Abr

29

Domingo, 29 de abril de 2012

Aparición Extraordinaria
Aparición de la Virgen María en el Monasterio de la Divina Trinidad, San Pablo, Brasil. al vidente Fray Elías del Sagrado Corazón

 

El grupo se reunió en el Monasterio de la Divina Trinidad, en Granja Viana, San Pablo, para orar y recibir la Aparición de la Madre Divina.

Al comienzo del trabajo de oración, Madre Shimani introduce al grupo y da algunas actualizaciones sobre los últimos días y los pedidos de la Madre Divina.

 

Madre Shimani: Buenas tardes a todos. Queríamos compartir con ustedes algunas reflexiones sobre por qué hoy estamos aquí.

Estos últimos días, la Madre Divina nos ha mantenido muy ocupados. Cada día que le decimos que sí a algo, nos pide dos cosas más, así que tenemos que tener mucho cuidado (muchas risas).

Esto nos llevó, después de las últimas apariciones, hasta el Santuario de Nuestra Señora Aparecida en el día de ayer. Ella nos había pautado desde el mes anterior, al pequeño grupo que trabaja en las apariciones, a un grupo reducido, que fuéramos a visitar Nuestra Señora Aparecida.

Entonces, en los últimos días, mientras estábamos en Figueira, sentimos la necesidad de convidar a todo el Monasterio para que nos acompañara y pedimos permiso a Nuestra Señora. En medio de todo eso, se nos ocurrió la idea de poder extender la invitación a la Comunidad de Figueira y así lo hicimos.

Entonces, además de ir representantes de todas la Comunidad Figueira, muchas otras personas se sumaron; se sumó el Núcleo de Belo Horizonte, Crer-Sendo, representantes de la ciudad de Carmo da Cachoeira, miembros de los grupos de San Pablo y fuimos todos juntos hasta nuestra Señora Aparecida. Éramos más de 200 personas y nuestra Madre Divina quedó muy contenta.

Y eso determinó otras cosas. En esos días en que nosotros trabajamos muy intensamente, Ella nos informó que el Padre le había dado permiso para ingresar a lo más oscuro de lo oscuro. Y Ella eligió venir a San Pablo, a ayudar a esta ciudad, porque dice que esta nación del Brasil le ha abierto los brazos y ha colocado a las personas en Su Corazón.

En un momento, en una visión que tuvimos en el viaje a Nuestra Señora de Aparecida, nuestra Madre Divina aparecía con el mapa de Brasil en Su Corazón. Ella espera que esta nación pueda ayudarla a elevar muchas almas en todo el planeta.

Cuando fuimos a Nuestra Señora Aparecida, llegamos al medio día, y todos los que fuimos participamos de la misa del medio día. Para nuestra sorpresa, cuando se fue a realizar la comunión, las personas que están encargadas de organizar la comunión -que es para mucha gente- pidieron si cinco monjas de la Orden Gracia Misericordia podían acompañar al grupo organizador de la comunión y colaborar en repartir la comunión a las personas. Eso nos causó mucha sorpresa y fue muy bello y fraterno, muy ecuménico. Así, de esa forma fraterna e inesperada, nuestra participación fue mucho más allá de lo que pensábamos.

Después de la misa, todo el grupo se retiró hacia una capilla y combinamos hacer una oración de 150 Ave María; fue muy importante y muy fuerte porque todos oramos como una sola voz y un solo corazón. En ese momento la Madre Divina transmitió un mensaje que vamos a compartir con ustedes.

 

Mensaje para el día 28 de abril de 2012.

 

Como Señora Aparecida les doy Mi Paz y Mi bendición desde del Corazón Misericordioso de Mi Hijo Resucitado.

Hoy los llamo, queridos hijos, a vivir la llama de la redención a través de este día de oración y de paz, que para estos tiempos es necesaria para poder vivir una verdadera conversión. Hoy también, Mis pequeños hijos, les agradezco por haber respondido a Mi llamado, pues Dios Omnipotente, por medio de la presencia de Mi Inmaculado Corazón, les envía la plenitud del Perdón y de la Gracia por reencontrar el camino, mediante el llamado de la Sierva Fiel de Dios.

Quiero decirles, hijos Míos, que el Señor Cristo gracias a la respuesta de todos, está derramando Su Infinita y Divina Misericordia sobre algunas naciones que necesitan del absoluto perdón. A través del sí de todos Mis queridos hijos y por la intercesión de Mi Inmaculado Corazón, he recibido el permiso de Dios, para que millones de almas perdidas a lo largo de este último tiempo, puedan ser tocadas por la luz de Mi Corazón Maternal.

Una vez más, queridos hijos, y por la respuesta de esta parte de la humanidad, Mis planes de Paz están descendiendo sobre el mundo. Eso significa, hijos Míos, que la oración sincera de todos ustedes y de todos los fieles a Mi Inmaculado Corazón, ha permitido otra vez la victoria de Mi Inmaculado Corazón y el triunfo del Plan de Dios dentro de este ciclo de tribulación.

Por todo esto, queridísimos hijos, Yo los llamo a que visiten de cuanto en cuanto y según las posibilidades de cada corazón, este Santuario de Aparecida dedicado a la honra humilde de Mi Inmaculado Corazón.

Vengan a Mí a través del Santuario de Aparecida, porque en este camino estarán colaborando con la salvación de los que están más perdidos y lejos de Dios.

Únanse al principio consolador de Mi Corazón, para que en la renovación de la fe de todos Mis hijos, los corazones lleguen al mismo Reino del Padre, que es igual y humilde para todos, es donde reina el amor de Mi Hijo.

Lleven en sus vidas la fortaleza de Mi Corazón y que este atributo les dé la oportunidad de vivir el estado eterno del perdón.

Gracias hijitos por responder a Mi llamado.

Les agradezco en la Paz de Mi Corazón para sus corazones.

María, Madre de la Divina Concepción de la Trinidad.

La Bendecida Aparecida del Brasil.

 

Madre Shimani: Como vemos, la Madre nos dio una tarea más. Va a quedar a cargo de las Hermanas de la Oración, de la Red Fraternidad de Oración, el organizar los grupos que, no sabemos si serán semanales o cada quince días, harán la misma tarea que hicimos nosotros en el día de ayer en Nuestra Señora Aparecida. La tarea consiste en compartir la Santa Misa, con humildad, y después retirarse a la capilla a orar 150 Ave María.

Los grupos pueden ser pequeños, grandes, muy grandes o podemos ir de forma individual. ¿Qué significa esto desde el punto de vista espiritual?

Cuando nosotros vamos a un lugar como el Santuario de Nuestra Señora Aparecida, que es un gran canal mariano, todo lo que nosotros hagamos en unión y por amor, multiplica ese canal y crea un espacio seguro para que la Jerarquía pueda trabajar con muchas almas que necesitan de esa transmutación y de esa redención, que fue lo que sucedió en el día de ayer.

Cuanto más conscientes nosotros estemos de la tarea de colaboración que hacemos con la Madre Divina, más importante será el alcance de lo que Ella pueda realizar. Si bien Ella no necesita específicamente de nuestras consciencias para hacer Su tarea, sí necesita que representantes de la humanidad digan sí para ampliar esa tarea. Entonces, con nuestra colaboración, Ella tiene un permiso mayor de Dios para profundizar Su tarea.

¿Por qué funciona así? Porque Dios al mirar hacia Sus criaturas, recibe de ellas el interés por lo que verdaderamente sucede, porque la gran dolencia de esta humanidad delante de Dios es la indiferencia y eso es algo que nosotros necesitamos revertir.

Quien mira desde el universo hacia aquí, lo que ve es una humanidad a la que no le interesa lo que sucede con la propia humanidad; entonces, cada uno de nosotros, y todos juntos como grupo representando a parte de la humanidad, decimos que sí, que nos interesa lo que le sucede a la humanidad y que no queremos vivir más en este proceso que estamos viviendo hasta hoy. Que queremos que la Misericordia de Dios descienda sobre aquellas personas que están lejos de Dios, que están perdidas.

Esa es nuestra tarea, intentar revertir la indiferencia de la humanidad, porque eso puede cambiar mucho los acontecimientos que están previstos, verdaderamente mucho, algo que no podemos imaginar. Por lo tanto, necesitamos ser conscientes de que los acontecimientos pueden cambiar si nosotros hacemos algo por ello.

Por eso estamos todos aquí, para que Nuestra Señora pueda ayudar a esta gran ciudad, para que algunas cosas que están previstas que sucedan, en realidad no sucedan. Y si todos nos reunimos aquí para orar de forma periódica y permanente, podríamos incluso revertir todas las cosas que están previstas, solo que nosotros no creemos en eso; entonces probablemente tendremos que pasar por algunas situaciones para poder comprender.

Necesitamos saber que todos fuimos avisados y fuimos entrenados de cómo hacer para revertir algunos acontecimientos. Durante la oración de ayer en el Santuario, pudimos comprobar cómo el grupo responde perfectamente a la tarea operativa de la oración. Fue muy importante lo que sucedió y muy bueno, por lo tanto todos tenemos que unirnos a esa oración operativa que la Madre Divina y este mundo necesita de todos nosotros, los seres humanos.

Ahora vamos a orar para esperarla como dignos hijos de Dios.

 

Comienza la sintonía de oración y cánticos a la espera de la Madre Divina.

En un determinado momento Fray Elías se coloca de pie, se escuchan las 33 campanadas y “Momento de aparición, contemplemos con el corazón”.

Después de un nuevo momento de silencio, Fray Elías transmite las palabras de la Madre Divina.

 

Fray Elías: Vamos a repetir la siguiente oración que fue transmitida por un ángel del Arcángel Gabriel y que la Señora está pidiendo que repitamos.

Esta oración fue encomendada para el Orandio de la Pasión y la Transfiguración de Jesús1; es la que corresponde a las primeras siete cuentas. En especial, dijo el ángel, esta oración es dedicada a la consciencia de las ciudades y de los pueblos en todo el planeta.

Oremos, oremos, hijitos.” -dice la Señora.


¡Oh!, Sangre de Cristo,
derramada sobre el mundo,
purifica nuestra alma,
alivia nuestro corazón.
Ten piedad de nosotros Señor.

Amén.


Todos oran algunas veces esta oración.

 

Fray Elías: La Madre Divina dice:

 

Queridos hijos: con esta oración guardarán sus hogares, sus corazones y sus familias. Este es un llamado a la reparación del Corazón de Mi Hijo, el que es ultrajado en el centro de los pueblos. Por eso, con esta reparación, la promesa de Mi Hijo, el retorno de Su Gloria, volverá para los corazones que lo quieran ver, escuchar y recibir.

Hoy vengo aquí, queridos hijos, para pedirles paciencia y más oración, ya que Mis Planes de Redención y de Salvación están llegando a todos. Por eso, la fuerza de vuestra oración será importante queridos hijos. Yo los necesito a todos durante estas horas, en el centro de Mi Inmaculado Corazón, contestando a Mi llamado y dando respuesta a los pedidos de Dios.

Sepan, queridos hijos, que muchos corazones están siendo tocados cuando Mi manto pasa por este mundo, como en este momento y en tantos otros lugares donde se necesita la luz para que la paz de Dios se pueda establecer.

Hoy los llevo a todos Conmigo hacia Mi Reino; elevo a cada una de sus familias hacia el centro del Corazón de Dios, para que estén resguardadas y en la promesa del Retorno del Redentor todos puedan estar preparados para recibir Sus prenuncios y Su única Voz, la que sonará desde el universo hasta la Tierra.

Hoy estoy con la luna debajo de Mis pies, anunciando un nuevo tiempo que llegará para todos durante la hora de la conversión que sus corazones deben vivir por intermedio de Mi absoluta paz. Yo los tengo a todos, no solo en Mis brazos, sino también en Mi Corazón, conociendo cada situación interior que necesita de reparación y de auxilio de parte de Mi Corazón, el de Mi Hijo y principalmente de Dios.

Si continúan, queridos hijos, en la oración reparadora que todos están ejercitando, el fin de la guerra (Corea-Asia) acontecerá y nada sucederá en este plano donde todos ustedes, como única humanidad, viven y experimentan el perdón, el amor y la redención necesaria para este tiempo. Por eso si están en Mí, tendrán la fortaleza que necesitan, Mi Corazón los iluminará y seguirán los pasos que Mi Hijo ha marcado hacia el Reino de Dios.

Para que viva la paz en ustedes, deben iniciar el camino en la oración, perseverar día a día, construir día a día las columnas hacia los Cielos; esas fuertes columnas de paz y de amor son sus corazones que deben hablar a Dios de forma simple y humilde como Yo lo hice. Él los escuchará y les responderá con Su Gloria en sus corazones.

Así podrán seguir los nuevos caminos que muchos no podrán seguir. Pero si perciben la luz de Mi Corazón y persisten en la oración, muchos podrán ser rescatados de las faltas irreparables que día a día comete esta humanidad a través de sus pensamientos y de sus sentimientos.

Por eso Yo los invito, hijos Míos, a purificar sus corazones y a consagrar sus almas a través del Orandio de la Pasión y de la Transfiguración de Jesús, porque no solamente retornarán al principio de su existencia, a lo mayor que vivió Jesús, sino también encontrarán el camino que sus vidas tanto buscan.

Hoy extiendo Mis brazos donde no existe la Paz, porque la verdadera Paz está en muy pocos hijos. Por eso quiero, hijos Míos, que esa Paz se propague hacia todos Mis hijos, los más distantes de Dios, los que necesitan ser escuchados, asumidos y ser acompañados por vuestras manos, vuestros corazones y vuestra paz. Así, hijos Míos, estarán dando testimonio de Mi Hijo a través del amor de sus corazones y de sus sanas palabras, las que puedan ayudar a aquellos que más necesitan y que están en el sufrimiento desde hace tiempo.

Sepan que los Cielos es la promesa de Dios para todos Sus hijos en el mundo. Es que aún, queridos hijos, mucho no se han dado cuenta de esta hermosa promesa que Dios tiene para todos.

A través de Mi Corazón de Misericordia, Yo los bendigo, hijos Míos; por eso vayan en paz, transmitan esa Paz que nace desde el puro corazón que responde a Mi Llamado y escucha Mis palabras a cualquier hora.

Quiero dejar aquí una semilla de Mi Presencia universal, dentro de estos corazones que han construido esta parte de la Comunidad en la Nueva Era de la Redención. Y recuerden, queridos hijos, que siempre que vengan aquí, no solo vendrán al Hogar de María, sino al sitio de oración que Yo necesito en esta hora y para esta ciudad.

Mano sobre mano construirán un lugar para Mi Corazón en este lugar. Así podrán saber que Yo siempre estaré aquí cuando me llamen y se unan a Mí en la simple oración del corazón.

También Yo los espero unidos a Mí en Portugal, porque sepan hijos Míos que muchos de Mis hijos que se han alejado de Mi Inmaculado Corazón y de Mi Hijo y más aún de Dios, serán congregados como nuevos rebaños para que vivan la Paz y brote desde ellos la semilla que Cristo dejó hace tanto tiempo. Así podrán, todos los que son llamados, retornar al corazón de Mi Hijo y Su Corazón será aliviado por el reencuentro de Sus hijos con Él, el Redentor.

Mis palabras transmiten Gracias para sus corazones; eso les dará hijos Míos la valentía para poder continuar en esta senda que es infinita para cada una de sus vidas. Mi mano misericordiosa se extiende hacia vuestras manos, para sostenerlos fuertes y caminar hacia Mi Hijo.

Les agradezco por responder a Mi llamado.

Mi Luz Maternal sea vida en sus corazones.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

 

Aún, Yo no me he ido. Deben alegrar sus corazones a través de Mi Presencia. Quiero escuchar, desde sus corazones, la voz de “Revelaciones de Aurora”. Gracias.

 

Es entonado el cántico Revelaciones de Aurora.

 

Madre Shimani: Gracias Madre por cuánto nos da.

 

Todos repiten.

- Fin de la Aparición -

 

Madre Shimani: Ahora vamos a compartir un pequeño relato de algunas cosas que se percibieron durante toda esta tarea.

Fray Elías: Las apariciones que se dan dentro de edificios son más íntimas y más cercanas. Es como si María realmente estuviera caminando dentro de la casa, compartiendo Sus sentimientos y Su amor con todos.

Hoy la aparición fue especial, porque la ciudad de San Pablo fue muy ayudada por Ella. Hubo un gran proceso de liberación de almas, que los ángeles que venían con la Señora auxiliaban. Desde la última aparición en Figueira, la Señora ha manifestado mucha gratitud.

Sentimos que Ella está encontrando algo en nosotros que es verdadero y sincero, que no sabemos de qué se trata, pero que Ella conoce y en lo que confía. Solo sabemos que nace a partir de la oración y de lo que cada uno va colocando día a día. En verdad, comprender el llamado de la Señora es un poco difícil para la capacidad de nuestra mente y de nuestro corazón. Lo que ha permitido construir todo esto a lo largo de este tiempo, es la obediencia, el obedecer sin comprender.

Así, poco a poco, Ella va revelando los pasos que hemos seguido como grupo desde el año 2007 y un poco antes también.

Hoy la aparición consistió en esa liberación de almas y cuando nuestra Señora ingresó, Su presencia era muy potente, porque Ella nos reveló Su Inmaculado Corazón, el que todos conocemos a través de la imagen.

Ella se aproximó y comenzó a transmitir Sus palabras. La gratitud que Ella transmitía era muy grande, parecía un manantial de energía que invadía todo el lugar la fuerza de Sus palabras.

Presencias involutivas fueron retiradas y una parte de San Pablo fue tocada por la energía de la Madre, principalmente en aquellos lugares donde existe la soledad de muchos seres y también sufrimiento. Mientras Ella estaba aquí dirigiendo sus palabras, gracias a un permiso celestial, Ella podía llegar a todos los hijos que no estaban aquí.

Al principio y al final de la aparición, hizo dos pedidos importantes. El primero es: que el día martes, la aparición diaria será a la hora 12.00 aquí, en el Núcleo. El segundo pedido fue que la misma imagen que existe en Aurora de la Madre de la Divina Concepción de la Trinidad, sea colocada en la Colina de las Apariciones en Figueira y aquí.

Ella quiere que consagremos, mediante de esa imagen, este pequeñísimo punto de San Pablo al triunfo de Su Corazón a través de todos ustedes. Ella también nos pidió que esa imagen fuera totalmente blanca, que representara esta aparición y que fuera colocada dentro de la Casa de Oración.

También nos invitó para que, cuando sea colocada esa imagen dentro de la casa, se realizara igual que en Figueira y en Aurora, una oración de tres en tres horas con un motivo especial. Dicho motivo es: la reparación del Corazón de Cristo por medio de la oración de todos, para que esta ciudad, en el final de los tiempos reciba la Gracia de la Protección.

Gracias.

 

Madre Shimani: ¿Saben lo que significa la Gracia de la Protección para una ciudad como San Pablo? No, no sabemos.

Pero como dijo nuestra Madre Divina, vamos a obedecer sin comprender. Entonces el día martes nos reuniremos nuevamente para esperarla y seguramente que con esta nueva venida, Ella hará otra incursión sobre la ciudad y reafirmará aquello que hoy comenzó.

Por eso la tenemos que acompañar y a medida que cumplamos con lo que nos pidió, colocar una estatua con Su imagen y comenzar a orar de tres en tres horas. El canal que se comenzará a plasmar en este lugar, irradiará la ciudad y por intermedio de esa irradiación y de ese canal, probablemente todas las huestes celestiales comiencen a hacer una tarea que hoy no están pudiendo hacer en San Pablo. Así que es responsabilidad de todos nosotros.

 

Fray Elías: Hay un pedido más para Portugal. Si los hermanos de Portugal están escuchando, en especial los de la Comunidad Corazón Sagrado. Todos saben que la aparición de los días 12 y 13 de mayo será en Portugal, en Oporto. Allí se van a congregar muchas almas y muchos hermanos. También sabemos que los hermanos que están allá están preparando el Encuentro.

La Madre Divina pidió que de la misma forma que están preparando el encuentro para los días 12 y 13 de mayo, tendrán que preparar para los día 25 y 26 de mayo, pues habrá también aparición en Fátima. Pidió que todos los peregrinos y los hermanos orantes sean acogidos y acompañados de la misma forma que serán recibidos en los días 12 y 13 por los hermanos que están allá en Portugal.

 

Madre Shimani: Muchas gracias a todos por estar con nosotros, y a todos los que puedan o sientan, nos vemos el martes a las 10.30.

Gracias a todos.

 

***

 

1 Más informaciones en www.divinamadre.org

 

***

Abr

26

Jueves, 26 de abril de 2012

Aparición Extraordinaria
Aparición de la Virgen María el 26 de abril de 2012 en el Centro Mariano de Figueira, Minas Gerais, Brasil. al vidente Fray Elías del Sagrado Corazón

 

Luego de la aparición de la mañana, todos quedaron muy tocados por la energía de la Madre Divina y Su amor indescriptible. Todos se dispusieron con mucha devoción a orar y a esperarla.

A las 17.00h comenzó el trabajo de oración que duró alrededor de una hora. En determinado momento Fray Elías se pone de pié y transmite lo que ha percibido.

 

Fray Elías: Manteniendo el Corazón abierto, vamos a dirigirnos ahora a un punto donde la Madre Divina se encuentra, porque hoy, por segunda vez, Ella quiere estar cerca de Sus hijos.

Se disculpó por haber demorado, dijo que estuvo en oriente porque dos corazones que están presentes aquí (dos colaboradoras que son de la nación China y están pasando unos días en la Comunidad Figueira) abrieron esa puerta para que Su Corazón comience a triunfar.

Antes de dirigirnos a donde se encuentra nuestra Madre Divina, Ella nos pidió que oremos tres veces la oración “Inmaculada Señora de la Paz”.

 

Se recita la oración indicada.

 

Madre Shimani: Mientras se tocan las campanadas, vamos a cantar “Ave, Ave María” y en ese momento nos trasladaremos al lugar al que la Madre Divina nos pidió.

 

Se escuchan las campanas mientras todos cantan y el grupo se traslada al lugar indicado.

 

Fray Elías: La Madre Divina dice:

 

Sobre todas las cosas, queridos hijos, acepten Mi Inmaculada Paz. Como la Reina de la Santísima Oración, Yo los invito a estar firmes en Mi oración, porque sepan, hijitos Míos, la humanidad está siendo muy ayudada, no solo por la respuesta de ustedes, sino de todos Mis hijos, que a lo largo de los siglos han confiado en Mi llamado.

Los invito a permanecer, como hice hoy por la mañana, en Mi verdadera Paz, porque ese será el motivo que les permitirá conducir sus corazones hacia el Padre.

Hoy estoy reunida, queridos hijos, con los Santos Apóstoles. Ellos acompañan el caminar de esta humanidad a través de la revelación, de las Buenas Nuevas de Cristo. Porque sepan, queridos hijos, que los Apóstoles que están en los Cielos, preparan el advenimientos de Mi Hijo Glorificado que ahora se dirige con la totalidad de Su Corazón hacia la Tierra.

Estoy más cerca de ustedes, queridos hijos, porque los quiero preservar, no solo dentro de Mi Corazón sino también contenerlos con Mis manos de Misericordia y abrazarlos con Mis brazos, de la misma forma que Yo abracé a Jesús. Por eso ustedes, hijos Míos, siempre deben recordar que pueden estar en Mis brazos de misericordia, cerca de Mi Inmaculado Corazón; esa es la verdadera invitación que Yo hago a todos ustedes, sobre todo en esta hora final que muchos necesitan de Mí para poder curar el corazón y poder caminar hacia Mi Hijo.

Yo los estoy preparando, queridos hijos, como una Gran Sierva y Peregrina por los caminos de la Paz, porque deberán responder a Mi llamado, así podrán irradiarlo hacia Mis otros hijos que también necesitan de la Paz. Y esa Paz comenzará a través de la oración. Solo la oración los mantendrá protegidos en esta hora final y ningún mal perturbará sus corazones, y así solo encontrarán la luz de Mi Corazón, Mi Corazón Maternal.

Hoy estuve en Oriente, compartiendo Mi alegría, derramando Mi Gracia de la Redención para todos aquellos hijos que en este último tiempo deben encontrar a Dios, porque Dios no está en sus corazones. Por eso alegren sus corazones, queridos hijos, porque ustedes están en Dios, porque Yo estoy aquí y ustedes llegarán a Dios por Mi Corazón.

También los espero, queridos hijos, con una inmensa gratitud que nace de Mi Inmaculado Corazón, para la aparición extraordinaria del día domingo en San Pablo. Sepan hijos Míos, que Mi presencia maternal no solo está llegando aquí, sino que está llegando también por intermedio de otros hijos que deben difundir Mi Esperanza, Mi Amor y Mi Paz para estos tiempos finales. Porque esos atributos serán los pilares de la nueva humanidad, aquellos que podrán construir el nuevo camino para que se viva la verdadera redención que muchos deben iniciar en este tiempo.

También recuerden que Yo los amo y que pueden contar Conmigo a cualquier hora. Esa es la misión que Mi Hijo dejó sobre Mi Corazón cuando Yo estaba a los pies de la cruz. Por eso, la misión de Mi Inmaculado Corazón es para todo el mundo, para todos Mis hijos, eterna y perpetua hasta que la Misión de la Paz se cumpla en cada corazón humano.

Las almas aún no viven en la eternidad de Mi Corazón, y Yo estaré aquí en la Tierra pronunciando la Voz de Dios para que, de una vez por todas, puedan escuchar cuál es el verdadero camino para la simple consagración al Todo, al Único, al Padre Eterno.

La profecía de Fátima aún puede cambiar si los corazones oran sinceramente Conmigo. El mundo que Dios creó, las estrellas y los soles, son para que vivan en la paz, en el verdadero amor del Único, donde no exista el sufrimiento que todas estas generaciones han creado.

Por eso, la presencia de Mi Corazón y la aparición de Mi Hijo a lo largo de los tiempos, ha invitado a todos los corazones a la conversión, al perdón, a la verdadera redención que cada uno debe iniciar en su tiempo.

Por eso estoy aquí, para mostrarles cómo se hace, cómo la Sierva del Señor, en Su humildad, vivió a Dios con sinceridad. Yo los invito a que caminen junto Conmigo, a que sean Mis Misioneros de la Paz, para que la oración brote como una fuente infinita desde sus corazones.

Ahora, debo dejarlos en la presencia de Mi Amor, para que siempre se dirijan a Mí, porque sepan, queridos hijos, que Yo los llevaré a Cristo; los llevaré a cada uno de la mano, de alma a alma y de corazón a corazón. Por ello Yo los invito a que, en esta hora y en este saludo especial que hago a cada uno de sus corazones en el final de esta aparición mensual, canten junto Conmigo y llamen al Espíritu Santo.

Honren los Cielos porque es a allí a donde deberán retornar; eso siempre recuérdenlo y guárdenlo en sus corazones, porque la eternidad de la paz es para todos.

 

Madre Shimani: Vamos a cantar todos “Ave Luminosa”

 

Todos entonan el cántico.

 

Fray Elías: La Madre Divina dice:

 

Una vez más, hijitos Míos, gracias por responder a Mi Llamado.

Mi Corazón Maternal en sus corazones camino a la redención, sendero de la paz, encuentro con Cristo en Su retorno.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

 

- Fin de la Aparición -

 

Madre Shimani: Como en todas las apariciones, Fray Elías va a relatarnos algunas cosas para que todos podamos comprender cómo es que se desarrolla la aparición de la Madre y cómo son algunas cosas que Ella nos transmite.

 

Fray Elías: En el momento de la oración, comenzamos a sentir que la Madre estaba demorando mucho y preguntamos internamente si en verdad iba a venir. desconfiábamos, porque Ella es muy fiel, pero estábamos inquietos.

Ella estaba en Asia asistiendo a Sus hijos que viven allí. Ella recibió una colaboración especial de los ángeles, que de una forma muy sutil y armoniosa fueron desactivando ciertas formas-sentimiento y formas-pensamiento que habían sido creadas sobre ese lugar. Lo que permitía hacer ese movimiento eran dos factores: la oración que se generó a lo largo de estos días y el amor de la Madre.

Hoy en Su aparición vino directamente desde el Oriente, recorriendo todo el planeta hasta llegar aquí.

Vino como la Reina de la Paz, pero en un momento hizo otro movimiento y apareció como la virgen de Guadalupe. Realmente la presencia de la Virgen de Guadalupe era muy poderosa y eso se veía porque manifestaba la expresión de Sus Rayos a través del aura.

Luego Ella fue dibujando, muy suavemente Su manto con estrellas como si estuviera creando una nueva constelación de estrellas, una nueva configuración de estrellas, que era diferente a la que conocemos del manto de la virgen de Guadalupe.

Después apareció nuevamente como la Reina de la Paz y fue a partir de allí que comenzó a dirigir sus palabras.

En un momento, en que tenía Sus manos en posición de oración, había algo que no se veía con mucha claridad en Su brazo izquierdo, como si estuviera sosteniendo algo, hasta que en un momento, en una explosión de luz apareció el Niño Jesús con Sus brazos abiertos y sonriendo. Él comenzó a elevarse y quedó por encima de la Madre y a Sus costados había grupos de ángeles que también lo reverenciaban.

En ese momento, la Madre Divina dijo:

“Si son como niños y vienen a Mí, el mundo se podrá convertir.”

Era algo muy simple lo que nos decía hoy, y había algo importante que Ella irradiaba: gratitud, una gratitud que no era de este mundo, muy profunda, que provenía de Su Corazón y que se irradiaba a través de una manifestación de luz, lo que todos conocemos como Su Inmaculado Corazón.

Fue en ese momento en que Ella se dirigió a todos los presentes y dijo nuevamente que estaría más cerca de Sus hijos. Hoy fue más fuerte que en los días anteriores.

En un momento Ella comenzó a caminar por encima del público y le dijimos: “¡¿Mamá que estás haciendo?!” y Ella dijo:

“Estoy repartiendo los escapularios, antes de que se los coloquen.”

Ella colocaba con la ayuda de los ángeles algunos escapularios, porque decía que quería preservar nuestro corazón y nuestro caminar.

Luego se elevó de nuevo hacia un Cielo abierto que tenía la presencia de la Consciencia del Padre, que irradiaba una energía que hacía sentir que Ella estaba recibiendo apoyo y total autoridad para hacer lo que estaba haciendo hoy.

En la mitad de la aparición, junto a Ella aparecieron los Apóstoles que estaban de una forma muy armoniosa recorriendo algunas partes del planeta.

En cierto momento de la aparición le preguntamos cuál sería el horario de la aparición el día domingo. Recordamos que Ella dijo que sería de tarde, y confirmó que sería a las 19.00 h, en el Núcleo de San Pablo.

También al fin de la aparición nos dejó otra tarea: Ella pidió a todos los grupos de oración que asumiera un Continente y oraran por él, y también que cada uno de los miembros de los grupos de oración, como cada uno de nosotros, asumiera de forma individual una nación y la coloque en sus oraciones.

Dijo que de esta forma estaríamos colaborando con Su propósito, el que aún no conocemos pero que se irá manifestado a lo largo de estos tiempos.

Allí comprendimos profundamente que se trata de poder restaurar y amparar, mediante la presencia de la Madre Divina, cualquier acontecimiento en cualquier nación. También dijo que mientras nosotros nos mantuviéramos unidos orando por una nación o por un continente, estaríamos ayudándola verdaderamente y el mundo se aliviaría mucho. Entonces, si estamos en oración Ella podrá interceder a través de nosotros.

Gracias.

Abr

26

Jueves, 26 de abril de 2012

Aparición Extraordinaria
 

El grupo se reunió en la Colina de las Apariciones para participar de una aparición pública extraordinaria, donde la Madre Divina transmitiría el mensaje diario.

Después de una hora de sintonía a través de cantos y oraciones, se aproxima la energía de la Madre Divina. Se escuchan 33 campanadas y “Momento de aparición, contemplemos con el corazón.”

Se hace un profundo silencio en todo el lugar, hasta que Fray Elías comienza a transmitir las palabras de la Madre Divina.

 

Fray Elías: La Madre Divina dice:

 

Oremos por la Paz en el mundo, aún más por los lugares que todavía no la tienen.

 

Todos oran la oración del Ángel de la Paz por algunas veces:


“Mi Dios yo creo en Ti,
yo te adoro, yo te espero y yo te amo
y te pido perdón por los que no creen en Ti,
no te adoran, no te esperan y no te aman.


Amén.”
 

Fray Elías: La Madre Divina dice:

 

Queridos hijos: con esta oración la paz se alcanzará. Por eso recenla diariamente, porque así estarán Conmigo intercediendo delante de Dios por esta humanidad, más aún por todos aquellos lugares que necesitan de Mi Paz y que todavía no la han encontrado.

 

 

 

 

 

 

Mensaje para el día 26 de Abril de 2012:

 

Queridos hijos:

Hoy los invito a permanecer en la Fuente de Mi Corazón, porque así Yo les aseguro que estarán en Mi Paz y no vivirán la confusión de todos Mis hijos. Por eso hoy los invito, queridos hijos, a estar en la verdadera reconciliación, así sus corazones estarán cerca de Dios y verán los caminos de la Luz que vendrán en auxilio de la humanidad por intermedio de Mi Corazón.

Hoy también los invito a permanecer en el Reino del Creador. Cada día que amanece se deben dirigir hacia el Reino del Padre, para que encuentren la paz, la fortaleza en el corazón para lo que aún deben cambiar en cada una de sus vidas. Pero si en verdad están en Mí, queridos hijos, Yo los ayudaré a transformar sus corazones, a cerrar las heridas y a abrir el corazón a la Buena Nueva que traen Mis palabras a través de Mi Amor y de Mi presencia en el mundo.

Hoy estoy, por un especial pedido del Padre, orando con cada uno de ustedes, no solo para escuchar sus oraciones, sino también las plegarias de sus corazones. Yo Soy un Oído abierto, un Corazón abierto, una Madre abierta, que reconoce cada dolor que debe ser transformado por Mi Amor. Sepan que Mi Maternidad es estar con todos Mis pequeños hijos. Si están Conmigo en la verdadera oración, Yo los podré ayudar y caminarán como pequeños niños dando los primeros pasos hacia el Trono del Creador, a donde deberán retornar después de esta vida.

Aquellos que aún no pueden vivir la consagración a Mi Inmaculado Corazón, Yo solo les pido, queridos hijos, que confíen en la venida de Mi Hijo, porque está muy cerca, más de lo que pueden imaginar en esta realidad del mundo. Por eso, esperenlo en oración, en una profunda vigilia del corazón, porque así en verdad estarán unidos a Él y a Su Propósito Mayor, para cuando Él retorne.

Confíen en los pasos que cada uno de ustedes está dando lentamente; la conversión debe ser profunda para poder liberarse de las faltas que no solo hieren Mi Corazón, sino también el Corazón de Mi Hijo.

A través de Mi encuentro mensual y de Mi venida aquí sobre esta nación, Yo los estoy preparando, queridos hijos, para lo que ha de llegar a cada una de sus vidas en el retorno de Mi Hijo, aquello que ya está escrito y que sobre todo, ya fue dicho por Sus palabras de Amor.

Por eso, aférrense a las Cuentas de la Contemplación (72 cuentas), porque así estarán unidos a Dios, uniendo el Cielo y la Tierra, la Tierra con el Cielo, a través de Mi Inmaculado Corazón. Recurran a las Cuentas de la Contemplación cuando cada uno de ustedes me llame para estar en oración por esta humanidad que está muy dolorida y que debe prepararse en esta última hora para su redención.

Esto sucederá, queridos hijos, antes del juicio que cada alma vivirá delante de Mi Hijo. A Él no lo vean como un verdugo, sino como un gran Corazón que los llama a vivir en Su Amor y en Su Fraternidad. Si ustedes viven la fraternidad, que es otra llama en el corazón, muchas cosas no ocurrirán, porque será algo verdadero que delante de Dios será confiable para que Su Propósito de Paz pueda continuar sobre este mundo.

Hoy los acojo a todos en Mi Corazón, para que puedan sentir Mi mirada, Mis manos, Mis pies de peregrina, el calor de Mi Corazón. Yo los acerco a todos, queridos hijos, para que puedan sentir también Mi llama, que eternamente ora por esta humanidad que necesita de Mí en esta hora final.

Cuando Yo llegue a Portugal, en el próximo mes, quiero decirles hijos Míos, que estaré esperándolos en una profunda oración de coligación con Mi Corazón y en especial con Fátima.

Hoy también guarden en sus corazones Mi silencio interior, para que la perturbación se pueda disolver en aquellos corazones que sufren y así Mi Luz podrá entrar, queridos hijos, porque Yo estoy aquí para servirles, amarlos y protegerlos.

Esperen en Paz cada cambio en el corazón, porque Yo sé lo que cada uno necesita y lo que Dios quiere para ustedes, para este tiempo de purificación. Por eso, abracen este tiempo que está iniciándose, porque Mi Luz está entrando en este planeta, preparando el Reino de Mi Hijo que vendrá al encuentro de todos, para aquellos que lo quieran ver y para aquellos que no lo quieran ver.

Pues hoy Yo les digo, queridos hijos, que Su Faz resplandecerá para todos aquellos ojos que nunca lo han visto; las promesas que Él ha hecho serán cumplidas como Yo también las cumplo, como un día las escribió Juan (Apocalipsis).

Mi Corazón quiere reinar en ustedes, para que ustedes puedan, como puros instrumentos, servirme mediante la oración y la paz a aliviar el sufrimiento que el mundo vive.

Yo encuentro sus corazones cuando en verdad quieren estar Conmigo, porque así, queridos hijos, estarán uniendo Mi Cielo con sus cielos internos y vivirán así en Mi perfecta unidad, que necesitan aprender a vivir y a hacer crecer en sus corazones.

También les digo, hijos Míos, que si ocurriera alguna situación en sus corazones, no me abandonen: Yo los llevaré hasta Mi Hijo para que Él les dé la fuerza en el corazón, para que continúen en esta transformación que sus vidas están recorriendo.

También no teman por lo que encuentren en sus corazones, permitan que sus almas puedan hablar para que puedan encontrar el verdadero camino que en esta hora deben recorrer hacia Mi Corazón y en especial hacia el Corazón de Mi Hijo, porque Él los espera en un perpetuo silencio.

Ahora queridos hijos, quiero dar Mi bendición especial para un Núcleo que siempre confió en Mi Corazón y que forma la Sagrada Familia para este nuevo tiempo. Por eso Yo invito, queridos hijos, a Mis hijos de Nueva Tierra1 para que Yo los pueda consagrar a Mi Inmaculado Corazón. Por eso todos ustedes, hijos Míos, alegrarán este momento con el cántico de Misericordia para este mundo.

 

1 Nueva Tierra: Comunidad-Luz que se desarrolla en las sierras de Teresópolis, Río de Janeiro, Brasil.

 

Madre Shimani: Los hermanitos de Creer-Sendo, ¿donde están?. Vengan, vamos que la Madre esta esperando.

 

En este momento se acercan los niños, los jóvenes y algunos miembros de la Comunidad Nueva Tierra. Uno por uno se acercan al lugar donde está la Madre Divina, mientras todos los presentes entonan “Misericordia, ¡oh María!”. En determinado momento suenan nuevamente las 33 campanadas.

 

Fray Elías: La Madre Divina dice:

 

Pequeños hijos, nunca olviden que Dios los ama tal cual son y que Él conoce a través de Mi Inmaculado Corazón la verdad del amor en sus corazones.

Gracias por responder una vez más a Mi llamado.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

 

- Fin de la Aparición -

 

Madre Shimani: Vamos a quedarnos un poquito en silencio para que nuestros corazones se aquieten.

Y así, mientras estamos quietos, Fray Elías nos va a contar algunas cosas, también vamos a comentar algunas invitaciones que hizo nuestra Madre.

 

Fray Elías: Sentimos que hoy la aparición fue una aparición de reconciliación; con perseverancia esa Madre Celestial nunca nos abandona.

Antes de la aparición,se manifestó una señal en lo alto de este cielo; apareció un corazón de color sangre que estaba siendo sostenido por un grupo de ángeles. Ese corazón tenía una corona de espinas a su alrededor, era un corazón del que brotaban gotas de sangre y los ángeles reparaban ese corazón colocando pequeños lienzos o paños húmedos sobre las heridas. Y a pesar de que ese corazón estaba sangrando, emanaba luz al planeta. Ese corazón venía de Cristo.

Al mismo tiempo apareció otra escena dentro de esa misma escena. Se veía los ángeles apartaban de ese Corazón algunas energías o algunos sufrimientos que provenían de la humanidad, porque era un corazón que ya estaba muy cargado, asumiendo muchas cosas que no eran de él, muchas cosas que no le pertenecían. Y a pesar del sufrimiento, ese corazón aliviaba con su presencia al planeta.

Llegó el momento de la aparición; la Madre Divina vino como la Reina de la Paz. El primer movimiento que hizo fue colocarnos dentro de Su ser, fue un movimiento espontáneo, sin pensarlo y luego comenzó a dirigir sus palabras.

Lo más importante de hoy fue que la Madre Divina descendía de a poco mientras iba hablándonos, hasta acercarse a un metro del suelo. Su presencia y Su consciencia estaban muy cerca de los hermanos que están aquí adelante y la luz que emanaba Su aura de una forma silenciosa y armoniosa, iba penetrando las auras de todos, sin transgredir ningún aprendizaje o vivencia que cada uno está viviendo ahora. Ella solo estaba irradiando Su paz.

Hoy sucedió también que esa paz que Ella trajo estaba imbuida por la energía de la reconciliación; era como un permiso que Ella recibía del Padre para poder irradiar esa energía.

Hoy vestía con un manto celeste, una túnica rosa y un cinturón dorado y estaba descalza. En el momento en que llamó a los hermanos de Creer-Sendo, expandió las 12 estrellas, que se proyectaron por el planeta de oeste a este, llegando a Asia y a parte de América del Norte. De esa manera, todo el planeta iba siendo irradiado por esa corona de estrellas, al mismo tiempo que Ella hablaba con nosotros.

En un momento de la aparición, Ella se dirigió nuevamente a este grupo y a los que no están presentes, respecto de la invitación que hizo el día de ayer, de que cada uno de nosotros visitara Nuestra Señora Aparecida. Ella hoy lo anunció públicamente, para que fuera transmitido a cada uno de ustedes, que aquel que pudiera no dejara de ir al Santuario de Nuestra Señora Aparecida.

Pero en especial, Ella hizo una convocatoria el próximo sábado, a la Orden Gracia Misericordia y a cada uno de ustedes, a aquel que sienta ir, para que llegue al Santuario para hacer una tarea de oración. Esa tarea sería formar pequeños círculos para crear un canal de oración y que esa tarea sería realizada a pedido de la Madre de una forma muy discreta, silenciosa, sin llamar la atención, solo para ir a colaborar con la Consciencia de la Madre Universal. En ese momento le preguntamos por qué estábamos haciendo eso, y Ella respondió que era porque algo podría ocurrir y que Ella tenía el permiso, a través de ese ejercicio que haremos el día sábado, de detener una situación que estaba plasmada en otros planos sobre Brasil.

En ese momento Ella agregó algo más: que haría una aparición extraordinaria el día domingo a la tarde en San Pablo.

Gracias.

 

Madre Shimani: Vamos a ordenar un poco estos acontecimientos y esta tarde ya con una idea más clara, vamos a conversar para ver cómo llevaremos adelante estos pedidos de nuestra Madre.

Gracias Madre por cuánto nos das.

 

Todos repiten.

 

Gracias Madre por hacer de nuestra vida una eterna aventura.

 

***

Quiénes somos

Asociación María
Fundada en diciembre de 2012, a pedido de la Virgen María, Asociación María, Madre de la Divina Concepción es una asociación religiosa, sin vínculos con ninguna religión institucionalizada, de carácter filosófico-espiritual, ecuménico, humanitario, benéfico, cultural, que ampara a todas las actividades indicadas a través de la instrucción transmitida por Cristo Jesús, la Virgen María y San José. Leer más

Contacto

Mensajeros Divinos