Sep

04

Martes, 4 de septiembre de 2018

Maratón de la Divina Misericordia
Aparición reservada de Cristo Jesús Glorificado al vidente Fray Elías del Sagrado Corazón de Jesús, para la 62.a Maratón de la Divina Misericordia, realizada en el Centro Mariano de Figueira, Minas Gerais, Brasil, el 6 de septiembre de 2018

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Cuando el ocaso esté por desaparecer y llegue la noche, será el momento más culminante de la humanidad y del planeta.

Ya todo se habrá desencadenado dentro y fuera de los seres, y sobre la superficie de la Tierra ya no existirá más nada que aprender ni tampoco que instruir.

Todos conocerán la Verdad.

Todos podrán verlo y participar de ello, porque el fin de los tiempos se habrá consumado y la Nueva Tierra ya dejará de ser una promesa porque la vieja Tierra se purificó.

Pero antes de que se cumpla esa promesa, que Dios tanto espera, la Tierra aún pasará por su transición. La dualidad también vivirá su definición y el destino será cambiado.

Después que lo más difícil que haya sucedido vendrá la Aurora para hacer resplandecer su Luz y su Consciencia. Vendrá el Hijo y después vendrá Su Madre y con Ellos todos los ángeles y arcángeles y los grandes obreros del Plan.

Las trompetas ya habrán sido tocadas y en el corazón de los justos resonará la Verdad.

Los injustos serán apartados y enviados a su nuevo destino. La paja estará separada del trigo, los lobos de las ovejas, lo puro de lo impuro, lo turbio de lo cristalino, la oscuridad de la luz.

Y nadie podrá reclamar, ya nadie podrá justificarse, porque todo lo habrá recibido desde el Cielo y desde el Universo.

Las Palabras de la Jerarquía ya no pasarán más como el viento o la brisa que puede acariciar sus rostros.

La Palabra, que es el Verbo, se cumplirá y ya nadie podrá omitirla, ninguna consciencia, ninguna nación, ningún gobernante o nadie que se oponga, porque ya no existirá oposición ni dualidad, no existirá el pasado ni tampoco existirá el futuro.

El eterno presente descenderá a la Tierra y el planeta ingresará en su nueva dimensión, la dimensión de la cual ha sido apartado para aprendizaje y experiencias.

Ingresará a la verdadera dimensión, al Real Tiempo, en donde solo existe lo eterno, lo visible y lo invisible.

Así, las consciencias que quedarán y permanecerán ya no estarán lejos de la Verdad, porque la Verdad será parte de ellas al haber persistido en sus pruebas y en sus aprendizajes, al haber creído en Cristo, en Su Palabra, viviendo la obediencia y la estricta adhesión a Su llamado.

Después de que Yo ya no esté aquí entre ustedes, ya saben que todo se desencadenará.

Los muros de las resistencias ya no serán fortalezas propias, no habrá divisiones ni barreras, obstáculos o desafíos porque todo caerá por su propio peso.

La Verdad prevalecerá en los corazones limpios y humildes. La mentira se verá en los corazones que se ensuciaron por sus malas palabras.

Los verdaderos rostros se mostrarán, algunos, llenos de gozo y de alegría del Cielo, otros, llenos de espanto al haberse encontrado con la Verdad y por haberse arrepentido demasiado tarde.

Por eso siempre deben tener cuidado con lo que deciden en sus vidas y en sus caminos.

El Plan de Dios no es algo pasajero ni tampoco es algo que se pueda usar en su provecho.

Si el Hijo de Dios descendió a la Tierra fue por una máxima Voluntad.

Si el Hijo de Dios vino a su encuentro fue por una máxima Voluntad.

¿Comprenden?

No se puede desechar el Plan de Dios porque no les convenga o no lo sientan. Asuman la responsabilidad de su purificación y pronto se librarán de ustedes mismos.

No pueden distorsionar la historia que se está escribiendo en sus corazones y vidas.

No pueden desviar el lápiz de Dios con sus cometidos; recapaciten, y crecerán.

No hagan pequeño lo que es verdaderamente grandioso y que viene del Cielo.

No sean como el mundo que ofende el Plan de Dios, día a día, y sin consciencia.

Porque cuando las Leyes sobrevengan al mundo todos aprenderán y quien esté en el centro del Propósito no sufrirá, porque la Ley no será castigo, la acción de los hombres será la propia condena.

Deben reconocer dentro de ustedes el Reino que Dios les ha dado y no contaminarlo con sus formas de vida.

Por eso invoquen, imploren y apelen por un corazón puro, para que sus mentes sean puras, para que sus acciones sean puras, para que sus caminos estén llenos de luz y no de sufrimiento, el sufrimiento que pueden ocasionar y vivir por ustedes mismos.

Dios aspira a que todos puedan vivir en Su Alegría y que ya  nadie más se condene en esta humanidad.

Busquen ser lo que verdaderamente Dios necesita y todo se transformará.

Ustedes no pueden dejar de ser parte de Mi Nuevo Evangelio.

Ustedes deben ser parte de lo que está descendiendo desde el Universo.

Por eso, en estos últimos días les he traído tantas llaves y tantos conocimientos, porque es hora de vivir esa madurez espiritual que el Padre del Universo necesita para poder seguir cumpliendo Su Plan y Su Voluntad.

No pueden tomar el Plan de Dios y su misión como algo pasajero, como si ya nada más importara.

El arrepentimiento llegará para mostrarles a algunos el lugar en donde se han colocado y del cual no consiguen salir por sí mismos. Allí no llega Mi Misericordia, allí no llega Mi Gracia ni tampoco Mi Luz. No puedo transgredir su libre albedrío y su voluntad.

Les enseñé a Mis apóstoles a ser verdaderos y también simples; a ser honestos y transparentes en la Verdad, porque eso siempre los protegería.

Ahora es tiempo de tener la consciencia sobre las decisiones de la vida y cómo esto influye en su evolución y principalmente en su vida espiritual.

Todo lo que ha sido entregado en estos últimos tiempos deberá ser testimoniado para todos en el día del Juicio Final y después de esta vida.

Los tesoros del Cielo nunca quedarán perdidos.

Los tesoros del Cielo deberán ser atestiguados por cada discípulo Mío, aunque ya no esté Conmigo.

La firma de su compromiso es su salvación y recordarlo todos los días también es su salvación.

Deben aprender a percibir la realidad más allá de ustedes mismos y nunca permitir lastimar el Plan de parte de ustedes.

No pueden dejar pasar el tiempo como si nada sucediera. Ustedes saben más que Yo que el planeta está sufriendo y está muy herido.

Por eso en el momento más culminante de la tribulación Yo retornaré y nadie podrá escapar a ese acontecimiento, por más que Me haya negado, por más que haya dicho que Yo no estoy aquí.

La verdadera Jerarquía no hace perder el tiempo a los hijos de Dios. Tomen consciencia de esto y recapaciten.

Expreso esto especialmente para los que se han alejado y fueron confundidos por Mi enemigo. Rezo por su arrepentimiento y su humillación.

La soberbia humana puede ser tan grande como un mar y ahogarlos sin que lo perciban.

La ceguera de los injustos será quitada cuando permitan que el Corazón del Maestro los pueda tocar con Su Luz.

Los leprosos de espíritu serán curados cuando se abran de corazón a la cura divina y a la realidad del Universo.

Todos tienen un lugar en Mi Corazón y eso ya lo saben.

Todos tienen un compromiso Conmigo y eso es inolvidable, porque ha llegado el tiempo de asumir la realidad y de no apartarla de sus caminos como si no existiera.

Aprendan de Mi Sacrificio y sobrevivirán.

Sean capaces de amar de verdad y sin tibieza.

Sean verdaderos embajadores de la paz en estos tiempos críticos, porque así alegrarán Mi Corazón de muchísimas angustias y de muchísimas penas que ocasionan los que no Me han comprendido por este medio.

Ahora llegará la Luz para los que la quieran vivir y deseen participar de ella.

Esa Luz que Yo propagaré los protegerá y amarán cada paso de su purificación, por Mí.

Revivan su compromiso, que firmaron una vez en el Cosmos, e ingresen en la verdadera dimensión de la Hermandad.

Los candados de los Libros Sagrados ya fueron abiertos para comenzar a pronunciar la gran revelación de todos los tiempos y de todas las eras.

La Vida Universal se hará presente en los corazones que la clamen, porque así vivificarán el Plan.

No pierdan tiempo en lo que es pasajero.

Asuman cargar en sus espaldas al planeta, porque él grita por alivio.

Lleven estampados en sus pechos la Estrella de la lealtad y de la Confraternidad.  Reenciendan ese Sol interior que nunca deberá morir ni apagarse.

Dejen brillar lo que verdaderamente son y podrán salir de las cosas superficiales.

Porque lo mezquino dejará de ser mezquino, lo soberbio se purificará y la arrogancia morirá para que surja la luz del espíritu, la que siempre los colmará y los llevará a la paz.

Les agradezco por cooperar.

Les agradezco por escuchar y por traer alivio al Corazón de Dios.

Que se cumpla en ustedes el Propósito y que él siempre sea recordado, para que en los momentos de mayor tribulación no duden en seguir Mi Camino; así se librarán de la confusión y de las apariencias de los que los rodean.

Abracen esta cruz que Yo les ofrezco y así se sembrará la semilla de una Nueva Humanidad.

No les pido lo imposible. Solo les pido que después de tantas experiencias en el Cielo y en la Tierra aprendan a vivir la Verdad y la simplicidad, afluentes que los hará encontrar con el gran Océano de Mi Amor, de Mi Amor infinito y expansivo.

Revivan todos estos impulsos que les he dado estos días, porque sé que no los consiguen recordar.

Deben estar atentos a lo que les digo, porque Mis Palabras no se volverán a repetir.

Sean buenos estudiantes, aplicados y disciplinados, así vencerán la inercia.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Sep

03

Lunes, 3 de septiembre de 2018

Maratón de la Divina Misericordia
Aparición reservada de Cristo Jesús Glorificado al vidente Fray Elías del Sagrado Corazón de Jesús, para la 62a. Maratón de la Divina Misericordia, realizada en el Centro Mariano de Figueira, Minas Gerais, Brasil, el 5 de septiembre de 2018

Los bendigo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Así como fue en el Huerto de los Olivos, hoy le hablo al Corazón de Dios para que escuche la Voz de Su Hijo ante la gran necesidad planetaria, para que escuche la voz de Sus siervos ante el clamor y la súplica de sus oraciones, para que Él se sirva de todos los sacrificios y de todas las renuncias, a fin de llevar adelante Su Sagrado Plan.

Hoy llevo sus consciencias hacia el Universo, hacia la gran cúspide sideral, para que los grandes arcángeles los contemplen, para que el Universo Mental las perciba, para que el Universo Espiritual las acoja, para que toda la Creación los ayude en este momento final en donde las últimas operaciones de la Jerarquía están en juego para definir a la Nueva Humanidad.

Por eso, abran sus corazones para ese sentimiento de unión con Dios, cueste lo que cueste, suceda lo que suceda.

Que sus corazones no muden de sentimiento ni tampoco mude su amor por Dios, porque lo que está escrito se está cumpliendo, dentro y fuera de los seres.

Las grandes revelaciones están llegando para anunciar a la humanidad que es tiempo de cambiar su consciencia y de salir de ese método de autodestruirse y de lastimarse de tiempo en tiempo.

Por segunda vez vendré al mundo, caminando como un peregrino en el Universo, atravesando portales y estados de consciencia para finalmente llegar aquí, a la Tierra, a anunciar la última palabra de la salvación y de la redención de la humanidad; para llevar adelante el juicio de los caídos, de los que cayeron en el Universo como en la Tierra, como también para llevar al Cielo a los que glorificaron Mi Nombre y lo hicieron parte de sí, no solo en su vida espiritual, sino también en sus obras de caridad y de bien.

Cada día que pasa ese tiempo se está acercando, por eso la importancia de que sus espíritus estén coligados con la gran bóveda sideral en donde todas las Jerarquías se reúnen para contemplar, con el mayor grado de amor, a la humanidad que ha perdido su inocencia, su transparencia, su fidelidad y su compromiso con la Creación.

Este pequeño planeta, que es un punto en el gran espacio sideral, es muy amado y considerado por otros Universos, por otras humanidades, por otras consciencias que son anteriores a todas sus consciencias, desde antes del principio de la primera humanidad.

Entonces, comprendan, compañeros, que no vienen caminando solos en esta humanidad ni a través de los tiempos ni tampoco a través de las generaciones; que todos son observados y acompañados por algo que viene del Infinito y de lo Mayor, como una gran corriente de luz y de amor que se ofrece, de ciclo en ciclo y de era en era, para que la humanidad despierte a la razón y al motivo de su verdadero propósito.

Como otras humanidades, ustedes, compañeros, están escribiendo una nueva historia, y esa historia que hoy están escribiendo tendrá sus frutos cuando ya tenga correspondencia con el Universo, con la Voluntad.

Por eso los desafíos de estos tiempos serán exigidos y muy esforzados.

Deberá nacer de ustedes un amor incondicional y mayor, capaz de trascender los límites, las barreras y los obstáculos de la consciencia material y arcaica.

Esta humanidad actual ha llegado al momento más culminante después de los últimos tiempos, después de los últimos millones de años que han pasado desde el surgimiento del primer Proyecto por medio de Adán y Eva.

Ahora, en estos tiempos cruciales, reciban los impulsos desde la bóveda sideral del Universo para que ustedes, y la próxima generación que vendrá después de ustedes, no siga gestando en su consciencia espiritual el pecado original y los errores que siempre los hace sucumbir en los infiernos de esta Tierra.

Abro las puertas a la Consciencia Universal para que todos puedan entrar y encontrar esa coligación tan importante con sus verdaderos espíritus, aquellos que firmando un compromiso con el Universo, vinieron a la Tierra para concretar una parte de la gran e infinita Voluntad.

Los que hoy viven la Voluntad de Dios que se sientan partícipes de la alegría del Universo, a pesar de vivir momentos cruciales y definitivos.

Los que hoy no la cumplen les llegará la última oportunidad de arrepentimiento y de reflexión, a fin de que no pierdan el afluente de la Gracia que proviene del Corazón del Padre.

Por eso, todas las Jerarquías del Universo y los grandes arcángeles del Universo Mental se han reunido para evaluar este último tiempo, que es parte de la gran revelación del Apocalipsis, en donde señales muy desconocidas y revelaciones muy profundas llegarán a las consciencias con el fin de elevarlas de estado y de vibración para que puedan percibir la realidad.

Es momento de traer hacia la Tierra ese legado que una vez vivieron en el Universo. Es momento de ofrecerlo al Padre para que esté disponible dentro de Su Plan de Amor y de Redención.

De esa forma aprenderán a transmutar sus propios aspectos y condiciones para que, forjando la luz de sus espíritus, estén en comunión con lo Alto y dentro de la gran corriente de la Divinidad.

Sus soles brillarán de forma incandescente.

Sus ojos se abrirán para ver las señales que aparecerán en el horizonte y que el propio Universo proyectará a la Tierra para advertir a la humanidad los últimos mensajes del gran despertar.

Ya no importará los que crean o los que no crean, los que estén presentes o los que estén lejos.

La Creación piensa en una gran definición, revelando Sus Misterios y abriendo las puertas a través de sus llaves, tan espirituales e internas que elevarán la consciencia.

Por tanto, recuperen su filiación con el Universo y digan “sí” a la Voz que escuchan de Dios por medio de Su Hijo, y ayudarán a construir lo nuevo que deberá llegar algún día y que tal vez no lo verán físicamente, porque no estarán presentes.

Pero ustedes y sus consciencias, principalmente, pueden ser ese puente para que consciencias más miserables e ingratas tengan la oportunidad de redefinir sus vidas, de reencontrar el camino y de llegar, especialmente, a Mi Corazón, en donde Yo tengo tesoros para todos, en donde Yo expreso ideas y principios para las consciencias que Me siguen y Me sirven.

No permitan que sus estrellas dejen de encenderse.

Aférrense a la Unidad Divina y todo sucederá como está previsto.

Pero desde el Universo llegará la señal, así como llega en este momento para todos, en donde la atención en las Palabras de la Jerarquía será imprescindible para su caminar y su guía.

Abran, entonces, aún más el corazón para que el fuego de la Jerarquía pueda ingresar y transubstanciar sus condiciones, volviéndolas divinas, sublimes y elevadas al servicio de Dios.

Así sus espíritus internos estarán más cerca y sentirán en su interior ese fuego que los moverá y los motivará a llevar adelante el Plan, a pesar de lo que suceda o de lo que se presente en sus caminos.

Revivan entonces esa filiación con lo Alto y recuérdenlo todos los días, porque ya no habrá una próxima vez.

Las oportunidades se están acabando, las gracias del Universo se están reduciendo, la Misericordia recoge Su Fuente para que llegue la Justicia.

Lamentablemente es hora de escoger y de no estar en dos caminos al mismo tiempo.

No quiero que Mis discípulos sean como las monedas. Quiero su honestidad y su confirmación ante la presencia de Mi Corazón, porque Yo nunca los dejaré solos, cuando confían en Mí.

Quisiera que esto lo escucharan más almas y más consciencias en el mundo, en más lenguas y en más idiomas, pero vengo primero a decírselo a ustedes, porque son los que están más cerca de Mí, caminando a Mi lado después de tantas experiencias y pruebas.

Una vez más, el Universo se presenta en Su Consciencia Espiritual para acogerlos y recibirlos, para mirar hacia dentro de ustedes lo que existe de verdad y lo que surgió de las Fuentes del Universo.

Reciban entonces este mensaje de paz y de consciencia de los hermanos de otrora.

Sientan el pulsar de otros Universos que irradian su amor y su paz a la humanidad y a su planeta herido.

El cambio de unos pocos hará el gran cambio en toda la humanidad, siempre lo ha sido así, la historia se vuelve a repetir con diferentes experiencias, pero con las mismas consciencias de otros tiempos.

La Llama del Propósito Divino hoy los bendice y los conduce hacia su destino, el que fue pensado por Adonai.

Reciban, entonces, Mi bendición de todas las grandes Consciencias del Universo, para que se eleven las estrellas caídas, para que despierten las células dormidas, para que atraviesen el portal hacia la Nueva Humanidad, en Cristo y por Cristo.

El tiempo que llegará será muy duro. El sufrimiento que ha escogido la humanidad será muy grande, pero el Universo estará atento a la voz que pida y que suplique por ayuda, porque será escuchado con sinceridad.

Atraviesen los tiempos con valentía y sigan escribiendo ese cambio tan prometedor, que deberá comenzar primero en sus vidas, para después comenzar en el mundo.

Hoy los elevo a todos en Mi Oración.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Quiénes somos

Asociación María
Fundada en diciembre de 2012, a pedido de la Virgen María, Asociación María, Madre de la Divina Concepción es una asociación religiosa, sin vínculos con ninguna religión institucionalizada, de carácter filosófico-espiritual, ecuménico, humanitario, benéfico, cultural, que ampara a todas las actividades indicadas a través de la instrucción transmitida por Cristo Jesús, la Virgen María y San José. Leer más

Contacto

Mensajeros Divinos