Ago

06

Martes, 6 de agosto de 2019

Maratón de la Divina Misericordia
APARICIÓN DE CRISTO JESÚS DURANTE LA 73.ª MARATÓN DE LA DIVINA MISERICORDIA, EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES, ARGENTINA, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Y así, desde el principio, el Padre sabía que Él se entregaría al mundo a través de Su Amado Hijo por la redención de todas las almas y el perdón de todos los errores cometidos.

Mi Voz se pronuncia a un mundo que debe despertar.

Mi Corazón se expande ante todo el Universo, trayendo la caridad de Mi Espíritu y el bálsamo de Mi Alma para todas las almas del mundo.

Nos preparamos en este momento, hermanos, para escuchar las Palabras de Cristo, que son parte del Misterio de Dios que en este momento se develará a la humanidad.

A pedido de Nuestro Señor Jesucristo, escucharemos “Así habló el Maestro” y abriremos nuestro corazón a dichas revelaciones.

Hoy traigo entre Mis manos un tesoro espiritual que aún muchos desconocen. Es algo más que su esencia y que su verdad; algo más que la existencia, que su origen.

Es lo primero que se manifestó ante el Padre Celestial, cuando Él pensó que eso existiera, antes de la creación de los Universos y de toda la vida sobre la superficie de la Tierra, como los Reinos de la Naturaleza que ustedes hoy conocen; antes de que toda la Creación fuera parte del Pensamiento de Dios y Él tuviera la perfecta y divina intención de manifestar Su Reino dentro de los hombres y mujeres.

Fue cuando Dios, su Padre Eterno, decidió develar el misterio de Su Consciencia Trina, presentándose a la humanidad a través de los últimos tiempos y por medio de toda la historia sucedida en esta parte del Universo, como en otros.

Fue así que Él encomendó a los Padres Creadores, los Arcángeles, que llevaran en Su corazón este gran Misterio Divino que se develaría a los hombres de la Tierra y en otros lugares del Universo por medio del Verbo, de la Sagrada Palabra.

Fue así que en ese momento intervino el Espíritu Santo para que todas las Virtudes y los Dones de Dios pudieran quedar grabados en la esencia de Sus hijos, no solo los que están aquí, en esta humanidad, sino también en otras esferas del Universo.

Por este acontecimiento y este pedido, Dios solicitó a Sus Arcángeles que pudieran movilizar a todo el Universo para que todos, en los mundos internos, pudieran sentir la presencia de Su Verdad y de Su Divinidad hasta en los más pequeños detalles, en el mayor sentimiento de unión con Dios y con Su Fuente.

Y este Misterio llegó al mundo. Los corazones lo pudieron reconocer cuando las grandes Consciencias Angélicas se presentaron a la humanidad. Los primeros Patriarcas y Profetas recibieron la revelación de Dios por medio de Su Presencia viva y resplandeciente, no solo a través de movimientos suprafísicos sino de Leyes inmateriales que aún la humanidad no ha descubierto completamente.

Necesito que comprendan, compañeros, que este es un misterio invisible que se muestra a sus ojos internos y a sus almas, porque Dios necesita que una parte de la humanidad lo pueda representar en este tiempo, sabiendo que una nueva civilización deberá despertar para que, por intermedio del Retorno de Cristo, el Proyecto de Dios que fue pensado en el principio y que aún no se cumplió por los errores de los hombres, se pueda establecer a través de cada esencia humana que brilla como un sol ante el Universo. Esencias que deben ser liberadas de la oscuridad y de la opresión para que reine la Presencia de Dios con la convicción absoluta y permanente de que, estando en Él y en Su Presencia, nada malo sucederá sino que triunfos luminosos se alcanzarán.

Porque el mayor testimonio que pueden dar a Dios, en este momento, es la verdadera transformación de sus vidas, su sacrificio y su entrega, sabiendo que lo que Dios aspira es que la mayoría pueda hacer algo por la humanidad, por el planeta, por la sustentación del equilibrio del eje de la Tierra, por los mares, por los continentes y por toda la Naturaleza que agoniza por la perversión de los hombres y por el castigo de los que usan sus manos para destruirla.

Yo soy Aquel que escribió con Su Sangre el nuevo tiempo y el comienzo de una nueva oportunidad, la llegada de una esperanza que mantendrá, como una llama, la fe en los corazones y el despertar definitivo hacia la redención.

Si ustedes, compañeros, hoy no hubieran ofrecido todo este trabajo, esto no sería posible, porque Dios necesita que sus consciencias puedan alcanzar la realidad para que ayuden a sacar de la ilusión a muchos que duermen y desesperan y que siguen sufriendo por sus propios errores y elecciones.

Pero Yo no vengo a castigar al mundo ni tampoco a amenazarlo. Vengo a decirles que la Fuente del Amor de Dios se puede revelar dentro de ustedes y que será la llave del portal del camino para vencer la dualidad, la maldad que se estableció en muchos corazones de la Tierra por la acción de Mi adversario. El Amor, compañeros, los ayudará a aprender a obedecer y la obediencia a la Jerarquía Divina y a la Presencia de Dios los sostendrá y los fortalecerá.

Y todo lo que aún espera en el Universo para ser revelado a la consciencia del mundo se presentará porque, así como ustedes hoy correspondieron a Mi llamado de una forma verdadera y sincera, Yo estaré aquí entre ustedes, compañeros, nuevamente hasta donde pueda y sea permitido para llevarlos siempre a Dios y para decirles que el sufrimiento es una ilusión que ha creado el hombre de superficie al apartarse del Amor.

Por eso, el propio Amor de Dios se presenta ante el mundo para que escuche, en su interior, el llamado de Dios y nunca más lo niegue, sabiendo que este es el tiempo de la última oportunidad, en el que todos serán invitados a cruzar los portales del Cosmos para que reencuentren su verdadera consciencia y su ser superior, que espera pacientemente para cumplir la Voluntad del Padre en este Universo material y en este planeta; ser superior que espera cumplir con su misión y con su tarea, ofreciéndose completamente a Dios, sin necesidad de sufrir o de padecer como lo hace el mundo todos los días.

Hoy Argentina fue liberada de un mal muy grande porque ustedes, compañeros, permitieron que llegara la Revelación de Dios, y por más que Mis palabras sean abstractas o incomprensibles, sus esencias y sus almas comprenden lo que Yo les estoy diciendo en este momento. Porque para poder comprender y conocer las Revelaciones de Dios, primero las deben amar, amarlas más que a ustedes mismos y que a todo lo que existe, y el Padre sentirá mucho agrado y felicidad por poder mostrárselas.

Y así los velos de la consciencia caerán de sus rostros, y el pasado del Universo y la historia de la humanidad se borrarán completamente de sus consciencias, y tomarán el camino que perdieron antes de cometer los errores.

Ya no es el tiempo del sufrimiento, es el tiempo de la cura, de la Misericordia, del perdón, de la reconciliación y de la renovación de sus consciencias. Esto permitirá que todos los impulsos se espejen y se reflejen en la Argentina y en el mundo entero y que más almas regresen a Dios y sientan esta comunión profunda que nace del corazón del que cree y tiene fe sin haber visto.

Lo que les entrego en Mis manos, compañeros, es lo que Dios pensó para Sudamérica y se llama Proyecto Creador de las más altas dimensiones de consciencia, en donde solo existe la felicidad, la unidad y el Amor de Dios; en donde la ley del sufrimiento es trascendida porque se vive en la Ley de la Igualdad, de la Armonía y del Amor.

Quiero y deseo que puedan vivir en esas Leyes para que sus vidas sigan cambiando y transformándose conforme el Padre lo necesita. Pero no tengan miedo de su purificación porque su purificación los liberará y los dejará más enteros y disponibles para el fin de los tiempos.

Por eso entrego Mis Gracias y Mis Misericordias para todos los seres, sabiendo que este tiempo es único e irrepetible y que antes que Yo retorne al mundo, físicamente, Me recogeré porque habré dejado todas Mis instrucciones y enseñanzas para que estén prontos para lo que vendrá. No deben tener temor por lo que aún no llegó, no tiene sentido y no tiene solución.

Ahora es el tiempo de ser lo que Dios necesita en los pequeños esfuerzos, en la entrega inmediata, en la colaboración y en la cooperación con el planeta, con los Reinos de la Naturaleza, con sus hermanos de camino, con todos los que tienen a su lado diariamente. Son almas que también necesitan amor y perdón, y ustedes pueden ser Mis precursores de ese amor infinito e invencible que puede colmar sus consciencias y todo lo que existe, por más oscuridad que haya, por más tribulación que prevalezca.

El amor no los sacará de Mí, porque si están en Mi Amor estarán en el Padre, y Yo estaré en ustedes. Esto es solamente lo que necesito para poder preparar Mi Retorno a la humanidad, el Retorno que está llegando y que ya se está sintiendo a través del despertar de los corazones.

Como una muestra de esa inmensidad de Amor y de Misericordia, hoy concederé una Gracia especial, porque sé que es una Gracia merecida y correspondida por las almas que tímidamente se animan a dar pasos hacia Mí. Pero crean que todos dan pasos hacia Mí, por más pequeños que parezcan, solo que deben ser pasos verdaderos, sinceros, pasos profundos porque Yo no necesito, como ustedes saben, que sean perfectos. Porque si debiera salvar al mundo con seres perfectos, el Proyecto no se cumpliría, la existencia no tendría sentido y la Creación no tendría motivo.

Es en el amor donde ustedes alcanzarán la libertad y curarán sus corazones y heridas como hoy Mi Presencia cura heridas del pasado de Argentina, de los desaparecidos y de los caídos en las Islas Malvinas y, especialmente de aquellos que por el terror y la opresión no pudieron ver a Dios.

Hoy por sus oraciones, por su persistencia y su fe, Argentina es renovada interiormente, a pesar de su caos exterior. Les enseño a recorrer el camino contrario porque Mi adversario no lo conoce ni tampoco lo identifica. Es con bondad, con amor y con generosidad que transformarán al mundo y a la consciencia humana y, en consecuencia, a las naciones.

Nunca levanten sus espadas. Nunca levanten su verbo. Nunca levanten su ira con ningún hermano porque les aseguro que se arrepentirán. Coloquen el fuego que forma parte de esta nación en las Manos de Dios. Que todo sea entregado a lo Alto, así como lo Alto se los entregó desde el principio hasta en los pequeños detalles de toda esta Creación Universal.

No solo amen a sus hermanos sino también a los Reinos de la Naturaleza. Abran sus sentidos y perciban que en los Reinos también existe la necesidad de cura y de perdón, la necesidad imperiosa de expresar amor a los Reinos más inocentes.

Y así su Argentina irá siendo otra, porque aquí Mi Presencia no faltará. Mi acogimiento y Presencia siempre aquí estará porque sé que lo necesitan.

En lo alto de las Sierras de Córdoba, en el mes de setiembre, su Señor dará un nuevo impulso que colocará a la Argentina en otro estado y en otro nivel. La presencia de la Jerarquía se volverá visible, no solo en el espíritu sino en el físico, porque como saben, es el tiempo del despertar, es el tiempo del amor y del perdón. Amén.

Y ahora que sus mundos internos están preparados para ingresar en Mi Iglesia Celestial, los invito a colocarse de pie para la celebración.

Y vamos a llamar aquí, a los pies de este escenario, a Karina, Sonia, Viviana, Ivonne y la mamá de Mara.

Ustedes, hijas Mías, son un grupo de almas que tienen mucho que hacer por Mí, lo he visto, lo he reconocido y sobre todo, lo he sentido.

Dios y Su mirada paternal están en todo. Por eso, a través de este acto de consagración, como Mis hijas espirituales y Mis esposas, vengo a traerles el testimonio del Amor de Dios a través de Mi Corazón por todos los que están detrás de ustedes buscando el camino del espíritu y de la verdad. Amén.

“Padre Celestial, que Tus Altares desciendan a la Tierra. Que los ángeles congreguen a las almas dentro de Tu Iglesia Celestial, para que descienda la Fuente de Tu Amor, de Tu Cura y de Tu Compasión en los corazones. Amén”.

“Padre, Tú creaste, a través de Tu Voluntad, el agua para que todos puedan sentir, todos los días, la renovación y el renacimiento de Tu Espíritu en la esencia humana a fin de que todo sea lavado, purificado y bendecido por Tu Espíritu. Que hoy las almas sean bendecidas por la Gracia de Tu Luz. Amén.”

Los elementos de consagración para las auxiliadoras.

“Que la Luz de Tu Corazón, Padre Eterno, ilumine a las consciencias para que, por medio de la consagración de la vida, siempre encuentren Tu Verdad y especialmente la Fuente de Tu Amor que las nutrirá, las renovará y las hará libres de todo mal. Amén”.

En este momento, las hermanas harán una oferta al Sagrado Corazón de Jesús, en el silencio de su interior.

Tu nombre va a ser María Sofía.

Tu nombre será Caridad.

Tu nombre será María de Israel.

Tu nombre será Esperanza.

Él quiere pedirte algo por África, que te llames María de Kibeho, por África.

Y ahora vamos al momento de la transustanciación del pan y del vino, y pedimos a aquellos que puedan, a arrodillarse en reverencia y gratitud.

Solo por amor, en aquel tiempo, tomé el pan. La Santísima Trinidad lo bendijo. Lo entregué a los apóstoles diciéndoles: “Tomen y coman todos de Él, porque este es Mi Cuerpo que será entregado por ustedes para el perdón de los pecados”.

Y al sonar de tres campanadas el pan se convirtió en el Cuerpo vivo de Cristo.

Te alabamos, Señor, y Te bendecimos.

Te alabamos, Señor, y Te bendecimos.

Te alabamos, Señor, y Te bendecimos.

Y aun por un acto de mayor Amor y Misericordia, tomé el Cáliz entre Mis Manos. La Santísima Trinidad lo bendijo. Lo pasé a los apóstoles diciéndoles: “Tomen y beban todos de Él, porque este es el Cáliz de Mi Sangre, Sangre de la Nueva Alianza, que será derramada por su Redentor y por muchos inocentes para el perdón de los pecados. Recuerden hacer esto en memoria Mía”.

Y al sonar de tres campanadas el vino se convirtió en la preciosa Sangre de Cristo.

Te alabamos, Señor, y Te bendecimos.

Te alabamos, Señor, y Te bendecimos.

Te alabamos, Señor, y Te bendecimos.

He aquí el testimonio del Amor de Dios para todas las almas del mundo. Dichosos serán los que se sirvan de este Santísimo Sacramento.

Oración: Padre Nuestro.

Y establecemos la Paz de Cristo en la humanidad, escuchando siete campanadas.

Que la Paz de Dios inunde sus corazones y permanezca la Verdad en sus vidas para que se realice el Plan de Dios en todas las almas y se establezca Su Reino en la humanidad. Que así sea.

Que la Paz de Mi Corazón esté en ustedes y en todo el mundo.

Yo les doy la Paz en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Les agradezco por haberme recibido y en fraternidad se darán, por el mundo entero, el saludo de la paz.

Les agradezco por haberme recibido y en fraternidad se darán, por el mundo entero, el saludo de la paz.

Ago

05

Lunes, 5 de agosto de 2019

Maratón de la Divina Misericordia
APARICIÓN DE CRISTO JESÚS DURANTE LA 73.ª MARATÓN DE LA DIVINA MISERICORDIA, EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES, ARGENTINA, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Escuchen las Palabras de Aquel que vendrá nuevamente entre las nubes, anunciando el Reino de Dios, pero esta vez para decirle al mundo que el Reino de Dios está en los hombres y las mujeres de la Tierra.

Hoy estoy con Mis compañeros, con todos los que responden a Mi llamado, con los que han respondido a Mi convocatoria universal de reunir a las esencias crísticas en este Encuentro, para que puedan recuperar los valores de la fe, de la esperanza y de la renovación que les traigo en este tiempo.

He aquí la Nueva Jerusalén, que se gesta en los corazones de los hombres y mujeres de la Tierra cuando responden al llamado de Dios por intermedio del amado Hijo así como los grandes patriarcas y profetas respondían al llamado del Padre Celestial.

Este es el tiempo, compañeros, en el que todas las tribus de Israel sean nuevamente reunidas. Y después de haber vivido experiencias traumáticas y dolorosas, colmados y plenificados por Mi Misericordia, Yo les volveré a traer la paz, la paz que siempre ha estado en sus corazones pero que en este tiempo, conscientemente, la podrán encontrar para participar de esa Paz que viene del Padre y que finalmente los hará libres.

Hoy estoy aquí, compañeros, para establecer los primeros pasos de Mi Retorno a la humanidad. Por eso, todo lo que hicieron por Mí, a través de este Encuentro, ha sido importante porque dio una respuesta verdadera a Dios de que Sus hijos de la Tierra están comprendiendo Su llamado.

No deben temer ser Mis testigos en este tiempo crucial de la humanidad. Porque así como Yo di la Vida por ustedes, Yo necesitaré, compañeros, que den la vida por Mí, en diferentes circunstancias y situaciones que se presentarán en sus caminos y dentro de esta escuela de aprendizaje  para hacer triunfar nuevamente la esencia de Mi Amor. La esencia del Amor que siempre les mostrará la verdad que tanto buscan y que tanto necesitan para que sus vidas se sientan orientadas y conducidas por Dios.

Pero hoy, la mayoría de los aquí presentes tiene la Gracia infinita de ser conducido por el Padre por medio de la Voz del amadísimo Hijo que se vuelve a entregar al mundo nuevamente por un Amor mayor, para que los corazones renazcan en la fe y en la esperanza, no pierdan la confianza en el Infinito y confirmen sus vidas ante el Creador.

Hoy llego a un país, compañeros, que ha sido colocado en las tinieblas. Pero ustedes saben que, por su infinita adhesión y correspondencia, Yo disipo y libero todo el mal de sus vidas y de sus naciones para que siempre pueda triunfar la Luz Crística, aquella Luz que está siempre dentro de ustedes, que ha formado parte de su vida espiritual y de su existencia, la que ha caminado a través de los tiempos y de las generaciones buscando siempre el camino de la Luz para poder fundirse en el Padre y el Padre en ustedes.

Hoy no vengo a entablar una batalla espiritual con las fuerzas que se encuentran en la Tierra, porque si el Hijo de Dios está aquí, el Padre está aquí, y nada contrario podrá prevalecer porque su amor por Mí, compañeros, es verdadero. Es un amor que nunca podrá acabar ni extinguirse. Es un amor que viene de sus corazones, de su confirmación, de su confianza para que Yo pueda seguir realizando prodigios en la Tierra; hoy no solo en Argentina sino en otras naciones del mundo que también necesitan de la Misericordia de Dios.

Así como ustedes se entregan a Mí, hoy Yo Me entrego a ustedes; y una victoria espiritual se establece entre sus consciencias y la Mía. Las fuerzas del asedio, de la confusión ni de la perturbación, ya no prevalecen.

Confíen porque sus dolores serán curados y sus llagas internas serán cicatrizadas. Porque así como ustedes entregan sus vidas por Mí, en los pequeños detalles de la vida, en el compartir con sus hermanos, Yo les entrego Mis Códigos Crísticos, códigos que los fortalecerán y que les permitirán vivir el fin de estos tiempos, esta transición planetaria que los colocará delante de desafíos y de pruebas que aprenderán a superar por Mí, en el nombre de Mi Amor.

Por eso, ya no deben temer a la oscuridad de estos tiempos, por más que la oscuridad siga siendo generada por el hombre de superficie. No ingresen en los conflictos. Ingresen en la corriente poderosa de la oración y sigan comulgando de esa forma con la Vida Divina que también viene de sus estrellas de origen para expandir sus consciencias, para hacerles recordar su compromiso con lo Alto, y así puedan vivir la sagrada misión que Dios les encomendó desde el principio de su existencia.

Es así, compañeros, que ante la inmensidad del Universo espiritual y mental de los Padres Creadores y de los ángeles, de todas las huestes que alaban al Padre, coloco ante sus consciencias y seres internos la Fuente Creadora de su origen y de su existencia para que en este momento se establezca el perdón y la reconciliación con el Universo y con sus Leyes; para que todos los errores y equivocaciones que sucedieron a través de los tiempos, desde la primera humanidad hasta el presente, sean disueltas por la fuerza de Mi Amor redentor y por su confianza infinita en Mi Presencia, una Presencia eterna que nunca se borrará de sus corazones y de sus memorias.

Por eso, compañeros, los invito a recordar este momento con alegría porque están volviendo a ser lo que eran antes. Ya los atavismos no los atarán. Las perturbaciones no los incomodarán. Las Puertas del Cielo se abrirán y sus corazones y vidas comulgarán con el Principio Infinito de esta Creación, con el primer Propósito que Dios decretó para la manifestación de la vida, en este Universo y en otros.

Es así, compañeros, que a pesar de los tiempos caóticos que viven las naciones del mundo, del sometimiento que viven los pueblos, nunca han estado solos, una gran Hermandad los acompaña desde sus orígenes. Y es esa Hermandad de los Orígenes, la gran Confraternidad de las Estrellas, la que hoy enciende las estrellas de sus corazones para que su verdadero ser y su verdadera consciencia estén ante el Padre Celestial, en perfecta donación y entrega.

Por eso, compañeros, sírvanse de este momento especial que hoy le traigo a Argentina, porque también traigo este impulso para toda la humanidad, para todas las naciones que, a lo largo de los tiempos, abrieron las puertas al Corazón del Redentor para reconocer Su Palabra y escuchar Su mensaje, para hacer la Palabra de Dios parte de sí, en cada momento de la vida como en cada gesto de amor y de cariño para sus semejantes de la humanidad.

Hoy están ante un Misterio que se devela y que, de a poco, se mostrará ante sus vidas. Llegará como una fuerza superior e invencible que impulsará a sus corazones al cambio de consciencia, en donde no existirá miedo, duda ni desconfianza de confirmarlo en sus vidas y al mundo entero en nombre de Dios; para que las bases espirituales sobre la superficie de la Tierra, que son bases espirituales e inmateriales, internas y profundas, preparen el retorno de su Maestro y Señor a la humanidad.

Pero hasta que Yo no vuelva a la mayoría de los seres humanos, hasta que no regrese al corazón de los hombres y mujeres de la Tierra, y que esta sea una mayoría suficiente que pueda sostener la corriente poderosa que vendrá junto Conmigo, que movilizará a todos los astros y al Universo, Yo todavía no podré retornar. Pero la hora de Mi Retorno está próxima.

Ansío ardientemente estar con ustedes, no solo en Divinidad sino también de forma física para que, como los apóstoles, puedan reconocer a su Maestro y Señor y sentir el gesto de Mi Amor para ustedes, el abrazo de amor que quiero darles a cada uno de ustedes, fundiéndolos así con Mi Divina e Insondable Misericordia y cumpliendo, de esta forma, el Plan de Dios en la humanidad.

Los Señores de la Ley esperan por ese momento. Saben que el mundo ya no da más, y que el Amor de Dios y la absoluta confianza de las almas en el Padre Eterno, no podrá extinguirse porque sería la total perdición de la humanidad y del planeta.

Por eso, las grandes consciencias, que sirven incondicionalmente a Dios, se donaron en sacrificio y en entrega por ustedes y por el mundo para que una manifestación más poderosa y desconocida, que no será espiritual sino material, se presente en algunos puntos de la Tierra a fin de que exista una explosión espiritual en la consciencia humana, que sea capaz de traer a la Tierra a los verdaderos seres que firmaron el compromiso de su redención en los Libros del Padre Creador.

Ustedes ya lo firmaron, pero aún falta, compañeros, que muchos más reconozcan este momento porque las oportunidades son únicas e irrepetibles y el reloj del Universo está marcando este momento y esta hora, en el que el tiempo verdadero se unirá a este tiempo de ilusión para disolverlo completamente y el mundo entero podrá ver lo que nunca vio, lo que está por encima de ellos y se llama Universo.

No pierdan la oportunidad de esperar ese momento y de confirmar todos los días que esa hora se está aproximando, en la que sus corazones y consciencias se regocijarán, no solo por reconocer nuevamente al Hijo de Israel, sino a todos los que vendrán junto a Él anunciando la Buena Nueva, el cambio de la consciencia, la cura de la humanidad, la extirpación del mal y el Reino de la felicidad celestial que se establecerá sobre la superficie de la Tierra, liberando a los infiernos, curando a los enfermos, sanando las heridas y los dolores del pasado, trayendo la Esperanza de Dios a todos los que la perdieron por algún motivo o razón.

Por eso en esta hora, compañeros, así como sus consciencias regresan a sus orígenes, a la existencia y a la verdad que los creó en el principio, de la misma forma Yo acepto sus sacrificios y sus entregas para que esta humanidad pueda compensar tantos errores y pruebas.

Por eso, lleven el Amor y la Confianza de Dios a los corazones. No esperen grandes resultados. Es en lo pequeño en donde se sembrará el amor como una pequeñísima semilla de luz que se encenderá en el corazón más oscuro y perdido. Y algún día esa semilla germinará y será un gran árbol colmado de la Sabiduría y la Compasión de Dios, alcanzando la iluminación de la consciencia y el fin del sufrimiento. Amén.

Para testimoniar Mi Presencia entre ustedes, compañeros, hoy viviremos nuevamente una consagración especial de adoradores. Porque así como Yo necesito que se entreguen a Mí, un poco más todos los días, cada uno de la mejor forma posible, Yo también necesito estar presente en sus corazones como esa gran Custodia de Luz que guarda Mi Cuerpo Eucarístico, como un gran portal que une sus almas a Dios.

Celebremos este momento por todos los que no están aquí y por la nación de Argentina para que ella, en este momento, reciba aún más la Gracia del Padre por medio de la participación de sus corazones en esta comunión fraterna con Mi Espíritu y Mi Consciencia.

Los invito a colocarse de pie, en reverencia.

Vamos a hacer, a pedido de Cristo, una oración por tres veces, que muchos conocemos, la oración al “Padre Celestial” para que Él reciba nuestra oferta en este momento y acoja las intenciones de nuestro corazón, no solo por nosotros sino también por Argentina y por todos aquellos que deben alcanzar la Misericordia de Dios.

Como una sola voz y un solo corazón pronunciamos la oración:

 

Padre Celestial,

que a todos conduces,

acepta nuestra oferta de entrega a Ti.

Guíanos por el camino del amor,

para que Tu Voluntad sea hecha.

Amén.

 

Y para establecer esa confirmación, llevamos nuestras manos sobre el corazón y agradecemos, afirmando ese compromiso con lo Alto y con el Plan de Dios en la Tierra, para que muchos más sean partícipes de la Redención y de la Misericordia del Padre.

Escuchamos ahora, en este momento, a pedido de Nuestro Señor para consagrar a los elementos, “PaterNoster” instrumental.

Los adoradores que se van a consagrar, por favor.

Que en este compromiso que hoy vivirán Conmigo, siempre se encienda en ustedes la Luz de Dios por intermedio de la devoción a la Sagrada Eucaristía, trayendo hacia sus consciencias la Verdad de Dios, la esencia del Amor y la expansión de la gratitud que urgentemente necesita el mundo para poder alcanzar la paz.

Hoy los sacerdotes bendecirán estos elementos a través de la oración que Yo les enseñé.

Padre Nuestro (en arameo).

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Agua bendita e incienso.

Los invitamos a arrodillarse por un momento, los que puedan.

Vamos a colocar el pin de la Orden, pues los hermanos forman parte de una rama de la Orden Gracia Misericordia que trae a la Tierra el Espíritu de Dios.

Ahora podemos ponernos de pie.

Vamos a prepararnos ahora para la Consagración de la Comunión.

Invitamos a los que puedan, a arrodillarse para la transustanciación de los elementos.

En aquel tiempo tomé el pan, estaba entre Mis apóstoles y muchos, muchos seguidores más en alma y en espíritu. Y dando gracias a Dios por el sacrificio, el Padre bendijo el pan, lo entregué a Mis apóstoles diciéndoles: “Tomen y coman todos de Él, porque este es Mi Cuerpo que será entregado por ustedes para el perdón de los pecados”.

Y al sonar de tres campanadas, el pan se transfiguró y se transustanció en el Cuerpo vivo de Cristo.

Te alabamos Señor y Te bendecimos.

Te alabamos Señor y Te bendecimos.

Te alabamos Señor y Te bendecimos.

Y enseguida tomé el Cáliz entre Mis Manos y Dios concedió al mundo la Fuente Infinita de Su Misericordia por la Sangre que derramaría el Cordero de Dios. Y así Él lo bendijo, lo entregué a Mis apóstoles diciéndoles: “Tomen y beban todos de Él, porque este es el Cáliz de Mi Sangre, Sangre de la Nueva Alianza que será derramada por su Redentor y por muchos inocentes para la remisión de los pecados. Hagan esto en memoria Mía”.

Y al sonar de tres campanadas el vino se transfiguró y se transubstanció en la Sangre preciosa de Cristo.

Te alabamos Señor y Te bendecimos.

Te alabamos Señor y Te bendecimos.

Te alabamos Señor y Te bendecimos.

En unidad al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, en la presencia del Sagrado y Glorificado Corazón de Jesús, rezamos juntos la oración que Él nos enseñó:“Padre Nuestro”.

El Cuerpo y la Sangre Divina de Cristo.

Confirmamos Su Presencia, participamos de Su Poder y somos tocados por Su Insondable Misericordia para que la paz se establezca en la Tierra al sonar de siete campanadas.

Y ahora, que no solo vino su Origen a su encuentro, sino que también vino Mi Corazón Eucarístico para colmarlos y bendecirlos, para que sean Mi Paz en el mundo, en cada rincón de la Tierra, para que se animen a ser Mis testigos en el fin de estos tiempos, para que lleven Mi Palabra y Mi Aliento a todos los que los necesitan.

Por esa razón, y muchas más, Yo les doy la Paz. Les dejo Mi Paz para que sean Mi Paz en el mundo y por donde vayan.

Hoy estoy feliz por esta consagración, lo comprenderán en la próxima vida.

Que la Paz de Mi Corazón esté en ustedes.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

En fraternidad y unidad se darán el saludo de la paz.

Les agradezco.

Quiénes somos

Asociación María
Fundada en diciembre de 2012, a pedido de la Virgen María, Asociación María, Madre de la Divina Concepción es una asociación religiosa, sin vínculos con ninguna religión institucionalizada, de carácter filosófico-espiritual, ecuménico, humanitario, benéfico, cultural, que ampara a todas las actividades indicadas a través de la instrucción transmitida por Cristo Jesús, la Virgen María y San José. Leer más

Contacto

Mensajeros Divinos