este mundo despierta, sentimientos que alejan a Mis hijos del verdadero camino que Dios les confía en este tiempo.

Muchas preguntas recibo diariamente en este lugar del Cielo en el cual Me encuentro, por eso hoy les digo, hijos Míos: solo la oración los protegerá. El Espíritu Santo, será el gran mediador para cada una de sus vidas y ese impulso de luz llegará por intermedio de Mi Inmaculado Corazón, que hoy nuevamente les presento para que puedan venerar lo que ha hecho Dios en Su sierva fiel, en

Su peregrina de Nazareth, en la Madre María... Madre de todos.

Hoy los preparo para el mañana y mañana los prepararé para lo que pronto llegará a este mundo, que deberá purificarse en la Paz del Corazón para que siempre pueda estar Dios.

Hoy les entrego un presente espiritual: la Rosa Mística de Mi Corazón, para que la puedan contemplar y sostener en sus manos mediante la oración. De esa forma, hijos Míos, estarán Conmigo en cada uno de los símbolos, en cada una de las señales que les he revelado a lo largo de este último año y del año anterior. Señales que Dios me concedió presentar a todos ustedes, señales que preparan sus corazones silenciosamente para cuando llegue Mi Hijo.

No quiero ver al mundo en un nuevo calvario, para eso ya estuvo Mi Hijo por todos ustedes.

Yo los invito a estar en la Paz, solo en la Paz, siempre buscar la Paz de Mi Corazón. Esa es la verdadera Gracia que hoy les puedo entregar. Porque sepan, queridos hijos, que muchos de Mis hijos que están en el mundo sufren por la falta de la Paz y sus corazones están inquietos porque no está Dios.

Yo los llamo a orar por ellos y a colocarlos cerca del Trono de Dios. Serán así Mis servidores, los que podrán interceder por todos aquellos que son muy olvidados, en especial por sus agravios, los que ofenden a Dios. Pero Yo soy la Madre de la Misericordia, soy emanación del Rayo de Mi Hijo, que quiere iluminar el camino de todos, aún más de todos aquellos que están en la oscuridad y que desde hace tiempo no ven a Dios.

Recuerden que todo lo que estoy haciendo con ustedes tiene un sentido para la vida, es un propósito de Dios en el que deben reflexionar para comprender. Por eso Yo los invito a orar, para que la sabiduría entre en sus consciencias y allí resida Mi Hijo eternamente.

 

Fray Elías: Vamos a diecir una oración que la Señora está haciendo por todas aquellas almas que necesitan de esa luz.

 

Estoy Contigo Señor, porque confío en Ti.
        Estoy Contigo Señor, en Tu Misericordia.
       Amén

 

 

La oración se hace frase por frase, varias veces.

 

Fray Elías: La Madre Divina dice:

 

Gracias por responder a Mi llamado.

El Reino de Dios sea la Luz en sus corazones.

Les agradezco por responder con perseverancia a Mis pedidos.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

 

Para despedir a la Madre Divina todos cantan “María de Nazareth”.


*  Fin de la Aparición  *

 

Luego de unos momentos de silencio, y como en todas las Apariciones, Fray Elías hizo un pequeño relato de lo que sucedió.

 

Fray Elías: Hoy la Madre Divina en Su manto trajo un pedazo del Cielo, y a través de ese símbolo pudimos comprender que María es una gran reconciliadora de almas.

Ese ejercicio que nos hizo hacer, en la primera oración, fue acompañado por dos presencias angélicas, que dijeron ser dos arcángeles, pero no nos dijeron quienes eran. Si recuerdan, Ella dijo que iba a absolvernos, y que lo harían en Nombre de Cristo.

Una cosa que Ella nos dijo al comienzo de la Aparición, y en lo cual hizo mucho énfasis, fue la de poder trabajar sinceramente, y verdaderamente, como obreros de Su Plan, del Plan que Ella propone para este tiempo.

La mayor parte de la Aparición fue un trabajo interno y profundo, del que no supimos qué sucedió. Solo se lograba visualizar formas de relámpagos de luz blanca que descendían dentro y fuera de la sala.

Durante la Aparición, la Madre Divina colocó Su presencia y Su consciencia sobre el “Jardín de María” (donde se encuentra el naranjo de las Apariciones). Nos pidió que concretáramos y finalizáramos el proyecto del Centro de Oración, tanto la Fuente como la parte de los caminos, preparándola para el 8 de agosto. Ella dijo que ese día sucederá algo importante, que ese mismo día sabremos de qué se trata.

Hoy Nuestra Señora vino vestida de blanco, y como Ella dijo, tenía un cinturón azul. Detrás de Ella se manifestaba una forma, lo que podemos comprender como un sol, un sol que estaba resplandeciente, vivo, que iluminaba y que estuvo durante toda la Aparición.

Cuando Ella recitó la última oración, esa oración fue irradiada a todo el planeta, principalmente a todos sus hijos de Asia, Oceanía y Europa. Mientras orábamos, como un decreto, esa oración iba llegando a todos ellos. Ella mostró que mientras orábamos, la irradiación de esa oración borraba muchas secuelas internas en todas las almas que allí se encuentran.

 

En este momento Fray Elías se aproxima a Madre Shimani para decirle algo al oído, después de un instante retoma el relato.

 

 

Fray Elías: A veces debemos confirmar si los pedidos de la Madre Divina se pueden decir... Porque hay informaciones que la Madre transmite que pueden ser dichas, pero cada una en su debido tiempo.

Ella hoy nos habló de Sus Apariciones hasta fin de año. Con respecto a Buenos Aires dijo: “En principio estaré hasta diciembre, pero hay un último lugar que Yo visitaré en lo que queda de este año: Chile... en Santiago”. Ese fue un momento muy fuerte, porque Ella mostró algo en la nación chilena, y dijo que iba a Chile porque iba a rescatar a muchos de Sus hijos que necesitaban también de ayuda, al igual que nosotros. Principalmente Ella se refirió a la consciencia indígena, que no sabemos si es física o no, pero Ella la va a ayudar.

Dijo que estaría en Santiago como último momento del año, y comprendimos que se refería a la última parte de Su peregrinación fuera de esta nación. Que Ella estaría en Santiago en noviembre, dedicando el 12 y el 13 de noviembre.

 

Madre Shimani: Y si el año tuviera más meses vaya a saber a donde iríamos. (Risas de todos)

 

Fray Elías: Me acordé de un pedido que hizo la Madre Divina al equipo de Divina Madre.

Ella pidió que esta Aparición que fue grabada, y que no fue transmitida abiertamente para todo el planeta, solo para las Comunidades y los Monasterios, que fuera editada simplemente, se refería a los detalles más técnicos del video que fue grabado por las cámaras. Y que sea colocado, de la misma forma que fue colocada la Aparición del día 13 de marzo, en la web. Lo pidió porque dijo que había ocurrido un trabajo planetario y cuando nosotros volviéramos a ver la Aparición lo comprenderíamos mejor.

 

Madre Shimani: No creo que haya mucho que decir. Creo que la Madre Divina dijo todo lo que debíamos escuchar. Nos llamó la atención para que viviéramos en la unidad, eso significa que no lo estamos logrando, por eso Ella nos llama la atención. Debemos estar vigilantes y atentos para que no perdamos, sin querer, todo lo precioso que Dios nos da. Así que estemos atentos y vigilantes para trabajar en esa energía de la unidad, para que nunca nos falte, porque es la base para el trabajo que Ella necesita hacer.

Coloquemos todo eso en el corazón y estemos más atentos.

 

Fray Elías: Último pedido que recordé ahora. Ella invitó a hacer el trabajo con el Rosario en la vigilia de esta noche. Lo que sucedió en el día 11, que suceda también en esta madrugada hasta la Aparición de mañana. En especial indicó la vigilia especifica para los monasterios de 6.00 a 8.00. Los otros horarios estarían disponibles para trabaja aquí en la Casa de Oración.