Abr

21

Domingo, 21 de abril de 2019

Sagrada Semana
APARICIÓN DE CRISTO JESÚS GLORIFICADO, DURANTE LA SAGRADA SEMANA, DÍA 8, EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Nos colocamos de pie para poder recibir a Nuestro Redentor.

Canción: Adoramos (en portugués).

¡Gloria a Dios en las Alturas, Paz en la Tierra a todos los seres de buena voluntad!

Podemos sentarnos.

Cuando Yo ascendí a los Cielos los Universos vivieron el estado de la iluminación porque fue el propio Dios, por medio de Su Hijo, que se hizo presente en el Universo para poder iluminar todo lo Creado.

Esa iluminación es parte de la Transfiguración de Jesús mediante la actuación de leyes desconocidas, que provienen de la Fuente de Mi Padre y que actuaron en ese momento para el despertar de la consciencia de la humanidad y de todos los seres creados, en este vasto e infinito Universo.

No solo fue su Mundo el partícipe de esa iluminación, sino todo el Universo y más allá de lo que se encuentra en él.

Esa iluminación que sucedió en el Universo, enseguida de la Ascensión de Su Maestro y Señor, permitió reencarnar en los hombres la Luz del Padre para que tuvieran la gracia de la Comunión Eterna con Él. Un Misterio aún no comprendido por la humanidad, sino un conocimiento vivido por los ángeles, que alaban y que glorifican al Padre eternamente.

Esa iluminación, de la cual hoy les hablo, también la alcanzaron algunos hombres de la Tierra e importantes siervas Mías, que a través de los tiempos y de las generaciones, pudieron traer a la Tierra la Luz de Dios.

Ejemplos vivos existen en la memoria de la humanidad. Seres humanos, como ustedes, alcanzaron el estado de la iluminación porque se animaron, a pesar de sus miedos, a vivir  la trascendencia y a confiar más allá de sus limitaciones o capacidades, a unirse profundamente a lo desconocido, a lo que vibra y actúa en el Universo Celestial.

Incienso.

Para que Leyes Sublimes desciendan a la Tierra, acciones corruptas deben ser transmutadas; las que están más allá de la capacidad de la mente humana pero que forman parte del error de esta raza, que debe alcanzar, algún día, la redención.

Hoy ofreceremos el incienso como un símbolo de la elevación de la consciencia y de la transmutación de las dimensiones inferiores de la Tierra, que impiden el obrar y la acción de Dios.

Pero, en esta hora todo es posible, porque la Luz de Cristo desciende a la Tierra y vivifica a los corazones en el Amor de Dios.

Mientras la Tierra estabiliza sus principios, Yo desciendo con el Conocimiento de Dios para abrazarlos, para hacerlos partícipes de la Ciencia de Dios a través de uno de los Dones del Espíritu Santo.

Eso los ayudará a ser consecuentes Conmigo en los tiempos que llegarán, en donde Mis Obras se deberán cumplir, más allá de los acontecimientos o de los desafíos, más allá de la consciencia humana.

Ustedes deben ser partícipes de Mis Designios, concretarlos y llevarlos adelante para que Mi Gracia permee a la Tierra y Mi Misericordia redima a los corazones perdidos. Solo a través de su ofrenda lo conseguiré. Solo a través de la donación de los corazones es que podré llegar al mundo entero y auxiliar a las almas necesitadas, a los corazones solitarios, a los que no tienen el amor de Dios.

Por eso, Yo los envío como a Mis apóstoles para que en la Tierra, en las naciones y en los pueblos den el testimonio del Amor de Dios en ustedes. No para evangelizar, sino para compartir el amor que Yo les he entregado en estos tiempos, amor que curará a la Tierra, amor que sanará heridas, amor que renovará a quien sea tocado por el Amor de Dios.

No les vengo a ofrecer una nueva Iglesia. Yo los vengo a invitar, en esta era y en este tiempo final, a entrar en la Iglesia Celestial de Dios, Templo del Corazón del Padre que puede morar en Sus hijos por medio de sus esencias.

Así honrarán a Dios Todopoderoso como Me han honrado hoy a Mí, y permitirán que Yo esté más cerca de ustedes en este tiempo, a pesar de los acontecimientos en la humanidad y en las naciones.

No me separaré de Mis apóstoles. No abandonaré a Mis seguidores, los haré dignos en el Señor, no solo por los Sacramentos, sino por el Espíritu del Padre que está en los Cielos y que los contempla con inmenso Amor.

La iluminación es un estado de transformación permanente que las almas deben alcanzar con su entrega y con su sacrificio. Esa iluminación los transmutará, a sí mismos, y la oración es un medio para ello.

El servicio es una puerta hacia la iluminación total. El despojamiento de sí es otro camino hacia la iluminación, a fin de que se entregue la propia voluntad para vivir la Voluntad Divina.

Muchos seres en la Tierra participaron de esos misterios y sin percibirlo alcanzaron, poco a poco, la iluminación en Dios. Ejemplos claros existen en la historia de su humanidad. Es tiempo de que sus células sean iluminadas y que sus aspectos más profundos sean redimidos porque así siempre alcanzarán la paz y vivirán el gran Misterio.

En estos últimos ocho días, sus almas vivieron muchas revelaciones, sus consciencias participaron de muchos acontecimientos, sus cuerpos inferiores recibieron una gran ayuda. Es tiempo de hacer valer todas esas Gracias y que sus consciencias no pierdan esos impulsos porque son los últimos, y no se repetirán jamás.

Aprovechen lo que Dios les entregó y que esto no sea una emoción pasajera, sino la responsabilidad de un espíritu y de una conciencia despierta en Dios, que comprende y sabe dónde debe estar y que entiende de lo que está participando y de lo que está atravesando en este ciclo agudo del planeta.

Así, compañeros, multiplicarán Mis Gracias por donde vayan o con quién estén. Serán Mis instrumentos y aprenderán a vivir día a día la obediencia, sin olvidarse del espíritu de la santa humildad y de la resignación permanente ante el Todopoderoso; alejándose de la soberbia, de la arrogancia, de la competencia y, sobretodo, de la maldad.

Quiero hacerlos puros en el amor, cristalinos como el agua, elevados como el Espíritu Santo.

Ya no hay más que decidir. Ya no hay tiempo para retroceder, es hora de caminar hacia la esperanza, para que la Tierra Prometida se manifieste en el planeta y los mil años de paz se establezcan y dejen de ser una promesa en la humanidad, sino una realidad consciente y presente en todos.

Sostengan al Planeta y a su raza, son muchos los que se autoconvocan, pero pocos los que Me siguen de verdad.

Mi rebaño debe ampliarse. Mi establo está abierto para todos. El Templo de Mi Corazón los espera y nunca les diré que no, porque sé lo que necesitan a su debido tiempo. Así participarán de la iluminación de la consciencia y no serán teorías en la mente humana; será algo que lo sentirán en su corazón, será vivo y resplandeciente, así como la Luz que les entrego, encuentro tras encuentro.

Hemos llegado al fin de un ciclo. El 2019 promete muchos desafíos y esforzados sacrificios, pero no le teman al esfuerzo, teman no hacer el esfuerzo correcto y no estar en el lugar correcto.

Cada uno de ustedes tiene su misión para cumplir en la Tierra. Cuando decidan obedecerme, absolutamente, es que los velos de la consciencia caerán y recordarán quiénes fueron, para qué han venido aquí, no solo para encarnar y vivir, sino para ser lo que deben ser, lo que Dios espera que sean. Porque si ustedes son lo que deben ser, sus hermanos también serán lo que deben ser.

Seremos muchos en este Comando Divino y Celestial, que viene a su encuentro del Cielo para abrir sus ojos y despertar como nunca antes despertaron.

No pierdan los tesoros que les entregué. No pierdan los impulsos de Luz que les derramé. Hagan reconocimiento de Mis Tesoros en los momentos más difíciles de sus vidas, en la prueba más dura de sus consciencias.

Recuerden estos momentos, porque solo recordándolos renacerán, sentirán Mi Paz y recobrarán la fuerza interior para seguir adelante, así como Yo seguí hasta el final, hasta la Cruz.

Nunca se olviden de adorar al Dios Todopoderoso. El mundo lo ofende, día a día, con su indiferencia y tibieza. Pero ustedes, que fueron llamados por Mí para transformar sus vidas en Mi Nombre y por Mi Nombre, hagan partícipes a sus hermanos de Mi Misericordia y así Mi Amor seguirá triunfando en la humanidad.

Antes de despedirme vengo, en este octavo día, a pedido del Padre Celestial, para consumar Mi sacrificio durante la Pasión, Muerte y Resurrección por medio de la Comunión.

Que sus corazones se alegren por estar entrando en este momento a Mi Iglesia Celestial.

El Cordero fue inmolado, pero Su Espíritu los renovó y los renovará de tiempo en tiempo.

Soplaré sobre estos aceites, a través de Mi Espíritu, para que las almas sean ungidas por el Amor de Dios y alcancen la cura que necesitan.

Ante el Todopoderoso, el Hijo y el Espíritu Santo; ante las potestades angélicas y arcangélicas; ante el Universo Creador y todos los seres de buena fe celebraremos esta Comunión en unión a todos los servidores de Cristo, presentes en la Tierra a través de los tiempos y hasta los días de hoy.

Nos arrodillamos.

“Santo Padre del Universo, que Tus Tesoros, Legados y Reliquias espirituales toquen por un momento a la Tierra y a toda su consciencia humana para que, por los méritos de la Pasión de Tu Hijo y por Su Gloriosa Ascensión, las almas caídas, perdidas y enfermas recobren la fuerza interior, la paz y la esperanza para sentirse merecedoras de Tu Reino."

Ante todas las religiones, culturas y pueblos; ante todas las lenguas y a pesar de cualquier condición superior o inferior, positiva o no positiva se constituya la transubstanciación de los elementos bajo los principios superiores del Arca de la Santa Alianza y de las Leyes Cósmicas que rigen a todos los Mundos y Universos. En nombre de la Fraternidad Universal que guía y acompaña a este mundo; en nombre de los arcángeles, creadores de todo lo que existe y vibra en este Universo, hoy celebraremos, bajo esas potestades superiores, el Sacramento de la Eucaristía". 

Recuerden este momento como si fuera la primera vez.

Yo les dije: "Tomen y coman todos de Él, porque este es Mi Cuerpo que fue entregado por los hombres para el perdón de los pecados”.

Te adoramos y te bendecimos, Señor.

“Tomen y beban todos de Él, porque este es el Cáliz de Mi Sangre, Sangre de la Nueva Alianza que fue derramada por Su Redentor para la remisión de los pecados. Hagan esto en Mi Memoria”.

Te adoramos y te bendecimos, Señor.

Oración: Padre Nuestro (en portugués).

Piedad cantará: Alabado sea Dios y Glorioso Su Reino, Aleluya, Aleluya...

"Este es el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Bienaventurados los invitados a servirse de este Sacramento, a fin de que la paz reine en el planeta y en la humanidad. Amén".

Quisiera estar más tiempo con el mundo, pero sé que Mis hijos y todos Mis seguidores necesitan comprender y reflexionar lo que vivieron durante esta Sagrada Semana.

De la misma forma que cuando Me elevé a los Cielos, es que hoy traigo el Poder de Dios, el Amor del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo para derramarlo sobre el planeta, en todas las naciones, en todas las culturas, en todos los pueblos.

En este momento apareció al lado de Nuestro Señor, Nuestra Señora y San José.

Agradecemos.

Y los tres Sagrados Corazones se están uniendo, creando una Geometría Espiritual para ser colocada en la consciencia del planeta, la Sagrada Geometría de Dios que ilumina al mundo por medio del Amor y de la Verdad.

Agradezcamos por este momento. Llevemos nuestras manos al corazón y nos unimos íntimamente al Sagrado Corazón de Jesús, al Inmaculado Corazón de María y al Castísimo Corazón de San José. Sentimos el Amor de María, el Amor de San José.

En este ofrecimiento que Ellos hacen para el mundo, ante tanta adversidad y oscuridad, la Luz de Dios reina en medio de los Sagrados Corazones, ante los Mensajeros Divinos y en el silencio de nuestro Corazón, hagamos la oferta para cada uno de Ellos.

Oración: Ave María.

“Venerable y Castísimo Corazón de San José,
obrero y siervo fiel del Padre Altísimo,
auxilia a la humanidad para que ella sea redimida
por la Gracia Misericordiosa de Cristo,
Rey del Universo. 
Amén”.

"Es todo por Ti Jesús, 
por Tu Insondable Misericordia, 
Amén". 

"Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo,
como era en un principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos,
Amén".

Nos tomamos de las manos y ante los Tres Sagrados Corazones, en la Presencia del Altísimo y de Sus Coros Celestiales, repitamos la oración más poderosa que Jesús nos enseñó: Padre Nuestro (en arameo).

Cristo extiende Su Brazo y Su Mano para bendecirnos a todos, colocando Su otra Mano en el Corazón, como hizo en aquel tiempo.

Dejemos que nos podamos inundar por el espíritu de la gratitud y por la reverencia ante Dios y Sus Mensajeros.

Llevamos las manos al corazón y agradecemos nuevamente.

El año próximo, el 2020, Yo los esperaré aquí, no solo a ustedes, sino a sus hermanos, a todos aquellos que no pudieron estar aquí para ser partícipes de Mi Gracia, de la Misericordia de Dios.

Preparen el próximo año con mayor consciencia y colaboración. Todos deben construir la próxima Sagrada Semana para Su Señor, tendrán un año para hacerlo porque será la última, la última Sagrada Semana.

Que la Paz de Dios esté en sus corazones y esta Paz abrace al mundo entero, que renueve las vidas, que exalte a los corazones, que todos sean parte de la infinita Fraternidad de Dios. En nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

En silencio y adoración, se darán el saludo de la Paz.

Les agradezco.

A pedido de Nuestro Señor vamos a hacer un cántico que muchos conocen, que se llama "A Ceia".

A pedido de Cristo vamos a hacer este tributo para Trigueirinho, haciendo una síntesis de esta historia que Trigueirinho fue generando a través de los tiempos para que el Maestro pudiera estar aquí, y en alabanza y gratitud vamos a hacer ese cántico. 

Enseguida iremos al intervalo, para administrar un importante Sacramento, que es el Sacramento de la Unción de los enfermos. Treinta y cinco hermanos fueron escogidos para ser ungidos por el aceite, que fue bendecido especialmente por Nuestro Señor para este ejercicio.

Cada uno de nosotros es invitado a acompañar a esos hermanos para que, espiritualmente,  pueda suceder lo que Cristo necesita que suceda.  

No podemos poner de pie.

Canción: La Cena (en portugués).

Abr

20

Sábado, 20 de abril de 2019

Sagrada Semana
APARICIÓN DE CRISTO JESÚS GLORIFICADO, DURANTE LA SAGRADA SEMANA, DÍA 7, EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Por medio del agua purifico las consciencias del mundo y las bautizo con el Espíritu Santo.

Hoy traigo entre Mis Manos y cerca de Mi Corazón, el Sagrado Relicario de la Sangre de su Señor, guardado en pequeños cristales de cesio y mostrando al mundo la Luz de la Sangre de Jesús, preciosamente guardada y registrada en el Gran Banco Espiritual del Universo.

Contemplen compañeros, este Sagrado Relicario en la sagrada geometría de un rombo, que guarda las gotas de Sangre de su Redentor.

Es con este código que Yo los vengo a renovar y a transfigurar, no solo en el Sacramento del Bautismo, por intermedio del agua, sino también a través del Sacramento de la Fe, por intermedio de Mi Sangre.

La preciosa Pasión de su Señor, como les dije en el día de ayer, y dando continuidad al sagrado Conocimiento Divino, fue preciosamente guardada, no solo cada uno de los hechos sino también cada uno de los padecimientos de su Redentor, especialmente los de haber derramado la Sangre y el Agua del Cordero de Dios sobre la superficie de este planeta y en la consciencia de la humanidad.

He aquí el Código Crístico de la renovación que ninguna ciencia ni teoría puede explicar, que ningún hombre de la Tierra ha podido descubrir porque el valor de Mi Sangre espiritual es divino, supera toda ciencia y entendimiento.

A través de la Sangre de su Señor, no solamente los puedo curar y redimir, también los puedo convertir porque la Sangre derramada de Cristo, recogida en estos pequeños cristales de cesio, guardados en esta Sagrada Geometría de Dios, no solo representa la redención de la humanidad sino el testimonio físico y espiritual del Amor de Dios para con los hombres.

Así también lo representan cada uno de los elementos que fueron utilizados en la Pasión de su Maestro y Señor. Cada uno de esos elementos es un símbolo espiritual, tiene un profundo significado que va más allá de la mente humana.

A pesar de los padecimientos vividos, es con esta Sangre Espiritual y Divina que Yo vengo a transformar esos aspectos humanos, a transubstanciar sus consciencias en el modelo espiritual que Dios necesita para estos tiempos.

Por eso no coloco Mis Ojos en las resistencias humanas, sino en el potencial que ustedes tienen en su interior de poder amar, así como Yo amé al mundo y así como hoy amo a la humanidad.

Su experiencia de redención podría ser un gran testimonio de conversión para la humanidad, y muchas más almas se sentirían atraídas para vivir la misma experiencia.

Por eso es que hoy les traigo el Relicario de Mi Preciosa Sangre, adorada por los ángeles, venerada por los santos, contemplada por los bienaventurados.

Y hoy, les presento esta Geometría Sagrada para que sus consciencias puedan despertar e ir más allá de lo material, de lo intelectual o de lo mental; alcanzar la esfera sublime de consciencia donde el único Dios habita y también contempla los méritos del sacrificio de su amado Hijo.

Hoy traigo este Relicario entre Mis Manos para esparcir su Luz al mundo. Reciban este potentísimo caudal donando y entregando sus manos a Mí, en reverencia, para que el código celular de Mi Sangre siga modificando la consciencia humana hasta que ella alcance la forma perfecta del arquetipo de Dios, basado en las Esferas Sublimes en donde se originaron los principios de la Creación, de donde surgieron las primeras formas conducidas por el Pensamiento Divino y materializadas por el Amor de Dios, antes de la existencia de este Universo material.

La Sangre Espiritual del Hijo de Dios proviene de esa Fuente.

La Consciencia de su Pastor tuvo que encarnar en la Tierra para modificar la historia de los hombres y desviar del destino a cuántos estaban inmersos en la perdición.

La Sangre de Jesús, preciosamente elevada y transfigurada por los méritos de Su sufrimiento y dolor, es el principio genético que la humanidad deberá rescatar para estos tiempos, no solo en la filiación con los Sacramentos sino en la vivencia del Amor Crístico en cada ser, testimoniando al mundo el servicio, la perseverancia y la fe.

"Adonai, hoy Me vuelvo a entregar a Tus hijos por medio de Mi Sangre. Pero esta es la Sangre de la victoria, del amor y de la luz, que provienen de Tu Corazón; atributos que estuvieron presentes en el momento más culminante de Mi Vida.

Señor, hoy no ofrezco las angustias que siento por el mundo. Ofrezco el triunfo de la Sangre de Tu Amadísimo Hijo, para que este código celular proveniente de la Fuente Espiritual de Tu Creación, descienda al mundo, se una a las almas y transforme a los cuerpos que están en redención".

Mientras los universos se abren, los ángeles contemplan la preciosa Sangre del Señor, desciende en la Geometría Sagrada del Padre y manifiesta el poder de la gloria del origen de esta Creación.

Reciban entonces Mis Códigos de Luz para que sus vidas sean transformadas conforme a la Voluntad del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y que tengan fe en que todo se convertirá a su debido tiempo.

Este es el terafín que hoy traigo para la humanidad, abriendo las puertas a la redención planetaria, haciendo partícipes a las almas más imperfectas de los méritos de la Sangre de Jesús.

Quien pueda, por un momento, coloque su cabeza en el suelo para recibir de Jesús la Luz de Su poderosa Sangre, presente en el Sagrario de Su Espíritu y manifestado en la forma perfecta de la Geometría de Dios.

Contemplen los méritos del Salvador en la unión profunda con Su Espíritu, y todo será transformado.

Pueden levantarse y llevar las manos al corazón.

Es la Sangre Espiritual de Dios que hoy reciben sus vidas para que Su Voluntad, algún día, se pueda cumplir en ustedes, así como la Voluntad de Dios se cumplió en Mí.

Elevémonos al Cielo en este momento. Ofrezcamos nuestras vidas a los Pies del Creador y en absoluta confianza sigamos Sus pasos, para que nuestras vidas sean guiadas por el Propósito Superior y por la Divina Existencia, la Fuente inmaterial de la Creación, de donde surgimos y hacia donde retornaremos con todo lo aprendido y vivido en la Tierra.

Alrededor de Jesús, en este momento, aparecieron las santas mujeres.

Las he traído aquí, compañeros, como un testimonio de Mi Amor por ellas, de un Amor eterno, inextinguible, de un Amor que las lleva a la paz.

Ellas ungieron el divino Cuerpo de su Esposo. Pero hoy ellas son ungidas por el Espíritu de Dios, así como ustedes son ungidos por el Espíritu Santo, en su máxima expresión de amor y de bondad.

Que este Ministerio de la preciosa Sangre de su Maestro y Señor, siempre sea recordado por el mundo para que las naciones se cristifiquen, para que los pueblos se conviertan, para que las almas se rediman por la poderosa Fuente de Amor, que proviene de Mi Corazón para el mundo entero.

"Padre Celestial, no mires los errores del mundo, la indiferencia de las almas. Contempla ahora la fe de Tus hijos, la confianza de Tus siervos, la entrega de Tus servidores, para que se cumpla en la Tierra Tu Proyecto Celestial. Amén".

Los sacerdotes pueden aproximarse, por favor.

Es con inmensa alegría que ofrezco este momento para todos. Y espero que esta alegría que nace de Mi Corazón, pueda ser sentida y comprendida por todos con el mismo afecto y cariño que Yo les dí a Mis apóstoles.

Hoy les entrego a ustedes Mi afecto espiritual y paternal.

Nos arrodillamos y agradecemos la inmensa caridad de Nuestro Señor.

Así como conforté a los apóstoles en la última Cena, hoy los conforto a cada uno de ustedes con Mi Espíritu, para que sientan el Amor de Dios vivo en cada una de sus células, para que sus cuerpos acompañen el fin de estos tiempos, para que no teman a lo que llegará en breve al mundo y a los acontecimientos que se precipitarán sobre la Tierra. Porque si ustedes están en Mí, Yo estaré en ustedes y juntos estaremos en el Padre Celestial, bajo Su Gloria, Gracia y Misericordia.

Por eso, compañeros, ofrezco la consagración de estos elementos con el más caluroso afecto de Mi Corazón.

Siento que pueden vivir Conmigo este momento de verdad. Y que pueden sentir en ustedes, a través de Mis Palabras, la Luz de Dios que se entrega al mundo en esta hora para rescatar a la humanidad y al planeta, que agoniza y sufre en su más profundo silencio.

Quiero que se sientan partícipes y parte de Mí, de Mi Cuerpo Espiritual, de Mi Consciencia y de Mi Alma, y que sus almas, en esta hora de tantos errores e injusticias humanas, glorifiquen por medio del Hijo al Todopoderoso, Nuestro amadísimo y eterno Señor Dios, la Fuente única, perpetua y eterna de la Creación.

Y por los méritos de Mi Sangre es que ofrezco a ustedes Mi caluroso Amor de Maestro y Señor porque sé que su hora culminante se aproxima, para cada una de sus vidas, en donde en la misma soledad que Yo atravesé, deberán confiar absolutamente en Dios y en Su Misericordia, para aprender a atravesar las pruebas difíciles que vivirá el mundo.

Pero recuerden, compañeros, que Yo volveré para encontrarlos y reunirlos en Mi Gracia, a fin de volver a comulgar del Cuerpo y de la Sangre de su Señor, para la remisión de las faltas y de todas las maldades del mundo.

Reciban Mi afecto de Pastor. Sientan la consolación de Mi Espíritu, del mismo Espíritu que se entregó a los apóstoles y a la humanidad, el Espíritu del Dios vivo que renueva todas las cosas de tiempo en tiempo, como una sublime y dulce vibración.

Reciban el consuelo que los ángeles Me dieron en el Huerto Getsemaní, porque sé que su carne es débil, pero su espíritu es fuerte para poderme seguir y aceptar, para poderme responder y así cumplir Mi Voluntad.

Hoy vengo fuera de Mi Iglesia por todos los que no Me encontraron y por los que algún día Me encontrarán por medio de esta Obra, que humildemente y en imperfección imita los sagrados ejemplos de su Señor. Porque aquí Yo vengo a darles el Amor de Dios para que vivan la Verdad, para que aprendan a ser justos, buenos y mansos; para que se arrepientan y perdonen lo que aún no perdonaron.

Mi pedido al mundo y a los presentes es que se perdonen, así como Yo los perdoné en cada paso de la Cruz, sin condiciones.

"Elí, Elí, Padre del Amor, de la Unidad y de la Sabiduría. Olam, Emmanuel, Mahadbi Abba, Shalom Adonai, Eloheinu, Tú que eres Santo, Tú que eres todo para nosotros, Tú que entregaste a Tu Hijo por amor, para que Tus criaturas vivan el perdón y la redención, consagra esta agua a través de Tu amadísimo Hijo, para que las almas reposen en Tus brazos y curen sus heridas.

Iod He Vaud He, que estas velas sean la luz de Tu Espíritu en las almas sufridas que hoy serán bautizadas por la fuerza invencible de Tu Amor y de Tu Paz, y que Tus hijos en este bautismo, en este día de Gloria, por los méritos y las Gracias de Tu Siervo, Jesucristo, encuentren el camino hacia Tu Voluntad. Amén".

Nos ponemos de pie.

"Padre, Tú, que renuevas todas las cosas, hoy Tu Amor renueva a todos los seres por medio del recuerdo de la vivencia de este amoroso sacrificio, que Tu Hijo entregó, en confianza, a la humanidad".

En este día de Aleluya, en el que los ángeles cantan la redención de la humanidad, Yo les vuelvo a decir: "Tomen y coman todos de Él, porque este es Mi Cuerpo que fue entregado por ustedes para el perdón de los pecados".

Te adoramos, Señor, y Te bendecimos (se repite tres veces).

Del mismo modo hoy les vuelvo a decir: "Tomen y beban todos de Él, porque este es el Cáliz de Mi Sangre, Sangre de la Nueva Alianza, que fue derramada por su Maestro y Señor y por todos los mártires, para el perdón de los pecados".

En nombre del amor, de la luz y de la verdad, hagan esto en Mi Memoria.

Oración: Padre Nuestro (en portugués).

El Cuerpo y la Sangre Divina de Cristo.

Reverenciemos.

Alégrense los invitados al servirse de este Sacramento de redención.

Hoy les doy la Luz de Mi Amor para que la reconozcan y la vivan. Y hoy les doy Mi abrazo paternal para que sepan que esa Luz del Amor siempre será verdadera, infinita y eterna.

En alegría, hermandad y silencio, se darán el saludo de la paz, para que la paz esté en la humanidad.

Que la Paz de Mi Corazón esté en ustedes y en todos los que la suplican.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Les agradezco.

Abr

19

Viernes, 19 de abril de 2019

Sagrada Semana
APARICIÓN DE CRISTO JESÚS GLORIFICADO, DURANTE LA SAGRADA SEMANA, DÍA 6, EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Los invitamos a todos a colocarse de pie, en reverencia a nuestro Señor. En el momento en que Él aparezca, se arrodillan los que puedan, los que no puedan se sientan.

Podemos cantar.

Es así que Yo quiero ver al mundo, en reverencia y amor, reconociendo dentro de sí al Cristo interno, Aquel que nunca ha muerto, Aquel que siempre vive a través de los tiempos y de los hechos.

Yo no estoy muerto, estoy vivo en ustedes cada vez que Me lo permitan, más aún lo podré estar hasta que tengan consciencia y sabiduría de su compromiso con el Padre Celestial.

Todo lo que sucedió durante la Pasión de su Señor ya fue dicho hasta cierto grado, pero la humanidad aún desconoce los verdaderos Misterios de Dios que están guardados en el Arca de la Santa Alianza y que celan las memorias de su Maestro y Señor desde Su nacimiento hasta Su ascensión.

Pero hoy el mundo debe conocer lo que verdaderamente sucedió más allá de los hechos y por qué el propio Dios encarnó como un hombre y como una consciencia humana para darse a Sus hijos, completamente, en Misericordia y Amor.

Deben traspasar ese Misterio a través de la sintonía de sus corazones, en ese gran registro Universal de la Pasión de su Maestro y Señor.

El Señor pide tres velas para poder bendecirlas.

Y para que por medio de la luz de ellas, compañeros, este plano material, este Universo creado por el propio Dios a través de Sus ángeles, sea testigo de las revelaciones del Arca de la Santa Alianza sobre los misterios de la Pasión de su Maestro y Señor.

Los invito en este momento a que se preparen interiormente y que no sólo escuchen las palabras o que sus corazones se conmuevan.

Es necesario, compañeros, en este tiempo crucial de la humanidad, en el que millones de almas y naciones están en juego, que exista una consciencia de responsabilidad, de madurez y de adhesión a la Voluntad Divina.

Estas tres velas representarán a la Santísima Trinidad, que por medio de Su presencia inmaterial y de Su impulso divino, traerá a la Tierra la revelación de Dios.

La luz protege el Sagrado Conocimiento, enciende las esencias en la Sabiduría de Dios.

Dios necesitó entregarse al mundo, descender de Su Fuente Suprema para salvar a Sus hijos. No había otro camino. La humanidad estaba a punto de perecer y de destruirse a sí misma. La oscuridad de la consciencia humana y de todos los infiernos hubiera podido tomar el planeta, completamente, si no hubiera sucedido una intervención divina.

Por eso, la Madre de Dios fue escogida entre todas las mujeres. Y, en ese tiempo y en ese momento, Ella tuvo conocimiento de la Verdad, más allá de la encarnación del Hijo de Dios como la manifestación de la Segunda Persona de Dios, que es el Dios mismo.

Fue el Arcángel Gabriel, que antes de descender a la Tierra para encontrarse con María, pidió al Padre Celestial poder rescatar el Proyecto Genético Humano de todos los errores que las generaciones, anteriores a Mí, habían cometido por perversión y por haberse salido de la Ley.

Manténganse concentrados, porque si no, no podré continuar. Su corazón debe estar en lo que está sucediendo y no en otro lugar, porque si están aquí es porque Me buscan y porque Me llaman, es porque Me necesitan.

Lo que hoy se registra aquí no sucederá más, porque el fin de los tiempos ya está aconteciendo y el mundo deberá hacerse cargo de lo que no correspondió y por haberse salido de la Ley.

Pero, si sus corazones buscan Mi camino, a pesar de lo que ocurra, nada les sucederá porque estarán dentro de Mí, de Mi Cuerpo Místico, al vivir plenamente la Comunión Eucarística.

Fue así que el Arcángel Gabriel descendió a la Tierra, en un momento de gran tribulación y oscuridad.

Mientras las puertas de los infiernos estaban abiertas, por otro lado la Consciencia Divina, la Fuente Única, el Dios Vivo, se hizo presente a través del Arcángel Gabriel ante la divina persona de María, para expresarle y revelarle Su Voluntad.

En este momento nuestro Señor está presentando y mostrando la Anunciación de Gabriel a María y lo que sucedió en ese hecho.

Si Su "sí" no hubiera sido firme, hoy no estarían aquí, ni tampoco el mundo existiría.

Pero, aunque Dios sabía que la humanidad se salvaría por la redención del Hijo y por todo lo que Él ofreció a la humanidad, el sí de María como ser humano fue el antes y el después de la salvación del mundo y de todas las generaciones que la sucederían, desde el pueblo de Israel hasta los pueblos de hoy.

En los Pergaminos del Arca de la Santa Alianza está escrita esta historia, así como muchos otros hechos que aún ayudan espiritualmente al mundo en su redención, trayendo para las almas la renovación y la vida para poder asumir con amor y responsabilidad el compromiso y así hacer cumplir el Plan de Dios en la Tierra.

El Ángel Gabriel sopló en María el Espíritu Santo y encarnó en Ella el Hijo de Dios.

En ese momento, algo importante sucedió, no solo María tuvo una revelación espiritual de lo que representaría el nacimiento de Cristo, es decir del propio Dios como hombre y como consciencia, sino que también fue para la humanidad un hecho importante que abrió las puertas a la redención de los hombres y al exorcismo de los infiernos.

Para que el Hijo de Dios pudiera nacer, un proyecto divino y espiritual fue pensado por el Padre, antes de que Él descendiera a la Tierra a través de la presencia de Su Amado Hijo.

La aceptación de María a la Voluntad de Dios fue el comienzo y el surgimiento de una nueva humanidad y, así, el Universo Espiritual comenzó a actuar en la Tierra, y en los planos internos todo estaba sucediendo conforme a la Voluntad del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Es así, que se abrió un gran portal en la humanidad, el que todos fueron llamados para atravesarlo, inclusive aquellos que serían los enemigos de Jesús.  Porque más allá del aspecto humano o del ego humano, Dios buscaba de los hombres a través de Su Hijo, la filiación con Él y el sentido de la unión interna con Su Espíritu.

Pero, en el escenario de la Pasión de Jesús, cada uno cumplió con su papel y su prueba, cada uno estuvo en el lugar que merecía estar y tuvo la oportunidad de poder aprender en el amor y de manifestar la verdad. 

Ustedes ya conocen el dolor interminable de Jesús porque fue bien relatado. Ustedes aún no conocen, compañeros, lo que sucedió en los planos superiores, en donde el universo angélico actúa y obra, durante los hechos de la Pasión del Señor en los cuales las señales que quedaron grabadas y registradas son las que intervienen en la consciencia del planeta por la redención de la humanidad y la consagración de los hombres a la Voluntad de Dios.

Son esas señales, de los acontecimientos ocultos de su Señor, que hoy ayudan al mundo para que él se pueda redimir y convertir, así como fue previsto por el Padre.

Por eso, Mi Iglesia debe conocer estos Misterios y no negarlos, porque no quiero que Me nieguen más como Me negaron los que estuvieron Conmigo hace tanto tiempo, y hoy están, nuevamente aquí, recibiendo su última oportunidad por obra e intervención de la Gracia Divina.

Pero recordando, verdaderamente, lo que aconteció en la Pasión de su Señor, podrán recuperar lo que perdieron espiritualmente por las diferentes experiencias de la vida y por lo que aún hay que corregir en sus consciencias.

Este tiempo, que hoy Me tomo con ustedes, fue el mismo tiempo que Dios utilizó para llevar adelante la victoria de la Pasión de su Señor en la humanidad, en los planos superiores de consciencia, en donde verdaderamente todo sucedía y se manifestaba.

Por eso mi Santa Madre Me acompañó hasta el final y continuó, hasta sus últimos días en la Tierra, llevando Mi Palabra y Mi Amor al mundo por medio de la fundación de las primeras órdenes religiosas, los antepasados de los templarios, la primera congregación crística en la Tierra, que construyó el puente entre el Legado de Cristo y toda la humanidad.

Los hechos de Mi Pasión no sólo fueron hechos físicos, vistos y reescritos por varios apóstoles y por todos los que participaron en aquel tiempo de esos acontecimientos. Los propios ángeles de Dios registraron los hechos espirituales y cósmicos de la Pasión de su Señor, porque detrás de ese escenario terrestre en la Pasión de Cristo, los universos se movilizaron y grandes consciencias lumínicas se desplazaron a la Tierra para cooperar y trabajar en la redención de la humanidad y en la expulsión de Luzbel de la esfera del planeta.

Porque cuando Yo expiré en la Cruz, él fue vencido setenta y siete veces, y los infiernos se cerraron, muertos resucitaron y cantaron glorias en las calles de Jerusalén, enfermos se sanaron, almas despertaron y tomaron consciencia de porqué estar en la Tierra y de lo que vinieron a cumplir como esencias.

El Universo de Dios descendió a la humanidad, pero Él en Su Comando Mayor permitió que Sus más grandes enemigos y el ángel caído aprendieran de la victoria de la Pasión de Jesús para que esos hechos no se volvieran a repetir nunca más. Porque la fe de los creyentes de Cristo, a través de los tiempos, sería tan grande y poderosa que permitiría el reaparecimiento de su Señor en el fin de los tiempos, es decir en este tiempo actual y en este momento.

Ahora comprenden, compañeros, que forman parte de un acontecimiento pasado y de una historia que debe concluir en sus vidas con el triunfo del amor y de la verdad dentro de cada uno de sus seres, y que no deben perder una vez más la oportunidad porque ya no habrá otra, en este tiempo ni en el próximo.

Los universos se movilizaron hacia la Tierra y las fuerzas superiores entraron en este planeta con todo el poder de la Luz de Dios, para retirar del cautiverio a cuantos allí estaban hace mucho tiempo, desde Abraham hasta el presente.

Es así, que hoy ustedes están aquí, porque de alguna forma fueron retirados de ese cautiverio, de la cadena interminable de los errores, que proviene del Universo y continúa en la Tierra.

A través de los tiempos recibieron una Gracia mayor para poder, hoy, estar aquí ante Mí y muchos más esperan por esa Gracia, por esa oportunidad de estar delante de su Señor para aprender a cumplir Su Voluntad y no perder el tiempo de la Gracia Divina que esta terminando, antes que suceda el Gran Juicio Universal.

Yo los traje aquí como almas y no como personas para contarles la verdad, verdad tan semejante a la que les conté a los apóstoles en aquel tiempo.

Pero ustedes ya tienen una experiencia, un origen y un pasado, que aún está siendo redimido y transmutado por su responsabilidad para con la fe y la vida espiritual con Cristo.

No hay tiempo que perder, no hay tiempo que esperar. El conocimiento espiritual que está en los universos, aún espera para descender en el planeta y mientras ustedes mantengan su adhesión Conmigo, el Conocimiento divino llegará tan semejante a una lluvia que cae del cielo de una forma continua y permanente.

Así sus espíritus se ennoblecerán, sus almas serán exaltadas porque darán reconocimiento a la Pasión y a la muerte de su Señor, y no harán lo mismo que muchos hacen, de no dar valor a lo que Yo hice por ustedes en aquel tiempo.

Cada vez que recuerdan Mis hechos están ante una oportunidad de dar un nuevo paso en los grados de amor y de consciencia. Están asumiendo con responsabilidad el camino, apartándose de las apariencias y desilusiones del mundo, y de todos los caminos confusos y espirituales que ofrece la humanidad en este tiempo, solamente para alejarlas de Dios, a cada una de las almas que Yo convoco.

Ustedes decidieron ser Mi nuevo rebaño, para unirse a Mi viejo rebaño de la Iglesia extendida por toda la Tierra y para que, en esa fusión de amor y de hermandad, pueda prepararse la Tierra y la consciencia humana para Mi reaparecimiento físico en la humanidad, en el esperado Segundo Retorno de su Señor.

Guarden estos conocimientos como los últimos. Revivan, de tiempo en tiempo, la Sagrada Semana, para que sus vidas se tornen sagradas al tomar contacto con la aparición de su Maestro y Señor y especialmente con Su Verbo, que es el Verbo del Padre, que se pronuncia al mundo por última vez en este tiempo crucial y definitivo de la humanidad, en el que grandes decisiones deberán ser tomadas y esas decisiones de sus vidas los colocarán cerca o lejos de Mí.

Por eso, es necesaria la oración para que la tentación no prevalezca y los Códigos Divinos que Yo les entrego en cada aparición puedan producir méritos en sus consciencias y despertar nuevos frutos en sus espíritus, para que más talentos estén disponibles para su Maestro y Señor. Que Yo pueda ser la razón de su existir.

Y así, Mi Madre María dando el "sí", salvó al mundo y concedió que, por medio de Su humildad y  pobreza, Su Hijo y Su Señor estuviera aquí en este día para compartir con Sus hijos los triunfos y los méritos de Dios a través de la persona de Cristo, en Divinidad y en Espíritu.

En este día, en el que el cuerpo del Señor es flagelado por el mundo, por la indiferencia de los hombres, por la desigualdad de las naciones, por el hambre de los más pobres y la falta de cura en los enfermos es que este Cuerpo dolorido es ungido por las oraciones de los que lo aman, aquellos que veneran y reconocen la Persona de Jesús como el Redentor.

Hoy vengo a anunciarles la Pasión del planeta y las agonías de la humanidad, que aún nadie ha conseguido curarlas ni aliviarlas, por ser muchas.

Por eso en su ofrenda de servicio a la humanidad y a los Reinos de la Naturaleza, por su entrega en la oración y en la vivencia de la Eucaristía, por su compromiso responsable y su adhesión a los Planes de Dios es que aliviarán el Cuerpo dolorido de su Señor y las llagas espirituales de la humanidad se cerrarán siendo ungidas por el Espíritu Santo, que todo lo renueva y todo lo cura.

En nombre de las Llagas de su Maestro y Señor y de todos Sus padecimientos, vengo a ofrecerles, compañeros, la unción y la cura espiritual de sus errores y de sus llagas internas y profundas, que solo Yo conozco de cada una de sus vidas.

Colocamos las manos en señal de recepción y nos ponemos de pie.

Nos abrimos al milagro de las Llagas de Cristo y al poder de la Luz que ellas contienen y ofrecemos nuestro amor para cicatrizar las Llagas de Jesús, para que nuestras propias llagas sean curadas de todo mal y de todo dolor.

Me colocaré sobre ustedes para ayudarlos.

Quien pueda que se arrodille y sienta en sus seres la presencia de Jesús y el poder de cada una de Sus Llagas.

Escuchamos Su Palabra y acompañamos en el silencio de nuestro corazón esta intervención divina y este momento de Gracia que nuestro Maestro y Señor concede al mundo entero por los méritos de Su Pasión y por el triunfo de Su Amor Invencible.

El Señor está esparciendo Su Luz sobre todos. Esa Luz ingresa por nuestra cabeza y llega hacia nuestro corazón, a lo más interno de nuestro espíritu, en lo más profundo de nuestra alma.

Jesús concede la cura por medio de Sus Luminosas Llagas y camina sobre ustedes irradiando Su Luz, haciéndolo también por el mundo, por los que más sufren, por los que mueren, por los que padecen las guerras, por los que son refugiados, por los que están enfermos mentalmente, por los que están presos.

Él esparce Su Luz espiritual y por medio de esa Luz, en este día de Su Pasión, Él concede la Paz y el equilibrio en todos los planos y establece así, en este viernes Santo, la comunión espiritual entre las almas y Dios, así como María Santísima vivió la comunión con el Padre, mientras gestaba a Su Hijo durante nueve meses.

Ahora Jesús encomendó a cuatro grandes ángeles que se coloquen en los cuatro puntos de la Tierra, para Él poder orar por la humanidad. Acompañaremos en nuestro silencio Su oración, sabiendo que en esta hora y en este momento estamos siendo ayudados por Su Luz Espiritual y por los méritos de Su Pasión.

Dejemos entonces que nuestro ser esté vacío, entregado y donado en comunión con Su Divinidad.

"Adonai, Fuente de la Verdad y de la Justicia, Origen de los orígenes, Océano infinito de Amor, Universo inextinguible, representación de todo lo creado, Divina Gracia manifestada, Soplo del Espíritu Universal, Poderoso Señor, Fuente de Renovación y de Amor.

Así como Tú Me concediste llegar al mundo y encarnar entre los hombres, hoy te pido Emmanuel, que surja de Tu Fuente la absolución divina para transmutar los errores de los hombres, sublimar con Tu Luz a los corazones y expurgar el mal de la Tierra para que nuevamente sea Tu Amor el que triunfe y que pueda surgir en todos Tus hijos, en todos los que afirman su fe y su confianza en Ti.

No mires los errores del mundo, la perversión de estos tiempos. Que Tu Corazón, Abba, ya no sienta más indignación y tampoco ira, sino que Tu Corazón se alegre por la alegría de Tus hijos. Que Tu Corazón se encienda en gratitud por la gratitud de Tus hijos, porque así triunfará Tu Amor y se hará justicia. Consuela a los oprimidos, así como Me consolaste a Mí en cada paso de la Pasión. Que Tu Gracia se expanda, que Tus poderes desciendan y que se cumpla hasta el fin de nuestros días Tu Voluntad, Amén".

Llevamos nuestras manos sobre el corazón. Nos podemos sentar y agradecer.

Vivan Mi Pasión como un triunfo y represéntenme en la Tierra como Mis nuevos apóstoles, aquellos que llevarán Mi Amor a la humanidad y se entregarán a los pedidos de Dios de una manera incondicional y permanente, a fin de que se cumpla Su Voluntad.

Extendiendo Mis brazos y Mis manos sobre el mundo y sobre ustedes, Yo les concedo la Paz para que nunca la pierdan de vista, para que siempre la recuerden, porque en la Paz se redimirán y en su redención alcanzarán la confianza del Padre así como el Padre confió en Su Hijo.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Repitamos ahora ante de la presencia de Jesús la oración que Él nos enseñó:

Padre Nuestro (en portugués).

Y en unidad al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, vamos a agradecer a pedido de Cristo a nuestro Padre Celestial, este día de solemnidad y de recogimiento en el Corazón de Jesús, pronunciando Sus Nombres Sagrados. Vamos a cantar los Nombres de Dios como un sólo pueblo y una sola consciencia para que el Universo descienda a la Tierra.

Gracias Señor por cuanto nos das.

En este encuentro te honramos Señor.

Y unidos a la Pasión de Nuestro Señor vamos a mantenernos en ese recogimiento, en esa unión profunda con Cristo, renovando el sacramento de la fe y vamos a agradecer a todos los que nos acompañaron a través de este medio, y después de esta transmisión, que finalizaremos ahora, en todos los Centros Marianos reviviremos la Pasión de Cristo por medio del Vía Crucis. Y seguiremos recibiendo en nuestro interior, los impulsos de Luz que Cristo dejó en el planeta.

En reverencia y en amor, agradecemos y cerramos este encuentro:

¡Gracias Padre por cuanto nos das!

Y bajo la bendición del Sagrado Corazón de Jesús, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Abr

18

Jueves, 18 de abril de 2019

Sagrada Semana
APARICIÓN DE CRISTO JESÚS GLORIFICADO, DURANTE LA SAGRADA SEMANA, DÍA 5, EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Padre Nuestro (en arameo).

Hoy vengo con alegría a celebrar la inmolación del Cordero, pero esta vez por medio de Mi Misericordia y no de Mi sufrimiento.

Porque Yo ya padecí por ustedes, sufrí por ustedes, así como fue dicho en la anunciación del Evangelio de hoy.

Pero muchas más cosas sucedieron en aquel tiempo, y hoy, especialmente, a pedido de Mi Padre Celestial vengo para darles a conocer muchos más de los misterios de Amor que Su Maestro y Señor vivió por ustedes y por el mundo.

Que hoy sus corazones se vuelvan a alegrar, que sus espíritus entren en júbilo porque el inicio de su redención está próximo y el fin del cautiverio llegará para muchas almas que, desesperadamente, han buscado la presencia de Su Señor.

Hoy serán ungidos por el Espíritu Santo.

En este ministerio sacerdotal que Yo los invito a vivir para que puedan representarme en la Tierra como Mis apóstoles, no solo dentro de esta Iglesia que Yo construyo con ustedes, sino dentro de toda la Iglesia que está en la Tierra, que a pesar de vivir su tiempo de tribulación como fue profetizado por Su Señor, el amor de Mi Iglesia nunca perecerá porque ese amor es sostenido por la fe de los creyentes y de los devotos, por la vida religiosa y, especialmente, por la vivencia del Sacramento de la Eucaristía.

Esto hace, compañeros, que los cimientos de Mi Iglesia Celestial estén aún firmes sobre la superficie de la Tierra, a pesar de los tiempos de caos y de crisis planetaria, a pesar de la sangre que aún es derramada injustamente en el mundo.

Pero por la devoción y la fe de Mis creyentes y devotos, es que Yo instituyo Mi Iglesia Celestial en las almas para poder hacerlos dignos en el Señor y partícipes de Su Santa Paz. Amén.

Pero antes de revelarles el misterio de Mi Amor, presente en la Última Cena, esta Cena que hoy celebraremos juntos será el momento en el que cada uno de ustedes tendrá la oportunidad, ante el Padre Celestial para que, por medio de sus almas y también de la humanidad, este planeta reciba la última oportunidad que necesita para poder arrepentirse y hacer penitencia, afirmando en la vida de cada ser la Presencia del Señor, del Todopoderoso.

Comenzaremos con esta Ceremonia.

Que suenen las campanas por la Iglesia Celestial que en esta hora culminante del Planeta, delante del gran sufrimiento de la humanidad, desciende a la Tierra para traer el Principio de la Luz y de la Redención.

Espero por las campanadas.

Es parte de la Ceremonia de Dios construir este momento juntos, hasta en el plano físico, y así, el Espíritu de Dios se aproxima en esta hora de la humanidad.

Daremos comienzo a esta Ceremonia.

Instrumental de Pater Noster.

Nos ponemos de pie.

Señor Dios Todopoderoso, infinito Misterio de Amor y Verdad, que Tus ángeles desciendan a la Tierra en este momento para que las puertas del mal sean cerradas. Que así sea. Amén.

Bendice con esta agua, Señor, a los que necesitan de Tu Perdón y de Tu Gracia, y que esta agua derrame Tu Misericordia en el mundo.

Hoy el Sacerdote Mayor reúne a todos los sacerdotes de la Tierra para que vivan Su Principio Crístico y para que, a través de su ejercicio y de su ministerio, traigan a Cristo a la Tierra por medio de los Sacramentos, de la oración, del canto y de la fe.

Inspiramos.

A pedido de Nuestro Señor Jesucristo vamos a proceder a la consagración de un sacerdote, en este día especial en donde el Sacerdote Mayor se hace presente para renovar nuestras vidas.

Y así como formé a los primeros apóstoles, hoy los formo a ustedes para que vivan los Principios de Mi Iglesia Primitiva, las sagradas raíces de la Iglesia, los sagrados Dones que Yo le entregué a Pedro, una vez, y que hoy les entrego a ustedes para que lleven Mi Amor a toda la Tierra. Amén.

Madres pueden encender las velas.

Que Dios, a través de estas Manos, haga descender el Cielo a la Tierra.

Que exorcices, con este instrumento, los espíritus impuros para que los corazones sean liberados de toda perturbación y alcancen la paz.

Consagra, Padre Eterno, esta alma a Tu eterno servicio, que represente en la Tierra Mis Designios y que lleve adelante Mi Santa Voluntad para que todas las almas que lo encuentren puedan recibir, a través de él, Mi Santa Comunión, Mi Santo Perdón para siempre. Amén.

Como en aquel tiempo, purifico sus manos, cabezas y pies para que, en este ejercicio de entrega a la Vida Mayor, se concrete en la Tierra la Voluntad de Mi Padre. Amén.

Más agua por favor.

En este momento vamos a realizar la representación de la Última Cena, después de que Nuestro Maestro y Señor nos lavó las manos, nos liberó de nuestras impurezas, entramos al Templo de Su Corazón para concelebrar, con Él, este misterio de Amor.

Las Madres pueden aproximarse porque en esta Sagrada Eucaristía no solo Su Maestro y Señor estuvo con los apóstoles, sino también con las santas mujeres, en espíritu y en omnipresencia, celebrando la Comunión espiritual con cada una de ellas.

A pesar de todo lo que viví y sufrí por ustedes Me entregué incondicionalmente para la remisión de los pecados.

Por eso tomé el pan dando gracias a Dios, y Él lo bendijo. Les dije a Mis amigos: “Tomen y coman todos de Él, porque este es Mi Cuerpo que será entregado por ustedes para el perdón de los pecados".

Y así tomé el Cáliz dando gracias a Dios, y Él lo bendijo. Les dije a Mis amigos: “Tomen y beban todos de Él, porque este es el Cáliz de Mi Sangre que será derramada por ustedes para la remisión de los pecados. Hagan esto en Mi Memoria".

Te adoramos Señor y te bendecimos. Amén.

Y en unidad perfecta con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, compañeros, repitan la oración que Yo amorosamente les enseñé:

Oración: Padre Nuestro (en portugués).

El Cuerpo y la Sangre Divina de Cristo. Bienaventurados serán los que se sirvan de este Sacramento porque tendrán vida eterna. Amén.

Escuchamos siete campanadas.

Coman de Mi Cuerpo. Beban de Mi Sangre.

Por favor, unos paños para los Cálices.

Cantemos en unión con nuestro Señor, aún está presente en esta Eucaristía, contemplación y adoración.

En nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Los presentes se pueden sentar.

Y así los apóstoles, en aquel tiempo, recibieron muchos misterios de Mi Corazón porque desde el primer momento que comulgaron de Mi Cuerpo y de Mi Sangre ellos recibieron la gran ayuda del Espíritu Santo que los prepararía para después de Mi Ascensión, para el gran momento de sus vidas, que era poder representarme y vivirme, por medio de Mi Ministerio Sacerdotal.

De la misma forma, las santas mujeres, con Mi Santa Madre, recibieron la inspiración de entregar sus vidas completamente, para consagrarlas a Dios, vivir en retiro y vigilia para poder contemplar y rememorar la Pasión de su Maestro y Señor.

Y así también todos los que participaron alguna vez del Sacramento de la Comunión, aun después de Mi Resurrección cuando aparecí en varios pueblos de Israel, esas almas llevaron consigo, interiormente, los méritos de Mi Pasión y los triunfos de Mi Corazón aun siendo hombre.

La Eucaristía es el mayor testimonio de la revelación del Amor de Dios para los hombres porque en ella se concentra la propia manifestación de la Santísima Trinidad, cuando el Cuerpo y la Sangre de Cristo son consagrados y transubstanciados en la celebración eucarística ante la Consagración del Cuerpo y la Sangre de Cristo, de la transformación en Luz del pan y del vino, porque todas las almas tienen nuevamente la oportunidad de vivir la Pasión de Cristo, de reconocer Sus padecimientos y Su dolor, Su sacrificio y Su entrega hasta el último momento de Su expiración.

Vivir la Eucaristía es renovar los votos con el Padre Celestial, es asumir una vida Crística de servicio y de amor por los demás, es fortalecerse ante las tempestades y las pruebas, de todo lo que sucederá en el fin de estos tiempos.

Recibir la Comunión, totalmente, transubstanciada e iluminada por los méritos de la Pasión de Su Señor es entrar en la Iglesia Celestial de Cristo y pasar a formar parte de su Cuerpo Místico, viviendo todos los días la Comunión con Su Cuerpo Espiritual.

Las santas mujeres no pudieron estar presentes en la última Cena porque el legado que Yo dejaría para los Míos significaría y representaría la transformación y la redención de todos los seres de la Tierra cuando tan solo recordaran, a través de la Eucaristía, la Pasión de su Señor.

Cada vez que celebran la Comunión Conmigo no solo reafirman los méritos de la Pasión de su Señor, sino que sus vidas se transforman, poco a poco, hasta que algún día encuentren la unidad con Dios, completamente. Sean Uno con el Padre así como el Hijo es Uno con Su Padre, y así Yo podré ser Uno con ustedes y ustedes serán Uno en Mí.

En aquel tiempo lo entregué todo sin ninguna condición ni regla. Acepté el sacrificio por ustedes hasta el fin de los tiempos porque sabía, desde el principio, en lo más profundo de Mi Corazón, que a través de los tiempos y de las generaciones, muchos más me representarían.

Por eso deben hacer valer su sacerdocio para que el sacerdocio prevalezca en la superficie de la Tierra, espacio en el cual el Cielo encontrará un lugar por donde descender y actuar, por donde obrar y entregar a todas las almas las Gracias del Padre.

El Cordero fue entregado al peor matadero, pero eso sucedió por Amor y Misericordia para que los hombres de la Tierra, a través de todos los tiempos, alcanzaran el Perdón de Dios.

Hoy el mundo no revive Mi Pasión verdaderamente.

El sacerdocio se ha vuelto un escándalo en la humanidad. Por eso he decidido venir aquí a buscarlos a ustedes los imperfectos, los no formados, los menos instruidos para que, por medio de la intervención de Dios, respondiendo a Su Voluntad y a Su pedido, Su Propio y Divino Hijo los instruya en la Iglesia Celestial, Iglesia Celestial que muchas almas perdieron por sus errores.

Ese fue el verdadero legado que Yo le dejé a Pedro y a los apóstoles. Y por medio de los Sacramentos, especialmente por el Sacramento de la Eucaristía, no solo los sacerdotes, sino también el pueblo de Dios alcanzará la Gracia Espiritual y Divina: ingresar en la Iglesia Celestial. Porque es en la Iglesia Celestial, que levita en los Universos Mayores, en donde alcanzarán y encontrarán la Verdad, más allá de los hombres y de todas las formas.

Es a esa Iglesia que Yo los invito a entrar todos los días. Y en sus corazones, en sus esencias, en su mundo interior está una chispa de Dios que los une y conecta con esa Iglesia Celestial.

Por eso no permitan, compañeros, que las apariencias los confundan, que las pruebas del fin de los tiempos los atormenten.

Reafirmen su fe en Mi Iglesia Celestial y visiten a Su Maestro y Señor, frecuentemente, presente en todos los Sagrarios de la Tierra. Así sus corazones se encenderán y el fuego vivo de Mi Amor estará con ustedes.

Atravesarán tempestades y desiertos, momentos durísimos y difíciles, ustedes con sus familias, con sus conocidos, como también en sus naciones. Pero hay algo que nunca les hará perder la fe: es Mi Corazón que se entrega en sacrificio, nuevamente al mundo, para que sea reconocido, respetado y adorado en el Sacramento del Altar. Sacrificio amorosamente entregado a los hombres y mujeres de la Tierra, para que vivan el Camino de la Redención.

Las puertas de los infiernos temblarán ante la presencia de Mi Iglesia Celestial en la Tierra y más aún, Mi Iglesia alcanzará su poder y esplendor en el corazón de todos los que la invoquen, la respeten y la vivan, así como los Mandamientos.

Nunca dejen de amarse porque será ese amor, por más que sea pequeño, imperfecto e insignificante, lo que los mantendrá en unidad y no perecerán ante los embates de Mi enemigo.

Antes, Yo enviaré al Arcángel Miguel para que cierre las puertas y exorcice el mal, y las almas renazcan en la divina Esperanza de Dios para estos tiempos.

Hoy no digo esto solo por ustedes, sino por toda la humanidad, que está ciega y sorda ante el sacrificio de su Maestro y Redentor.

Pero hoy, ustedes, con su presencia, adhesión y amor ante este gran sacrificio ofrecido por el Cordero de Dios, hacen dignos los Altares del Padre y los ángeles cantan gloria y alabanzas para hacer revivir la paz en los corazones.

Quisiera poder decirles muchas más cosas, pero sé que sus cuerpos tienen un tiempo para poder soportarlo.

La verdadera Cena de Su Maestro y Señor no duró solamente un momento, sino tres horas, en las que Mis apóstoles contemplaron las tres fases del Misterio de Dios presentes en el Cuerpo y la Sangre de Cristo.

Hoy ustedes reciban este Sacramento con esa consciencia y amor de que el propio Dios se vuelve a entregar al mundo para que Su Misericordia los salve y los redima en este tiempo final.

“Elevo al Cielo, Padre, Mis plegarias para que enciendas en Tus criaturas la Verdad. Verdad que les hará encontrar el Camino del Amor y de la paz, de la Esperanza y de la renovación. No dejes que nadie quede sin ese impulso de Luz que hoy trae Mi Corazón Misericordioso. Y que por los méritos infinitos de Mi Pasión, las almas vivan en el Universo de Tu Fe y de Tu Amor para siempre. Amén".

En esta Cena de renovación, Yo los consagro y los renuevo, y les entrego Mi Paz. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

En solemnidad y en absoluto silencio se darán el saludo de la paz para que este impulso de Luz, que hoy les traigo, se irradie al mundo.

Que puedan darse el saludo y la paz de la misma forma que Yo les entregué la paz a Mis apóstoles, en silencio y en contemplación.

Les agradezco.

 


 

Abr

17

Miércoles, 17 de abril de 2019

Sagrada Semana
APARICIÓN DE CRISTO JESÚS GLORIFICADO DURANTE LA SAGRADA SEMANA, DÍA 4, EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Los postulantes a adoradores, por favor, aproxímense a los pies del escenario, a pedido de nuestro Señor.

El Señor pide que traigan aquí los pañuelos y los prendedores de la Orden para dejarlos a Sus Pies, y todos aquellos que puedan, se arrodillarán el tiempo que consigan, con quietud.

Las personas más adultas no se arrodillarán, dijo el Señor.

Los que se arrodillen lo harán por los que no pueden y por los que no están aquí, ante Mi Presencia.

Síganme. Saquen las sillas del palco, por favor.

Estamos preparando, dice nuestro Señor, una Ceremonia Eucarística y antes de recibir el Sagrado Sacramento, adoraremos y contemplaremos ese Misterio de Amor presente en la Eucaristía.

Mi Cuerpo vivo y presente en la Eucaristía, se ha hecho presente a lo largo de los tiempos y de las generaciones, y aún más presente y más vivo a través de todos los que lo adoran.

He hecho milagros eucarísticos a pedido de Mi Padre Celestial, para que la humanidad pudiera creer que Yo soy el Redentor, el que viene al mundo de tiempo en tiempo para traer a los hombres y a las almas, la redención.

Es este milagro vivo en la Eucaristía que se repite de tiempo en tiempo y que intenta penetrar y reflejarse en el corazón de los seres humanos, para que los hombres en la Tierra representen a Cristo, vivo y resplandeciente en la Eucaristía, en los altares de la Adoración.

Hoy, ese misterio de Amor se vuelve a repetir y a presentar ante ustedes, porque el tiempo lo necesita, y la humanidad también lo necesita, sabiendo que sin la revelación de estos misterios, que están escondidos en la Santa Eucaristía, la humanidad no podrá prevalecer en el fin de los tiempos ni tampoco atravesar el fin de los tiempos por todo lo que hoy sucede en el mundo de forma injusta y desequilibrada.

Por eso, Yo Me hago presente en los altares de todas las iglesias, para que Mi Iglesia Celestial descienda a la Tierra, colme a los corazones, vivifique el espíritu de cada ser y entre en comunión eterna con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Por eso, Me vengo a entregar a ustedes, nuevamente en la Eucaristía. Y al entregarme a ustedes, compañeros, Me entrego de nuevo a la humanidad, al planeta, a las naciones y a los pueblos, aunque no conozcan quién es el Cristo.

Pero, es en la esencia de la vida en donde se realiza el Plan de Dios. Son sus esencias más profundas, sus espíritus que reciben al Espíritu de Dios por medio de los impulsos de luz que trae para las almas la Santa Eucaristía.

Eleven sus corazones en esta hora. Coloquen ante los Tronos de Dios cada una de sus súplicas para que, algún día, por medio de la fe y de la confianza en Dios, representen al Hijo del Padre en la Tierra mediante el ejercicio tan importante de la Adoración que estabiliza las energías, que evita las catástrofes del mundo, que los aparta y los protege de todo mal, que los eleva en consciencia y en espíritu, que les trae sabiduría y discernimiento, que les concede la Paz y el Amor de Dios y la comunión interna con su Ángel de la Guarda.

El Don más importante que Dios les entrega a través de la Adoración es el Sacramento de la Reconciliación. Porque Dios sabe, compañeros, que los hombres y mujeres de la Tierra son frágiles ante las pruebas y ante la tentación.

Pero, la fortaleza que ustedes pueden alcanzar mediante la Adoración a Mi Cuerpo Eucarístico, es lo que siempre les permitirá elevar los ojos hacia el horizonte y encontrar en ese horizonte de amor Mi Presencia pura e inmaculada.

Yo los vengo a entregar a Mi Padre por medio de esta ceremonia eucarística, porque es el tiempo de la renovación, de la confianza en Dios y del establecimiento de la fe, que harán despertar en ustedes los talentos que Yo coloqué en sus corazones, a través de Mi Palabra y de Mi Evangelio para toda la humanidad.

Hoy estamos a las puertas de la Última Cena. Estamos fuera de la Casa de Dios, pero bien próximos a Su Consciencia, para prepararnos de una manera consciente y verdadera para el gran Milagro de Amor presente en la Eucaristía y en la Sangre de Cristo.

Hoy, sus almas están ante las puertas del Templo de la Adoración de Dios, lugar en donde los ángeles y los santos viven en comunión eterna con el Padre Celestial.

Hoy, una llama de Luz se enciende en sus corazones para permitir la elevación de la consciencia, para aproximarse a nuestras dimensiones superiores, para dejar la superficialidad de estos tiempos y encontrar dentro de sí, dentro de cada uno de ustedes, lo verdadero.

Es por eso que hoy vengo aquí, compañeros, como el Señor de la Eucaristía y como la misma Eucaristía, presente en la forma espiritual de la Divinidad luminosa de Cristo, desde donde los Dones de Dios se expanden al mundo y las almas reciben la Gracia de la recuperación, de la rehabilitación y de la redención como dignos hijos de Dios.

Comenzaremos esta ceremonia en la que nuevos postulantes afirmarán en sus vidas la Adoración a Mi Corazón Eucarístico y recibirán sobre su pecho el pin del Espíritu de Dios, representado en el símbolo de esta Orden, para que la llama del Espíritu Santo siempre se encienda en ustedes en los momentos más difíciles y culminantes de sus vidas, para que en los momentos de mayores pruebas y de tribulación tengan la total confianza y la absoluta fe de que siempre Me encontrarán presente en la Eucaristía, ante la Faz sagrada de Dios que se entrega a Su pueblo en Amor incondicional y en Espíritu.

Por eso, compañeros, alegren sus corazones en este día de renovación para que, consagrados por el Espíritu y la Dignidad eucarística de Cristo, mañana jueves, entren al Templo de la Adoración de Dios para celebrar por el mundo y por la humanidad la Sagrada Eucaristía, la institución del Legado divino de Dios para la humanidad y para el planeta, preciosamente presente en el Arca de la Santa Alianza.

El Maestro pide dos Menorah.

Y ante las puertas del Reino de Dios nos elevaremos en espíritu para esta sagrada ceremonia, en la que el Espíritu Santo los impulsará a vivir, de forma incansable e inmediata, la Adoración al Cuerpo eucarístico de Su Maestro y Señor.

Nos ponemos de pie.

Las Madres que están encargadas de los postulantes pueden venir aquí.

"Señor del Universo y de la Tierra, Fuente y Principio de todo el origen, ante las puertas de Tu Templo, por medio de la Gracia del Corazón de Tu Hijo, enciende en las almas el propósito de Tu Amor presente, vivo y eterno en la Eucaristía. Amén".

"Bautiza a las almas con Tu Espíritu y renueva con Tu Luz todo lo que Tú tocas. Amén".

"Unge con Tu Divinidad, Señor, a los que precisan cura, amor y perdón. Que así sea".

Llegó el momento de que la humanidad reverencie conscientemente a Dios y de que en estos segundos que pasarán, la Gracia Divina, la Fuente insondable de Misericordia, en la Presencia eucarística y viva del Hijo de Dios, se irradie al mundo y a los que más lo necesitan.

Nos arrodillamos.

A pedido de Nuestro Señor realizaremos una Adoración mundial para que los Códigos de Vida de Cristo, el Universo eterno de Su Amor llegue al mundo entero, a los cinco continentes y a todas las naciones.

En ofrenda, nos postramos ante el Padre Celestial y agradecemos por su Presencia en este lugar.

Escucharemos el instrumental de “Pater Noster” para que los ángeles del Universo, por medio de esta Adoración, eleven al Cielo las súplicas de los hijos del Padre.

Cada uno de nosotros, en este momento, hace su oferta ante el eucarístico Corazón de Jesús, el Cuerpo glorioso y divino de nuestro Señor Jesucristo.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Mientras los Cielos se abren, pidamos a Dios por la redención de la humanidad y por el perdón de todas las faltas cometidas, a través de los méritos alcanzados por el eucarístico Corazón de Jesús, desde Su nacimiento hasta Su ascensión a los Cielos.

Oración del Ángel de la Paz.

Reverenciamos y agradecemos.

Y comenzaremos a escuchar como ofrenda el “Pater Noster” cantado.

Y aún ante la Presencia de nuestro Señor, vamos a proceder, respondiendo a Su pedido, a la consagración de los que se postularon como adoradores e hicieron la experiencia en los últimos seis meses.

Después de esta consagración, vamos a proceder, junto a nuestro Señor, a celebrar la consagración de la Eucaristía.

Las Madres que están responsables, por favor.

Aquellos hermanos que finalizaron los seis meses de experiencia como adoradores.

Juntos vamos a agradecer a Jesús.

Oración: Padre Celestial (en portugués).

Queridos compañeros, ahora adoradores de Mi eucarístico Corazón, que el Padre Celestial los bendiga en el compromiso de esta sagrada tarea.

Que a través de la Adoración al Corazón eucarístico del Hijo de Dios, y por medio de sus ejercicios, pueda descender a la Tierra el Reino de Dios.

Los bendigo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Pueden ir en paz.

Y ahora llegamos al momento más importante.

Aquellos que puedan, se ponen de rodillas.

Hoy se vuelve a revivir el Sacrificio del Cordero y Él expresa el Amor que tiene por Sus hijos: "Tomen y coman todos de Él, porque este es Mi Cuerpo que se entrega a los hombres para el perdón de los pecados".

Te adoramos Señor y te bendecimos.

"Tomen y beban todos de Él, porque este es el Cáliz de Mi Sangre, que es derramado por Su Señor para la remisión de las faltas. Hagan esto en Mi Memoria".

Oración: Padre Nuestro (en portugués).

Este es el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Bienaventurados los que son llamados a servirse de este Sacramento, para poder entrar así, a Su Iglesia Celestial. Amén.

Hoy Me entrego en la forma luminosa de la Eucaristía para que las almas Me puedan reconocer en este tiempo crucial, en el que en verdad estoy presente y vivo en la Eucaristía, y cada vez que ingreso a ustedes, ustedes comulgan de Dios y comulgan de Mi Amor para vivir su tiempo de redención y de conversión en unidad al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

Por los méritos de la Pasión y de la Muerte de Su Señor, en esta tarde de Gloria ya están preparados para ingresar al Templo de la Adoración de Dios, el día de mañana jueves, para celebrar junto a su Maestro y Señor el mayor testimonio de Amor de todos los tiempos, el legado de Su Redentor.

Yo les doy la Paz para que sean la Paz, para que vivan la Paz, para que compartan la Paz con sus semejantes y para que esta Paz llegue al mundo entero, especialmente, donde hay muchos más conflictos.

Bendiciendo al mundo desde el horizonte de Dios, elevando Mi Mano sobre toda la humanidad, Yo los bendigo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

En el nombre de la verdad y la justicia, de la compasión y de la Divina Gracia, en el nombre de Jesús se darán el saludo de la paz.

Les agradezco.

Abr

16

Martes, 16 de abril de 2019

Sagrada Semana
APARICIÓN DE CRISTO JESÚS GLORIFICADO, DURANTE LA SAGRADA SEMANA, DÍA 3, EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

"Te adoramos o Cristo y Te bendecimos, que por Tu Santa Cruz redimiste al mundo" (se repite tres veces). Amén.

Déjame entrar por la puerta de tu corazón y podré  transformar completamente tu vida. Mientras espero del lado de afuera, cerca de tu corazón, medita por un instante lo que significó la entrega y la Pasión de tu Señor y cada padecimiento vivido y sufrido por ti. 

Déjame hablarle a tu corazón, porque allí se guarda el mayor tesoro de Dios, en donde algún día podrá surgir la cura para tu vida y la redención de tu consciencia, tan esperada por nuestro Padre Celestial.

Ábrete, así como Yo Me abro ante ti en este día, extendiendo Mis Brazos y Mis Manos hacia ti, para que puedas sentir Mi consuelo y Mi abrazo, la respiración espiritual de Mi Corazón, el palpitar de Mi Espíritu que viene a tu encuentro y al encuentro de tus hermanos para santificar y sublimar tu vida.

Espero que todos puedan algún día reposar sobre Mi pecho, así como Juan el Apóstol una vez reposó, en el momento más culminante de su Señor, la mayor entrega vivida en la experiencia de la Última Cena.

Por eso, anímate a abrirte sin ningún temor. Vengo a sanar tus remordimientos, tus dudas y tus dificultades, porque si tú me llamas, hoy, Yo te llamo a Mi encuentro, al encuentro espiritual, a la comunión interna y profunda con la Divinidad de Cristo.

Deja que el Soplo del Espíritu pueda soplar sobre tu cabeza por medio del pronunciamiento de cada una de Mis Palabras.

Regocíjate y alégrate porque tu redención está próxima, y así como el pueblo de Israel, anunciarás en tu corazón el segundo advenimiento de Cristo.

Que en esta Pascua que vendrá, puedas reposar en Mis consuelos, en la calidez de Mi Amor, en la firmeza de Mi Espíritu, porque lo que necesito es transformarte, solamente, en Mi instrumento para que tú puedas ser un instrumento en las manos de Dios, para que Él pueda reescribir la historia de esta humanidad.

Coloca tu mano sobre el corazón y siente la vibración divina que desciende a través de Mí. Ya no hay cruz que pueda pesar en tu vida, ya no hay desconsuelo que pueda prevalecer en tu consciencia, ya no hay culpa que puedas sentir, porque Mi Misericordia es infinita e inconmensurable.

Recibe las Gracias de Mi Corazón, así como las recibió Juan el Apóstol en la fidelidad de su presencia, en cada paso de la cruz y del calvario, en cada agonía, en el momento más importante de su Maestro y Señor en el huerto Gethsemaní, porque entre los Apóstoles, fue el único espíritu que estuvo en vigilia por Mí.

Hoy te invito, compañero y compañera Mía, a que estés en vigilia Conmigo en este tiempo crucial, para que siempre encuentres Mi camino, recibas Mi sabiduría y discernimiento para poder enfrentar en los próximos tiempos grandes decisiones que te colocarán más cerca de Mí, si meditas y reflexionas correctamente.

Hoy como hace más de dos mil años, te entrego el Corazón que dio la vida por ti, posando en la palma de Mi mano, este es el Corazón ardiente que los ama, que los contempla y que les suplica: redímanse, arrepiéntanse y hagan penitencia por los que no lo hacen, por los que no lo escuchan, por los que están ciegos en la vida espiritual.

Ahora coloca tus manos en recepción uniendo una con la otra, creando la cuna para que repose el sublime y divino Corazón del Señor. Siente en las palmas de tus manos el Amor de tu Señor, el fuego de Su Corazón, y recógelo en tu espíritu, estableciendo la alianza entre tu corazón y el Mío, fortaleciendo la comunión con Mi Divina Presencia.

Hoy es el fuego de Mi Corazón el que te purifica; hoy es la llama de Mi Corazón que te transubstancia; hoy es la vida de Mi Espíritu que te trae la vida eterna.

¿Qué más deseas para tu existencia, si puedes estar en Mí donde estés? Yo puedo estar en cualquier lugar, Soy el Hijo Del Omnipresente y del Omnisciente Señor.

Mi Espíritu te trae la cura y la liberación para tu vida.

Repitamos las palabras que nos dice Jesús en este momento, en unión y en comunión con Su Divino Corazón:

"Hazme firme, Señor, en los momentos decisivos, 
entrégame Tu templanza durante las pruebas más duras,
fortaléceme con Tu Amor para las decisiones de la vida, 
y que nunca me aparte de Ti para que pueda ver el camino
que me conducirá al Sagrado Templo de Tu Corazón
Amén".

Y ahora que están limpios nuevamente, en este día, celebremos el encuentro con la Gracia de Dios para que, fortalecidos por Su Espíritu, recibamos Su Misericordia y Su Espíritu de renovación.

Mi Corazón Eucarístico es el mayor testimonio de Amor por la humanidad, es ese Corazón vivo y humilde que hoy transubstanciará los elementos para que las almas vivan la Gracia Divina y puedan entrar, mediante los sacramentos, a Mi Iglesia Celestial.

Nos ponemos de pie.

"Señor bendice estos elementos para que sean celebrados en Tu Honor y por Tu inmensa Gloria. Amén".

"Bautiza con esta agua, Señor, a los que necesiten de Tu Espíritu. Amén".

Juan los bautizó con el agua de vida. Hoy Yo los vuelvo a bautizar con Mi Espíritu.

Oración: Padre Nuestro (en arameo).

Llegó el momento del gran Amor de Dios para el mundo por medio de la transubstanciación de los elementos.

Los que puedan, se arrodillan. 

"Padre, acepta la oferta de Tu Hijo, que entregado por Amor a la humanidad, hoy se vuelve a entregar al mundo por la redención de los pecadores".

Y después de la santa bendición tomé el pan, dando gracias a Dios por el sacrificio, lo elevé y lo entregué a los apóstoles diciéndoles:

"Tomen y coman todos de Él, porque este es Mi Cuerpo que es entregado por los hombres para el perdón de los pecados".

Te adoramos, Señor, y Te bendecimos.

Tomando el Cáliz, di gracias a Dios por el sacrificio y les dije a Mis Apóstoles:

"Tomen de Él porque este es el Cáliz de Mi Sangre, Sangre de la Nueva Alianza que se entrega al mundo para el perdón de los pecados. Hagan esto en Mi memoria".

Elevamos al Cielo nuestras súplicas, para que Dios escuche con atención el llamado de Sus hijos.

Oración: Padre Nuestro (en portugués).

El Cuerpo y la Sangre Divina de Cristo. 

Bienaventurados son los que se sirven de este Sacramento para la redención de la humanidad. Amén.

Y al fin, pude entrar en muchos corazones, y los corazones, por medio de esta unión entraron en Mí. 

Que la Paz y el Amor de Dios estén en sus corazones y que ese Amor y esa Paz se propaguen en el mundo por la redención de todos los caídos.

Yo los bendigo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

En fraternidad, se darán el saludo de la Paz.

Les agradezco.

Abr

15

Lunes, 15 de abril de 2019

Sagrada Semana
APARICIÓN DE CRISTO JESÚS DURANTE LA SAGRADA SEMANA, DÍA 2, EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Nos mantenemos unidos a la Presencia de Jesús y atentos a todo lo que Él nos está pidiendo en este momento, sabiendo que en esta hora de Misericordia, las Puertas de los Cielos están abiertas en la Tierra y un momento de solemnidad y de quietud se establece en este lugar y en todos los corazones que se unen a Cristo.

Nos mantenemos en un estado de adoración y de reverencia, contemplando en nuestro interior al Sagrado y Glorificado Corazón de Jesús que hoy se expresa en el centro de Su Pecho, en el símbolo sagrado de una Eucaristía rodeada de luz y contemplada por siete ángeles, ángeles alados, por encima de Cristo y el Universo del Padre Celestial.

Mientras en el Cielo se vive la eternidad, en la Tierra se construye el Nuevo Reino. Aquel Reino que una vez Dios encomendó a los arcángeles para que lo pudieran manifestar y expresar en forma de Universos y después de consciencias.

Este es el Sagrado Universo de Dios que hoy les traigo a su encuentro, en solemnidad con el Espíritu Santo, que hace manifestar los dones de Dios por medio del Verbo Sagrado y de la instrucción.

Sean partícipes de esta ceremonia, en este segundo día, con sus corazones encendidos en el Amor de Dios para que sus almas puedan ir hasta la Fuente y beber de ella y los errores, aún no perdonados, sean perdonados por la Gracia del Divino Hijo.

Hoy les traigo la Lealtad de Dios. Es la que fortalecerá su vida espiritual y su caminar por este planeta. Es la que los hará dignos y merecedores de la Misericordia de Dios.

Hoy se abre ante sus mundos internos el Arca de la Santa Alianza, legado que una vez ya les dicté y les relaté parte de sus revelaciones.

Hoy ella está de nuevo aquí, en espíritu, protegida y guardada por los ángeles del Señor, en el nombre de su Maestro y Señor, de su Pastor y Redentor.

Es hora de que conozcan, compañeros, más verdades guardadas en la Sagrada Arca del Señor para que sus espíritus se ennoblezcan, sus consciencias se eleven y traspasen el umbral de la vida superficial para ingresar en la vida del espíritu.

Estas tres velas encendidas representan tres revelaciones del Arca de la Santa Alianza. Parte de ellas ya fueron contadas, pero no profundamente conocidas.

Estar delante del Arca de la Santa Alianza es como estar delante del Pensamiento y del Deseo profundo de Dios; de aquel divino y sublime Pensamiento que Dios emanó desde Su Fuente, antes de encomendar a los arcángeles la materialización de los Universos espiritual, mental y material.

Es así, compañeros, que muchos de ustedes, hoy presentes aquí, en este día de solemnidad y de gloria, están ante sus orígenes: el principio del Principio. Están ante la Matriz espiritual de Dios, presente en Su Consciencia Sagrada y en Su más alto grado de Divinidad.

Los misterios del Universo inmaterial se presentan en la Tierra, porque esos misterios, aún no conocidos por el mundo, fueron los mismos misterios que actuaron desde el nacimiento de Jesús, en Su vida pública y hasta en lo alto de la Cruz.

Están ante lo que les pertenece y ante lo que nadie les podrá quitar, porque es un tesoro espiritual que sus almas deben aspirar a encontrar en este tiempo, en comunión eterna con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, hasta que se cumpla en ustedes Su Santa Voluntad.

No se desconecten de lo que están viviendo. Sus almas necesitan mucho de esto para poder atravesar el fin de los tiempos y para que cada día más, tengan consciencia y discernimiento.

A pesar del padecimiento de Mis Llagas en Mis Manos, Pies y Costado, y de la Sangre derramada por el Hijo de Dios, fui espiritualmente protegido y amparado, no solo por Mi Madre y las santas mujeres, sino por lo que los ángeles recogieron en aquel tiempo; porque fue ese testimonio de amor vivo, verdadero y profundo lo que hoy Me permite estar aquí para anunciar a la humanidad el tiempo sagrado de las revelaciones.

Mi Sangre espiritual, convertida y sublimada, entregada y derramada en cada paso de la Pasión, fue guardada en el Arca de la Santa Alianza.

Los ángeles acompañaron el calvario de su Maestro y Señor. Mientras los infiernos se agitaban y los espíritus impuros no soportaban la Luz de Dios, el triunfo de la Misericordia y del Amor del Padre se estaba estableciendo.

En tanto, la Pasión de Jesús fue la consecuencia, el resultado y la experiencia que permitió por medio de la preciosa Sangre  la existencia de la humanidad hasta los tiempos de hoy, sabiendo desde el principio de la agonía en el Huerto Gethsemaní,  lo que ésta haría y padecería como consecuencia de sus propios actos.

Pero en los planos superiores de consciencia, en donde solo los que oran de corazón pueden llegar, era vivida la victoria de Cristo en el triunfo de Su Amor dentro de cada corazón humano.

Esa Sangre que fue derramada y amparada en el Arca de la Santa Alianza, permitió y concedió, por medio de la Gracia Divina, que la humanidad de estos tiempos, la humanidad del fin de los tiempos, no perdiera su código genético real, el principio del Principio, el origen del Origen que, a través de los tiempos y de los hechos, los ha traído hasta aquí.

La Sangre de su Maestro convirtió sus errores. Los padecimientos del Redentor sublimaron la consciencia de la humanidad. Mientras que en los planos internos todo sucedía y se establecía conforme a la Voluntad de Dios.

Hoy, ante los Tronos de Mi Padre, traigo para sus espíritus, almas y corazones, una réplica espiritual de la Sangre del Cordero de Dios para que, por medio de la Eucaristía y de la Comunión con el Espíritu Santo, sus almas retornen al origen que perdieron.

Sé que no comprenderán lo que hoy les estoy diciendo, porque el Universo inmaterial no es mental y tampoco concreto. Es una energía que vibra en las más altas esferas, es la raíz mayor de todas las raíces que da origen al Árbol de la Vida para que, después, el Árbol Sagrado dé frutos: los hijos de Dios.

Dios pensó en todo lo que hoy existe, pero Él nunca quiso el mal. El mal es la raíz de la desobediencia, pero eso fue convertido y transmutado durante el padecimiento de su Señor en la Cruz, cuando los clavos fueron enterrados en Sus Manos y Pies. El dolor que Yo sentí por ustedes fue indescriptible y, hasta los días de hoy, lo recuerdo tal cual lo viví y lo padecí.

Esto es parte de la revelación de la Sagrada Arca porque, en ese insoportable momento de la Pasión, el infierno fue vencido, las puertas inciertas fueron cerradas y los que habían muerto, después de Mi Ascensión, resucitaron para dar testimonio de la presencia del Hijo de Dios.

A través del padecimiento del Hijo, Dios reescribió la historia de la humanidad con Su propia Mano y, a través de Su pluma de Luz, volvió a reafirmar los Mandamientos basados en el Mandamiento Mayor de amar a Dios por encima de todas las cosas, así como Él los ama en perfección.

Tercera revelación del Arca de la Santa Alianza.

María, vuestra Madre, se postró en el suelo. Cuando el Redentor fue elevado en lo alto de la Cruz, los infiernos temblaron y las potestades cayeron por su propio peso.

Mientras tanto el Arcángel Miguel, con todo el poder y el esplendor de Dios, expulsó de los cuatro puntos de la Tierra a los espíritus malos que dominaban a los hombres. Y un despertar profundo de amor y conversión se activó en las almas.

Cada gota de Sangre que aún derramaba del Cuerpo del Hijo de Dios, era recogida por los ángeles del Cielo a través de cálices de luz.

Por eso, esta revelación les ayudará en este día a no ser tibios y a renovar su compromiso con lo Alto, sabiendo que todas sus vidas ya están escritas en el Libro Sagrado de Dios, conforme a lo pensado y lo meditado por la Fuente. Si esa voluntad es alterada, las almas sufrirán sus propias acciones y no se renovarán.

Pero Yo vengo a convertir todo esto, como su Redentor y Señor, su Maestro y Pastor, para que sus vidas alcancen la Voluntad de Dios, la renovación y la vivencia del compromiso.

Todo lo que se vivió en Tierra Santa por su Maestro y Señor y por su Santa Madre, así como por cada uno de los apóstoles, es algo que aún permanece vivo y que en Mi Presencia Yo les traigo para que puedan sentir y vivir lo que tantos seguidores Míos vivieron y sintieron en aquellos tiempos, para que puedan recordar y los velos de la consciencia caigan para que puedan vislumbrar el horizonte de Dios y ver con sus propios ojos Sus santas revelaciones, que son bálsamo de cura, de redención y de amor para los corazones.

Recogiendo el Arca de la Santa Alianza, las puertas de la Iglesia Celestial se vuelven a abrir para celebrar en los corazones y en la vida de las personas la renovación, buscando incesantemente el despertar de la consciencia y la vivencia de la Voluntad de Dios, que es la Voluntad que los salvará y los redimirá.

Hoy les pido que estén vacíos, despojados, descalzos de sí mismos y a los Pies de su Maestro y Señor.

Nos despojamos. Nos entregamos a Dios en total confianza y repetimos las palabras de Jesús, haciéndolas resonar en nuestro corazón:

"Me despojo, Señor de todo lo que tengo.
Me entrego en confianza a Tu Corazón.
Hazme instrumento entre Tus Manos.
Renueva los tiempos y las formas.
Establece en la Tierra Tu Divino Principio
y que pueda ser una chispa de la emanación
de Tu Amor para que todo sea curado y redimido,
para que en esta entrega y despojamiento total
no le tema al fin de los tiempos,
a la sagrada renuncia y al amor incondicional.
Porque Tú, Señor, actuarás y obrarás en mi vida
y todo se transformará.
Amén".

Nos ponemos de pie.

Oración: Sagrado Cáliz del Señor (cantada).

Hoy, ante esta Gracia prometida, he escuchado las súplicas de unos corazones que Me mostraron su verdad y su esfuerzo y han llegado hasta aquí, en confianza, para servirme.

Hoy congregaré nuevas auxiliadoras para que revistan Mis altares con amor y, especialmente, recuerden y nunca olviden el compromiso espiritual que hacen Conmigo para siempre. Porque el casamiento espiritual Conmigo nunca podrá romperse. Es el hilo que nos une, de alma a Alma, de corazón a Corazón, y es la gracia que sus vidas reciben cuando tan solo Me sirven en simplicidad y en disposición, sea como sea.

Necesito aquí las alianzas, los velos y el aceite para ungirlas.

Que vengan aquí Mis hijas, las que se postularon para este ejercicio espiritual.

Arcelina.

Sostengan lo que estoy haciendo con la fuerza interior que Yo les doy y la templanza que les entrego.

Las demás postulantes pueden venir aquí. Vengan a Mis Pies.

Los que Me piden, siento en Mi Corazón sus súplicas porque no solo lo hago por ustedes, lo hago por el mundo y su conversión.

El Señor las bendiga en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Yo las traje aquí porque Mi Padre Me lo pidió, por sus almas, las almas de sus familias, de muchos que desconocen y que en los planos internos suplican por amor y redención.

Al igual que las santas mujeres, hoy las vengo a consagrar como Mis esposas para vivir en intimidad Conmigo el matrimonio espiritual, en el nombre del servicio, del amor y de la entrega a Dios.

Hoy te llamarás, en nombre de Nuestro Señor, María Caridad.

Hoy te llamarás, en nombre de Nuestro Señor, María de la Luz.

Hoy te llamarás, en nombre de Nuestro Señor, Elena de San José.

Hoy te llamarás, en nombre de Nuestro Señor, María Piedad.

Hoy te llamarás, en nombre de Nuestro Señor, María de Garabandal.

Tú ya tienes un nombre muy bello.

Hoy te llamarás, en nombre de Nuestro Señor, María Pía, en nombre de San Pío de Pietrelcina.

Hoy te llamarás, en nombre de Nuestro Señor, María del Consuelo.

Y tú, que finalmente llegaste a Mí, hoy te nombro, te consagro con dulzura y amor, María de Yahveh.

Que este velo hoy las purifique y las santifique en Cristo. Amén.

Que este aceite hoy las unja con el espíritu de la Vida, que es el Espíritu de Dios, el Espíritu Renovador, que llega al mundo por medio de Su Hijo, de tiempo en tiempo.

Sostengan lo que estoy haciendo.

Y ahora vístete como se vistió María, en Su santa pureza y humildad, para servir a Dios eternamente.

Hoy se cumple Mi Voluntad. Amén.

Ahora llegó el momento final, compañeros, de la transustanciación de los elementos.

Quien pueda, se arrodilla.

En aquel tiempo, Me entregué al mundo incondicionalmente. Y Dios se entregó a toda la humanidad a través de Su Hijo.

En ese ministerio de la Iglesia Celestial, hoy les vuelvo a decir: "Coman todos de Él, porque este es Mi Cuerpo, que fue entregado por los hombres para el perdón de los pecados".

Te adoramos, Señor, y Te bendecimos.

La Sangre del Cordero fue derramada en el mundo, para que en el mundo no se derramara nunca más sangre. Y a pesar de que hoy sucede esto en la humanidad y en las naciones, bienaventurados son los que participan de la Cena del Señor porque darán testimonio de Mí en el fin de los tiempos para la salvación de las almas.

"Tomen y beban de él, porque este es el Cáliz de Mi Sangre, de la Nueva Alianza, que fue derramada por su Maestro y Señor, por los santos mártires para el perdón y la remisión de los pecados. Hagan esto en Mi memoria".

Nos tomamos de las manos.

Oración: Padre Nuestro (en portugués).

Alabado sea Dios. Bendito sea Su Reino.

Este es el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Bienaventurados los misericordiosos porque recibirán Misericordia. Amén.

Fray Elías del Sagrado Corazón de Jesús imparte la comunión a cada una de las auxiliadoras que se consagran en esta ceremonia.

Al fin todo hoy fue consumado y realizado conforme a la Voluntad de Dios.

Los invito a soportar el fin de los tiempos en Mi Amor.

Que la Paz del Padre esté en sus corazones y que esta Paz sea multiplicada en toda la Tierra.

Los bendigo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

En fraternidad y amor se darán el saludo de la paz.

Les agradezco.

Abr

14

Domingo, 14 de abril de 2019

Sagrada Semana
APARICION DE CRISTO JESÚS GLORIFICADO DURANTE LA SAGRADA SEMANA, DÍA 1, EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MINAS GERAIS, BRASIL, TRANSMITIDO AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

El Sol de Dios vendrá después de la gran tormenta planetaria y todos los secretos ya estarán desvelados.

El gran cofre de la redención será abierto y los Patriarcas del ayer convocarán a todas las tribus de la Tierra para que se congreguen en el Nombre del Señor.

El Todopoderoso se mostrará al mundo como nunca antes se mostró.

Ningún ojo quedará ciego por verlo, por más fuerte que sea Su luminosidad.

Él traerá a la Tierra todo Su resplandor, todo Su Poder y toda Su Gloria; y los Nuevos Cristos, que hoy se forman en Mi camino de donación y de amor, participarán de ese gran acontecimiento.

El ángel caído ya estará redimido y todas las fuerzas perversas de la Tierra serán expulsadas, porque por el poder de la oración de todos Mis seguidores y por la persistencia y la fe a pesar de los embates del enemigo, Mi Sagrado Corazón tendrá Su victoria y Su lugar en todos los Míos.

Una espada de luz atravesará el planeta y los Siete Sellos del Apocalipsis se mostrarán.

Aquellos que no hayan seguido a Dios golpearán su pecho por haber despertado tan tarde.

Este es el tiempo de Mi gran Misericordia para el mundo.

Este es el tiempo de que todos se puedan salvar y redimir antes de que todo suceda.

La hora  se aproxima cada día más y no hay reloj que lo pueda soportar, es algo inminente, sin precedentes, es algo inesperado.

Mientras tanto y mientras hay tiempo, beban de los frutos de Mi Sangre, coman de Mi Cuerpo por los méritos que Él alcanzó, y nadie perecerá.

Yo vengo al mundo para despertarlo por última vez, porque la ceguera de la humanidad es muy grande y la indiferencia tapa  los oídos de las criaturas de Dios.

Pero confío plenamente en los que hoy persisten, porque así Mi Reino Celestial desciende a la Tierra y por intermedio de él desciende Mi Padre, para darle Su Gracia y Su Bendición a todo el mundo.

Sé que quisieran escuchar palabras hermosas. Mi Amor y Mi Consciencia también se reflejan en esto. Este es el tiempo de la conscientización de la humanidad, es el tiempo de asumir responsabilidades verdaderas para que todos los corazones dejen de ser tibios, porque Yo los llamo a cargar con la cruz del mundo así como Yo cargué con sus pecados, aunque no tengan consciencia.

Mi Gracia permite, compañeros, que puedan alcanzar la verdad en este tiempo para que poco a poco abandonen las vestiduras de la ilusión, del hipnotismo mundial y de la indiferencia humana, que son las raíces profundas que crean las guerras y los conflictos entre las naciones.

Pero el sufrimiento terminará, no solo aquel sufrimiento que existe dentro de ustedes, sino en todo el mundo.

Necesito preparar, a través de ustedes, Mi llegada a la humanidad. Y este ya es el momento en que las revelaciones demuestran que el mundo no está comprendiendo el Mensaje de Dios.

Necesito que sigan construyendo en ustedes el refugio que Yo buscaré en el fin de estos tiempos, porque aún deberán seguir elevando sus consciencias para aproximarse cada día más al Propósito de Dios y a Su verdad.

Tengo tanto para dar al mundo y tan pocos lo reciben, pero si hoy ustedes están aquí, así como los hermanos que Me escuchan detrás de este medio, es porque aceptan lo que Yo les quiero entregar, para aliviar su padecimiento y sus sufrimientos, para hacerlos partícipes de la comunión con Dios y para que algún día sean Sus dignos hijos en la superficie de este planeta.

No teman a las revelaciones que les traigo. No son simbólicas, son reales y palpables.

Nadie podrá esconderse de las revelaciones de Dios, porque si es el propio Dios el que Me envía al mundo y en el comienzo de esta Sagrada Semana, es para que sigan creciendo en el amor y en la fidelidad a Mí.

Aún espero que muchos den la vida por Mí como Yo la di por ustedes.

Por eso es necesario que el mundo reviva una y otra vez los hechos de Mi Pasión, no para aterrorizarse por lo que Yo viví y padecí, que fue lo más profundo de todo lo relatado, sino para que algún día sean semejantes a Mí en el ejemplo y en la palabra, en la donación y en la entrega.

Su definición para Conmigo permitirá que Mi Obra se concrete completamente en la humanidad o no se concrete.

El mundo está sufriendo así como también sufren muchos pueblos, razas y culturas.

Quisiera poder abrazar aún más al planeta, porque él está ahogándose por tanto dolor.

Por eso en nombre del Amor, de la Luz y de la Paz, Yo vengo a liberarlo con el poder de todas las herramientas de Mi Padre, con los principios que existen en todo el Universo y con las grandes Potestades Superiores de este gran espacio sideral.

Por eso necesito que sientan Mis Palabras en el corazón, que puedan revivirlas y adoptarlas como parte de sí para cuando Yo ya no esté entre ustedes, porque este es el tiempo en que se cumple la última profecía que Yo mismo prediqué hace dos mil años.

Prometí estar con ustedes hasta el fin de los tiempos y aquí estoy, con humildad y en servicio, con resignación y con entrega como muchos de sus corazones, postrados ante Dios y Su Majestad, ante Su Trono y Sus Jerarquías Celestiales, ante Sus ángeles, arcángeles, santos y bienaventurados, todos ellos hoy participando de la apertura del Gran Portal hacia la Redención y hacia la Paz.

Pero ya veo hoy los frutos de este Misterio de Amor que hay en ustedes y que trabaja silenciosamente cada vez que le dicen si a su Señor, a Su convocatoria y llamado, a pesar de lo que sea.

Dios hoy siente un gozo profundo por Sus hijos, por todo lo que le han ofrecido para que hoy Su Primogénito estuviera aquí.

Sé que no saben lo que eso significa y representa para el Universo y sobre todo para su humanidad, pero así como Yo estuve con los Míos hace tanto tiempo atrás, hoy estoy con ustedes en la comunión con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, para que se cumpla Su Voluntad.

Hoy les vuelvo a decir y a pedir: "Ámense los unos a los otros así como Yo los amé y los amo", porque no vengo a buscar sus miserias sino su fidelidad, su perseverancia y su fe en el Plan de Mi Padre, que está en los Cielos.

Hoy vengo con una buena nueva. El mundo dejará de sufrir, de padecer y de perderse, porque en el horizonte verán venir al Hijo de Dios con todo el poder del Cielo y del Universo, revelando los misterios de la Creación y de Sus Jerarquías, abriendo los ojos de los que están ciegos de espíritu.

Y en esa hora, Yo los encontraré en un lugar que ustedes ni imaginan, pero los encontraré. Los llamaré por su nombre verdadero y profundo, y los congregaré como un solo pueblo y una sola raza sin diferencias, sin reconocimientos y sin protagonismos.

Porque Aquel que vendrá después de Mi será más poderoso, es Aquel que los creó, que los gestó y les dio la vida, para que en la vida vivieran Su Amor y lo reconocieran así como el Hijo y Su Santa Madre lo reconocen.

Yo Soy el principio y el fin.

ABBUN DAVIN ABBA, AKSHOLAM EMMANUEL, ELI BAJDA, OLAM, IKSI.

Es Él que los llama para que vivan en Él y para que Su misterio, guardado en lo profundo de Su Corazón Eterno, sea revelado al mundo y la humanidad de este tiempo recupere el proyecto que perdió algún día.

Las trompetas sonarán y los ángeles llamarán a los pueblos, a las razas y a las culturas. Y las religiones del mundo, finalmente, reconocerán al Cristo en sus semejantes.

Y una unión desconocida, inquebrantable e intransferible se vivirá en el corazón de los hijos de Dios.

Y ya no existirán religiones sino un solo pueblo, una sola humanidad bajo un solo poder y un solo gobierno ante la autoridad del Amor Vivo de Dios.

La Tierra y su superficie serán reconstruidas. Las raíces del mal se disolverán porque los redimidos proclamarán el Nombre Santo de Dios, así como lo hizo el pueblo de Israel.

Y ya no existirá conflicto ni enfrentamiento, duda o incertidumbre, porque la fe de los orantes y de los que perseveran en este camino triunfará, y el mal será vencido en su esencia para siempre.

No habrá dualidad, no existirán dos caminos, ya no existirá la elección porque el pueblo de Dios, que son todas la razas y todos los pueblos, vivirán en el Dios vivo, en Aquel que siempre quiso desde el principio que fueran partícipes de Su felicidad celestial y de Su gloria.

Tengan fe en lo que les digo y ya no importa, compañeros, quien participe o no de eso. Lo importante, en este tiempo, es que creen la condición para que eso suceda, para que los más pequeños de hoy lo vivan en el cercano futuro.

Y las madres de esta Tierra ya no llorarán por sus hijos. Las familias ya no se refugiarán en otra nación. El hambre y la injusticia no serán más el mal del mundo.

Porque Aquel que viene en el horizonte traerá la Paz y todo cambiará porque es Voluntad de Dios. Y el mundo vivirá en hermandad. Amén.

Celebremos el comienzo de esta Semana como el principio de la victoria de Cristo en el corazón de los hombres y de los que tienen fe en Su Presencia inmaterial.

Abriendo las puertas de Mi Iglesia Celestial, hoy los reúno en torno a Mi mesa para que vuelvan a ser partícipes de Mi Cuerpo y de Mi Sangre, de los Dones de Dios que se donaron al mundo a través de Su Hijo, para poder salvarlo y redimirlo.

Pero que esta Cena de hoy que celebraremos, sea la Cena triunfante de las almas bondadosas y piadosas en el Señor, que llevarán en su corazón el triunfo del Amor de Cristo y la llama de la Fe para iluminar las tinieblas de estos tiempos.

En el Nombre del Altísimo postrémonos así como hoy Yo me postro ante el Padre, a Sus Pies.

Que las secuelas de sus sufrimientos sean curadas y que esta Gracia espiritual que hoy les entrego, sea compartida como el gran testimonio de la unidad entre los seres y entre los pueblos.

Hoy rezo especialmente por Venezuela. El fin está llegando y verán la Luz en lo alto de su monte sagrado, la Luz que destruirá al mal para siempre, porque América es la Nueva Tierra prometida.

Y todos los pueblos y naciones, en el Nombre del Señor, son llamados a América y África, que serán la cuna de la Nueva Humanidad. 

Que así sea.

Podemos ponernos de pie y seguimos en esta construcción hacia lo divino, lo inmaculado y lo puro.

Que suenen los campanarios del Universo. Que suenen las campanas de esta comunidad y de este monasterio, porque el Todopoderoso, en esta Santa Semana, se vuelve a entregar a través del misterio del Amor y de la Eucaristía a cada uno de Sus hijos.

Que hoy sean lavados por el Espíritu Santo, sean purificados por Su Llama de Amor para que, libres de toda falta y de toda deuda, sus templos internos se enciendan en la comunión con el Amor de Dios.

Agradecemos y celebramos, en lo profundo del corazón, porque el Dios de la Misericordia y no el Dios de la Justicia escuchó la voz de los orantes. Y por los méritos de Mi Pasión hoy las almas del mundo y las esencias de Dios son rescatadas por la fe que los orantes dieron a Mi Corazón.

Celebremos, porque muchas almas del infierno hoy entran al Cielo por obra de los misericordiosos.

Que florezcan los altares de la Creación. Que se enciendan las velas de la Adoración, porque Aquel que los ama los escuchó y Su Reino Celestial tocó la Tierra y curó profundas heridas.
 

Padre Universal,
Eterno Dios de la vida y de todo lo creado,
escucha ahora la voz de Tu Hijo,
que, a las puertas de la Nueva Jerusalén,
implora por Tu Gracia y Tu Luz
para que el mundo sea bañado por
la potencia de Tu Espíritu, de Tu Alma y Divinidad,
y para que todos celebren
el júbilo de hoy estar en Ti. 
Amén.


Así como Tú bendices al Cielo,
hoy bendices a la Tierra,
por el poder insondable
de Tu Misericordia y de Tu Piedad.
Borra de los corazones el sufrimiento,
reenciende en las almas la llama de Tu Fe
para que en el fin de sus vidas,
en la última espiración de sus cuerpos,
vean abrirse el portal que los llevará
hacia Tu Reino Celestial.
Amén.

Santo eres, Señor del Universo,
por todo lo que creaste y manifestaste.
Santo eres, Señor, por la vida
que generaste y despertaste.
Santo eres, Señor, por haber creado
a las mujeres para que fueran madres
de Tus hijos hasta el fin de sus días.
Santo eres, Señor, por los hombres
que trabajan Tu tierra y la cultivan
para alimentarse de Tus Sagrados Dones,
de los Dones de la Naturaleza.
Santo eres, Señor, por haberme enviado
al mundo como un simple y humilde hombre
para demostrar el infinito Universo
de Tu Humildad y de Tu Paz.
Amén.

 

Y se acerca el momento en que el Hijo del Hombre se transubstanciará a través de la forma del pan y del vino, en Su Cuerpo y en Su Sangre.

Que sus corazones revivan este momento del sacrificio y de la entrega de Su Maestro y Señor por la humanidad.

Los que podamos nos arrodillamos y los que no puedan se quedan de pie.

Señor, recuerdo la oportunidad que Me diste, de poder vivir este gran sacrificio por la humanidad, y en nombre de los hechos vividos en la Última Cena, hoy les recuerdo: "Tomen y coman todos de Él, porque este es Mi Santo Cuerpo que fue entregado por los hombres para la remisión de los pecados".

Repitamos: Te adoramos, Señor, y te bendecimos.

Del mismo modo que en el pasado hoy les vuelvo a decir: "Tomen y beban todos de Él, porque este es el Cáliz de Mi Sangre, Sangre de la Nueva Alianza, que es derramada por el Cordero de Dios para el perdón de los pecados, hagan esto en Mi memoria".

Te adoramos, Señor, y te bendecimos.

Y en unión con la Santísima Trinidad, nos tomamos de las manos para repetir el gran decreto de la unión de las almas con el Universo de Dios.

Padre Nuestro (en portugués).

Y así es consumado el misterio del Amor de Dios en la Eucaristía y en la Sangre de Cristo.

Así se revela al mundo, de una forma simple y humilde, sagrada y bendita, la Voluntad de Dios y el cumplimiento de Su Proyecto de Amor en la Tierra.

Veneremos y adoremos a Aquel que nos dio la vida y la oportunidad de amar, de perdonar y de reconciliarnos.

Que por los méritos de Su Amado Hijo, el Señor los absuelva y les conceda el Sacramento de la Reconciliación, a fin de que sientan Su Eterna Paz.

Yo los bendigo en este primer día, a las puertas del tiempo de la revelación y de la consciencia.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Nos ponemos de pie.

Y en el nombre del Amor y de la Unidad en toda la humanidad se darán el saludo de la Paz.

Les agradezco.

Quiénes somos

Asociación María
Fundada en diciembre de 2012, a pedido de la Virgen María, Asociación María, Madre de la Divina Concepción es una asociación religiosa, sin vínculos con ninguna religión institucionalizada, de carácter filosófico-espiritual, ecuménico, humanitario, benéfico, cultural, que ampara a todas las actividades indicadas a través de la instrucción transmitida por Cristo Jesús, la Virgen María y San José. Leer más

Contacto

Mensajeros Divinos