Miércoles, 25 de enero de 2012

Aparición
Aparición de la Virgen María, en el Centro Mariano de Figueira, Minas Gerais, Brasil, al vidente Fray Elías del Sagrado Corazón

 

En el día de ayer, 24 de Enero, mientras un pequeño grupo oraba a la Madre Divina, Ella apareció y dijo:
 

"Queridos hijos, mañana (días 25 de Enero) apareceré a la hora 7.15, después del estudio, para dar los buenos días a todos Mis hijos y a todos los residentes de Mi Comunidad Figueira, después de tantos meses".
 

Así, Ella anunciaba e invitaba a todos los presentes en la Comunidad a participar de esta aparición extraordinaria. Comunicó también, que esa Aparición correspondería al Mensaje Diario para ese día.

Después del estudio con Trigueirinho en el Auditorio de F21, comenzó la oración de preparación para la llegada de la Madre Divina.

Minutos más tarde se hizo silencio, se escucharon las campanas y “Momento de Aparición, contemplemos con el corazón.”

Se instaló un profundo y estático silencio, hasta que Fray Elías comenzó a transmitir las palabras de la Madre Divina:

 

Fray Elías: La Madre Divina dice:

 

Mensaje para el día 25 de enero de 2012:

Queridos hijos: Yo les doy los buenos días a sus corazones. Mis planes de Paz siguen su curso, cuento con la colaboración de todos ustedes a través de las oraciones. El Señor me ha concedido venir durante esta mañana, para presenciar sus corazones, para que Yo les donara Mi Paz y Mi Amor.

Quiero que ya no aflijan más sus corazones, que sigan Mi camino, que confíen en Mí y que se lancen hacia dentro de Mi Corazón donde estarán protegidos.

Queridos hijos: debemos seguir obrando por la paz, el planeta lo necesita y sus corazones también. Aún no ha pasado todo, por eso deberemos orar, para fortalecer el corazón y el alma en esta última hora. Hoy derramo Mis Gracias especiales para todos aquellos que las quieran recibir.

Queridos Míos: sientan confianza en Mí, Yo estoy con ustedes al lado de sus caminos. Aguarden en paz la venida de lo nuevo; en poco tiempo comprenderán lo que Yo les digo. En esta última hora todo cambiara, por eso, queridos hijos, deberán estar abiertos para recibirlo. Esto es algo que hoy no podré decir, pero que sus corazones irán sintiendo momento a momento.

Queridos hijos: no entristezcan sus corazones, porque así estarán colaborando con el enemigo. Deben abrirlos para la paz, para el llamado de Mi Paz. Cuando ustedes vivan la paz, el mundo tendrá paz y todo acabará pronto. Como hace siglos, Yo estoy entre ustedes acompañándolos.

Pequeños niños: reciban Mi Corazón con humildad, Yo vengo a este encuentro para amarlos y para protegerlos, para que consagren sus vidas al Señor, cada cual en su lugar y en su hora. La venida del Nuevo Espíritu, del cual Yo ya he hablado, será para este fin de tiempo, por eso deberemos orar para que Él venga y los envuelva, los pueda proteger y traer la paz.

Queridos hijos: ¡ya no pierdan tiempo! Es hora de hacer brotar los dones que el Señor les ha entregado, por eso los necesito fuertes y donados en absoluto. No guarden ningún resentimiento en sus corazones, porque el Señor está en la hora de Su juicio. Los velos del mundo caerán y muchos se sorprenderán.

Por eso, queridos hijos, vengo a anunciarles Mi Paz, para que la puedan vivir e irradiar a sus hermanos. Han pasado muchos meses sin tener aparición en esta región, pero sepan que Mi Corazón ha permanecido aquí, como en Aurora2. Nada está separado para la ley del Señor; el mundo deberá vivir su lección de humildad para poder reconciliarse con Dios y así, nacerá lo nuevo.

Vengo como la Madre de todos, para anunciarles la llegada de Mi Hijo, el que tocará la puerta de sus corazones. Deberán estar preparados, Mis pequeños, por que Él lo hará sin que ustedes lo sepan. La voz del Señor se escuchará en muchos corazones, que para este tiempo de conflictos y de guerras, sentirán la paz.

Recuerden, queridos hijos, que todo es por amor al Señor, todo lo que sucede es por el bien de todos. Pero cada uno aprende, cosechando lo que siembra. Es hora de dar el fruto que está guardado, por eso Yo los invito, Mis pequeños, a que lo hagan ahora y que no teman, porque Yo allí estaré. Sientan Mi Paz en este momento, todo es perfecto para el Señor y el Universo desde el cual Yo vengo.

Agradezco la espera de todos ustedes durante todo este tiempo; por eso el Señor me ha concedido la Gracia de estar en Febrero de nuevo aquí, entre ustedes y sus hermanos.

Mis queridos hijos: Mi mensaje no es solo para ustedes, sino también para los que no están aquí y que necesitan de Dios. Ustedes, Mis pequeños, ya lo han encontrado. Ahora ya es hora de que abran la puerta para sus demás hermanos, que necesitan del Altísimo y que necesitan de Mi Paz. Ustedes son los precursores de Mi mensaje, el cual debe ser donado con amor y sin interferencias. Así, queridos hijos, estarán trabajando junto Conmigo como pequeños obreros de Dios.

Gracias por responder a Mi llamado.

Reciban la Gracia de Mi Paz.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

 

 

1 F2: Una de las áreas de la Comunidad-Luz Figueira.

2 Región ubicada en el norte del Departamento de Paysandú, Uruguay.