Feb

28

Sábado, 28 de febrero de 2015

Mensajes mensuales
MENSAJE PARA LA APARICIÓN EXTRAORDINARIA EN RÍO DE JANEIRO, BRASIL, TRANSMITIDO POR MARÍA, MADRE Y REINA DE LA PAZ, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Mientras el mundo sufre las consecuencias de sus propias acciones, vengo a traer Misericordia para los que se abran de corazón.

Mientras muchos están ciegos, hijos Mios, vengo a abrir los ojos de aquellos que aún pueden recibir una nueva oportunidad y que la aceptan.

Mi Corazón viene para anunciar al mundo el último tiempo de Salvación. Todavía hay posibilidades para aquellos que no conocen a Dios, pero muy poco es, queridos hijos, lo que la humanidad genera como mérito para el rescate de este mundo.

La realidad aun no tocó vuestras vidas, solo vuestras mentes. Muchos tienen conocimiento de los tiempos que llegarán, pero casi ninguno de ustedes comprende verdaderamente lo que está ocurriendo con la humanidad, con los reinos de la naturaleza y con el planeta.

Aquel que sabe realmente y que comprende Mis palabras y Mis intenciones, no mide esfuerzos para estar Conmigo, no piensa antes de dejar todo para entrar en oración cuando el tiempo anuncia que llegó la hora de orar.

Ya no sé con qué palabras decirles, Mis amados, o cómo hacerles sentir lo que siente Mi Corazón al llegar a este mundo.

Busco almas que estén en oración verdadera y no solo verbalmente; almas que oran con el espíritu y con el corazón, para equilibrar la indiferencia de este mundo para con Dios.

Falsos dioses surgen permanentemente en este mundo. Las modernidades y los placeres mundanos se están convirtiendo en la meta de adoración de los hombres. Todo esto perecerá con el primer soplo de la Justicia Divina, no quedará nada consolidado en la consciencia de gran parte de la humanidad.

De todas las formas les anuncié, en todos los siglos les advertí, pero ¿quién escuchó Mi voz? ¿Quién cambió definitivamente la meta de su vida? ¿Quién renunció a las ilusiones de este mundo, para dar verdadera importancia a lo que encontrarán en el próximo?

Mis amados, este es el mundo al cual llegan las almas para definir su evolución. Muchos no percibieron que están delante del último Llamado y que las trompetas ya están sonando, anunciando el último tiempo. La Voz del Creador resuena por medio de Sus ángeles y arcángeles que gritan a la humanidad adormecida: ¡Despierten! ¡Despierten!

¡Qué sueño tan profundo arrebató a la humanidad! ¿En qué andan los ejércitos del Señor?

A los que Me escuchan, Yo les clamo: ¡entren en oración! Entren en perpetua oración, pues el mundo entero la necesita. Enseñen a sus hijos a orar, enseñen los verdaderos valores que deben cultivar en sus pequeñas almas. No dejen que se pierdan los niños y jóvenes, esta es su última oportunidad de redención, ya no habrá otra para el mundo. Esta escuela está en al final de su ciclo, un nuevo tiempo se anuncia.

Los que no escuchen el último llamado, perderán la barca y se perderán en el mar de las ilusiones del mundo.

Escuchen Mi voz que clama.

A los que responden a Mi llamado, les pido que no se cansen jamás, que persistan en oración, servicio, donación y amor. Sean fraternos, sean puros de corazón. Generen méritos para el equilibrio de este mundo.

Yo les agradezco por escuchar Mi llamado y por venir al encuentro de Mi Inmaculado Corazón.

Es tiempo de difundir la Paz en el mundo.

Yo los bendigo.

María, Madre y Reina de la Paz

Feb

28

Sábado, 28 de febrero de 2015

Mensajes mensuales
MENSAJE EXTRAORDINARIO PARA LA APARICIÓN EN LA CIUDAD DE RÍO DE JANEIRO, BRASIL, TRANSMITIDO POR MARÍA, ROSA DE LA PAZ, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Como Madre de la Humanidad sigo caminando y cruzando los desiertos de este mundo, en búsqueda de las almas que se pierden y de las almas que claman por alivio y redención.

El llanto de los inocentes toca Mi Corazón, porque veo brotar de los buenos cristianos mutilados un acto de amor y de perdón por los semejantes. Pero el mundo cruel no percibe esto y el universo observa con atención todos los acontecimientos.

Vuestro amado Jesús, salva sin demora a las esencias de los seres que son exterminados y las eleva a lo más Alto del Cielo, para que reciban la Gracia de vivir eternamente en el Corazón de Dios.

Pero aún, hijos, Cristo llora sin consuelo y Su Sagrado Corazón, que está lleno de Piedad y de Misericordia, es despreciado y negado por los corazones crueles. ¡Ay de ellos si no recapacitan a tiempo!, porque la Justicia de Dios ya está actuando, pero Mi Corazón Inmaculado intercede para que al menos se establezca el Reino de Mi Paz, de la Paz del Creador.

Mientras hermanos lastiman a hermanos, la esperanza de los sometidos se ve comprometida al momento de la angustiante muerte, pero Mi Espíritu Inmaculado hace prodigios de amor y retira de la faz de la Tierra a las almas que son condenadas al purgatorio de este mundo.

No habrá mayor consolador que el amor que puedan entregarle a Cristo, Él ahora necesita de vuestra donación y sacrificio, para que Dios al menos vea que la humanidad es rescatable.

Hijos Míos, todavía recorreré los rincones de este mundo para salvar a los que podrían ser el resultado de un grave desastre planetario. El Señor Me ha permitido derramar Mis últimas Gracias; pero si en verdad no hubiera un gran arrepentimiento de corazón y una penitencia mayor de parte de las almas, el mundo entero deberá aprender a restaurar, con sus propios esfuerzos y trabajos pesados, todo lo que fue ignorantemente destruido.

Por eso hoy quiero que sepan que Mi Corazón será el refugio de los inocentes, de los desamparados y de los que son asesinados por las manos del enemigo.

Mientras Dios lo permita, Yo vendré a este mundo, que Me pertenece, y en el cual deseo despertar para Mi Hijo a los apóstoles del nuevo tiempo.

Dejo para cada uno de ustedes la aspiración profunda de siempre buscar el Reino de Dios, a pesar de todo lo que hoy sucede en esta humanidad; en vuestra interna unión Conmigo, permitirán hacer triunfar Mi Inmaculado Corazón, que es totalmente vuestro desde el principio.

Hoy les recordaré una inspirada oración de un alma unida a Cristo, imprescindible para estos tiempos:


       Es maravilloso Señor

Gracias Señor,
       por mis brazos sanos
       cuando hay tantos mutilados;
       por mis ojos perfectos
       cuando hay tantos sin luz;
       por esta voz que canta
       cuando hay tantas mudas;
       por mis manos que trabajan
       cuando hay tantas que mendigan.

Es maravilloso Señor,
       sonreir, amar y soñar,
       cuando tantos lloran, tantos odian
       y tantos mueren antes de nacer.

Es maravilloso Señor,
       tener un lugar donde volver
       cuando hay tantos que no
       tienen un lugar adonde ir.

Es maravilloso Señor,
       tener tan poco para pedir
       y tanto para agradecer.

Amén
 

¡Gracias hijos del Cristo del Bien, por haber respondido a Mi importante llamado!

Los reúne, los bendice y los ama,

Vuestra Santísima Madre María, Rosa de la Paz

 

1Autor de la oración: Michel Quoist. Sacerdote católico del siglo XX

Feb

27

Viernes, 27 de febrero de 2015

Mensajes mensuales
REPORTE DE LA APARICIÓN EXTRAORDINARIA DURANTE UNA ORACIÓN RESERVADA DE LOS CONSAGRADOS DE LA ORDEN GRACIA MISERICORDIA EN EL CENTRO MARIANO DEL NIÑO REY, TERESÓPOLIS, RÍO DE JANEIRO, BRASIL, TRANSMITIDO POR MARÍA, ROSA DE LA PAZ AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

En el mediodía del 27 de febrero de 2015 al término de una oración reservada en la sala de oración del Monasterio de la Divina Esperanza y en presencia de algunos hermanos de la Orden Gracia Misericordia, la Virgen María apareció para fray Elías del Sagrado Corazón, nombrándose como la Rosa de la Paz.

Nuestra Señora apareció vistiendo una túnica blanca, con un cinturón azul y un manto celeste, descalza. El manto que caía sobre el hombro derecho de la Virgen, estaba amarrado hacia el hombro izquierdo; Su presencia representaba una vestimenta de origen oriental.

Su mano izquierda posaba sobre Su Corazón, el que se manifestaba solamente irradiando rayos blancos en varias direcciones. Su mano derecha se extendía en dirección a nosotros en señal de donación, estaba con la palma hacia arriba y sus dedos sostenían un rosario de cristal, el cual tenía cuentas de color sangre en las decenas y cuentas blancas en la unión.

El rosario en su extremo tenía la Cruz de la Nueva Humanidad pero esta vez, en el centro de la misma, vimos un busto de Cristo de color plata. Por encima de Su mano derecha, en ese momento, se manifestó una rosa blanca y Ella dijo:

“Yo Soy María, la Rosa de la Paz...”

Momentos más tarde, Nuestra Señora muestra la siguiente visión:

Aparecieron tres ángeles de luz en un lugar del universo local; ellos tenían cabellos dorados y largos hasta sus hombros, llevaban túnicas blancas y holgadas, con ambas manos sostenían un rayo blanco zigzagueante. Estos ángeles dirigían los rayos en una sola dirección, hacia el planeta.

Más tarde, Nuestra Santísima Madre muestra que los ángeles estaban formando un círculo entre sí y debajo de ellos, en el centro, apareció la imagen del planeta en tamaño pequeño. Los ángeles señalaban con sus rayos toda la esfera del planeta; en él se veía claramente la imagen de algunos continentes, como por ejemplo de África.

Los ángeles demostraron que ellos estaban obedeciendo solamente a un pedido mayor de Dios, manifestando algunas expresiones de sus rostros, las que reflejaban preocupación y hasta espanto por lo que veían del planeta; sus rostros miraban hacia atrás, como no queriendo ver lo que estaba por ocurrir y era como si ocultaran sus rostros por todo lo que veían de la humanidad.

Pero antes de que los ángeles lanzaran los tres rayos hacia la Tierra, vi que se manifestaba una columna de luz circular mayor que el diámetro del planeta, la cual sorpresivamente descendió del universo celestial sobre el pequeño planeta Tierra. Minutos más tarde, vi en lo más alto de esa columna de luz la presencia de Nuestra Señora, como María, Rosa de la Paz.

En ese instante, Nuestra Madre estaba en el centro de esa columna de luz que descendía sobre nuestro planeta y los ángeles se detuvieron obedeciendo a la intercesión de la Virgen María. Enseguida, vi que la fuerza y el poder de esa columna de luz se emanaba desde el Inmaculado Corazón de María sobre todo el planeta, los continentes y la humanidad.

Después de esto, la Madre Divina me dijo:

“Hijo, el mundo está muy difícil; por esta razón Yo nuevamente les entregaré lo último que podrá ayudarlos: Mi Rosa de la Paz, que es Mi Inmaculado Corazón.

Para eso, Yo volveré a estar más cerca de ustedes, todos los días durante un año entero a partir del 1 de marzo de 2015, en el segundo ciclo de los mensajes diarios de María, Rosa de la Paz.

Quiero renovarlos y socorrerlos, pues deseo profundamente que Mis palabras sean escuchadas por todos, ya que estos serán Mis últimos mensajes de emergencia para la humanidad. Vendré del Cielo todos los días a las 12 horas; en ese horario se concentrará una ayuda espiritual y divina para el mundo entero.

Tú, hijo Mío, Me esperarás todos los días rezando el Rosario de las Lágrimas derramadas por Jesús, pues este rosario que hoy sostienen Mis manos es rezado por Mí misma para aliviar el llanto constante de Mi Amado Hijo”.

Después de esto, Nuestra Señora derramó sobre nosotros un aroma de rosas, que se emanaba desde la rosa blanca que sostenía con Su mano derecha. Una paz profunda, y al mismo tiempo desconocida, se instauró dentro de nosotros por un largo tiempo y entramos en un estado de silencio que María dejó grabado después de haber desaparecido de la sala de oración.

Feb

25

Miércoles, 25 de febrero de 2015

Mensajes mensuales
MENSAJE PARA LA APARICIÓN MENSUAL EN EL CENTRO MARIANO DEL NIÑO REY, TERESÓPOLIS, RÍO DE JANEIRO, BRASIL, TRANSMITIDO POR LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA A MADRE MARÍA SHIMANI DE MONTSERRAT

Mis amados hijos:

Quiero que reconozcan Mi llegada a vuestras vidas y que sepan que nunca más estarán solos.

Yo habitaré en cada corazón que Me abra la puerta de su interior y allí reinaré como vuestra Madre Celestial por toda la eternidad.

Cuando cada uno de Mis hijos pueda vivir Mi Amor en su interior, este mundo dejará de sufrir y padecer por las asechanzas del enemigo.

Hoy llego a esta, Mi Casa, una morada predilecta para Mí. Aquí encontré el amor de los simples, de los desposeídos, de los imperfectos y también de los puros de corazón, de los fuertes de espíritu, de los incansables en el camino de la caridad y de la entrega al prójimo.

Aquí Yo sembré la semilla de la Nueva Tierra en el corazón de Mi amada hija Pama, para que ella se donara por entero y, a través de sus manos y su corazón, Yo pudiera obrar y rescatar a las almas frágiles, almas que recibieron el amor de madre y de padre que Dios destinó para Sus Criaturas.

En este día, pido a todos los que escuchan Mi Voz que oren, para que este delicado y precioso proyecto de Dios se mantenga a salvo de las garras del enemigo, el que busca intervenir en cada uno de los proyectos de Mi Hijo.

En esta casa, que con tanto esfuerzo y amor se le tiende la mano al inocente que sufre, que padece por la ignorancia de otros, en este lugar sagrado, Yo deposité Mi Luz y Mi Amor maternal. Son ustedes, Mis servidores, los que deben cuidar y proteger con amor cada consciencia que aquí llegó a encontrar una luz para su alma.

Quiero expresar para todos Mi gratitud, porque sé lo difícil que es para todos ustedes, dentro de este mundo agonizante, crear un espacio de verdadera luz y redención, de amor y evolución.

Hoy les pido a todos que coloquen en el corazón este, Mi proyecto de amor y de redención, donde Mi Hijo aspira llegar un día, para que todos sepan en los tiempos que vendrán, que una vez Dios con Su dedo de Amor señaló esta sierra, este lugar y estos corazones, para que se gestara aquí la semilla de una Nueva Tierra, una nueva humanidad fraterna. Cuidemos, todos, esta aspiración del Creador.

Hoy bendigo a cada uno de estos niños, de estos jóvenes y a aquellos espíritus guerreros que los acompañan con tanto amor. Derramo Mis Gracias nuevamente sobre este lugar y en nombre del Creador, dejo Mi Estandarte de Paz, Amor y Protección, para que el enemigo no coloque aquí sus pies.

Benditos sean los que con la pureza del corazón construyen la fraternidad. Ellos serán llamados Hijos de Dios, el Altísimo, por todos los siglos que vendrán.

Benditos sean los que se esfuerzan verdaderamente, día tras día, por trascender los males de este mundo y ofrecen al universo una puerta segura para que la luz de las estrellas pueda descender. Ellos serán llamados guardianes del universo, por todos los siglos que vendrán.

Benditos sean los que persisten, los que ya han colocado, con determinación, sus almas en el final del camino y construyen con su fidelidad al Plan de Dios la oportunidad para otros. Esos serán llamados por el Creador los eternos fieles, por todos los siglos que vendrán.

Benditos sean ustedes, Hijos del Altísimo, por abrirme la puerta del corazón día tras día.

Oren, oren, de día y de noche que Yo los tengo siempre bajo Mi Manto.

Los amo y los guardo dentro de Mi Materno Corazón.

Gracias por esperarme con tanto amor y por estar hoy Conmigo.

Vuestra Madrecita del Cielo, María, Madre y protectora de todas las criaturas del mundo

Feb

25

Miércoles, 25 de febrero de 2015

Mensajes mensuales
MENSAJE PARA LA APARICIÓN MENSUAL EN EL CENTRO MARIANO DEL NIÑO REY, TERESÓPOLIS, RÍO DE JANEIRO, BRASIL, TRANSMITIDO POR MARÍA, SEÑORA DE LOS POBRES Y REINA DE LA PAZ, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Yo Soy la Señora de los Pobres, pero no solo de los pobres en la materia. Soy la Madre de los pobres de espíritu, de los pobres de corazón. Soy la Madre de los que carecen de amor y de paz, de los que carecen de fraternidad en sus hogares y en sus vidas.

Así vengo, hijos Míos, para demostrarles que la verdadera riqueza no proviene de este mundo y en él no se encontrará, hasta que puedan descubrir el manantial purísimo de donde provienen todas las cosas.

Yo Soy la Señora del Cielo, reconocida por los ángeles y arcángeles, por los santos y bienaventurados, por Dios y por Su Hijo; y al mismo tiempo, vengo al mundo como Señora de los Pobres, para que sepan que no es con las riquezas materiales que un alma se ennoblece. La grandeza de un alma se expresa en su pura unión con su Creador, que es el verdadero Rey de todas las cosas y que reina en todos los espacios.

Quiero que sepan que de nada valen las riquezas de este mundo, si pobre es el corazón. Aquel que más riquezas posee, es el que sabe que debe dar y donar más a los demás, no solo lo que tiene, sino también a sí mismo. Porque les digo, en este día, que no hay mayor grandeza y gloria que despojarse de todo lo que proviene de este mundo, inclusive de sí mismo, para encontrar todos los bienes celestiales.

Hijos queridos, aquel que todo da, siempre recibirá del Señor el auxilio para seguir adelante en su camino de evolución; nada le faltará. Si bien Dios podrá permitir que aprenda por medio de las dificultades que deberán forjar su espíritu, jamás dejará que perezca ese espíritu y que se apague la llama en su corazón.

Yo Soy la Señora de los Pobres, pero también la Reina de la Paz, pues el mayor tesoro que traigo al mundo es la Paz de la cual tanto carecen los corazones. Abracen ese tesoro que les traigo como algo único para la humanidad y multiplíquenlo por medio de vuestras oraciones y de la entrega de vuestras vidas.

Mis amados, jamás se olviden que la llave para abrir todas las puertas, comprender y conocer todas las cosas, es la oración hecha con el corazón. Por eso los invito hoy a consagrar vuestras vidas a este manantial infinito de Paz y de Redención, que es la oración verdadera.

Dejo en este día Mi bendición para este Centro Mariano, que crece a medida que aprende con las dificultades de la vida.

Les pido a todos los que hoy se consagran como Mis hijos, como símbolo de su disposición a consagrar la vida a Dios, que jamás permitan que aquí no se forme un canal verdadero de oración. Este Centro Mariano pertenece a vuestras almas y al mundo entero y debe estar, constantemente, generando luz y amor para la Tierra, por medio de vuestras oraciones.

Por eso, les pido a todos ustedes que no dejen de venir a este lugar y colocar aquí un ladrillo de oración, para que se construya la gran fortaleza que este Centro Mariano necesita para seguir cumpliendo la misión que Dios le encomendó.

Yo los aguardo en oración y en fe, generando Paz y Redención para el mundo.

Cuento con la respuesta de vuestros corazones.

María, Señora de los Pobres y Reina de la Paz

Feb

25

Miércoles, 25 de febrero de 2015

Mensajes mensuales
MENSAJE PARA LA APARICIÓN MENSUAL EN EL CENTRO MARIANO DEL NIÑO REY, TERESÓPOLIS, RÍO DE JANEIRO, BRASIL, TRANSMITIDO POR MARÍA, SEÑORA DE GUADALUPE AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Queridos hijos:

Mientras la Paz verdadera se acaba en el mundo, Yo vengo a vuestro encuentro una vez más, para ofrecerles Mi regazo de luz amorosa, donde ustedes siempre y ante cualquier circunstancia podrán reposar.

De esa forma abro Mis brazos y extiendo Mis manos, llamándolos a vivir el camino de la constante reconciliación con el Padre Eterno.

Mis queridos, mientras Mis palabras de luz se expanden en todo el mundo y Mis Gracias llegan a los corazones más desprotegidos; les pido que no se cansen de reforzar la alianza perpetua con Cristo, porque así ustedes permitirán que vuestros caminos sean los caminos predilectos de Mi Amado Hijo Jesús.

Hoy llego a este lugar, al pedacito del paraíso de salvación y de rescate, el que fue construido por las manos de los simples, las que acogieron a las almas inocentes. Hoy llego nuevamente a la Nueva Tierra, para dar alivio y serenidad a todo lo que parece imposible de sanar y de curar.

Así como hoy Mi Corazón reencenderá vuestras almas y este lugar, también el Bendito Corazón de vuestra Madre iluminará los abismos más oscuros en donde muchas almas están presas cada día.

Desde el principio deseo tenerlos junto Conmigo en el Cielo, para poder establecer el Reino de Dios a través de la presencia redentora de Cristo. Pero aún ustedes deberán aprender a amar y a perdonar; muchos de ustedes deberán valorar y agradecer todo lo que con tanto esfuerzo y amor les fue entregado a cada uno.

Reconozcan hijos, que el mundo ya está en tiempos difíciles; por eso hoy les pido que valoren los lugares sagrados que Dios les entregó a través de las almas servidoras, así todos seguirán siendo merecedores de la Misericordia de Dios, de aquella Gran Fuente de Gracias que muy pocos reciben.

Las islas de salvación en las que hoy muchos de ustedes viven, son únicas en el mundo; al igual que en los Centros Marianos del mundo, ellas son amparadas por la ley de Mi Inmaculado Corazón.

Hoy los invito a la alegría, para así dar consuelo a los que no lo tienen. Hoy los invito a la reverencia y a la cura, para así dar alivio y valor interior a aquellos que los perdieron. Hoy los invito al Amor del Padre, para que este poderoso afluente se extienda a los que están vacíos y sin Dios.

Queridos hijos, ya estamos finalizando un ciclo en este planeta y está a punto de comenzar otro; los invito a fortalecer vuestra confianza en el Creador, así ayudarán a que gran parte del mundo sea digno de recibir la Compasión de Dios.

Estoy aquí entre ustedes, derramando las Leyes Divinas, para que sean renovados por Mi Espíritu y así proclamen el Amor del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo a todos los que sufren.

Hoy nacerá un niño interior en aquellos que se animen a encarnar el Amor de Cristo; es este Amor el que trascenderá el fin de los tiempos y los llevará a todos a alcanzar la meta final: el retorno al Corazón de Cristo.

Agradezco a los más pequeñitos por haber cantado para Mí; la voz de los inocentes acerca el mundo a la Misericordia de Dios.

¡Les agradezco en este día por haber respondido a Mi llamado!

Los bendice y los abraza fuertemente con amor maternal,

María, Señora de Guadalupe

Feb

13

Viernes, 13 de febrero de 2015

Mensajes mensuales
MENSAJE PARA LA APARICIÓN MENSUAL EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, TRANSMITIDO POR LA SEÑORA DE LOS DOLORES AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Hijos:

Sigan orando el Santo Rosario todos los días, porque será a través de los misterios que fueron vividos por la Sagrada Familia que en la oración se revelará el camino de la redención y de la paz.

Hoy, Mis pequeños y amados hijos, Me vuelvo a presentar a ustedes como la Señora y Madre que soporta los ultrajes y los dolores del mundo; Me presento como la Madre que junto a ustedes carga con la cruz de la aniquilación y del martirio. Ayuden a vuestra Madre Celeste para que, al menos por vuestros sacrificios, pedidos y súplicas, Mi Gracia infinita pueda interceder por todos.

Cuando la humanidad enfrenta, de ciclo en ciclo, pruebas duras y difíciles, Mi Inmaculado Corazón se prepara, en nombre de Cristo, para orar por ustedes y ayudarlos amorosamente a corregir vuestros desviados caminos.

En este tiempo, Mis hijos, el mundo camina rumbo a un desastre espiritual y planetario; por eso Mi Corazón asumió los siete principales dolores del mundo con el fin de aliviar a los inocentes y de revertir, mediante vuestra oración, los padecimientos que nunca terminan.

Necesito en este momento de vuestra consciencia misionera disponible, la que sea capaz de renunciar a sí misma y donarse completamente, en la esperanza de colaborar y de revertir a tiempo las consecuencias de una humanidad camino a la decadencia total.

Muchos de los hechos que hoy suceden son parte del Armagedón, de un Apocalipsis que despierta y se desarrolla rápidamente a la par de las acciones injustas de la humanidad. Si al menos se respetara la ley y se amara la Vida Divina de cada alma, muchas de las dolorosas experiencias que enfrenta vuestro mundo podrían disolverse de la realidad de los hombres y convertirse en paz a través de la oración inmediata de todos.

Pero lo que ha de venir, aún no llegó; el arrepentimiento y la penitencia es algo que la humanidad nunca ha practicado de corazón. Pero no será necesario vivir flagelaciones propias, ya basta con todo lo que hoy Mis hijos enfrentan injustamente; el verdadero arrepentimiento deberá brotar de vuestros corazones, como un acto de amor reparador y de equilibrio interno ante las atrocidades humanas que hoy suceden.

De no haber un cambio urgente en la actitud de los hombres, les digo que los ángeles de la Justicia Divina de Dios se aproximarán al mundo para poner orden en todo lo que es apocalíptico e injusto.

Rezo por ustedes desde Mi Reino Maternal y espero, hijos amados, que se recuesten sobre Mis brazos para que Yo los alivie de esta fatiga y cansancio que nunca termina.

Recuerden que el amor vence todo mal; Yo les he enseñado a amar la vida, a amar a los semejantes y a amar vuestros trabajos. Ahora es momento de reflejar el amor en este mundo, como una flor que se abre a los rayos del sol.

Generen la Fuente del Amor, vivan en el Corazón de Mi Hijo y ayuden para que Mis siete dolores se conviertan en redención y amor para todos. ¡Sigan Mis pasos!, pues solo deseo llevarlos a Jesús, a los brazos del Gran Amor Redentor.

¡Que las almas escuchen Mi llamado!

¡Que los corazones sean portadores de la Misericordia de Dios! Yo siempre los esperaré en oración.

Les agradezco por aliviar Mis siete dolores.

¡Gracias hijos Míos por hoy responder a Mi llamado!

Los auxilia, los redime y los ama,

Vuestra Madre María, Señora y Madre de los Dolores  

Feb

13

Viernes, 13 de febrero de 2015

Mensajes mensuales
MENSAJE PARA LA APARICIÓN EXTRAORDINARIA EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, TRANSMITIDO POR MARÍA, INMACULADA MADRE DEL ALIVIO DEL SUFRIMIENTO, EN EL NÚCLEO DE FIGUEIRA EN SAN CARLOS, SAN PABLO, BRASIL, A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Mientras el mundo duerme y las almas se sumergen en las ilusiones de la vida material, quiero abrir aquí una fuente de Gracias y de aliento para todos los seres. De esta forma, hijos Míos, aquellos que tienen sed de Dios encontrarán el Agua de Vida, que brotará del servicio, de la cura y de la oración en este lugar.

Quiero encender una luz en este mundo que vive en la oscuridad.

Quiero dar a conocer a los hombres la realidad superior que habita en su esencia más profunda.

Quiero demostrar a los seres la capacidad de amar que existe en lo profundo de sus corazones.

Quiero que conozcan la verdad sobre sí mismos.

Quiero que curen el pasado por medio del perdón y que se rehabiliten por medio de la redención.

Quiero que encuentren aquí, en este lugar, las llaves para ingresar en el Reino de los Cielos.

Quiero que vean con los propios ojos el camino de retorno al Origen Divino.

Por eso, Mis amados, les pido que hagan de este lugar el puente para Mi Reino, el camino hacia lo sagrado y, de cada uno de ustedes, los porteros y los celadores que conducen a las almas perdidas al verdadero despertar.

Que aquellos que tienen un antiguo compromiso Conmigo retomen sus puestos, pues ya es la hora de recomenzar a construir el nuevo futuro que nacerá en el interior de todos los seres.

Quiero de esta casa una fuente de cura, no solo para el cuerpo, sino también para el espíritu.

Quiero que aquí las consciencias puedan nacer, renacer y dejar este mundo, seguras del camino que las llevará al Padre, a la reconciliación con Su Sacratísimo Corazón.

Quiero en este lugar la presencia viva de Mi Hijo, en Su Cuerpo Eucarístico, para que sea contemplado y adorado por aquellos que se consagraron día a día a Mi Inmaculado Corazón.

Que en esta Inmaculada Casa del Alivio del Sufrimiento las almas reciban la oportunidad, que hace tanto tiempo esperan, de reconocer lo que verdaderamente son. Esto se dará hijos Míos, cuando, por medio del amor que recibieron, descubran el amor latente en el propio interior.

Que al recibirla, los corazones aprendan a dar, dar de sí a los que más necesitan en este mundo.

Los que estuvieran recibiendo esta oportunidad de cura espiritual y física, que estén en permanente oferta a Dios, de todo lo que reciben. Para eso, orarán con el corazón y con el espíritu y descubrirán en la oración y en la donación de sí la razón de su existencia en este mundo. Así brotará en vuestros corazones el amor verdadero y profundo que el Universo tanto aguarda que puedan descubrir y vivir en este tiempo.

Yo los amo y los espero en oración por este mundo tan necesitado de paz.

Jamás se cansen, hijos Míos, de entregar la vida por amor a los que no tienen a Dios.

Si Dios vive en vuestros seres, son portadores de todo el Bien y de toda al Gracia. Todas las riquezas de este mundo les pertenecen, pues no hay riqueza mayor que el Amor de Dios Vivo en Sus criaturas.

Por eso, oren y pidan al Padre por los que no Lo conocen y no descubrieron Su Grandeza infinita.

Yo los bendigo para que sigan en oración y en entrega hasta el fin de vuestras vidas y por toda la eternidad. El mundo así lo necesita.

María, Inmaculada Madre del Alivio del Sufrimiento  

Quiénes somos

Asociación María
Asociación religiosa cristiana y ecuménica que tiene por finalidad difundir el mensaje universal de amor y de paz que Cristo Jesús, la Virgen María y San José transmiten a los monjes de la Orden Gracia Misericordia, estimulando el crecimiento espiritual a través de la oración y del servicio altruista.

Contacto

Mensajeros Divinos